Abrir menú principal

Cambios

12 bytes eliminados, hace 2 años
m
Revertidos los cambios de 79.153.170.82 (disc.) a la última edición de 80.26.217.99
'''Nikolái Vasílievich Krylenko''' ([[Idioma ruso|ruso]]: ''Никола́й Васи́льевич Крыле́нко''; Bejtéyevo, [[Gobernatura general de Smolensk]], [[Imperio Ruso]], [[2 de mayo]] de [[1885]] – [[Moscú]], [[Unión Soviética]], [[29 de julio]] de [[1938]]) fue un [[político]] [[Comunismo|comunista]] [[Rusia|ruso]], dirigente del [[Partido Bolchevique]]. Ejerció una variedad de cargos dentro del [[Derecho soviético|sistema legal soviético]], llegando a ser [[Ministerio de Justicia de la Unión Soviética|ministro de Justicia de la Unión Soviética]] y [[Fiscal General]] de la [[República Socialista Federativa Soviética de Rusia]].
 
Krylenko fue un exponente del [[derecho socialista]] y de la teoría de que las consideraciones políticas, más allá de la culpabilidad o inocencia criminales, debían guiar la aplicación del castigo penal. Aunque participó en los ''[[Farsa judicial|Juicios Farsa]]'' y en la represión política de finales de los [[años 1920]] y comienzos de los [[años 1930]], el mismo Krylenko fue finalmente detenido durante la [[Gran Purga]]. Tras ser sometido a interrogatorios y torturas por parte del [[NKVD]], Krylenko ''confesó'' una amplia participación en el [[sabotaje]] y la [[agitación y propaganda antisoviéticaanti-soviética]]. Fue condenado a muerte por el [[Colegio Militar de la Corte Suprema de la URSS]], en un juicio que duró veinte minutos, y ejecutado inmediatamente después en el [[campo de fusilamiento de Communarka]].
 
== Biografía ==
 
=== Carrera legal (1918-1934) ===
Desde mayo de 1918 hasta [[1922]], Krylenko fue presidente del [[Tribunal Revolucionario (Rusia)|Tribunal Revolucionario]] del Comité Ejecutivo Central Panruso ([[VTsIK]]). Ejerció simultáneamente como miembro del Colegio de Fiscales del Tribunal Revolucionario.{{refn|group=nota|name=Shchastny|El [[23 de junio]] de [[1918]], explicó, en una alocución famosa, que no había habido contradicciones entre la ejecución del [[almirante]] Shchastni y la previa abolición de la [[pena de muerte]] por parte del Gobierno bolchevique en noviembre de 1917 ya que el almirante no había sido condenado a "muerte" sino a "ser fusilado"<ref>[[Israel Getzler]]. ''Martov: A Political Biography of a Russian Social Democrat'', Cambridge University Press, 2003, ISBN 0-521-52602-7 p.&nbsp;177.</ref>}}
Krylenko fue un entusiasta exponente del [[Terror Rojo (Rusia Soviética)|Terror Rojo]], a pesar de sus diferencias con la [[Cheka]].<ref>{{Citation
| last = Pipes
 
=== El Juicio Cieplak ===
En la primavera de [[1923]], Krylenko ejerció como fiscal en los ''[[Farsa judicial|Juicios Farsa]]'' contra la jerarquía de la [[Iglesia católica]]. Los acusados incluían al [[arzobispo]] [[Jan Cieplak]], a [[monseñor]] [[KonstantyKonstanti Budkiewicz]] y al [[beato]] [[Leonid FiódorovFeodorov]].
 
Según el [[sacerdote]] Christopher Lawrence Zugger, <blockquote>"Los bolcheviques habían orquestado ya varios "juicios farsa." La Cheka había escenificado el "Juicio de la Organización de Combate de San Petersburgo"; su sucesor, el nuevo [[GPU]], el "Juicio de los [[Partido Social-Revolucionario|Socialistas Revolucionarios]]." En estos y otras farsas, los acusados eran inevitablemente sentenciados a muerte o a largas condenas de prisión en el norte. El juicio farsa Cieplak es un buen ejemplo de la justicia revolucionaria bolchevique en este momento. Los procedimientos judiciales normales no restringían en absoluto a los tribunales revolucionarios; de hecho, el fiscal N. V. Krylenko, afirmaba que los tribunales podían pisotear los derechos de otras clases que no fuesen el [[proletariado]]. Las apelaciones a los tribunales no iban a un tribunal superior, sino a comités políticos. Los observadores occidentales encontraron el escenario –el gran salón de baile de un antiguo club de nobles, con [[querubines]] pintados en los techos– singularmente inapropiado para un acontecimiento solemne de ese tipo. No se requería tener un currículum legal ni a los jueces ni a los fiscales, solo uno apropiadamente "revolucionario". Que los grandes carteles de "No fumar" fuesen ignorados por los propios jueces no auguraba nada bueno para las legalidades."<ref>Father Christopher Lawrence Zugger, "The Forgotten: Catholics in the Soviet Empire from Lenin through Stalin", [[University of Syracuse]] Press, 2001, p. 182.</ref></blockquote>