Diferencia entre revisiones de «Madame Récamier (David)»

sin resumen de edición
Sin resumen de edición
[[Juliette Récamier]], esposa de un banquero, era una de las jóvenes más notables y bellas de su época. Tenía un salón en el que se reunían los realistas, partidarios de una [[Restauración Francesa|restauración borbónica]] y contrarios a [[Napoleón Bonaparte|Napoleón]] y concurrido por intelectuales como [[Jacques-Louis David]], [[Benjamin Constant]] o [[Chateaubriand]]. Cuando se realizó este cuadro contaba con 23 años. Por establecer relaciones con escritores antimonárquicos, y negarse a ser dama de honor de [[Josefina de Beauharnais|Josefina]], acabó siendo exiliada por Napoléon.
 
David la [[Retrato pictórico|retrata]] como una heroína de la República o protagonista del Imperio, cuando en realidad era opuesta a ambas cosas. Está recostada, vistiendo un sencillo vestido blanco de estilo helénico; muestra los pies desnudos. No lleva joyas ni maquillaje, y el peinado es un sobrio recogido de estilo romano con una cinta. Se la ve desde una cierta distancia, de tal manera que el rostro parece bastante pequeño, lo que al final hace que se trate menos de un [[Retrato pictórico|retrato]] de una persona y más de un ideal de elegancia femenina.
 
La ambientación es clásica: un tipo de diván o [[triclinio]] que a partir de entonces se conoció como ''Récamier'', un reposapiés y un candelabro o lámpara romana. Aparece así como una moderna virgen [[vestal]] con la mirada desenfadada, pero con el cuerpo girado para indicar castidad. Este tipo de 'mobiliario romaromano' no acababa de ser descubierto gracias a las entonces recientes excavaciones [[Arqueología|arqueológicas]] en [[Pompeya]] y [[Herculano]].
 
Esta sobriedad y sencillez a la manera de la [[Antigüedad clásica|antigüedad]], que en el pasado pudo entenderse como [[Revolución francesa|revolucionariorevolucionaria]], era alen tiempoel demomento en que se pintó la pinturaobra (1800) tan sólo una moda o estilo más.
 
La obra está inacabada, sin que se sepa muy bien por qué. Ello permite estudiar la técnica de David, antes de que sus vibrantes pinceladas preliminares se vean cubiertas por la capa de acabado de colores translúcidos.
709

ediciones