Abrir menú principal

Cambios

3 bytes añadidos, hace 2 años
Como éxitos señalar por ejemplo el [[Idioma finlandés|finlandés]] en [[Finlandia]], que fue instaurado y promocionado como lengua oficial por el gobierno tras la independencia. La lengua estaba amenazada por el prestigio del [[Idioma sueco|sueco]], que actualmente también es lengua oficial del país. Éxitos menores son el [[Euskera|vasco]] y el [[Idioma irlandés|irlandés]], que tienen más hablantes en el [[2004]] de los que tenía en [[1954]], aunque su futuro no está asegurado. En ambos casos se ha decretado la cooficialidad de las lenguas (el irlandés incluso es oficial en la Comunidad Europea) y se ha promovido la escolarización pública no universitaria.
 
Lenguas en las que las medidas no parecen haber tenido éxito son el [[idioma bretón|bretón]] y el [[occitano]]. El gobierno francés no ha reconocido oficialmente estas lenguas. Su presencia en los medios de comunicación es anecdótica, y las escuelas maternales monolingües (''[[Calandretas]]'' para el occitano y ''[[Diwan]]'' para el bretón) son iniciativas privadas de carácter marginal (menos de un 2% de los alumnos asisten a estas escuelas). Se cree que lalas lengualenguas desaparecerádesaparecerán en una generación.
 
Los ejemplos se han tomado de lenguas europeas, cuyos hablantes poseen los medios materiales para defender sus lenguas maternas. En el caso de lenguas en países pobres, o cuyos hablantes son marginados, la conservación se complica mucho. Simplemente no se dispone del dinero necesario para ofrecer las mismas posibilidades que tienen los hablantes de lenguas prestigiosas: escolarización, televisión, periódicos, libros, Internet, trabajo, etc.
12 442

ediciones