Abrir menú principal

Cambios

30 bytes añadidos ,  hace 2 años
m
Bot: 8 - Estandarizaciones y otras mejoras automatizadas
'''Ereta del Castellar''' es un yacimiento situado en el término municipal de [[Villafranca del Cid|Vilafranca]] ([[Alto Maestrazgo|Alt Maestrat]]). El poblado, perteneciente a la [[Edad del Bronce]], se ubica sobre un abrupto espolón cuyas vertientes sur y este recaen al barranco de La Foç que vierte sus aguas, algo más abajo, al Riu Sec. Hacia el norte la cima es una continuación de la elevada altiplanicie, por encima de los 1100 [[M s.n.m.|m. s.n.m.]], en la que se encuentra actualmente la población de Vilafranca.''' '''<ref name=":1" />
 
El enclave en que se sitúa el asentamiento constituye una vía natural que conecta, a través de los cursos fluviales, las tierras bajas de Castellón con la serranía turolense y con la zona del bajo Aragón. El poblado está situado en un área de paso entre las pasturas de alta montaña de Teruel y las tierras más bajas. <ref name=":1" /><ref name=":2">{{Cita publicación|url=http://www.raco.cat/index.php/Cypsela/article/view/175767/228118|título=L'edat del bronze al nord del País Valencia: hàbitat i territori|apellidos=De Pedro Michó|nombre=Mª Jesús|fecha=2004|publicación=Cypsela|número=15|páginas=103-122|fechaacceso=13 de marzo de 2017|issn=02133431|doi=|pmid=}}</ref>
 
El yacimiento fue localizado fortuitamente hacia 1954 por el arqueólogo francés [[Henri Prades]] y excavado en 1957, en una breve campaña de verano, con la colaboración del [[Servicio de Investigación Prehistórica de Valencia|Servicio de Investigación Prehistórica]] de la [[Diputación Provincial de Valencia|Diputación de Valencia]]. Aunque fue una campaña muy corta, poco menos de un mes, los materiales recuperados fueron abundantes y de un gran interés y se depositaron en el Museo de Prehistoria de Valencia.
 
En 1968, Jean Arnal, Henri Prades y [[Domingo Fletcher]] publicaron los resultados de las excavaciones en el nº 35 de la serie Trabajos Varios <ref>{{Cita libro|apellidos=Arnal|nombre=Jean|enlaceautor=|título=La Ereta del Castellar (Villafranca del Cid, Castellón)|url=http://www.museuprehistoriavalencia.es/web_mupreva_dedalo/publicaciones/66/es|fechaacceso=14 de marzo de 2017|año=1968|editorial=|isbn=84-00-01459-6 978|editor=Servicio de Investigación Prehistórica|serie=Trabajos Varios|ubicación=|volumen=35|página=|idioma=|capítulo=|apellidos2=Prades|nombre2=Henri|apellidos3=Fletcher|nombre3=Domingo}}</ref> del SIP. Allí incluyeron el yacimiento dentro de los poblados de la Edad del Bronce Valenciano, asignándole una cronología para los niveles iniciales sobre el 1800 &nbsp;a.&nbsp;C. y del 1600 &nbsp;a.&nbsp;C. para los niveles superiores.<ref name=":1" />
 
Más recientemente las excavaciones en el yacimiento de la Ereta del Castellar las ha llevado a cabo el [[Servicio de Investigación Prehistórica de Valencia|Servicio de Investigación Prehistórica]], bajo la dirección de [[Mª Jesús De Pedro Michó]] y [[Eva Ripollés Adelantado]], arqueólogas vinculadas al servicio y al Museo de Prehistoria de Valencia.
Las excavaciones se retomaron en 2007, con tres campañas sucesivas, de las que se encargó la dirección del proyecto a Eva Ripollés Adelantado y Maria Jesús de Pedro Michó, y posteriormente se realizaron trabajos de consolidación a cargo de la restauradora del Museu de Prehistòria de València, Trinidad Pasies.
 
Las tres campañas de excavación realizadas entre 2007 y 2009 por parte del SIP ha permitido la revisión del yacimiento desde una perspectiva actual, acorde con los avances de la investigación en torno a la Edad del Bronce, ha permitido puntualizar algunos aspectos y situarlo en un puesto destacado para entender la dinámica de las poblaciones que ocuparon este territorio en una etapa clave como fue la del final de la Edad del Bronce, hacia el 1200-900 &nbsp;a.&nbsp;C. De hecho, la Ereta del Castellar representa el tránsito entre el final del Bronce Pleno y el Bronce Final a la Comunitat Valenciana.<ref name=":1" /> <ref name=":0" />
 
Por lo que respecta a la organización interna del poblado, se han localizado dos muros de piedra, con una anchura de 1'80 m. aproximadamente, que apoyan directamente sobre la roca de base. Presentan una delineación paralela y una orientación noroeste/sureste, creando un espacio de unos 6 m. aproximadamente entre ellos. Son estos muros los que parecen articular el espacio donde se localizan pequeños muretes y estructuras de barro con diferentes funciones. La presencia de abundantes restos constructivos permite confirmar la utilización de cubiertas y alzados realizados con elementos vegetales y barro que, en algunos casos, muestran restos de encalados.
699 154

ediciones