Abrir menú principal

En geología se denomina esquistosidad a la propiedad de ciertas rocas y suelos, notablemente los esquistos o pizarras, que les lleva a organizarse en láminas o superficies paralelas entre sí.[1]

Está ligada a la microestructura del material, pues en ciertas configuraciones la presencia de una fuerza perpendicular permite la reordenación de los minerales que lo forman. Esta ordenación genera un clivaje o propensión a la rotura en planos paralelos, dado que los enlaces que se generan entre las láminas son más débiles que los enlaces en el plano de estas.

ReferenciasEditar

Enlaces externosEditar