Estatua de La Libertad (Lima)

La Libertad es una escultura de bronce realizada en 1926 según diseño del escultor francés René Bertrand-Boutée y fundida por Eugène Soleau, ubicada actualmente en la plaza Francia en el centro histórico de Lima.

Estatua de la Libertad
Patrimonio Cultural de la Nación
La libertad 1.jpg
Localización
País Perú
Localidad Lima
Coordenadas 12°03′12″S 77°02′16″O / -12.053277777778, -77.037888888889Coordenadas: 12°03′12″S 77°02′16″O / -12.053277777778, -77.037888888889
Historia
Inauguración 1926
Reinauguración 2019

Es una escultura de una sola pieza de bronce de 2.10 m de altura aproximadamente y representa una figura femenina de pie, vestida con una leve túnica y con una corona de laurel en la cabeza. Esta se encuentra instalada sobre un pedestal de 4.30 m de altura.

La escultura de la Libertad se encuentra en la plaza Francia, espacio urbano declarado como ambiente urbano monumental por el entonces Instituto Nacional de Cultura -hoy Ministerio de Cultura- mediante la Resolución Suprema N°2900 del 28 de diciembre de 1972. Además, la escultura de la Libertad ha sido declarada como bien mueble integrante del Patrimonio Cultural de la Nación por el Ministerio de Cultura mediante la Resolución Viceministerial N°053-2018-VMPCIC-MC del 24 de abril de 2018.[1]

HistoriaEditar

 
Escultura de La Libertad restaurada (noviembre, 2019)

Concepción y fabricaciónEditar

Uno de los acontecimientos más importantes del siglo XX fue la celebración llevada a cabo en conmemoración del Centenario de la Independencia del Perú, acontecida en 1921 durante el gobierno del presidente Augusto B. Leguía. Las diversas colonias extranjeras residentes en Lima se organizaron para hacer un regalo a la ciudad con ocasión de dicha celebración y, entre ellas, la colonia francesa residente en Lima organizó una comisión para regalar una escultura a la ciudad; esta comisión había pensado ubicar la escultura en la Plaza Mayor de Lima. Sin embargo, la comisión no logró tener listo el obsequio a tiempo, por lo cual la colonia francesa fue la única que no obsequió nada al Perú por dicho acontecimiento.

En 1925 se retomó el proyecto de la escultura de La Libertad; para esto se creó una nueva comisión, a cargo del ingeniero francés Michel Fort, la cual se encargó de conseguir el dinero para la obra. Para elegir la escultura se convocó a un certamen internacional, llevado a cabo en Roma en 1925. El ganador fue René Bertrand-Boutée, escultor francés que fue autor de muchos bustos y esculturas de bronce.

Los trabajos de la instalación de la estatua y la base fueron hechos por Florentino Palma. Se utilizó granito blanco de Amancaes. Además de la escultura se hizo fundir y burilar una placa de bronce que decía “Homenaje de la colonia francesa a la República del Perú en el primer centenario de su Independencia”. La escultura venía acompañada de cuatro candelabros ornamentales de bronce y hierro de 4,55 m. El monumento fue colocado en una plaza construida a cuenta del gobierno. La obra estuvo a cargo de la importante constructora “Foundation”.

Antecedentes iconográficosEditar

Existen, desde la antigüedad clásica, representaciones de la libertad; en la antigua Grecia se denominaba Eleutheria a la diosa que personificaba a la libertad, mientras que en Roma se le llamaba Libertas, haciéndola hija de Júpiter y Juno (Higino), representándola llevando en la mano el pileus, gorro portado por los esclavos romanos, y portando una vara.

Representaciones alternativas de la libertad presentan a la figura femenina llevando puesto el gorro, o colocado sobre la punta de la vara, forma que se popularizaría con ocasión del auge de los nacionalismos y los movimientos revolucionarios y de independencia a partir del s. XVIII.

Justamente en el contexto de la Revolución Francesa, la figura de la libertad adquirirá gran relevancia, esta vez personificada por Marianne, una figura femenina que lleva el gorro frigio y que representará no solamente a la libertad, sino también a la República Francesa. De manera similar, la figura de la libertad es representada en el Gran Sello de Francia -establecido con el advenimiento de la Segunda República en 1848- como una mujer sentada sobre el timón de un barco, la cual lleva una corona con siete rayos en la cabeza y porta en la mano derecha los fasces.

La libertad representada en el Gran Sello de Francia sirvió de inspiración para la estatua de La Liberté éclairant le monde (La libertad iluminando al mundo) -popularmente conocida como Estatua de la Libertad- gran escultura de cobre obsequiada por Francia a los Estados Unidos de América con ocasión del centenario de su independencia en 1876. El diseño se debe al escultor francés Frédéric Auguste Bartholdi, y representa a una figura femenina vestida a la manera romana con una corona de siete rayos en la cabeza, llevando una antorcha en la mano derecha levantada y una tablilla en la mano izquierda con la inscripción “JULY IV MDCCLXXVI”. La escultura se instaló en una isla frente a la ciudad de Nueva York, hoy denominada Liberty Island, y se inauguró en 1886, siendo desde ese momento la representación de la libertad más reconocida en el mundo.

Sobre el autorEditar

El diseño de la escultura de La Libertad se debe al artista francés René Bertrand-Bouteé, ganador del concurso organizado por la comisión para la realización de la pieza artística conformada en 1925. Este artista nació en Maubergé en 1877 y se formó en la École des Beaux-Arts de París, siendo alumno de Louis-Ernest Barrias y Jules Coutan. Destaca por sus obras conmemorativas, como las dedicadas a las víctimas de la Primera Guerra Mundial que se conservan en Felleries (1921)[2]​, Hautmont (1921), Fourmies (1923)[3]​ o Cenon (1923). De estas, el grupo escultórico de Fourmies, titulado Monument aux morts de 14-18, presenta una figura femenina representando a la Victoria, con una antorcha en la mano izquierda extendida y una espada en la derecha (Perchet, 2017), en una postura similar a la de la escultura limeña. Por su parte, en el Monument aux morts de en Felleries, sobre el obelisco central aparece una rama de laurel (C., 2017), aunque en un contexto completamente distinto al de la libertad limeña.

Sin embargo, la obra de Bertrand-Bouteé que más semejanzas guarda con la Libertad limeña es el monumento “Á la gloire de l’Aviation”, que fue inaugurado en la ciudad de Toul en 1930 y que desapareció en la Segunda Guerra Mundial (Howald, 2014). En esta escultura el artista representa a la Aviación como una mujer alada levemente vestida que lleva la mano derecha alzada portando un avión y la mano izquierda flexionada llevando una palma. La postura es muy similar a la de la Libertad limeña, especialmente en la posición de la mano izquierda, flexionada en dirección al pecho y portando una palma en posición vertical. Como veremos al describir la escultura de la Libertad limeña, ésta representa a una mujer coronada con laurel, con una antorcha en la mano izquierda y una palma de laurel en la derecha. Las similitudes entre ambas piezas son notables, especialmente en los pliegues del ropaje, la posición de la mano que lleva la palma (la derecha en la Aviación y la izquierda en la Libertad) y en la postura de las piernas una delante de otra, con el vestido dejando ver el muslo de la pierna frontal.

UbicaciónEditar

 
Inauguración de la Escultura de La Libertad (Perricholi, 1926)

Como sucede a menudo con los monumentos limeños, el monumento a la Libertad ha sufrido de cambios de ubicación. Inicialmente el monumento fue colocado en una plaza construida en 1922 a cuenta del gobierno, denominada plaza de la Libertad. La obra estuvo a cargo de la importante constructora “Foundation”, y se inauguró el 17 de enero de 1926. A la ceremonia de inauguración asistieron el presidente Augusto B. Leguía, el arzobispo de Lima, Emilio Lisson y los representantes diplomáticos de Francia. Durante la inauguración del monumento el ingeniero Michel Fort agradeció al presidente Leguía que la escultura de la libertad diera nombre a la plaza y que además en agradecimiento se construyera la avenida Francia.

La avenida Francia partía de la plaza Libertad y cortaba en diagonal a la urbanización Santa Beatriz hasta llegar a la entonces avenida Leguía (hoy avenida Arequipa). Luego del gobierno de Leguía el nombre de la avenida Francia sería cambiada por el de Avenida del Soldado Desconocido, siendo actualmente conocida como avenida Nicolás Araníbar.

 
Escultura de La Libertad antes de su restauración (Junio, 2019)

En 1935 la escultura fue trasladada desde su ubicación inicial en la plaza Libertad a la antigua plaza de la Recoleta, que desde 1911 había sido rebautizada como plaza Francia. Es en este lugar, ha permanecido la escultura hasta el día de hoy, aunque en las remodelaciones que se han llevado a cabo en la plaza su ubicación ha tenido variaciones notables.

Actualmente, la escultura de la Libertad se encuentra en un sector de la plaza correspondiente -de manera aproximada- al cruce de la prolongación imaginaria de los jirones Camaná y Tambo de Belén, cerca de las fachadas del Hospicio Manrique y de la iglesia de los Sagrados Corazones (Recoleta); la escultura está orientada de manera tal que la Libertad apunta con la antorcha levantada hacia el este.

RestauraciónEditar

El proceso de restauración contempló el estudio histórico estético, así como el análisis cualitativo y cuantitativo de los materiales, con el propósito de determinar la técnica de ejecución de la obra y materiales ajenos. Paralelamente se realizó el tratamiento de conservación y restauración, basado en la mínima intervención, bajo lineamientos internacionales.

Primero se elaboró un diagnóstico del estado inicial de la escultura, calas estratigráficas, monitoreo de temperatura y humedad. Luego se realizó un estudio histórico, artístico con el fin de recuperar los valores originales, estéticos y monumentales de la Libertad. Se han retirado varias capas de pintura que se habían colocado sobre el bronce de la escultura y los elementos de piedra del pedestal que no permitían apreciar sus características originales. Al retirar la pintura del bronce se pudo descubrir la firma del escultor Bertrand Boutée y el sello del fundidor Soleau.

Debido a los actos vandálicos a los que había sido expuesta la composición escultórica, se colocaron réplicas de los elementos que a lo largo del tiempo fue perdiendo, como son la antorcha que llevaba en la mano izquierda, la palma de laurel que llevaba en la mano derecha y la placa conmemorativa original que se colocó en el monumento en 1926.

Asimismo, se ha restituido la parte inferior del pedestal que había desaparecido y se ha liberado una parte del pedestal de piedra que había sido cubierto con concreto.

En el 2019, el Programa para la Recuperación del centro histórico de Lima – PROLIMA –, dependencia de la comuna limeña realizó la restauración de dicha escultura. Luego de un conjunto de estudios de carácter multidisciplinario se realizó un trabajo de recuperación de tres meses. En este proceso se restituyó la Antorcha y la placa conmemorativa de inauguración que habían sido robadas. La develación de la obra restaurada se realizó el 25 de septiembre de 2019 y contó con la presencia del alcalde de Lima, Jorge Muñoz Wells; el embajador de Francia, Antoine Grassin; y el gerente, Luis Martín Bogdanovich.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

BibliografíaEditar

  • Escosura, D. P. (1645). Manual de Mitología. Madrid: Establecimiento Tipográfico de D. P. de P. Mellado.
  • Grimal, P. (1989). Diccionario de Mitología Griega y Romana. Barcelona: Paidos.
  • Hamann Mazuré, J. (enero de 2011). Monumentos públicos en espacios urbanos de Lima 1919-1930. Barcelona: Universidad de Barcelona.
  • Lima 1919-1930. La Lima de Leguía. (2007). Lima: San Marcos.