Abrir menú principal

Exposición Mundial Colombina

Feria mundial celebrada en Chicago en 1893
(Redirigido desde «Exposición Universal de Chicago (1893)»)

La Exposición Mundial Colombina, llamada oficialmente Feria Mundial: Exposición Colombina,[1]​ fue una muestra universal que tuvo lugar en Chicago, Estados Unidos, para celebrar los 400 años de la llegada de Cristóbal Colón al Nuevo Mundo, en 1492.[2]

1893 Chicago
Chicago World's Columbian Exposition 1893.jpg
Fotografía de Chicago durante la exposición universal de 1893.
Vista general
Clase-BIE Universal
Categoría Exposición histórica
Nombre World's Columbian Exposition
Área 278 hectáreas
Visitantes 27.300.001
Participantes
Países 46
Localización
País Flag of the United States (1891–1896).svg Estados Unidos
Ciudad Chicago
Sitio Jackson Park
Coordenadas 41°47′24″N 87°34′48″O / 41.79000, -87.58000
Fechas
Candidatura 1882
Asignación 1890
Apertura 01 de mayo de 1893
Clausura 30 de octubre de 1893
Ediciones universales
Anterior Exposición Universal de París (1889) en Bandera de Francia París
Siguiente Exposición Universal de Bruselas (1897) en Bandera de Bélgica Bruselas

La exposición fue, en gran parte, diseñada por John Wellborn Root, Daniel Burnham, Frederick Law Olmsted y Charles B. Atwood.[3]​ Era el prototipo de lo que Burnham y sus compañeros creían que debería ser una ciudad. Fue diseñada con los criterios de la arquitectura de Beaux Arts y los principios de la arquitectura neoclásica francesa de simetría, equilibrio y esplendor. El color del material usado de forma generalizada para las fachadas de los edificios le dio a los terrenos de la exposición el apodo de la Ciudad Blanca. Muchos arquitectos prestigiosos diseñaron 14 grandes edificios. En la muestra participaron artistas y músicos, muchos de los cuales también hicieron representaciones y obras de arte inspiradas en la exposición.

Ocupó un terreno de 2.8 km2, con 200 edificios nuevos, aunque diseñados para ser temporales, de arquitectura neoclásica, canales, lagunas y personas y culturas de 46 países.[2]​ Acudieron más de 27 millones de personas durante los seis meses que duró. Su tamaño fue mayor que el de las ferias mundiales anteriores y se convirtió en un símbolo del naciente excepcionalismo estadounidense, del mismo modo que la Gran Exposición de 1851 fue un símbolo de la Gran Bretaña victoriana.

Se hicieron actos relacionados con la exposición desde el 21 de octubre de 1892, pero los terrenos de la feria no abrieron al público hasta el 1 de mayo de 1893. El 9 de octubre de 1893, llamado Día de Chicago, la feria batió el récord mundial de asistencia a un evento al aire libre, con 751 026 visitantes.[4]

Chicago conmemoró la exposición poniendo una estrella en la bandera municipal.[5]

Participaron 46 países en una superficie de 250 hectáreas y hubo 27 500 000 visitantes. Durante la feria tuvo lugar la primera iluminación pública con bombillas incandescentes eléctricas en el mundo, prendidas simultáneamente y en masa. El responsable fue Nikola Tesla con la asistencia económica de George Westinghouse Jr., que organizó una subasta en la que participaron entre otros Thomas A. Edison y Tesla quien ganó la subasta.

Índice

Preparativos y organizaciónEditar

Muchos ciudadanos, profesionales y comerciales importantes de los Estados Unidos participaron en la financiación, coordinación y realización de la feria, incluyendo la compañía de zapatos de Chicago de Charles H. Schwab,[6]​ el magnate de los ferrocarriles y las manufacturas John Whitfield Bunn y el magnante de los bancos, los seguros y los productos de hierro Milo Barnum Richardson, entre otros.[7][8]

La primera feria mundial estadounidense fue la Exposición del Centenario, realizada en Filadelfia en 1876. Atrajo a multitudes pero fue un fracaso financiero. A pesar de todo, empezaron a proponerse ideas para la celebración de los 400 años de la llegada de Colón a finales de la década de 1880. Los políticos de las ciudades de San Luis, Nueva York, Washington D. C. y Chicago mostraron su interés en acoger la exposición para generar beneficios, aumentar el valor de las propiedades inmobiliarias y promocionar sus ciudades. El Congreso se encargó de decidir la localización. Los banqueros de Nueva York J. P. Morgan, Cornelius Vanderbilt y William Waldorf Astor, entre otros, ofrecieron 15 millones de dólares para financiar la exposición si el Congreso la otorgaba a Nueva York, mientras que los residentes de Chicago Charles T. Yerkes, Marshall Field, Philip Armor, Gustavus Swift y Cyrus McCormick ofrecieron financiar la exposición de Chicago. Lo que finalmente convenció al Congreso fue que, en un día, el banquero de Chicago Lyman Gage recaudó varios millones de dólares más que los ofrecidos por Nueva York.[9]

Los representantes de Chicago no solo compitieron por ser la sede de la exposición por razones económicas, sino también por razones prácticas. En una audiencia en el Senado celebrada en enero de 1890, el representante Thomas B. Bryan argumentó que lo más importante de una exposición universal era contar con mucho aire puro y agua, muchas plazas de alojamiento y transporte para todos los visitantes. Argumentó que en Nueva York existían muchos impedimentos, y que Chicago era capaz de poner en uso grandes cantidades de terreno de los alrededores de la ciudad donde no había casas que comprar ni rocas que quitar y que estaría tan bien ubicada que los artesanos, los granjeros, los comerciantes y los hombres de medios humildes podrían llegar fácilmente a la exposición. Bryan también dijo que la exposición era de gran interés para el oeste del país y que el oeste quería que fuese en Chicago. Los portavoces de la ciudad continuaron enfatizando que Chicago cumplía con los requisitos para una exposición exitosa.[10]

La corporación de la exposición y la comisión nacional de la exposición la situaron en Jackson Park y sus alrededores. Daniel H. Burnham fue escogido como el director de las obras y George R. Davis como director general. Burnham enfatizó en la arquitectura y la escultura como centrales en la feria y reunió a los mejores talentos de la época para diseñar los edificios y los espacios, incluyendo a Frederick Law Olmsted para los entornos.[2]​ Los edificios temporales fueron diseñados en estilo neoclásico y fueron pintados de blanco, por lo que el recinto de la feria pasó a conocerse como la Ciudad Blanca.[9]

Las oficinas para la exposición fueron compradas en los pisos superiores del Edificio Rand McNally, en la calle Adams, el primer rascacielos con estructura de acero del mundo. El equipo de Davis organizó las exposiciones con la ayuda de G. Brown Goode, del Instituto Smithsoniano. La avenida central (midway) se inspiró en la de la Exposición Universal de París de 1889, con construcciones de distintas culturas.[11]

La exposición sirvió también para demostrarle al mundo que Chicago había podido recuperarse del Gran Incendio de Chicago de 1871, que destruyó gran parte del la ciudad.[2]

Líderes de derechos civiles protestaron por que no se había incluido una exposición afroamericana. Frederick Douglass, Ida B. Wells, Irvine Garland Penn y Ferdinand Lee Barnet escribieron el panfleto La razón por la que la América de color no está en la Exposición Mundial Colombina. La contribución afroamericana a la literatura colombina. Se incluyeron exposiciones realizadas por personas de color que fueron aprobadas por los organizadores de la feria, incluyendo una exposición de la escultora Edmonia Lewis, una exposición de pintura del científico George Washington Carver y una exposición de estadística de Joan Imogen Howard. También hubo negros en exposiciones, como la "Tía Jemima", interpretada por Nancy Green, de la Compañía R. T. Davis Milling.[12]

En 1892, durante la construcción, el director de obras Daniel Burnham escogió a Francis Davis Millet para reemplazar al director de color de la feria, William Pretyman. Pretyman había dimitido tras una discusión con Burnham. Millet escogió una pintura blanca que se podía aplicar con aerosol de forma más rápida que con brocha. Joseph Binks, supervisor de mantenimiento en los Grandes Almacenes Marshall, que había estado usando este método para pintar las paredes de la base de aquel lugar, consiguió el encargo para pintar los edificios de la exposición.[13][14][15]

DescripciónEditar

La feria se inauguró en mayo y se prolongó hasta el 30 de octubre de 1893. Participaron 46 naciones (fue la primera feria mundial que tuvo pabellones nacionales),[16]​ se construyeron edificios para exhibiciones, se construyeron pabellones y se nombraron delegados nacionales. Por ejemplo, Frederick Douglass fue el delegado de Haití.[17]​ La exposición tuvo unos 26 millones de visitantes. La feria fue diseñada originalmente para estar cerrada los domingos, pero el Club de Mujeres de Chicago pidió que siguiese abierta ese día.[18][19]​ El club argumentó que, si la exposición cerraba el domingo, no podía ser visitada por los que libraban en el trabajo aquel día.[20]​ Finalmente, el recinto de la feria estuvo abierto los domingos, aunque no se permitió que funcionase ninguna máquina y la mayoría de las exposiciones estaban cerradas.[21]

Fue la primera exposición mundial con un parque de atracciones, que estaba separado de los espacios de muestras. Este área, desarrollada por un joven productor musical, Sol Bloom, se encontraba en la avenida central (midway) Plaisance.[22]​ Entre las atracciones estaba la noria construida por George Washington Gale Ferris Jr.[2]​ Esta noria tenía 80 m de altura y 36 vagones con capacidad para 40 personas.[2][23]​ Por esta, la noria fue conocida en Hispanoamérica como "rueda de Chicago".[24]

La exposición incluyó reproducciones a tamaño real de las tres carabelas de Cristóbal Colón: la Niña, la Pinta y la Santa María. Fueron elementos muy populares.[25]​ Estados Unidos financió la construcción de la Niña y la Pinta en Barcelona y España financió la construcción de la Santa María en San Fernando. Estos barcos participaron en las celebraciones del IV Centenario del Descubrimiento de América en España. Luego se trasladaron a la Revista Naval de Nueva York de abril de 1893. Finalmente, fueron a Chicago.[26]

Eadweard Muybridge dio una serie de lecturas científicas sobre el movimiento de los animales en la Sala Zoopraxográfica, construida especialmente para ese propósito en la avenida central Plaisance. Él utilizó un zoopraxiscopio para mostrar imágenes en movimiento a un público de pago. La sala fue el primer cine comercial.[27]

La calle del Cairo contó con la bailarina Fatima Djemile, conocida como Little Egypt.[28]​ Ella introdujo en los Estados Unidos una versión de la danza del vientre conocida como hootchy-kootchy, con una melodía propia de los encantadores de serpientes que había sido improvisada por Sol Bloom para cuando sus bailarines no tuvieran una música que bailar.[29]

El Edificio Idaho, del arquitecto Kirtland Cutter, una gran construcción rústica, fue muy popular,[30]​ y fue visitado por unos 18 millones de personas.[31]

Hubo un Edificio de la Antropología. Cerca se encontraban los Acantilados Dwellers, una estructura de roca y madera pintadas para recrear la Montaña Battle Rock de Colorado, y una recreación estilizada de las casas de los indios con cerámicas, armas y otros objetos históricos.[32]

En la exposición hubo pabellones de 46 países.[2]​ Noruega participó enviando una réplica del barco vikingo de Gokstad. Fue construido en Noruega y cruzó el Atlántico con 12 personas y el capitán Magnus Andersen. En 1919 el barco fue trasladado al Parque Lincoln. En 1996 fue llevado al Parque Good Templar en Geneva, Illinois.[33][34]

Estados Unidos tuvo varios pabellones.[2]​ La destacada escritora feminista Kate McPhelim Cleary presentó una de sus obras en las celebraciones del Día de Nebraska, lo que incluyó una lectura de su poema Nebraska.[35]​ Entre los pabellones de los Estados Unidos estaban los de Connecticut, Massachusetts, Nueva Jersey, Nueva York, Pensilvania, Arizona, Nuevo Mexico, Oklahoma y Utah.[2]​ Cada uno estaba destinado a ser arquitectónicamente representativo de las regiones correspondientes.[36]

En el Pabellón de Luisiana se le dio a cada uno de los visitantes una plántula de ciprés. Se pueden encontrar cipreses de aquel entonces en muchas zonas de Virginia Occidental.[37]

El Parlamento de las Religiones del Mundo, que existió del 11 al 27 de septiembre de 1893, fue la primera reunión formal de representantes de las religiones occidentales y orientales. Según Eric J. Sharpe, Tomoko Masuzawa, y otros, el evento fue considerado radical en ese momento, ya que permitía a los no cristianos hablar en su propio nombre. No fue tomado en serio por los estudiosos europeos hasta la década de 1960.[38]

La empresa alemana Krupp tuvo un pabellón de artillería que costó un millón de dólares,[39]​ con una pieza de artillería costera con 42 cm de calibre, de 14 metros y un cañón de retrocarga de 14 metros y 122,4 toneladas. De acuerdo con la publicidad de la compañía se cargaba con un proyectil de unos mil kilos que, con 408 kilos de pólvora podía atravesar una placa de hierro forjado de 1 metro de espesor a 2 kilómetros.[40][41]​ Fue apodado el Trueno. Tenía un alcance de 24 kilómetros. Las armas de esta compañía fueron alabadas por John McAllister Schofield.[39]​ Este arma fue precursora de los obuses Gran Berta usados en la Primera Guerra Mundial.[42]

En las orillas del lago, los clientes que se dirigían al casino eran llevados en una gran barcaza, la primera de este tipo abierta al público,[43]​ con el nombre de "El Gran Muelle, Acera Móvil", en la cual los pasajeros podían caminar o viajar sentados.[1]

La Ciudad Blanca inspiró a las ciudades a enfocarse en el embellecimiento de los componentes urbanos que eran del gobierno municipal: arte municipal, edificios públicos, calles y otros espacios públicos. Los diseños del City Beautiful Movement (muy relacionados con el movimiento artístico municipal) son identificables por su arquitectura clásica, simetría de planos, vistas pintorescas, palos axiales y por su magnífica escala. Donde el movimiento de arte municipal se enfocó en embellecer las ciudades, también se hicieron mejoras a escala de distrito. La Ciudad Balnca de la Exposición Mundial Colombina inspiró al Club de Comerciantes (Merchants Club) de Chicago a escoger de comisionado a Daniel Burnham para el Plan de Chicago de 1909.[44]

Se construyeron cuarenta edificios principales[45]​ alrededor de una piscina reflectante gigante llamada Grand Basin.[46]​ Entre estos edificios estaban:

Se construyó una réplica del Monasterio de Santa María de la Rábida. La Casa de Alba cedió unos manuscritos de Cristóbal Colón que fueron expuestos en ese lugar.[59]

La mayoría de los edificios construidos para la exposición fueron temporales. De los más de 200 edificios construidos, solo se conservan dos en los mismos lugares: el Palacio de Bellas Artes y el Edificio Auxiliar del Congreso Mundial. Desde el fin de la exposición hasta 1920, el Palacio de Bellas Artes acogió el Museo Colombino Field, que fue trasladado a otro lugar y pasó a llamarse Museo Field de Historia Natural. En 1933, para la Exposición Un Siglo de Progreso, el antiguo Palacio de Bellas Artes fue totalmente reconstruido en materiales permanentes y reinaugurado como Museo de Ciencia e Industria.[60]​ El Edificio Auxiliar del Congreso Mundial actualmente es el Instituto de Arte de Chicago.

También se han conservado otros tres edificios significativos. El primero es el Edificio de Noruega, una recreación de una iglesia de madera tradicional. Después de la exposición fue trasladada al lago Geneva y, en 1935, fue trasladada a un museo llamado Pequeña Noruega en Blue Mounds, Wisconsin. En 2015 fue desmontado y enviado de vuelta a Noruega, donde fue restaurado y reconstruido.[61]​ El segundo es el Edificio del Estado de Maine, diseñado por Charles Sumner Frost, que fue comprado por la familia Ricker de Poland Spring, Maine. Ellos trasladaron el edificio a su casa de veraneo para usarlo como biblioteca y galería de arte. En la actualidad es propiedad de la Sociedad de Preservación de Poland Spring y fue inscrito en el Registro Nacional de Lugares Históricos en 1974. El tercero es la Casa de Alemania, que fue trasladada a Brookline, Massachusetts.[62]

El altar mayor de la Parroquia de Saint John Cantius de Chicago fue construido en 1893 para la exposición.[63]

Visitantes ilustresEditar

La escritora Helen Keller, junto con su profesora Anne Sullivan y el doctor Alexander Graham Bell, visitaron la exposición en el verano de 1893. Keller describió la exposición en su autobiografía La historia de mi vida.[64]​ A principios de julio, Katharine Lee Bates, entonces profesora de inglés del Wellesley College, visitó la feria. La Ciudad Blanca inspiró posteriormente la referencia a las "ciudades de alabastro" en su poema América la Bella.[65]

La exposición fue narrada de forma extensa por el reportero y artista William D. Boyce.[66]​ También hay una extensa descripción de la exposición de la viajera persa Mirza Mohammad Ali Mo'in ol-Saltaneh, que partió de Persia el 20 de abril de 1892, especialmente para visitar la Exposición Mundial Colombina.[67]Pierre de Coubertin visitó la exposición con Paul Bourget y Samuel Jean de Pozzi. Pierre de Coubertin le dedicó el primer capítulo de su libro Souvenirs d'Amérique et de Grèce (1897) a esta visita. Swami Vivekananda visitó la exposición para acudir al Parlamento de las Religiones Mundiales, donde dio su famoso discurso ¡Hermanas y hermanos de América!.[68]

Kubota Beisen, delegado oficial de Japón, hizo una serie de dibujos de la exposición, que fueron editados en cuatro volúmenes entre 1893 y 1894.[69]

Otros visitantes ilustres fueron Thomas Edison, Susan B. Anthony,[70]Jane Addams,[70]Scott Joplin,[71]Eadweard Muybridge,[27]Paul Laurence Dunbar,[72]Frederick Douglass,[17]Henry Blake Fuller,[73]J. P. Morgan, Henry Adams,[74]Andrew Carnegie, W.D. Howells, Hamlin Garland y Swami Vivekananda.

El 3 de abril de 1893, un mes antes de la inauguración de la exposición, comenzó en Chicago el espectáculo del Salvaje Oeste de Buffalo Bill. En él, además del propio Buffalo Bill, estaban Annie Oakley, 100 ex-soldados de caballería, 46 vaqueros, 97 indios cheyenne y sioux, 53 cosacos y húsares, y varias manadas de animales, incluidos caballos, búfalos y alces. El espectáculo permaneció en la ciudad hasta un día después de terminada la muestra.[75]

Ceremonia de inauguraciónEditar

En Estados Unidos se hicieron diversos actos conmemorativos del IV Centenario del Descubrimiento de América desde el 12 de octubre de 1892.[76]

La Exposición Mundial Colombina de Chicago fue inaugurada el 1 de mayo de 1893 por el presidente Grover Cleveland.[77]​ La exposición tuvo lugar hasta el 30 de octubre de dicho año.

HistoriaEditar

 
La Ciudad Blanca

La Exposición se situó en el Parque Jackson. [2]​ El director de la Academia Americana en Roma, Francis Davis Millet dirigió la decoración de los murales. Verdaderamente, este fue el comienzo de la edad del Renacimiento americano.La mayor parte de los edificios estaban basados en la arquitectura clásica, y el área alrededor de la Feria se conocía como " la Ciudad Blanca ". El Edificio de Transporte, en innovador estilo polícromo proto-moderno, de Louis Sullivan, fue la excepción, pues Sullivan era de la opinión que el estilo clásico " de la Ciudad Blanca " había puesto la arquitectura moderna americana como hacía cuarenta años.

El servicio de correos estadounidense emitió una serie de sellos para conmemorar la exposición.    

Atracciones de la feriaEditar

 
La original, para su época, noria Ferris Wheel, construida en 1893 para la Exposición de Chicago

La Exposición Universal de Chicago fue la primera con un parque de atracciones, que estaba totalmente separado de los pabellones. Una de las atracciones más importantes fue la innovadora noria Ferris Wheel (por el nombre de su constructor), que podía albergar cómodamente a 2160 personas.

 
El Edificio de Idaho

El Edificio de Idaho, del arquitecto Kirtland Cutter, una construcción de madera, de diseño rústico, era el favorito del público y fue visitado por aproximadamente 18 millones de personas. El diseño del edificio y el mobiliario interior eran un gran precursor del Movimiento de Arts and Crafts.

También se destacó el Pabellón de la Mujer llevado a cabo por un comité de mujeres relevantes de la ciudad dirigido por Bertha Palmer. Para su realización se convocó a un concurso donde participaron las arquitectas del momento. El primer puesto fue obtenido por Sophia Hayden Bennett, el segundo por Lois Howe y el tercero por Laura Hayes.

 
Réplica de un barco vikingo para la Exposición Universal

Noruega participó con una réplica de un barco vikingo, el Barco de Gokstad, que fue construido en Noruega y navegó a través del océano Atlántico con 92 hombres, conducidos por su timonel Magnus Andersen.

Tres días antes de la ceremonia de clausura, el alcalde de Chicago Carter Harrison, fue asesinado por un mensajero de la oficina disgustado, Eugene Patrick Prendergast. Una ceremonia masiva de cierre había sido planeada, pero fue cancelada debido al asesinato. Se esperaba que la ceremonia de cierre rompiera el registro de la feria ya que se había previsto durante el Día de Chicago, para que hubiese mayor afluencia de visitantes.

Referencias culturalesEditar

En la película Cremaster 2, del artista estadounidense Matthew Barney se recrea una actuación de Harry Houdini en la Exposición de Chicago.[78]

ReferenciasEditar

  1. a b Truman, 1893.
  2. a b c d e f g h i j «Bird's-Eye View of the World's Columbian Exposition, Chicago, 1893». World Digital Library. 1893. Archivado desde el original el 14 de octubre de 2013. Consultado el 17 de julio de 2013. 
  3. «World's Columbian Exposition». Encyclopædia Britannica. Archivado desde el original el 2017-07-13. Consultado el 14 de noviembre de 2016. 
  4. Saler, 2015, p. 38.
  5. «Municipal Flag of Chicago». Chicago Public Library. 2009. Archivado desde el original el 2013-06-15. Consultado el 2009-03-04. 
  6. «Baker Has Resigned». Chicago Daily Tribune. 19 de agosto de 1892. p. 1. 
  7. Purnell, 1893, p. 75.
  8. Memorial Volume. Joint Committee on Ceremonies, Dedicatory And Opening Ceremonies of the World's Columbian Exposition: Historical and Descriptive. Chicago: A. L. Stone. 1893. p. 306. 
  9. a b «"World's Columbian Exposition", Encyclopedia of Chicago». Archivado desde el original el 2011-11-21. Consultado el 2011-11-14. 
  10. Lederer, 1972.
  11. «World's Columbian Exposition: The Official Fair--A History». Archivado desde el original el 2011-11-09. Consultado el 2011-11-14. 
  12. Rydell, 2013.
  13. finishingacademy.com, 1.1.1 The History of the Spray Booth
  14. «The History of Sprayguns - Body Shop Business». 1 de septiembre de 2000. Archivado desde el original el 2016-09-04. Consultado el 2016-08-19. 
  15. «The Contentious Historical Origins of Spray Paint». Archivado desde el original el 2018-07-19. Consultado el 2016-08-20. 
  16. Birgit Breugal for the EXPO2000 Hannover GmbH Hannover, the EXPO-BOOK The Official Catalogue of EXPO2000 with CDROM
  17. a b Rydell, 1987, p. 53.
  18. «Thursday». The Junction City Weekly Union (Newspapers.com). 17 de diciembre de 1892. Consultado el 10 de enero de 2017. 
  19. «To Urge Sunday Opening of the Fair». Chicago Daily Tribune (Newspapers.com). 10 de enero de 1893. Consultado el 10 de enero de 2017. 
  20. «Woman's Club Opposes Sunday Closing». Chicago Daily Tribune (Newspapers.com). 11 de diciembre de 1892. Consultado el 10 de enero de 2017. 
  21. «Sunday Closings». Encyclopedia. Chicago History. Consultado el 19 de mayo de 2019. 
  22. Harper, Douglas. «midway». Chicago Manual Style (CMS). Online Etymology Dictionary. Archivado desde el original el 2013-06-16. Consultado el 12 de abril de 2013. 
  23. Buel, James William. The Magic City: A Massive Portfolio of Original Photographic Views of the Great World's Fair, Historical Publishing Company, St. Louis MO, 1894 reprinted by Arno Press, NY, 1974
  24. Carvajal, Carol Styles y Horwood, Jane. Concise Oxford Spanish Dictionary: Spanish-English/English-Spanish. Oxford Press, 2004, página 578.
  25. Trumble White, William Iglehart, and George R. Davis, The World's Columbian Exposition, Chicago 1893 (1893), at 493; James C. Clark, "What Happened to the Nina, Pinta and Santa Maria that Sailed in 1892?", Orlando Sentinel, May 10, 1992.
  26. Abad, 1989, pp. 176-180.
  27. a b Clegg, 2007.
  28. «The World's Columbian Exposition (1893)». The American Experience. PBS. 1999. Archivado desde el original el 16 de abril de 2009. Consultado el 21 de diciembre de 2009. 
  29. Adams, Cecil. «What is the origin of the song "There's a place in France/Where the naked ladies dance?" Are bay leaves poisonous?». The Straight Dope. Archivado desde el original el 2010-04-01. Consultado el 2009-12-21. 
  30. «Cutter, Kirtland Kelsey (1860-1939), Architect». Archivado desde el original el 2005-11-19. Consultado el 2005-09-13. 
  31. «Arts & Crafts Movement Furniture». Archivado desde el original el 2005-09-13. Consultado el 2005-08-27. 
  32. Di Cola, 2012, p. 21.
  33. Nepstad, Peter. «The Viking Shop in Jackson Park». Hyde Park Historical Society. Archivado desde el original el 2009-02-05. Consultado el 2009-01-24. 
  34. Smith, Gerry (2008-06-26). «Viking ship from 1893 Chicago world's fair begins much-needed voyage to restoration». Chicago Tribune (Tribune Company). Archivado desde el original el 2016-08-21. Consultado el 2009-01-24. 
  35. «Kate McPhelim Cleary: A Gallant Lady Reclaimed"». Lopers.net. Archivado desde el original el 2009-01-07. Consultado el 6 de octubre de 2008. 
  36. Behling, 2002.
  37. Wonderful West Virginia Magazine, agosto de 2007, página 6
  38. Masuzawa, 2005, pp. 270–274.
  39. a b Rosenberg, 2008, pp. 229–230.
  40. Birkinbine, 1893.
  41. Beck, 1903, p. 1026.
  42. Schirmer, 1937, p. 132.
  43. Bolotin y Laing, 2002.
  44. Levy, 2009.
  45. Di Cola y Stone, 2012, p. 17.
  46. Keene, Jennifer (2013). Visions of America: A History of the United States Since 1865. Londres: Pearson. pp. 508, 510. ISBN 978-0205251636. 
  47. Rosenberg, 2008, p. 81.
  48. Rosenberg, 2008, p. 108.
  49. Rosenberg, 2008, p. 87.
  50. Rosenberg, 2008, p. 202.
  51. Rosenberg, 2008, p. 71.
  52. Rosenberg, 2008, p. 192.
  53. Rosenberg, 2008, p. 75.
  54. Rosenberg, 2008, p. 179.
  55. Di Cola y Stone, 2012, p. 23.
  56. Rosenberg, 2008, p. 72.
  57. Rosenberg, 2008, p. 70.
  58. Rosenberg, 2008, p. 254.
  59. «La Casa de Alba en la Exposición Universal de Chicago». El Centenario (Madrid). Enero de 1893. 
  60. «About The Museum - Museum History». Museum of Science and Industry, Chicago, USA. Archivado desde el original el 8 de abril de 2016. 
  61. Journal, Barry Adams | Wisconsin State. «The journey for the Norway Building comes full circle». madison.com. Archivado desde el original el 2018-07-09. Consultado el 2018-07-09. 
  62. «The Dutch House». Atlas Obscura. Consultado el 23 de mayo de 2019. 
  63. «Open House Chicago Architecture Festival». Saint John Cantius Parish. Consultado el 23 de mayo de 2019. 
  64. «The Story of My Life.». digital.library.upenn.edu. Archivado desde el original el 2016-01-14. Consultado el 2016-01-03. 
  65. «Falmouth Museums on the Green». Falmouth Historical Society. Archivado desde el original el 2009-01-23. 
  66. Petterchak, 2003, pp. 17–18.
  67. Muʿīn al-Salṭana, Muḥammad ʿAlī (Hāǧǧ Mīrzā), Safarnāma-yi Šīkāgū : ḵāṭirāt-i Muḥammad ʿAlī Muʿīn al-Salṭana bih Urūpā wa Āmrīkā : 1310 Hiǧrī-yi Qamarī / bih kūšiš-i Humāyūn Šahīdī, [Tihrān] : Intišrāt-i ʿIlmī, 1984, 1363/[1984].
  68. «Sisters And Brothers Of America». www.swamivivekanandaquotes.org. Archivado desde el original el 2016-10-22. Consultado el 2016-10-22. 
  69. «(Koronbusu sekai hakurankai) Bijutsuhin gafu (閣龍世界博覧会) 美術品画譜 (Album of Art Objects (from the Columbian World Exposition))». British Museum. Consultado el 23 de mayo de 2019. 
  70. a b Susan Wels (1999). Spheres of Influence: The Role of Women at the Chicago World’s Columbian Exposition of 1893 and the San Francisco Panama Pacific International Exposition of 1915. 
  71. «Scott Joplin». Encyclopaedia Britannica. Consultado el 23 de mayo de 2019. 
  72. «Paul Laurence Dunbar Monument». Chicago Park District. Consultado el 23 de mayo de 2019. 
  73. Massa, 2002.
  74. Rosebaun, 2006.
  75. Matt Braun (22 de abril de 2014). «Buffalo Bill Goosed the World’s Fair». True West. Consultado el 23 de mayo de 2019. 
  76. Rosenberg, 2008, p. 77.
  77. Rosenberg, 2008, p. 16.
  78. «Trama de Cremaster 2». Cremaster.net. 

BibliografíaEditar

  • Appelbaum, Stanley (1980). The Chicago World's Fair of 1893. Nueva York: Dover Publications, Inc. ISBN 0-486-23990-X. 
  • Buel, James William (1974). The Magic City. Nueva York: Arno Press. ISBN 0-405-06364-4. 
  • Puig y Valls, Rafael (1894). Viaje a América I. Barcelona: Tipolitografía de Luis Tasso. 
  • Alagón Laste, José María (2016). «La imagen del Japón tradicional a través de las Exposiciones Universales». En Gómez Aragón, Anjhara. Japón y Occidente: el patrimonio cultural como punto de encuentro (Sevilla: Aconcagua). pp. 627-634. ISBN 978-84-943237-5-1. 
  • Saler, Michael (2015). The Fin-de-Siècle World. Nueva York: Routledge. ISBN 9781317604815. 
  • Truman, Benjamin (1893). History of the World's Fair: Being a Complete and Authentic Description of the Columbian Exposition From Its Inception. Philadelphia, PA: J. W. Keller & Co. 
  • Purnell Handy, Moses (1893). The Official Directory of the World's Columbian Exposition, May 1st to October 30th, 1893: A Reference Book of Exhibitors and Exhibits, and of the Officers and Members of the World's Columbian Commission Books of the Fairs. William B. Conkey Co. 
  • Lederer, F. (1972). Competition for the World's Columbian Exposition: The Chicago Campaign. Journal of the Illinois State Historical Society 4 (65). pp. 382-394. 
  • Rydell, Robert W. (2013). «Introducción». All the world's a fair: Visions of empire at American international expositions, 1876-1916. University of Chicago Press. 
  • Rydell, Robert W. All the World's a Fair: Visions of Empire at American International Expositions. University of Chicago. ISBN 0-226-73240-1. Archivado desde el original el 2014-08-24. 
  • Abad Castillo, Olga (1989). El IV Centenario del Descubrimiento de América a través de la prensa sevillana. Secretariado de Publicaciones de la Universidad de Sevilla. ISBN 84-7405-425-7. 
  • Clegg, Brian (2007). The Man Who Stopped Time. Joseph Henry Press. ISBN 0-309-10112-3. 
  • Di Cola, Joseph M. (2012). Chicago's 1893 World's Fair. David Stone. 
  • Behling, Laura L. (Octubre de 2002). 2. «Reification and Resistance: The Rhetoric of Black Womanhood at the Columbian Exposition, 1893». Women's Studies in Communication 25. pp. 173-196. ISSN 0749-1409. doi:10.1080/07491409.2002.10162445. 
  • Birkinbine, John (1893). «Prominent Features of the World's Columbian Exposition». Engineers and engineering 10: 292. 
  • Beck, Ludwig (1903). Die geschichte des eisens in technischer und kulturgeschiehtlicher beziehung: abt. Das XIX, jahrhundert von 1860 an bis zum schluss. F. Vieweg und sohn. 
  • Rosenberg, Chaim M. (2008). America at the Fair: Chicago's 1893 World's Columbian Exposition. Arcadia Publishing. ISBN 978-0-7385-2521-1. 
  • Schirmer, Hermann (1937). Das Gerät der Artillerie vor, in und nach dem Weltkrieg: Das Gerät der schweren Artillerie. Bernard & Graefe. 
  • Masuzawa, Tomoko (2005). The Invention of World Religions. Chicago: University of Chicago Press. ISBN 978-0-226-50989-1. 
  • Laing, Christine (2002). The World's Columbian Exposition: the Chicago World's Fair of 1893. Chicago: University of Illinois Press. 
  • John M. Levy (2009). Contemporary Urban Planning. 
  • Massa, Ann (Abril de 2002). 36 (1). pp. 69-84.  Parámetro desconocido |atítulo= ignorado (ayuda); Falta el |título= (ayuda)
  • Rosenbaum, Julia B. (2006). Visions of Belonging: New England Art and the Making of American Identity. Cornell University Press. ISBN 978-0-8014-44-708. 

Enlaces externosEditar