Abrir menú principal

Felipe Acedo Colunga (Palma de Mallorca, 6 de septiembre de 1896-Madrid, 25 de septiembre de 1965) fue un abogado, militar y político español, gobernador civil de Barcelona durante la dictadura franquista. También fue general auditor del Ejército del Aire.

Felipe Acedo Colunga

Gobernador civil de Barcelona
1951-1960

Información personal
Nacimiento 6 de septiembre de 1896
Palma de Mallorca
Fallecimiento 25 de septiembre de 1965
Madrid
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Partido político FET y de las JONS
Información profesional
Ocupación Político y militar Ver y modificar los datos en Wikidata
Miembro de

BiografíaEditar

Carrera militarEditar

Hijo de un militar originario de Olvera (provincia de Cádiz). Estudia la carrera de derecho ingresando en el cuerpo jurídico militar. En 1917 pasó al servicio de la Aviación Militar y en 1920 estuvo destinado como piloto, hasta 1932, participando en los combates de la Guerra del Rif.

Consejero Togado del Aire en el Consejo Supremo de Justicia Militar.[1]​ Delegado del gobierno en Telefónica desde 1947 hasta su fallecimiento.

Tras la proclamación de la Segunda República Española, participó en la sublevación de Sanjurjo de 1932, asumiendo el mando del aeródromo de Tablada. Posteriormente fue procesado por estos hechos, quedando disponible forzoso de cuya situación salió para entrar como fiscal en los consejos de guerra de la Revolución de Asturias de 1934, haciéndose cargo de la acusación de los dirigentes golpistas y revolucionarios, entre ellos Ramón González Peña.

Guerra CivilEditar

Al inicio de la Guerra Civil Española tomó parte activa junto a los sublevados, como fiscal durante los primeros meses y participando activamente en la represión franquista.[2]​ En las memorias de la fiscalía que redactaba personalmente, Acedo describía la misión que realizaba en aquellos momentos: "Hay que desinfectar previamente el solar patrio. Y he aquí la obra —pesadumbre y gloria— encomendada por azars del destino a la justicia militar (...) Hoy al terminarse en julio del 36 el proceso de nuestra decadencia histórica con esta inmensa hoguera donde se está eliminando tanta escoria, aparecen problemas de una magnitud extraordinaria que exceden y superan todo límite".[3]

El 8 de julio de 1939 Julián Besteiro es sometido a un Consejo de Guerra bajo la acusación de "Delito de Adhesión a la Rebelión Militar". El fiscal era el Teniente Coronel Acedo que a pesar de reconocer que Julián Besteiro era un hombre honesto e inocente de cualquier crimen de muerte pidió para él la pena de muerte. Su supuesto crimen era haber promovido un Socialismo Moderado mucho más peligroso que el Socialismo Revolucionario.[4]

FranquismoEditar

Al crearse el Ministerio del Aire, en 1939 pasó a ser su asesor general. Fue Consejero Nacional y jefe provincial del Movimiento de Barcelona, desde el 17 de marzo de 1951 hasta 1960.

Durante su mandato como Jefe Provincial del Movimiento de Barcelona aborda una coordinada política de la vivienda, con la represión del barraquismo. También replanteó el problema de las escuelas y mantuvo tenso el mecanismos de los abastecimientos.[5]​ En 1952 emitió una circular en la que obligaba a hacer un censo de barracas y ordenaba evacuar a las personas que no acreditasen vivir en un domicilio autorizado o no tener un contrato de trabajo. El Servicio Municipal para la Represión de la Construcción de Nuevas Barracas, creado en 1949 y liderado por el subinspector de la Guardia Urbana Eduardo Fernández Ortega,[6]​ recluyó a familias enteras durante meses en el pabellón de las Misiones o en el estadio de Montjuïc a la espera de volver a su lugar de origen.[7]

Obliga al dibujante Joaquín Muntañola Puig a dejar de dibujar las blancas historietas de “Don Felipe” que aparecían cada día en El Correo Catalán, porque el personaje bajito y calvo que las protagonizaba tenía su mismo nombre.[8]​ Cesado en 1960 por su incapacidad para combatir el resurgido catalanismo sin, paralelamente, afectar a la sensibilidad de los regionalistas conservadores que apoyaban al régimen.[9]

El engrandecimiento del FC Barcelona en los años cincuenta puso a sus dirigentes ante la necesidad de ampliar Les Corts o construir un estadio nuevo. El 11 de marzo de 1951 tomó posesión el nuevo alcalde de la ciudad Condal, Antonio María Simarro. Con este alcalde y Francisco Miró-Sans como nuevo presidente del Barça, se acordó la primera recalificación. Para ello era necesaria la modificación de la urbanización de los terrenos adquiridos tres años antes entre la riera blanca y la Maternidad, mediante la supresión de las futuras calles transversales que atravesaban hipotéticamente los terrenos. Acedo ordenó años más tarde el desalojo por la fuerza de los terrenos que ocupaban los arrendatarios legales y las chabolas de inmigrantes para que se pudieran comenzar las obras del Campo.[10]

«...Conviene decir que no todos los terrenos adquiridos están totalmente libres y a nuestra disposición, puesto que se está desalojando a los arrendatarios y meros ocupantes allí establecidos. A tal efecto hay que hacer constar nuestro más profundo agradecimiento al excelentísimo Gobernador Civil, don Felipe Acedo Colunga, que, siempre a atendido todo cuanto redunda en la grandeza de Barcelona, se ha percatado perfectamente desde el primer momento de la monumentalidad de nuestros proyectos y les ha prestado siempre el más cariñoso y entusiasta apoyo...»[11]

El 14 de diciembre de 1952, el viejo campo de Les Corts registra el mayor lleno de su historia, recibiendo al Español líder invicto tras 11 jornadas disputadas. La férrea censura de la Dictadura impuso un silencio total sobre las tres muertes habidas, por una venta de entradas muy superior al aforo del campo, cientos y cientos de espectadores maltrechos y malheridos saltaban las vallas e invadían el campo huyendo y que quedaban tendidos sobre el césped para ser asistidos.

«...Pero allí estaba también, en su palco preferente, el ínclito señor Gobernador Civil y Jefe Provincial del Movimiento, Felipe Acedo Colunga, que tras saltar raudo al terreno de juego, empezó a repartir tortazos a sus policías hasta hacer volar algunas de sus gorras para terminar poniéndolos a todos firmes, lo que le valió una atronadora ovación del respetable. Hasta aquel momento, sombrerazo para aquel Gobernador, pero… Era claro, el Reglamento no permitía seguir jugando. Pero allí seguía el señor Acedo Colunga extralimitándose en sus poderes para continuar siendo el gran protagonista del evento, ordenando que se continuara jugando. Los señores Saenz y Perelló, presidente y vicepresidentes pericos, abandonaban el terreno de juego entre indignados y asombrados por semejante abuso de autoridad, mientras que nuestro capitán Artigas seguía negándose a jugar de acuerdo con la inicial decisión arbitral. Ante la amenaza de ordenar su detención, el bueno de Artigas debió acceder a seguir jugando lo que significaba ir claramente al matadero...»[12]

Obra escritaEditar

  • El alma de la aviación española. Madrid, Espasa-Calpe, 1928.
  • José Calvo Sotelo : la verdad de una muerte, Barcelona : Editorial Ahr, ""La Epopeya y sus Héroes"" 1957.

ReferenciasEditar

  1. ABC (Madrid) - 26/09/1965, p. 68 - ABC.es Hemeroteca [1]
  2. Auditor de Brigada, D. Felipe Acedo Colunga, afecto a la Auditoría de la II División Orgánica. [2]
  3. Espinosa, Francisco (2006). «10 y Reflexiones finales». LA JUSTICIA DE QUEIPO. Crítica. p. 251-275. ISBN 84-8432-691-8. 
  4. de Sebastián Munuera: El socialista más honrado de todos los tiempos
  5. Edición del domingo, 16 de marzo de 1958, página 25 - Hemeroteca - Lavanguardia.es [3]
  6. Fernández Díaz, el fill del repressor - L'Accent [4]
  7. Las casas de papel Una exposición explica el barraquismo en la Barcelona del siglo XX [5]
  8. Humorista gráfico e historietista de humor que trabajó fundamentalmente para periódicos y tebeos del entorno barcelonés. [6]
  9. Damián-Alberto González Madrid El franquismo y la transición en España: desmitificación y reconstrucción de la memoria de una época [7] (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  10. Franco Acabó con la deuda del Barça. La amistad de Torcuato Fernández Miranda con el directivo culé Juan Gich, más tarde gerente del club, le hizo defensor ante el Gobierno de la necesidad de recalificar los terrenos de Les Corts en el consejo de Ministros que tuvo lugar en el Pazo de Meirás el 13 de agosto de 1965 [8]
  11. Palabras de Miró-Sans en Asamblea general de socios celebrada el 11 de junio de 1955
  12. Una imagen que actualmente se pretende ocultar desde el poder establecido. Felipe Acedo Colunga, Gobernador Civil y Jefe Provincial del Movimiento en Barcelona, actuando como introductor de Embajadores en el Palacio de El Pardo para que Miró Sans y Domenech, presidente y vicepresidente del Barcelona, ofrecieran al Generalísimo Franco, la maqueta en plata de lo que se quería fuera el "Nou Estadi" y para el que tanto apoyo recibirían por parte del citado gobernador y del alcalde Simarro. De estas cosillas, qué poco se sabe hoy en día... [9]


Predecesor:
Eduardo Baeza Alegría
Gobernador civil de la provincia de Barcelona
1951-1960
Sucesor:
Matías Vega Guerra