Mapa del Peloponeso con la situación de algunas de las principales ciudades de la antigua Arcadia. Feneo se ubicaba en el norte.

Feneo (en griego, Φενεός; en latín Pheneus) fue una ciudad del noreste de Arcadia que tenía al norte Egira y Pelene, al este Estinfalo, al oeste Clítor y al sur Cafias y Orcómeno. La ciudad fue destruida por una inundación.

Feneo fue la mítica residencia de Evandro. Cuando la visitó Pausanias la halló en plena decadencia y el templo de la acrópolis estaba en ruinas. Había allí un templo de Hermes aún en buen estado. Se trataba de la deidad local más venerada en Feneo, donde incluso se celebraban en su honor unos juegos Hermeos.[1]​ Había un templo de Atenea Tritonia,[2]​ un templo de Deméter Eleusinia,[3]​ y yendo a Pelene y a Egira desde Feneo había un templo de Apolo Pitio, en el que sólo quedaba un gran altar de mármol, donde los feneatas hacían sacrificios a Apolo y a Artemisa.[4]

Feneo estaba cerca de la actual Phonia. El valle de Feneo, situado entre el monte Cilene y la montaña Aroania, está casi todo rodeado por estas montañas, sólo se abre al norte, y al valle van a parar dos ríos: el Aroanio[5]​ y el Quelidórea. Al noroeste de Feneo está el monte Cratis, el actual Akrata. El monte Geronteo es la frontera de la tierra de Feneo con la de Estinfalo. A la izquierda del Geronteo, caminando a través de la región de Feneo, están unas montañas de los feneatas llamadas Tricrena y allí había tres fuentes.[6]

Para regular los desagües y asentar los cultivos, se tuvo la necesidad de hacer canales o katabothra (catavotras).

ReferenciasEditar

  1. Pausanias VIII,14,10.
  2. Pausanias VIII,14,4-5.
  3. Pausanias VIII,14,12.
  4. Pausanias VIII,15,5.
  5. El río Aroanio u Olbio es el actual Phoniatikos.
  6. Tricena significa "tres fuentes". Las fuentes son reconocibles en las tres grandes vetas de agua paralelas, que nacen en las cercanías del actual valle de Katsania. Se llama hoy Trimatia.