Abrir menú principal

Ferrocarril de Liverpool y Mánchester

Pintura con el viaje inaugural del ferrocarril de Liverpool y Mánchester

El ferrocarril de Liverpool y Mánchester (en inglés: Liverpool and Manchester Railway,[1][2][3]​ L&MR por su abreviatura) fue una línea de ferrocarril inaugurada el 15 de septiembre de 1830 entre las ciudades de Liverpool y Mánchester, en Inglaterra. Fue el primer ferrocarril basado exclusivamente en la energía del vapor, sin que se permitiera en ningún momento el tráfico tirado por caballos; el primero enteramente de doble vía a lo largo de todo su recorrido; el primero que tuvo un sistema de señalización; el primero con programación a tiempo completo; el primero que fue impulsado enteramente por su propia potencia motriz; y el primero que llevó correo.[4]John B. Jervis, del Delaware and Hudson Railway, escribió algunos años más tarde: "Hay que considerarla... como la apertura de la época del ferrocarril que ha revolucionado las relaciones sociales y comerciales del mundo civilizado".[5]

Los trenes funcionaban gracias a locomotoras de vapor de la empresa entre las dos ciudades, aunque se permitían vagones y coches privados. El ferrocarril se construyó principalmente para proporcionar un transporte más rápido de materias primas, productos manufacturados y pasajeros entre el puerto de Liverpool y las fábricas de Mánchester y las ciudades circundantes.

El ferrocarril fue un éxito financiero que ofreció a los inversores un dividendo anual medio del 9,5 % durante los 15 años de su existencia independiente: un nivel de rentabilidad que nunca más alcanzaría una empresa ferroviaria británica.[6]​ En 1845, el ferrocarril fue absorbido por su principal socio comercial, el Grand Junction Railway (GJR), que a su vez se fusionó al año siguiente con el London and Birmingham Railway y el Manchester and Birmingham Railway para formar el London and North Western Railway.[7]

ReferenciasEditar

BibliografíaEditar