Abrir menú principal

El ferrocarril del Hiyaz fue una línea de tren de vía estrecha que unió entre 1908 y 1916 las ciudades de Damasco y Medina, ambas pertenecientes entonces al Imperio otomano.

Ferrocarril del Hiyaz
Ferrocarril del hiyaz.png
El Ferrocarril del Hiyaz en 1914.
Lugar
Ubicación Sur de Siria, Jordania y norte de Arabia Saudí
Descripción
Inauguración 1908
Clausura 1920
Inicio Damasco
Fin Medina
Características técnicas
Longitud 1320 km
Ancho de vía 1.050 mm
Explotación
Estado Parcialmente en desuso
Operador HJR, CFH

Iniciado en 1900 bajo el reinado del sultán otomano Abdul Hamid II, fue presentado ante el público como un tren religioso, ya que su objetivo aparente era hacer más cómoda la peregrinación a La Meca para los musulmanes de la región del Creciente Fértil. En realidad, su objetivo principal era facilitar el movimiento de tropas otomanas por el territorio árabe, como pronto denunciaron los nacionalistas árabes, y también aumentar los intercambios comerciales entre Damasco y la región del Hiyaz. Fue construido principalmente por turcos, con ayuda alemana, en particular del Deutsche Bank y de Siemens. El ingeniero jefe fue el alemán Heinrich August Meißner.

La vía, iniciada en Damasco, llegó a Medina el 1 de septiembre de 1908, aniversario de la entronización del sultán. Las prisas para poder terminar el trazado en la fecha prevista provocaron que en algunos de los tramos en los que cruzaba un valle o wadi, la vía se dispusiera sobre precarios terraplenes provisionales. El ferrocarril cubría 1300 km desde Damasco hasta Medina. El proyecto inicial contemplaba que la línea llegara hasta La Meca, 400 km más al sur, pero este último tramo nunca llegó a construirse. Se suelen citar como anécdotas que buena parte del recorrido del tren discurría bajo el nivel del mar y que, en el momento de su inauguración, el ferrocarril del Hiyaz no tuviera ninguna deuda. En 1913 se construyó en Damasco una estación específica para el ferrocarril del Hiyaz. Tenía algunos pequeños ramales, el principal de ellos hacia la costa palestina.

Desde el principio el ferrocarril fue objeto de los ataques de tribus beduinas; dichos ataques no cosecharon grandes éxitos, pero lo cierto es que, por otro lado, las tropas otomanas nunca lograron controlar más de un par de kilómetros a uno y otro lado de la vía. En muchos tramos se colocaron traviesas de metal debido a que las de madera las cogían los beduinos para alimentar los fuegos de sus campamentos.

La Estación del Hiyaz, en Damasco.

Cuando en 1916 estalló la Rebelión Árabe, el ferrocarril, por su papel en el transporte de tropas, sufrió varios ataques guerrilleros que dejaron la vía muy dañada, particularmente en la región del Hiyaz. El tráfico en ese tramo, es decir, al sur de la actual frontera entre Arabia Saudí y Jordania, no volvió a abrirse y hasta hoy en día los restos de los trenes y vías destruidas por la guerrilla de Lawrence de Arabia y otros elementos del ferrocarril son una atracción turística en el reino saudí.

En los años 60 hubo un intento de reabrir la línea, que fue abandonado a raíz de la guerra de los Seis Días (1967). En la actualidad está en funcionamiento el tramo que une Damasco y Ammán, aunque no parte de la antigua Estación del Hiyaz (por lo demás cerrada en 2004 para convertirla en un centro comercial), sino de la más modesta estación de Qadam en los alrededores de la ciudad. El recambio de poder en ambos países, con el ascenso a la presidencia de Siria de Bashar al-Asad y la coronación en Jordania del rey Abd Allah II, ha mejorado las relaciones entre ambos Estados que ha suscitado entre otras cosas un interés renovado por la vieja línea férrea. Algunas antiguas locomotoras han sido restauradas, y hoy funcionan nueve en Siria y siete en Jordania; muchos antiguos vagones siguen en uso también. En cuanto a la sección actualmente saudí del ferrocarril, quizá se utilice en parte en un proyecto de construcción de varias vías férreas iniciado en 2005. En Jordania, a finales de 2008, una empresa española de ingeniería terminó el proyecto de factibilidad para transformar el tramo entre Az Zarqa y Ammán en un ferrocarril suburbano ligero que prestará servicio entre las dos populosas ciudades. Ello implica duplicar y electrificar 24 km de vía. El proyecto será construido por la compañía kuwití que obtuvo del Gobierno jordano la concesión administrativa de explotación del tramo.

Índice

Estado actualEditar

Dos tramos conectados entre sí aun continúan en servicio:

Los trabajadores ferroviarios se encargaron de restaurar buena parte del las locomotoras a vapor originales: nueve se encuentran operativas en Siria y siete en Jordania. La mejoría de la relación entre ambos países a partir de la asunción del rey Abdalá II revitalizó el interés en el ferrocarril. Actualmente, el tren parte de la estación de Qadam, en las afueras de Damasco, y no de la Estación Hiyaz, ya que esta cerró sus puertas en 2004 como parte de un proyecto de renovación.

Algunas pequeñas secciones en desuso, así como edificios y material rodante, han sido preservados como atracciones turísticas en Arabia Saudí, incluyendo la terminal en Medina, restaurada en 2005, junto con las vías y los cobertizos. El viejo puente sobre el valle de Aqiq, sin embargo, debió ser demolido en 2005 a causa de daños sufridos durante lluvias intensas el año anterior.[1][2]​ Trenes enteros destruidos durante la Revuelta Árabe aun permanecen en los lugares donde descarrilaron.

Israel Railways reconstruyó parcialmente la extensión hacia Haifa, el Ferrocarril del Valle de Jezreel, utilizando trocha estándar, con la posibilidad de extenderlo en el futuro hacia Irbid, en Jordania. El servicio reinaugural entre Haifa y Beit She'an tuvo lugar en octubre de 2016.

En 2009, el Ministerio de Transporte de Jordania propuso la construcción de una red de 1590 km, con una inversión de 5 000 000 000 de dólares, que comenzaría en el primer trimestre de 2012. El proyecto contempla enlazar rutas para cargas desde Jordania hacia Siria, Arabia Saudí e Irak. Los servicios de pasajeros serían extendidos hacia el Líbano y Turquía. El gobierno anunció que financiaría una parte, en tanto que invitó a .

Tras una importante renovación, el Museo del material rodante del Ferrocarril del Hiyaz fue inaugurado en 2008, en la Estación Khadam, para una exhibición de las locomotoras. Los trenes parten desde la Estación Khadam a pedido de turistas (generalmente alemanes, suizos y británicos). La sección más al norte de Zabadani ya no es accesible. Existe también un pequeño museo ferroviario en la estación de la localidad saudí de Mada'in Saleh[3]​ sumado a otro proyecto más grande: el Museo del Ferrocarril del Hiyaz, en Medina,abierto en 2006.[4]

En junio de 2018, Middle East Monitor reveló el proyecto conjunto entre Israel y Arabia Saudí para restaurar el ramal de Haifa a Riad.[5]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. «Madinah Municipality Razes Hijaz Railway Bridge» (en inglés). Arab News. 31 de agosto de 2005. 
  2. «Ottoman ruins in Medina» (en inglés). Octubre de 2006. Archivado desde el original el 1 de julio de 2007. 
  3. «Move Under Way to Restore Madain Saleh Railway Station» (en inglés). Arab News. 22 de junio de 2006. 
  4. «Hejaz Railway Museum Opened» (en inglés). Arab News. 21 de enero de 2006. Archivado desde el original el 9 de junio de 2009. 
  5. Plantilla:Cite noticia

Enlaces externosEditar