Abrir menú principal

La filosofía moderna es aquella filosofía desarrollada durante la edad moderna y asociada con la modernidad. No es una doctrina concreta o escuela (por lo que no debe ser confundida con movimientos específicos como el Modernismo), a pesar de que muchos autores de esta era comparten ciertos supuestos comunes, lo cual ayuda para distinguirla de filosofía anterior y posterior.[1]

El siglo XVII marca el inicio de la filosofía moderna, mientras que el comienzo del siglo XX marca aproximadamente su fin. Cuánta parte del Renacimiento debería ser incluido como parte de la filosofía moderna es un asunto controvertido; es también motivo de debate si la modernidad ha acabado o no en el siglo XX y si ha sido reemplazada por la posmodernidad. Cómo uno decide estas cuestiones determina el alcance del uso del concepto de "filosofía moderna."

Otro de estos usos es datar la filosofía moderna desde la "Era de la Razón", donde la filosofía sistemática se hizo común, lo cual excluye a Erasmo de Rotterdam y a Nicolás Maquiavelo como "filósofos modernos". Otra forma es fecharla, de la misma forma que la mayoría del período moderno está fechado, desde el Renacimiento. Para algunos, la filosofía moderna terminó en 1800 con el surgimiento del hegelianismo y del idealismo. Una visión general tendría entonces a Erasmo de Rotterdam, Francis Bacon, Nicolás Maquiavelo y Galileo Galilei como representantes del auge del empirismo y del humanismo.

Filosofía Moderna OccidentalEditar

 
Francisco Suárez, figura puente entre la filosofía escolástica y la filosofía moderna[2]

Cuánto de la historia intelectual del Renacimiento es parte de la filosofía moderna es un tema discutido: el Renacimiento Temprano es a menudo considerado menos moderno y más medieval comparado al Alto Renacimiento más tardío.[3]​ Durante los siglos XVII y XVIII, las figuras importantes en filosofía de mente, epistemología y metafísica se podían dividir aproximadamente en dos grupos principales. El racionalismo, dominante en Francia y Alemania, que argumentaba que todo conocimiento tiene que empezar de ideas innatas en la mente. Racionalistas importante fueron René Descartes, Baruch Spinoza, Gottfried Leibniz, y Nicolas Malebranche. El empirismo, por otro lado, defendió que el conocimiento siempre empieza por la experiencia sensorial que recibimos a través de los sentidos. Figuras importantes de esta línea de pensamiento fueron John Locke, George Berkeley y David Hume. La ética y la filosofía política generalmente no se subsume dentro de estas categorías, aunque todos estos filósofos trabajaron en la ética en sus estilos distintivos propios. Otras figuras importantes en filosofía política incluyen Thomas Hobbes y Jean-Jacques Rousseau.

A fines del siglo XVIII, Immanuel Kant estableció un sistema filosófico innovador que pretendía reconciliar el racionalismo y el empirismo. Ya sea que tuviera o no razón, no tuvo éxito completo en terminar la disputa filosófica. Kant provocó influyó fuertemente en las obras filosóficas alemanas a principios del siglo XIX, comenzando así la tradición del idealismo alemán. El tema característico del idealismo fue que el mundo y la mente deben entenderse de acuerdo a las mismas categorías. El idealismo alemán culminó con el trabajo de Georg Wilhelm Friedrich Hegel, quien, entre muchas otras cosas, dijo que "lo real es racional; lo racional es real".

El trabajo de Hegel fue llevado en muchas otras direcciones por diversos seguidores y críticos. Karl Marx se apropió tanto de la filosofía de la historia de Hegel como de la ética empírica y la economía de tradición inglesa, transformando las ideas de Hegel en una forma estrictamente materialista, estableciendo así las bases para el desarrollo de una ciencia de la sociedad. Søren Kierkegaard, por contraste, descartó todo intento de filosofía sistemática como guía inadecuada para la vida y su significado. Para Kierkegaard, la vida es para ser vivida, no planteada como un misterio a resolver. Arthur Schopenhauer llevó el idealismo a la conclusión de que el mundo no era más que un inútil juego de imágenes y deseos, y defendió el ateísmo y el pesimismo. Las ideas de Schopenhauer fueron retomadas y transformadas por Nietzsche, quien proclamó " Dios está muerto " y rechazó toda filosofía sistemática y todos los esfuerzos por una verdad fija que trascienda al individuo. Nietzsche consideró que esto no llevaba al pesimismo, sino a la posibilidad de un nuevo tipo de libertad.

La filosofía británica del siglo XIX fue poco a poco siendo dominada por el pensamiento neohegeliano, y como reacción contra esto, figuras como Bertrand Russell y George Edward Moore crearon el movimiento de la filosofía analítica, que es esencialmente una actualización del empirismo tradicional acomodando la invención de la lógica moderna por el matemático alemán Gottlob Frege.

Filosofía del RenacimientoEditar

El humanismo del renacimiento enfatizó el valor de los seres humanos (ver Oración sobre la dignidad del hombre) y se opuso al dogma y la escolástica. Este nuevo interés en las actividades humanas condujo al desarrollo de la ciencia política con la obra El Príncipe de Niccolò Macchiavelli. Los humanistas difirieron de los eruditos medievales porque vieron el mundo natural como matemáticamente ordenado y pluralista, en lugar de pensar en él en términos de propósitos y objetivos. La filosofía del Renacimiento tal vez se explica mejor por dos proposiciones escritas por Leonardo da Vinci en sus cuadernos:

  • Todo nuestro conocimiento tiene sus orígenes en nuestras percepciones.
  • No hay certeza en la que no se puedan usar ninguna de las ciencias matemáticas ni ninguna de las ciencias derivadas de las ciencias matemáticas.

De manera similar, Galieo basó su método científico en experimentos, pero también desarrolló métodos matemáticos para su aplicación a problemas de física. Estas dos formas de concebir el conocimiento humano formaron el fondo para el inicio del empirismo y el racionalismo, respectivamente. [4]

Filósofos de renacimientoEditar

RacionalismoEditar

 
René Descartes rompió con la tradición escolástica, dando inicio a la filosofía moderna en general y al racionalismo en particular.

Tradicionalmente, se considera que la filosofía moderna comienza con René Descartes y su dicho "Pienso, luego existo". A principios del siglo XVII, la mayor parte de la filosofía estaba dominada por la escolástica, escrita por teólogos y basada en los escritos de Platón, Aristóteles y de escritos de la iglesia. Descartes argumentó que muchas doctrinas metafísicas escolásticas predominantes carecían de sentido o eran falsas. En definitiva, propuso comenzar la filosofía desde cero. En su obra más importante, Meditaciones metafísicas, intenta precisamente esto, a lo largo de seis breves ensayos. Trata de deshacerse de todas sus creencias para determinar qué es lo que sabe con certeza. Encuentra que puede dudar de casi todo: la realidad de los objetos físicos, Dios, sus recuerdos, la historia, la ciencia, incluso las matemáticas, pero no puede dudar de que, de hecho, está dudando. Él sabe en qué está pensando, incluso si lo que piensa respecto a contenido es falso, sabe que algo debe existir para estar pensando en eso. A partir de esta base vuelve a construir su conocimiento. Encuentra que algunas de las ideas que tiene no podrían haberse originado solo en él, sino solo en Dios; así, trata de probar que Dios existe. Luego, trata de probar que Dios no le permitiría ser engañado sistemáticamente sobre todo; en esencia, reivindica los métodos ordinarios de la ciencia y el razonamiento, como falibles, pero no falsos.

RacionalistasEditar

EmpirismoEditar

El empirismo es una teoría del conocimiento que se opone a otras teorías del conocimiento, como el racionalismo, el idealismo y el historicismo. El empirismo afirma que el conocimiento viene (solo o principalmente) a través de la experiencia sensorial, en oposición al racionalismo, que afirma que el conocimiento proviene (también) del pensamiento puro. Tanto el empirismo como el racionalismo son teorías individualistas del conocimiento, mientras que el historicismo es una epistemología social. Si bien el historicismo también reconoce el papel de la experiencia, difiere del empirismo al suponer que los datos sensoriales no se pueden entender sin considerar las circunstancias históricas y culturales en las que se hacen las observaciones. El empirismo no debe mezclarse con la investigación empírica, ya que las diferentes epistemologías deben considerarse puntos de vista opuestos sobre la mejor manera de hacer estudios, y entre los investigadores hay cierto consenso de que los estudios deben ser empíricos. Por lo tanto, el empirismo actual debe entenderse como uno entre los ideales en competencia de obtener conocimiento. Como tal, el empirismo se caracteriza primeramente por el ideal para permitir que los datos de la observación "hablen por sí mismos", mientras que los puntos de vista opuestos se oponen a este ideal. El término empirismo, por lo tanto, no solo debe entenderse en relación con cómo este término se ha utilizado en la historia de la filosofía. También debe interpretarse de una manera que permita distinguir el empirismo entre otras posiciones epistemológicas en la ciencia contemporánea. En otras palabras: el empirismo como concepto debe construirse junto con otros conceptos, que en conjunto hacen posible discriminaciones importantes entre los diferentes ideales subyacentes de la ciencia contemporánea.

El empirismo es una de las varias teorías que predominan en el estudio del conocimiento humano, conocido como epistemología. El empirismo enfatiza el papel de la experiencia y de la evidencia, especialmente la percepción sensorial, en la formación de ideas, sobre la noción de ideas innatas o tradición[5]​ en contraste con, por ejemplo, el racionalismo, que se basa en la razón e incorpora conocimiento innato.

EmpiristasEditar

Filosofía políticaEditar

La filosofía política es el estudio de temas como la política, la libertad, la justicia, la propiedad, los derechos, la ley y la aplicación de un código legal por la autoridad, por qué un gobierno es necesario, qué hace que un gobierno sea legítimo, qué derechos y libertades debe proteger y por qué, qué forma debe adoptar y por qué, qué es la ley y qué deberes deben los ciudadanos hacia un gobierno legítimo, y cuándo puede ser legítimamente derrocado.

La ilustración fue un movimiento cultural e intelectual, primordialmente europeo,17​ que nació a mediados del siglo XVIII y duró hasta los primeros años del siglo XIX. Fue especialmente activo en Francia, Inglaterra y Alemania.18​ Inspiró profundos cambios culturales y sociales, y uno de los más dramáticos fue la Revolución francesa. Se denominó de este modo por su declarada finalidad de disipar las tinieblas de la ignorancia de la humanidad mediante las luces del conocimiento y la razón.19​ El siglo XVIII es conocido, por este motivo, como el Siglo de las Luces20​ y del asentamiento de la fe en el progreso.

Los pensadores de la Ilustración sostenían que el conocimiento humano podía combatir la ignorancia, la superstición y la tiranía para construir un mundo mejor. La Ilustración tuvo una gran influencia en aspectos científicos, económicos, políticos y sociales de la época. Este tipo de pensamiento se expandió en la burguesía y en una parte de la aristocracia, a través de nuevos medios de publicación y difusión, así como reuniones, realizadas en casa de gente adinerada o de aristócratas, en las que participaban intelectuales y políticos a fin de exponer y debatir acerca de ciencia, filosofía, política o literatura.

Madame de La Fayette, Lady Mary Wortley Montagu, Olympe de Gouges y Mary Chudleigh fueron escritoras y activistas que trataron de extender los cambios que la Ilustración promovía a la situación de la mujer. [cita requerida]

En la ética, Jeremy Bentham y John Stuart Mill elaboraron el utilitarismo, según el cual la acción correcta es aquella que produce la mayor cantidad de felicidad general.13Marx y Engels sentaron las bases del materialismo dialéctico. Auguste Comte acuñó el término «positivismo» y popularizó la escuela del mismo nombre.1112

Según paísEditar

IdealismoEditar

El idealismo se refiere al grupo de filosofías que afirman que la realidad, o la realidad que podemos conocer, es fundamentalmente un constructo de la mente o inmaterial. Epistemológicamente, el idealismo se manifiesta como un escepticismo sobre la posibilidad de saber cualquier cosa independiente de nuestra mente. En un sentido sociológico, el idealismo enfatiza cómo las ideas humanas, especialmente las creencias y los valores, dan forma a la sociedad. [6]​ Como doctrina ontológica, el idealismo va más allá, afirmando que todas las entidades están compuestas de mente o de espíritu. [7]​ El idealismo rechaza así las teorías físicalistas y dualistas, que no atribuyen prioridad a la mente. Una versión extrema de este idealismo puede existir en la noción filosófica del solipsismo.

En 1781, Immanuel Kant publicó su famosa Crítica de la razón pura, rechazando ambas posturas y proponiendo una alternativa. Según Kant, si bien todo nuestro conocimiento empieza con la experiencia, no todo se origina de ella,6​ pues existen ciertas estructuras del sujeto que anteceden a toda experiencia, en tanto son las condiciones que la hacen posible. La filosofía del siglo XIX se caracterizó en gran parte por ser una reacción a su filosofía,7​ comenzando con el desarrollo del idealismo alemán.

Filósofos idealistasEditar

ExistencialismoEditar

El existencialismo es generalmente considerado como el movimiento filosófico y cultural que sostiene que el punto de partida del pensamiento filosófico debe ser el individuo y las experiencias del subjetivas fenomenológicas del individuo. Sobre esta base, los existencialistas sostienen que la combinación del pensamiento moral y el pensamiento científico son insuficientes para entender la existencia humana, y, por lo tanto, es necesario un conjunto adicional de categorías, gobernadas por la norma de autenticidad, para entender la existencia humana. [8][9][10]Kierkegaard y Nietzsche sentaron las bases para la filosofía existencialista.10

Filósofos existencialistasEditar

FenomenologíaEditar

La fenomenología es el estudio de la estructura de la experiencia subjetiva. Es un amplio movimiento filosófico fundado en los primeros años del siglo XX por Edmund Husserl, ampliado por un círculo de sus seguidores en las universidades de Göttingen y Munich en Alemania. Esta filosofía se extendió luego a Francia, Estados Unidos y otros lugares, a menudo en contextos muy alejados de los primeros trabajos de Husserl. [11]

FenomenólogosEditar

PragmatismoEditar

El pragmatismo es una tradición filosófica centrada en la vinculación de la práctica y la teoría. Describe un proceso en el que la teoría se extrae de la práctica y se aplica de nuevo a la práctica para formar lo que se denomina práctica inteligente. Posiciones importantes características del pragmatismo incluyen el instrumentalismo, el empirismo radical, el verificacionismo, la relatividad conceptual y el falibilismo. Existe un consenso general entre los pragmatistas de que la filosofía debe tener en cuenta los métodos y los conocimientos de la ciencia moderna. [12]Charles Sanders Peirce (y su máxima pragmática ) merece la mayor parte del crédito por el pragmatismo, [13]​ junto con William James y John Dewey, contribuidores de finales del siglo XIX. [12]

PragmatistasEditar

Filosofía analíticaEditar

La filosofía analítica llegó a dominar los países anglosajones durante el siglo XX a partir del trabajo en lógica matemática de Gottlob Frege. En los Estados Unidos, el Reino Unido, Canadá, Escandinavia, Australia y Nueva Zelanda, la gran mayoría de los departamentos universitarios de filosofía se identifican como departamentos "analíticos". [14]​ El término generalmente se refiere a una amplia tradición filosófica [15][16]​ caracterizada por un énfasis en la claridad y el argumento (a menudo logrado a través de la lógica formal moderna y el análisis del lenguaje) y el respeto hacia las ciencias naturales. [17][18][19]

Filósofos analíticosEditar

Filosofia Oriental ModernaEditar

En el periodo moderno surgieron varios movimientos filosóficos en Asia, incluyendo:

  • Nuevo Confucianismo
  • Maoísmo
  • Modernismo Budista
  • Escuela de Kyoto
  • Neo-Vedanta

NotasEditar

  1. Baird, Forrest E.; Walter Kaufmann (2008). From Plato to Derrida. Upper Saddle River, New Jersey: Pearson Prentice Hall. ISBN 0-13-158591-6. 
  2. https://plato.stanford.edu/entries/suarez/
  3. Brian Leiter (ed.), The Future for Philosophy, Oxford University Press, 2006, p. 44 n. 2.
  4. [1]
  5. Baird, Forrest E.; Walter Kaufmann (2008). From Plato to Derrida. Upper Saddle River, New Jersey: Pearson Prentice Hall. ISBN 0-13-158591-6. 
  6. Macionis, John J. (2012). Sociology 14th Edition. Boston: Pearson. p. 88. ISBN 978-0-205-11671-3. 
  7. Daniel Sommer Robinson, "Idealism", Encyclopædia Britannica, http://www.britannica.com/EBchecked/topic/281802/idealism
  8. Mullarkey, John, and Beth Lord (eds.). The Continuum Companion to Continental Philosophy. London, 2009, p. 309
  9. Stewart, Jon. Kierkegaard and Existentialism. Farnham, England, 2010, p. ix
  10. Existentialism. October 2010. Consultado el 12 de abril de 2012. 
  11. Zahavi, Dan (2003), Husserl's Phenomenology, Stanford: Stanford University Press 
  12. a b Biesta, G.J.J. & Burbules, N. (2003). Pragmatism and educational research. Lanham, MD: Rowman and Littlefield.
  13. Susan Haack; Robert Edwin Lane (11 de abril de 2006). Pragmatism, old & new: selected writings. Prometheus Books. pp. 18-67. ISBN 978-1-59102-359-3. Consultado el 12 de febrero de 2011. 
  14. "Without exception, the best philosophy departments in the United States are dominated by analytic philosophy, and among the leading philosophers in the United States, all but a tiny handful would be classified as analytic philosophers. Practitioners of types of philosophizing that are not in the analytic tradition—such as phenomenology, classical pragmatism, existentialism, or Marxism—feel it necessary to define their position in relation to analytic philosophy." John Searle (2003) Contemporary Philosophy in the United States in N. Bunnin and E.P. Tsui-James (eds.), The Blackwell Companion to Philosophy, 2nd ed., (Blackwell, 2003), p. 1.
  15. See, e.g., Avrum Stroll, Twentieth-Century Analytic Philosophy (Columbia University Press, 2000), p. 5: "[I]t is difficult to give a precise definition of 'analytic philosophy' since it is not so much a specific doctrine as a loose concatenation of approaches to problems." Also, see ibid., p. 7: "I think Sluga is right in saying 'it may be hopeless to try to determine the essence of analytic philosophy.' Nearly every proposed definition has been challenged by some scholar. [...] [W]e are dealing with a family resemblance concept."
  16. See Hans-Johann Glock, What Is Analytic Philosophy (Cambridge University Press, 2008), p. 205: "The answer to the title question, then, is that analytic philosophy is a tradition held together both by ties of mutual influence and by family resemblances."
  17. Brian Leiter (2006) webpage “Analytic” and “Continental” Philosophy. Quote on the definition: "'Analytic' philosophy today names a style of doing philosophy, not a philosophical program or a set of substantive views. Analytic philosophers, crudely speaking, aim for argumentative clarity and precision; draw freely on the tools of logic; and often identify, professionally and intellectually, more closely with the sciences and mathematics, than with the humanities."
  18. H. Glock, "Was Wittgenstein an Analytic Philosopher?", Metaphilosophy, 35:4 (2004), pp. 419–444.
  19. Colin McGinn, The Making of a Philosopher: My Journey through Twentieth-Century Philosophy (HarperCollins, 2002), p. xi.: "analytical philosophy [is] too narrow a label, since [it] is not generally a matter of taking a word or concept and analyzing it (whatever exactly that might be). [...] This tradition emphasizes clarity, rigor, argument, theory, truth. It is not a tradition that aims primarily for inspiration or consolation or ideology. Nor is it particularly concerned with 'philosophy of life,' though parts of it are. This kind of philosophy is more like science than religion, more like mathematics than poetry – though it is neither science nor mathematics."