Abrir menú principal
Nota: En argot científico, «fitness» también puede referirse a la aptitud biológica.

Fitness o forma física (en español buena forma) es un estado general de salud, y en forma más específica se le llama a la capacidad de practicar ciertas actividad físicas, ocupaciones y actividades cotidianas. Una buena forma física por lo general se adquiere como resultado de una nutrición adecuada,[1]​ la práctica de ejercicio físico de moderados a vigorosos,[2]​ y un descanso apropiado.[3]

Con anterioridad a la revolución industrial, se definía forma física como la capacidad de realizar las actividades cotidianas sin experimentar fatiga. Sin embargo, con la automatización y los cambios en el estilo de vida en la actualidad se considera que la forma física es una medida de la capacidad del cuerpo de funcionar de forma eficiente y efectiva durante el trabajo y actividades de esparcimiento, estar en condición saludable, ser capaz de resistir enfermedades hipocinéticas, y poder enfrentar situaciones de emergencia.[4]

Se pone énfasis en que la salud física es el resultado de la actividad física regular, de una dieta y nutrición apropiados, además de un descanso apropiado para la recuperación física dentro de los parámetros individuales.

El fitness a menudo se divide en los tipos siguientes:

  • Flexibilidad
  • Resistencia cardiovascular
  • Fuerza muscular y resistencia
  • Constitución física
  • Agilidad
  • Constancia
  • Disciplina
  • Equilibrio
  • Velocidad.

Índice

DefiniciónEditar

El término fitness posee dos acepciones diferentes, pero relacionadas entre sí. La primera definición que podemos dar de fitness, es aquella que hace referencia al estado generalizado de bienestar y salud física logrado no sólo a partir del desarrollo de una vida sana, sino también y principalmente, del ejercicio continuado y sostenido en el tiempo. La segunda acepción de la palabra es la que señala el tipo de actividades físicas normalmente comprendidas como ‘fitness’ y que se realizan por lo general en espacios deportivos específicos.

La palabra fitness proviene del idioma inglés y significa “bienestar” (fit= sano, saludable).

En los últimos años, los programas de entrenamiento de Estilo Militar han llegado a ser cada vez más populares entre los civiles. Hay cursos disponibles por todas partes en EE.UU., Europa y se ha incrementado masivamente en países de América del Sur como Colombia y son impartidos generalmente por personal ex-militar. Muy a menudo, los instructores tuvieron posiciones destacadas dentro de varias organizaciones militares. Frecuentemente, los instructores fueron anteriormente reclutadores (Drill instructor), miembros de las Fuerzas Especiales o de haber tenido otras posiciones distinguidas dentro de la milicia. Estos cursos siempre tienen algunos elementos comunes, a menudo se enfocan en calistenia de estilo militar y de carreras en grupo. Los cursos a menudo se imparten muy temprano por la mañana y en cualquier época del año. Los alumnos pueden esperar tracciones, sentadillas, flexiones y saltos, así como movimientos más difíciles tales como patadas de ondulación y flares estilo breakdance. Casi invariablemente, un entrenamiento incluirá carreras cortas, mientras las carreras más largas son planificadas. Las fuerzas especiales son renombradas por su nivel de salud y la intensidad de sus entrenamientos.

La actividad física es muy importante cuando se trata de mantenerse saludable. Correr, caminar o hacer deporte 30 minutos al día, puede mejorar tu vida considerablemente. Realizar actividad física regularmente tiene muchos beneficios. Personas que hacen ejercicio al menos 3-4 veces a la semana tienen menos enfermedades y viven más tiempo. Además, el ejercicio físico ayuda a prevenir enfermedades como diabetes, presión arterial alta, enfermedades cardiovasculares y muchas más que últimamente se están convirtiendo en un gran problema social. ^referencia 1

Con respecto a los objetivos marcados y establecidos por esta modalidad deportiva como bien se ha mencionado anteriormente sería la de mejorar nuestra resistencia aeróbica, disponer de una mayor flexibilidad, así como conseguir una buena tonificación muscular logrando así un equilibrio corporal. Todos estos objetivos planteados nos ayudarán a conseguir una mejoría en nuestra rutina, además de prevenir ciertas lesiones que puedan aparecer como consecuencia de ciertas acciones. 

BeneficiosEditar

Son muchos los beneficios que podemos encontrar dentro del mundo del Fitness. Por ello cualquier persona/deportista que practique una actividad física determinada puede conseguir ventajas y mejorías en los siguientes aspectos:

  • Ganar en salud. Como consecuencia de la práctica de actividad física de forma moderada en el tiempo conseguiremos ganar en salud al mejorar y aumentar aquellas capacidades de las que carecemos cómo puede ser la flexibilidad, resistencia, coordinación o fuerza.
  • Bajar de peso. Por desgracia en España un 13% de la población tiene sobrepeso, siendo el segundo país de Europa con mayor índice de obesidad. Gracias al Fitness se consigue reducir este sobrepeso y la vida sedentaria de los habitantes debido a la práctica de un estilo de vida saludable. Todo ello, conlleva una mejoría y ganancia en salud debido la bajada de peso, lo que hace que ganemos en calidad de vida gracias a la práctica de ejercicio físico junto con una dieta saludable, equilibrada y nutritiva.
  • Relax y bienestar general. Acompañando a lo anteriormente mencionado, también conseguiremos no sólo mejorar a nivel físico y motor, sino también a niveles mentales y psicológicos. Como consecuencia de ello, conseguiremos mejorar y reducir nuestros niveles de ansiedad y estrés producidos. Todo esto, supone un aumento de la autoestima por parte de la persona, cambiando así su forma de pensar a la hora de realizar acciones cotidianas.
  • Mejora de la presión arterial y del corazón. La práctica de actividad física de forma regular puede prevenir la aparición de determinadas enfermedades como la diabetes, la presión arterial alta o aquellas que están relacionadas con las enfermedades cardiovasculares.
  • Lograr metas y objetivos. Esta disciplina o mención hace que nos planteemos determinadas metas u objetivos para conseguir aquello que deseamos conseguir. Aunque es cierto, que en ocasiones este factor puede ser negativo, puesto que puede llegar a la obsesión de la persona por conseguir algo fuera de lo saludable mediante el uso de estupefacientes u otros químicos derivados.
  • Mejorar la resistencia aeróbica. Gracias a la práctica de actividad física implicamos a nuestro cuerpo a un mayor rendimiento lo que hace que mejoremos la resistencia aeróbica, así como en la ganancia de fuerza muscular.
  • Reducir las posibilidades de padecer osteoporosis. La aparición de esta enfermedad ósea se ve reducida debido a la estimulación de las células de la estructura ósea, provocando un beneficio y mayor fortalecimiento de nuestros huesos.

Historia del FitnessEditar

La práctica de ejercicio físico o “Fitness” como se conoce actualmente se remonta hace muchos años atrás donde no se consideraba como el desempeño de un trabajo específico, sino como un estilo de vida. Si echamos la vista atrás, podemos apreciar como no disponían de máquinas o aparatos de última generación como de los que disponemos hoy en día para la práctica de ejercicio, y sin embargo se encontraban muchísimo más en forma que actualmente.

Para facilitar y poder entender mejor de dónde proviene la cultura del Fitness, así como el culto por el cuerpo es necesario echar la vista atrás y fijarnos de donde venimos. Desde tiempo inmemorables, el entrenamiento físico y el Fitness en definitiva han estado presentes a lo largo de nuestra historia en todo momento mucho antes de la aparición de los gimnasios, el deporte a domicilio y los entrenamientos personales, pero de una forma muy diferente a la que conocemos actualmente.

Durante los primeros tiempos de la especie humana, la única finalidad y principio era de la moverse para sobrevivir. Debido a ello, el desarrollo físico y muscular de los primeros hombres ha seguido una evolución natural en base a las exigencias presentes en su vida diaria, como consecuencias de los peligros a los que eran sometidos.

Por esta razón, la primera especia humana practicaba deporte sin saberlo, consiguiendo así esculpir su cuerpo sin darse cuenta al tener que aprender a caminar, correr, trepar y saltar entre otras para poder cazar y no ser cazado para poder sobrevivir.

El Neolítico y la agriculturaEditar

En torno al 8000 a.C. con la aparición de la agricultura el hombre cazador y recolector del paleolítico pasa a ser agricultor, dejando de lado ciertas acciones como saltar, trepar o correr, para realizar otras más repetitivas y limitadas. A pesar de ello, esto supone la aparición y mejora de otros movimientos más específicos como subir una escalera, lo que supone una mejora de la coordinación en la especie humana.

La antigüedad: entrenamiento para la guerraEditar

Si seguimos avanzando entre el 4000 a. C. y la caída del Imperio Romano en el siglo V, como consecuencia de la guerra y las conquistas fueron muchas las civilizaciones que nacieron y desaparecieron. En cada una de estas civilizaciones todo hombre debería disponer de un buen programa físico con un único objetivo común, entrenarse exclusivamente para la batalla.

De esta manera, los hombres comenzaron a tener una estructura más estructurada y específica centrada principalmente en correr y andar por terrenos complicados, así como saltar, reptar, trepar e incluso luchar con sus propias manos y armas.

Posteriormente en la etapa griega comienza el interés por la belleza y la fuerza del cuerpo considerando el entrenamiento físico como un ideal filosófico y una parte esencial de la educación. Es en esta época cuando surge la famosa frase «mente sana en cuerpo sano» (Mens sana in corpore sano). El culto por lo físico empieza a convertirse en un estilo de vida.

La Edad Media: rechazo del cuerpoEditar

Entre los siglos V y XV, tiene lugar un cambio de mentalidad, ya que se llega a la convicción de la vida terrenal nos prepara para una vida en el más allá. Debido a ello, la educación se orienta a la formación de la mente, dejando de lado la del cuerpo.

Por otro lado, la alta nobleza si seguían sometiéndose a un entrenamiento físico centrado en el servicio militar, mientras que el resto de la población simplemente se ejercitaba mediante el duro trabajo que realizaban, mayoritariamente en el campo. 

El Renacimiento: un nuevo comienzoEditar

Con la llegada del Renacimiento comprendido entre 1400 y 1600 regresa el interés por el cuerpo humano desde un punto de vista anatómico, biológico, así como de la salud y la educación física.

En 1420, se abrió la primera escuela centrada únicamente en la educación física de la mano del humanista italiano Victorin de Feltre, considerado uno de los primeros educadores contemporáneos.

Posteriormente en 1553, surgen los primeros libros dedicados por completo al ejercicio físico y sus beneficios como son «El libro del ejercicio corporal y sus provechos» del español Cristóbal Méndez o «De Arte Gymnastica», publicada por Mercurialis, un médico italiano.

Los Tiempos Modernos: entrenarse por el paísEditar

Con la Revolución Industrial la población se vuelve más sedentaria y surge un nuevo movimiento: la práctica intencionada del ejercicio físico, gracias principalmente al fervor nacionalista.

Debido a esto, se llevan a cabo diferentes iniciativas por toda Europa con el fin de realizar ejercicio por puro placer con el objetivo de mejorar su estado de forma:

En Alemania, Johann Bernard Basedow abre una escuela que se centra en los juegos y en el ejercicio físico con prácticas como la lucha, las carreras, la equitación, la esgrima y la danza. Incluso se aligera la vestimenta para estar más cómodo y tener una mayor libertad de movimiento.

En Suecia, Per Henrik Ling elabora los principios del desarrollo físico centrándose en la integración del desarrollo corporal con la belleza muscular. Inventa el concepto de «gimnasia suave» mediante la gimnasia, la respiración, los ejercicios de estiramiento y los masajes.

En España, Francisco Amorós funda una escuela militar y después una escuela civil y militar y publica una guía de ejercicio físico, gimnasia y educación moral.

En Francia, Hippolyte Triat funda el primer gimnasio donde burgueses, aristócratas y jóvenes se reunían para practicar lo más parecido al fitness de hoy en día.

Los Estados Unidos no se quedan atrás con Catharine Beecher, que fue una de las pioneras en sensibilizar al pueblo sobre la condición física. Desarrolló un programa de gimnasia que se realizaba con música.

La evolución de la industria del entrenamiento físicoEditar

A comienzo del siglo XX, el fitness se centra en otro enfoque más orientado en la resistencia. A partir de aquí, la industria del fitness y el entrenamiento físico en España y el resto del mundo se va extendido poco a poco.

Este siglo queda marcado por un concepto competitivo y de un deporte más especializado, como consecuencia e interés por un mercado de un fitness organizado, estructurado y próspero.

El profesor Edmond Desbonnet incita a la población a realizar deporte y a preocuparse por los hábitos saludables. Para ello, lleva a cabo publicaciones en diferentes revistas con fotos de atletas masculinos y femeninos, así como la apertura de diversos clubs deportivos con los que se promueve el movimiento del fitness.

Otro gran precursor de la industria del fitness fue el americano McFadden, quien se convirtió literalmente en un gurú de la cultura física en Estados Unidos y en un arduo defensor de la vida sana, un estilo de vida minimalista basado en el tiempo pasado en la naturaleza y en el ejercicio físico diario, así como en tener un estilo de vida saludable.

¿Cuál es el futuro del Fitness y del entrenamiento físico?Editar

El auge de la industria del fitness y el entrenamiento personal se consigue con la llegada del culturismo. Época en las que el uso de los gimnasios, métodos innovadores de Pilates, así como revistas, vídeos o libros relacionados con el mundo del movimiento y la actividad física.

Actualmente cabe la posibilidad de contar con un preparador físico cualificado para entrenar personalmente. Además, también se pueden realizar actividades en grupos reducidos, así como recibir consejos nutricionales por parte del entrenador paras conseguir aquellos objetivos que uno se marque.

Otra opción disponible para aquellos que pretenden entrenar por su cuenta y que son amantes de las nuevas tecnologías existen unas pulseras o relojes de actividad que pueden conectarse con cualquier dispositivo y que nos indican el número de pasos, tu ritmo cardíaco, la calidad de tu sueño y si debes consumir más o menos cierto tipo de alimentos.

Lo más novedoso y potenciado hoy en día son los asesoramientos online con los que puedes entrenar de forma virtual con clientes de otras ciudades o países. De esta forma podrás entrenar en casa o en gimnasio en función a la disponibilidad del cliente. Con la llegada del internet, esto ha supuesto una auténtica revolución de esta disciplina.

Cultura del fitnessEditar

En países como Estados Unidos, existen competencias de salud y figura físico para mujeres que en parte han desplazado al culturismo femenino, haciendo más énfasis en la figura femenina y menos en el tamaño de los músculos. Estas competencias se tienen con frecuencia como partes de un mismo acontecimiento en concursos de culturismo.

Las categorías Fitness y figura están separadas, mientras que en la categoría fitness las competidoras han de realizar una serie de ejercicios, en figura la competición es puramente estética. Sin embargo, las pautas del físico son semejantes y muchas mujeres cruzan de una a la otra.

Diferencias con el culturismoEditar

El fitness se suele confundir con el culturismo, que aunque guarda ciertas similitudes, se diferencian principalmente en los fines previstos:

  1. El fitness algunas veces está destinado a la pérdida de grasa corporal. En cambio en el culturismo se requiere el aumento de la masa corporal (hipertrofia muscular).
  2. Las rutinas de fitness consisten en ejercicios aeróbicos combinados con anaeróbicos , mientras que en el culturismo principalmente son ejercicios anaeróbicos de fuerza. También varían el tiempo, las repeticiones, la intensidad, tipo de ejercicios y la planificación de las rutinas.
  3. El fitness consiste en la mejora del cuerpo para entrenar los músculos, hay muchas diferencias entre el fitness y el culturismo o fisioculturismo. El culturismo se centra en la mejora de los músculos.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Tremblay, Mark Stephen; Colley, Rachel Christine; Saunders, Travis John; Healy, Genevieve Nissa; Owen, Neville (2010). «Physiological and health implications of a sedentary lifestyle». Applied Physiology, Nutrition, and Metabolism 35 (6): 725-740. doi:10.1139/H10-079. 
  2. de Groot, Gudrun Cathrine Lindgren; Fagerström, Lisbeth (14 de junio de 2010). «Older adults' motivating factors and barriers to exercise to prevent falls». Scandinavian Journal of Occupational Therapy 18 (2): 153-160. PMID 20545467. doi:10.3109/11038128.2010.487113. 
  3. Malina, R (2010). Physical activity and health of youth. Constanta: Ovidius University Annals, Series Physical Education and Sport/Science, Movement and Health. 
  4. «President's Council on Physical Fitness and Sports Definitions for Health, Fitness, and Physical Activity». fitness.gov. Archivado desde el original el 12 de julio de 2012. 

Enlaces externosEditar