Flavia Domitila, hija de la Flavia Domitila conocida como Domitila la Menor y nieta de la Flavia Domitila llamada Domitila la Mayor, era así nieta también del emperador romano Vespasiano (69–79) y sobrina de los emperadores Tito (79–81) y Domiciano (81–96).

Índice

Sobrina de Domiciano, esposa de Flavio ClementeEditar

Suetonio, nacido alrededor del año 70 y por eso contemporáneo de Domitila, no da ninguna información acerca de ella, mas la menciona como una persona bien conocida por sus lectores: en su obra Vidas de los doce césares, publicada probablemente hacia el año 121, dice que el principal asesino del emperador Domiciano en el año 96 fue "Estéfano, administrador de Domitila".[1]

Poco antes, en ese mismo libro, Suetonio narra que Domiciano "apenas esperó que Flavio Clemente, su primo hermano, saliese del consulado, para hacerle perecer por la más fútil sospecha, a pesar de ser hombre de notoria incapacidad, y a pesar de que había adoptado para sucesores a sus hijos, todavía niños, obligándolos a dejar sus nombres con este propósito, dando al uno el de Vespasiano y al otro el de Domiciano. Semejante crueldad contribuyó en gran manera a acelerar su fin".[2]​ No menciona que Domitila, sobrina de Domiciano, era esposa de Flavio Clemente y madre de sus hijos adoptados por Domiciano. Esto lo sabemos por otras fuentes.

Quintiliano en el prefacio del libro IV de su Institutio Oratoria menciona que Domiciano le encomendó la instrucción de estos niños, nietos de su hermana Domitilla la Menor.[3]

Los hijos de Flavia Domitilla y de Flavio Clemente eran siete, según una inscripción de Tatia Baucylis, nodriza de todos los siete.[4]

Dión Casio (155 – después de 235), en su Historia romana (probablemente del año 202) proporciona mayor información sobre la muerte de Flavio Clemente: "Domiciano ejecutó, entre muchos otros, al cónsul en ejercicio Flavio Clemente, aunque era su primo y tenía por mujer a Flavia Domitila, pariente del emperador. Los dos fueron acusados de ateísmo, imputación por la que también muchos otros encallados en las costumbres de los judíos fueron condenados, los unos a muerte, los otros a la confiscación de sus bienes. Sin embargo Domitila fue sólo desterrada a Pandateria".[5]

Sobrina de Flavio ClementeEditar

El obispo cristiano Eusebio de Cesarea (c. 263–339), en su Historia eclesiástica scrive: "La enseñanza de nuestra fe resplandeció de tal manera en aquel tiempo que incluso escritores ajenos a nuestra creencia citaron la persecución y los martirios en sus historias. Incluso indicaron el tiempo preciso, refiriendo que en el año decimoquinto de Domiciano (96 d.C.), Flavia Domitila, que era sobrina de Flavio Clemente, uno de los cónsules romanos aquel año, fue desterrado con muchos otros a la isla de Poncia por confesar a Cristo".[6]

En otra obra, la Crónica, que sobrevive en una traducción hecha por Jerónimo de Estridón (c. 340–420), Eusebio indica por nombre un escritor que da noticias semejantes a las de su Historia eclesiástica. Dice que, en el año 16 de Domiciano (96 d. C.) en la Olimpiada 218, "Bruttius escrive que bajo Domiciano muchísimos cristianos fueron martirizados, entre los cuales Flavia Domitila, sobrina de parte de su hermana del cónsul Flávio Clemente, exiliada a la isla de Ponza porque se declaró cristiana".[7]

Hay muchos incertidumbres acerca de la identidad (y la religión) de este Bruttius.[8]

Jorge Sincelo, que murió después de 810, repitió el texto de la Crónica de Eusebio, mas añadió que Flavio Clemente murió por Cristo. Así Sincelo fue el primero en afirmar que este cónsul del siglo I era cristiano.[9][10]​ Al citar Eusebio, Sincelo dice que Domitila era ἐξαδελφή de Flavio Clemente, palabra que puede también significar "prima" y no únicamente, como Jerónimo la interpretó, "sobrina".[11]

Jerónimo, al escribir de la muerte en 404 de Paula de Roma, dice que en su viaje de Roma a Tierra Santa, esta piadosa viuda hizo una parada en la isla de Ponza, "hecha famosa por el exilio de Flavia Domitila, la más ilustre mujer de su época" y visitó "las células donde ella pasó un largo martirio".[12]

¿Una o dos?Editar

Son evidentemente contradictorias las informaciones dadas por Dión Casio y las de Eusebio sobre la Flavia Domitila desterrada por Domiciano. Según Dión Casio ella era esposa de Flavio Clemente, fue desterrada a la isla de Pandateria y se menciona en el contexto de personas "encalladas en las costumbres de los judíos". Según Eusebio, que atribuye sus informaciones a Bruttius, ella era sobrina de Flavio Clemente (hija de su hermana), el lugar del exilio fue la isla de Ponza y el motivo de su destierro fue haberse declarada cristiana.

Una leyenda del siglo V o VI, las Actas de los santos Nereo y Aquileo, documento del que se reconoce la falta de valor histórico,[13]​ afirma inicialmente que Domitila era sobrina del emperador Domiciano,[14][15][16]​ mas la presenta más tarde como sobrina del cónsul.[17][18][19]​ Además, la presenta no como la Flavia Domitila de la inscripción de Tatia Baucylis, es decir como madre de siete hijos, sino como virgen cristiana consagrada, idea que no aparece ni en Eusebio ni en la citada carta de Jerónimo.

Algunos suponen que Dión Casio y Bruttius hablaban de dos distintas victimas de Domiciano pertenecientes a la misma familia senatorial y llamadas cada una Flavia Domitila.[20]

César Baronio (1538–1609) fue el primero en afirmar que existían estas dos Flavias Domitilas:[21][22]​ en la antigüedad ningún autor habló así y Suetonio creía que sus lectores entenderían sin ambigüedad de quién hablaba cuando dijo que Estéfano era "administrador de Domitila".[23]

Otros juzgan más probable que hubo una sola Domitila desterrada por Domiciano, y que hay errores en el texto de Dión Casio o de Eusebio o de ambos.[24][25]​ Según ellos es posible, por ejemplo, que hubo confusión entre las islas geográficamente cercanas de Pandateria y Ponza.[26][27]

Culto en la Iglesia católicaEditar

En el siglo IX Flavia Domitila por primera vez es listada como santa. El martirologio de Floro de Lyon le dedica un largo elogio basado en el texto de las Actas de los santos Nereo y Aquileo y le asigna como fiesta el 7 de mayo, tal vez sólo porque el Martyrologium Hieronymianum mencionaba en aquel día un san Flavio,[28][29]​ y la menciona también el 12 de mayo, diciendo, de nuevo sobre la base de las mismas Actas, que Nereo y Aquileo, celebrados en ese día, eran sus eunucos.[30]​ Lo mismo hace más brevemente el martirologio de Adón de Viena (799–875).[31][29]​ El Martirologio de Usuardo copió el de Adón y a su vez fue copiado por el Martirologio romano de César Baronio, que creía en la leyenda de las Actas de los santos Nereo y Aquileo,[32]​ y en 1595 hizo inserir en el calendario romano general el nombre de Domitilla junto con los de Nereo y Aquileo en la fiesta de estos, el 12 de mayo.

Desde entonces hasta la revisión de 2001, el Martirologio romano decía: "7 de mayo. En Tarracina de Campaña el triunfo de Santa Flavia Domitila, Virgen y Mártir, la cual siendo hija de una hermana de Flavio Clemente Cónsul, y consagrada a Dios por S. Clemente, que le había dado el Santo velo, en la persecución de Domiciano, por confesar a Jesucristo fue desterrada con otras muchas a la Isla Poncia, en donde padeció un largo martirio; últimamente volvió a Tarracina, y habiendo convertido a muchas gentes a la fe católica con su doctrina y milagros, por orden del Juez pusieron fuego al cuarto donde habitaba esta santa con sus compañeras Eufrosina, y Teodora Virgenes, y allí acabó el curso de su glorioso martirio. Se le hace fiesta también con los Santos Mártires Nereo, y Aquileo el día doce de mayo."[33]

El Breviario romano decía: "La virgen romana Flavia Domitila, sobrina de los emperadores Tito y Domiciano, después de recibir el sagrado velo de la virginidad de manos del bienaventurado Papa Clemente, fue acusada por su novio Aureliano, hijo del cónsul Tito Aurelio, de ser cristiana y fue desterrada por el emperador Domiciano a la isla de Ponza, donde padeció en prisión un prolongado martirio. Finalmente, llevada a Terracina, confesó a Cristo de nuevo y, bajo el emperador Trajano, dado que aparecía siempre más constante, se incendió por orden judicial su habitación y junto con sus hermanas de leche las vírgenes Teodora y Eufrósina acabó el curso de su gloriosa martirio el día 7 de mayo. Los cuerpos de ellas fueron encontrados íntegros y fueron sepultados por el diácono Cesario. En este día [12 de mayo] los cuerpos de los dos hermanos [Nereo y Aquileo] y de Domitila fueron trasladados juntos de la diaconía de san Adrián y devueltos a la basílica de estos mártires, del títulus de Fascíola."[34]

El aludido traslado de las reliquias fue organizado en 1597 con la máxima solemnidad por el cardenal Baronio.[35][36]

El decreto de promulgación de la edición de 2001 del Martirologio romano dice: "De acuerdo con las disposiciones de la constitución Sacrosanctum Concilium del Concilio Vaticano II sobre la sagrada liturgia, "Devuélvase su verdad histórica a las pasiones o vidas de los santos"(art. 92 c), hay que someter al juicio de la disciplina histórica y tratar con más diligencia que en el pasado tanto los nombres de los santos registrados en el martirologio como sus elogios".[37]

La edición actual del Martirologio romano dice en la fecha del 7 de mayo: "En Roma, conmemoración de santa Domitila, mártir, que, siendo hija de la hermana del cónsul Flavio Clemente, fue acusada durante la persecución bajo el emperador Domiciano de haber negado los dioses paganos y, por ello, por su fe en Cristo, junto con otros muchos cristianos fue desterrada a la isla de Ponza, en la que padeció un prolongado martirio".[38]

Ya en 1969 fue retirado del Calendario Romano General el nombre de Domitila insertado sólo en 1595 por el motivo que su culto no tiene en la tradición ningún fundamento.[39]​ Por eso ella ya no se menciona el 12 de mayo, fiesta de los mártires soldados Nereo y Aquileo.

Culto en la Iglesia ortodoxaEditar

En la Iglesia ortodoxa de Grecia se celebra santa Domitila el 12 de mayo. El Servicio Apostólico de la Iglesia (ortodoxa) de Grecia informa que Domitila vivió en Roma en el siglo I. Era esposa del cónsul Tito Flavio Clemente e hija de la hermana del emperador Domiciano. Murió mártir porque se negó de sacrificar a los ídolos.[40]

ReferenciasEditar

  1. Suetonio, Vidas de los doce césares, Domiciano, 17
  2. Suetonio, Domiciano, 15
  3. Quintiliano, Institutio Oratoria, IV, praefatio; una versión castellana traduce la palabra nepos como "sobrino" en vez de "nieto"
  4. John Granger Cook, Roman Attitudes Toward the Christians: From Claudius to Hadrian (Mohr Siebeck 2011 ISBN 978-3-16150954-4), pp. 128–129
  5. Dión Casio (epítome de Xiphilin) LXVII, 14
  6. Eusebio, Historia eclesiástica III,16, versión castellana de Paul L. Maier, Eusebio, Historia de la Iglesia (Portavoz 2010 ISBN 978-0-8254-1215-8)
  7. Texto en latín
  8. T.J. Cornell, The Fragments of the Roman Historians (Oxford University Press 2013 ISBN 978-0-19927705-6), vol. 1, pp. 593–595
  9. Peter Lampe, Christians at Rome in the First Two Centuries: From Paul to Valentinus (A&C Black 2006 ISBN 978-1-44111004-6), p. 200
  10. T.J. Cornell, The Fragments of the Roman Historians (Oxford University Press 2013),, vol. 1, p. 631
  11. John Granger Cook, Roman Attitudes Toward the Christians: From Claudius to Hadrian (Mohr Siebeck 2011 ISBN 978-3-16150954-4), p. 130
  12. Carta de Jerónimo 108, 7
  13. Cf. Actas de los santos Nereo y Aquileo#Los juicios sobre el valor histórico del documento
  14. Edición de Surius
  15. Edición de los Bolandistas
  16. Edición de Achelis del texto griego, p. 1, l. 17 (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  17. Edición de Surius, capítulo 5
  18. Edizione dei Bollandisti, capítulos II-III
  19. Edición de Achelis del texto griego, p. 8, l. 12 – p. 9, l. 18
  20. Andrew Cain, Jerome's Epitaph on Paula: A Commentary on the Epitaphium Sanctae Paulae with an Introduction, Text, and Translation (Oxford University Press 2013 ISBN 978-0-19967260-8), p. 196
  21. John Granger Cook, Roman Attitudes Toward the Christians: From Claudius to Hadrian (Mohr Siebeck 2011 ISBN 978-3-16150954-4), p. 129
  22. Brian Jones, The Emperor Domitian (Routledge 2002 ISBN 978-1-13485313-7), p. 116
  23. Leo H. Canfield, The Early Persecutions of the Christians (reimpresión : The Lawbook Exchange 2005 ISBN 978-1-58477481-5), pp. 82–83]
  24. John Granger Cook, Roman Attitudes Toward the Christians: From Claudius to Hadrian (Mohr Siebeck 2011 ISBN 978-3-16150954-4), p. 130
  25. Cilliers Breytenbach, Laurence L. Welborn, Encounters with Hellenism (BRILL 2004 ISBN 978-9-00412526-1), p. 208
  26. Stephen Spence, The Parting of the Ways: The Roman Church as a Case Study (Peeters 2004 ISBN 978-9-04291336-3), p. 167
  27. Peter Lampe, Christians at Rome in the First Two Centuries: From Paul to Valentinus (A&C Black 2006 ISBN 978-0-82648102-3), p. 200
  28. Henri Quentin, Les martyrologes historiques du Moyen-Âge (París 1908), pp. 364–366
  29. a b Jean Éracle, Une grande dame de l'ancienne Rome: Flavia Domitilla, petite fille de Vespasien en Échos de Saint-Maurice, 1964, vol. 62, p. 130
  30. Quentin (1908), p. 362
  31. Martyrologe d'Adon, 18 verso y 19 recto
  32. Tina Saji, Christian Social Reformers (Mittal 2005 ISBN 978-81-8324008-6), p. 41
  33. Martirologio Romano traducido al castellano, Madrid 1791, p. 116
  34. Flavia Domitilla, virgo Romana, Titi et Domitiani Imperatorum neptis, cum sacrum virginitatis velamen a beato Clemente Papa accepisset, ab Aureliano sponso, Titi Aurelii Consulis filio, delata, quod christiana esset, a Domitiano Imperatore in insulam Pontiam est deportata, ubi in carcere longum martyrium duxit. Demum Tarracinam deducta, iterum Christum confessa, cum semper constantior appareret, sub Traiano Imperatore, iudicis iussu incenso eius cubiculo, una cum Theodora et Euphrosyna virginibus et collactaneis suis, gloriosi martyrii cursum confecit, nonis maii: quarum corpora integra inventa, a Caesario Diacono sepulta sunt. Hac vero die duorum fratrum ac Domitillae corpora ex Diaconia sancti Adriani simul translata, in ipsorum Martyrum Basilicam, tituli Fasciolae, restituta sunt (Breviarium Romanum, pars vernalis (París y Lyon 1828), p. 636).
  35. Pio Franchi de' Cavalieri, "Nereo e Achilleo, santi" en Enciclopedia Italiana (1934)
  36. Jetze Touber, Law, Medicine and Engineering in the Cult of the Saints in Counter-Reformation Rome: The Hagiographical Works of Antonio Gallonio, 1556-1605 (BRILL 2014 ISBN 978-9-00426514-1), pp. 89–93
  37. Decreto Victoriam paschalem Christi del 29 de junio de 2001, pp. 5–6 del Martyrologium Romanum 2001; traducción italiana
  38. Traducción española del actual Martirologio romano
  39. Calendarium Romanum (Typis Vaticanis 1969), p. 123
  40. Μέγας Συναξαρίστης: Ἡ Ἁγία Δομιτίλλα ἡ Μάρτυς,

E