Flores de Bach

Forma de medicina alternativa no respaldada por evidencia científica basada en diluciones extremas de gotas de agua o rocío imbuidas de las propiedades de las plantas por exposición a la luz solar y preservadas en brandy.

Las Flores de Bach, también llamadas remedios florales de Bach o esencias florales de Bach, es la denominación genérica y comercial de un conjunto de preparados artesanales a base de soluciones de brandy y agua que contienen diluciones extremas de material floral de diversas especies vegetales silvestres o naturalizadas de la región de Gales y la Inglaterra contigua[1]​ desarrolladas por Edward Bach, un homeópata inglés, en la década de 1930. Bach afirmaba que el rocío que se encuentra en los pétalos de las flores conserva las propiedades curativas imaginadas de esa planta.[2]

Flores de Bach
Medicina alternativa
WomanHomeopathy.jpg
Mujer mirando remedios florales de Bach ofrecidos a la venta.
Clasificación y recursos externos
MeSH D065829
Star of life caution.svgAviso médico

Las revisiones sistemáticas de los ensayos clínicos sobre los remedios florales de Bach han encontrado que estos no tienen mayor eficacia que un placebo.[3][4][5]​ Al no contar con principios farmacológicamente activos más allá del alcohol que forma parte de la dilución, y por lo tanto, no poseer acción biológica o fisiológica alguna (como lo demuestran varios ensayos clínicos)[6][7][8][9][10][11][12][13]​ no pueden ser considerados medicamentos.

DescripciónEditar

El nombre genérico «flores de Bach» o «remedios florales de Bach» hace referencia a su creador, Edward Bach (1886-1936), un médico y homeópata inglés que inventó estos 38 preparados y desarrolló su utilización en una modalidad terapéutica conocida mayormente como flores de Bach.[14]

Las soluciones de los remedios florales de Bach que contienen una mezcla 50:50 de agua y brandy, se denominan tintura madre.[15]​ Los remedios florales en las soluciones que se venden en las tiendas son diluciones de tinturas madre en otro líquido. La mayoría de las veces el líquido que se utiliza es alcohol, por lo que el nivel de alcohol por volumen en la mayoría de los remedios de Bach está entre el 25% y el 40%.[16]

Las soluciones no tienen el olor o sabor característico de las plantas que les dan origen debido al alto nivel de dilución. El proceso de dilución es tal, que da como resultado la probabilidad estadística de que quede poco más de una molécula por dosis. Los proponentes afirman que los remedios contienen la naturaleza " energética" o "vibratoria" de la flor y que esta puede transmitirse al usuario.[3]​ Algunos describen las soluciones como medicinas vibratorias, lo que implica que se basan en el concepto pseudocientífico de la memoria del agua.[17]

A menudo se etiquetan como homeopáticos porque algunos principios usados por Bach están derivados de la homeopatía y ambos productos están extremadamente diluidos en agua, pero no siguen otros principios de la homeopatía como la ley de los similares.[5]

Los remedios generalmente se toman por vía oral. Cada solución se usa sola o junto con otras soluciones, y los defensores dicen que cada flor imparte cualidades específicas.

El producto de solución más conocido es la combinación llamada Remedio de Rescate, (Rescue Remedy)[18]​ que contiene la misma cantidad de remedios de rosa de roca, impatiens, clemátide, estrella de Belén y ciruela cereza. Rescue Remedy es una marca comercial y otras compañías producen la misma fórmula con otros nombres, como por ejemplo "Remedio de cinco flores" (Five Flower Remedy).[19]

FundamentosEditar

 
Impatiens glandulifera. Linneo llamó Impatiens al género porque dispara sus semillas. Bach consideró que eso la hacía apta para curar la impaciencia.

Bach creía que la enfermedad era el resultado de un conflicto entre los propósitos del alma y las acciones y la perspectivas de la personalidad. Esta guerra interna, según Bach, conduce a estados de ánimo negativos y al "bloqueo de energía", que él creía causa una "falta de armonía", lo que a su vez conduce a enfermedades físicas.[20][21]

Bach derivaba sus soluciones de forma intuitiva[22]​ y basándose en lo que él percibía como conexiones psíquicas con las plantas, en lugar de utilizar investigaciones basadas en el método científicos.[23]​ Si Bach sentía una emoción negativa, colocaba su mano sobre diferentes plantas, y si una aliviaba la emoción, le atribuía el poder de curar ese problema emocional a esa planta. Imaginaba que la luz del sol de la mañana que pasa a través de las gotas de rocío en los pétalos de las flores transfiere el poder curativo de la flor al agua,[24]​ por lo que recogía las gotas de rocío de las plantas y conservaba el rocío con una cantidad igual de brandy para producir una "tintura madre" que sería diluida antes de su uso.[25]

Más tarde, descubrió que la cantidad de rocío que podía recolectar no era suficiente, por lo que suspendía flores en agua de manantial y dejaba que los rayos del sol las atravesaran. Si esto no era práctico debido a la falta de luz solar u otras razones, escribió que las flores pueden hervirse. El resultado de este proceso es lo que Bach denominó la "tintura madre", que luego se diluye antes de la venta o uso.[26]

Bach estaba satisfecho con el método, por su sencillez y porque implicaba un proceso de combinación de los cuatro elementos lo que explicaba de la siguiente manera:

"La tierra para nutrir la planta, el aire del que se alimenta, el sol o el fuego para que pueda impartir su poder y el agua para recolectar y enriquecerse con su benéfica curación magnética."[27]

Al momento de su muerte en 1936 con 50 años de edad, Bach había creado un sistema de 38 remedios florales diferentes junto con sus correspondientes teorías de dolencias.[28]

Eficacia de las flores de BachEditar

Todos los estudios aleatorizados con doble ciego, realizados ya sea por organizaciones a favor o en contra de las soluciones de Bach, han sufrido del problema de tener muestras pequeñas, sin embargo los estudios que utilizaron los mejores métodos no encontraron ningún efecto mayor que un placebo.[29][30]

El único medio de acción probable para los remedios florales es como placebos, el cual puede ser realzado por la introspección sobre el estado emocional del paciente, o simplemente ser escuchado por el médico. Incluso el acto de seleccionar y tomar un remedio puede actuar como un ritual relajante.[4]

En una revisión de 2002 de la base de datos de ensayos clínicos aleatorizados, Edzard Ernst concluyó:

La hipótesis de que los remedios florales están asociados con efectos más allá de una respuesta al placebo no está respaldada por datos de ensayos clínicos rigurosos.[4]

Otra revisión sistemática en 2009 concluyó:

La mayor parte de la evidencia disponible sobre la eficacia y seguridad de los remedios florales de Bach tiene un alto riesgo de sesgo. Concluimos que, según los eventos adversos informados en estos seis ensayos, los remedios florales de Bach probablemente sean seguros. Existen pocos ensayos prospectivos controlados de remedios florales de Bach para problemas psicológicos y dolor. Nuestro análisis de los cuatro ensayos controlados de remedios florales de Bach para la ansiedad ante los exámenes y el TDAH indica que no hay evidencia de beneficio en comparación con una intervención de placebo.[3]

Una revisión sistemática más reciente publicada en 2010 por Ernst concluyó

Todos los ensayos controlados con placebo han sido incapaces de demostrar eficacia. Se concluye que los ensayos clínicos más fiables no muestran diferencias entre los remedios florales y los placebos.[31]

A veces se promociona a los remedios florales como capaces de estimular el sistema inmunológico, pero "no hay evidencia científica que demuestre que los remedios florales pueden controlar, curar o prevenir cualquier tipo de enfermedad, incluido el cáncer".[32]

Por otra parte, a la luz de la ciencia químico-farmacológica, son discutidos la metodología de elaboración (aunque sus métodos figuran en Farmacopea Británica y U.S.P.) y también los posibles mecanismos de acción de estos «remedios» florales, en función de su carencia de principios activos de orden vegetal (recuérdese que no es una forma de fitoterapia).[31]

En otro aspecto, se especula que las flores de Bach podrían resultar útiles para entender los mecanismos que podrían explicar el efecto placebo en intervenciones a medio y largo plazo.[33][34][35][36]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Pastorino, María Luisa (1987). La medicina floral de Edward Bach. Buenos Aires: Editorial Club de Estudio. 
  2. D. S. Vohra (2002). Bach flower remedies : a comprehensive study (en inglés). New Delhi: Health Harmony. p. 258. OCLC 428012690. 
  3. a b c «Bach Flower Remedies for psychological problems and pain: a systematic review». BMC Complement Altern Med (en inglés) 9: 16. 26 de mayo de 2009. PMC 2695424. PMID 19470153. doi:10.1186/1472-6882-9-16. 
  4. a b c Ernst E (2002). «"Flower remedies": a systematic review of the clinical evidence». Wiener Klinische Wochenschrift (en inglés) 114 (23–24): 963-966. PMID 12635462. 
  5. a b «La verdad sobre las Flores de Bach, la 'terapia natural' en la que no debes confiar para curarte». El Español. 24 de septiembre de 2018. Consultado el 19 de septiembre de 2020. «...los remedios de Bach no poseen principio activo alguno.» 
  6. Forshaw MJ, Jones SJ. «A test of the properties of a proprietary complementary remedy in conditions of temporary, induced, cognitive stress.» Perfusion. 2010;22(4):14-17.
  7. Amstrong NC, Ernst E. «A randomized, double-blind, placebo-controlled trial of a Bach Flower Remedy». Complementary Therapies in Nursing & Midwifery. 2001;7:215-221. Consultado el 5 de diciembre de 2014. 
  8. Halberstein RA, DeSantis L, Shirkin A, Padrón-Fajardo V, Ojeda-Vaz MM. «Healing With Bach® Flower Essences: Testing a Complementary Therapy». Complementary Health Practice Review. 2007;12(1):3-14. Consultado el 5 de diciembre de 2014. 
  9. Pintov S, Hochman M, Livne A, Heyman E, Lahat E. «Bach flower remedies used for attention deficit hyperactivity disorder in children-A prospective double blind controlled study». European Journal of Paediatric Neurology. 2005;9:395-398. Consultado el 5 de diciembre de 2014. 
  10. Toyota S. «The study of Bach flower remedies as premedication». Journal of International Society of Life Information Science. 2006;24(2):455-460. Consultado el 5 de diciembre de 2014. 
  11. Ernst, Edzard (30 de diciembre de 2002). «"Flower remedies": a systematic review of the clinical evidence». Wiener Klinische Wochenschrift 114 (23-24): 963-966. ISSN 0043-5325. PMID 12635462. Consultado el 5 de marzo de 2019. 
  12. Thaler, Kylie; Kaminski, Angela; Chapman, Andrea; Langley, Tessa; Gartlehner, Gerald (26 de mayo de 2009). «Bach Flower Remedies for psychological problems and pain: a systematic review». BMC Complementary and Alternative Medicine 9: 16. ISSN 1472-6882. PMC PMCPMC2695424 |pmc= incorrecto (ayuda). PMID 19470153. doi:10.1186/1472-6882-9-16. Consultado el 5 de marzo de 2019. 
  13. Halberstein, Robert A.; Sirkin, Alicia; Ojeda-Vaz, Maria M. (2010-4). «When less is better: a comparison of Bach Flower Remedies and homeopathy». Annals of Epidemiology 20 (4): 298-307. ISSN 1873-2585. PMID 20097577. doi:10.1016/j.annepidem.2009.11.006. Consultado el 5 de marzo de 2019. 
  14. Wood, Matthew (2000). Vitalism: The History of Herbalism, Homeopathy, and Flower Essences (en inglés). North Atlantic Books. p. 185186. ISBN 978-1-55643-340-5. 
  15. The full making process is described in detail in Bach Flower Remedies: Illustrations and Preparations by Nora Weeks and Victor Bullen, The CW Daniel Co, 2nd edition 1990, ISBN 9780852072059
  16. «FAQ: Do your essences contain alcohol?». feelbach.com (en inglés). Archivado desde el original el 12 de agosto de 2014. Consultado el 11 de agosto de 2014. 
  17. «About the Bach Flower Remedies» (en inglés). bach-flowers.co.uk. Consultado el 14 de abril de 2015. 
  18. Candee, Andrea (2003). Gentle Healing for Baby and Child: A Parent's Guide to Child-Friendly Herbs and Other Natural Remedies for Common Ailments and Injuries (en inglés). Simon & Schuster. p. 288. ISBN 0-7434-9725-2. 
  19. Gaeddert, Andrew (2004). Healing Digestive Disorders: Natural Treatments for Gastrointestinal Conditions (en inglés). North Atlantic Books. p. 300. ISBN 1-55643-508-8. 
  20. Bach, Edward (1931). Heal thyself : an explanation of the real cause and cure of disease (en inglés). London: C.W. Daniel. OCLC 16651016. 
  21. Wheeler, F.; Bach, Edward; Dr. Edward Bach Centre (1997). The Bach flower remedies (en inglés). Los Angeles: Keats Pub. pp. 9-10. ISBN 978-0-87983-869-0. OCLC 37322293. 
  22. Graham, Helen (1999). Complementary Therapies in Context: The Psychology of Healing (en inglés). Jessica Kingsley Publishers. pp. 254. ISBN 1-85302-640-9. 
  23. Wood, Matthew (2000). Vitalism: The History of Herbalism, Homeopathy and Flower Essences (en inglés). Richmond, Calif: North Atlantic Books. p. 185. ISBN 1-55643-340-9. 
  24. Larimore Walt; O'Mathuna Donal (2007). Alternative medicine: The Christian handbook, updated and expanded (en inglés). Grand Rapids, Mich: Zondervan. p. 293. ISBN 0-310-26999-7. 
  25. Robson, Terry (2004). An introduction to complementary medicine (en inglés). Allen & Unwin Academic. pp. 184–5. ISBN 1-74114-054-4. 
  26. Larimore Walt; O'Mathuna Donal (2007). Alternative medicine: The Christian handbook, updated and expanded (en inglés). Grand Rapids, Mich: Zondervan. p. 293. ISBN 0-310-26999-7. 
  27. Barnard, Julian (2004). Bach Flower Remedies (en inglés). Great Barrington, MA: Lindisfarne Books. p. 64. ISBN 1-58420-024-3. 
  28. «Life of Dr. Bach». Original Bachflower (en inglés). Consultado el 20 de abril de 2020. 
  29. «Efficacy of Bach-flower remedies in test anxiety: a double-blind, placebo-controlled, randomized trial with partial crossover». J Anxiety Disord (en inglés) 15 (4): 359-66. 2001. PMID 11474820. doi:10.1016/S0887-6185(01)00069-X. 
  30. «Bach flower remedies used for attention deficit hyperactivity disorder in children — a prospective double blind controlled study». European Journal of Paediatric Neurology (en inglés) 9 (6): 395-398. 2005. PMID 16257245. doi:10.1016/j.ejpn.2005.08.001. 16257245. 
  31. a b Edzard Ernst (24 de agosto de 2010). «Bach flower remedies: a systematic review of randomised clinical trials». Swiss Medical Weekly (en inglés) 140: w13079. PMID 20734279. doi:10.4414/smw.2010.13079. 
  32. «Flower remedies» (en inglés). Cancer Research UK. Consultado el 2 de septeiembre de 2013. 
  33. Hyland ME, Geraghty AWA, Joy OET, Turner SI. «Spirituality predicts outcome independently of expectancy following flower essence self-treatment». Journal of Psychosomatic Research. 2006;60:53-58. Consultado el 5 de diciembre de 2014. 
  34. Hyland ME, Whalley B. «Motivational concordance: An important mechanism in self-help therapeutic rituals involving inert (placebo) substances». Journal of Psychosomatic Research. 2008;65:405-413. Consultado el 5 de diciembre de 2014. 
  35. Hyland ME, Whalley B, Geraghty AWA. «Dispositional predictors of placebo responding: A motivational interpretation of flower essence and gratitude therapy». Journal of Psychosomatic Research. 2007;62:331-340. Consultado el 5 de diciembre de 2014. 
  36. Whalley B, Hyland ME. «Placebo by proxy: the effect of parents' beliefs on therapy for children’s temper tantrums.». Journal of Behavioural Medicine. 2013;36(4):341-346. Consultado el 5 de diciembre de 2014.