Abrir menú principal

Foro de Estabilidad Financiera

El Foro de Estabilidad Financiera fue un organismo internacional creado en 1999 para promover la estabilidad financiera internacional a través de un mayor intercambio de información y la cooperación en la supervisión financiera y la vigilancia de los mercados. En 2009 fue sustituido por el Consejo de Estabilidad Financiera (Financial Stability Board).

HistoriaEditar

Estaba formado por altos representantes de las instituciones financieras internacionales, las agrupaciones internacionales de los reguladores y supervisores, comités de expertos de los bancos centrales y las autoridades nacionales encargadas de la estabilidad financiera. Los miembros originales fueron el G-7, más otros cinco países que representaban importantes centros financieros: Australia, Hong Kong, los Países Bajos, Singapur y Suiza. En marzo de 2009 se admitieron como nuevos miembros al resto de países del G20; Argentina, Brasil, China, la India, Indonesia, Corea, México, Rusia, Arabia Saudí, Sudáfrica y Turquía. Además, también se incorporó España y la Comisión Europea, poco antes de ser sustituido por el Consejo de Estabilidad Financiera.

El Foro celebraba reuniones internacionales y regionales para fomentar el diálogo entre los miembros y no miembros. Después de cada sesión, hacía pública una declaración en la que esbozaba su evaluación de las vulnerabilidades en el sistema financiero mundial y un resumen de sus debates relativos a la arquitectura financiera internacional.

Dentro del Foro existían varios grupos de trabajo: de estudios y de informes sobre las transacciones y movimientos internacionales de capital, los centros financieros extraterritoriales, las instituciones y la aplicación de las normas financieras internacionales para sistemas financieros sanos.

Las áreas sobre las que más se incidió fueron aquellas que representaban un mayor riesgo a nivel internacional, como las que van aparejadas a tipos de crédito, concentración de riesgos y gestión de los mismos. Para solventar distintas dificultades, propuso en 2003 el establecimiento de un compendio de normas para promover sistemas financieros saneados, a modo de manual de buenas prácticas. Dicho compendio reuniría las normas sobre transparencia en las políticas monetarias y financieras, la transparencia fiscal, de difusión de información y estadísticas, insolvencia, la gestión empresarial, las normas internacionales de contabilidad y de auditoría, los sistemas de pago, la supervisión bancaria, la regulación de valores y la supervisión de seguros.

Junto al Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, evaluaba la aplicación de los programas en países y regiones económicas, identificaba las fortalezas, vulnerabilidades y riesgos en el sistema financiero, y determinaba como se mejoraba la gestión de las crisis, a fin de establecer el desarrollo de los sectores y las necesidades de asistencia técnica, para ayudar a priorizar las acciones políticas.

Con ocasión de la crisis financiera de 2008, el Foro se centró en la identificación de las debilidades subyacentes de la misma y recomendó medidas para fortalecer los elementos fundamentales y claves del sistema financiero. En este contexto, en abril de 2008, presentó al G-7 un informe sobre la mejora de la resistencia de los mercados y las instituciones financieras.

En la Cumbre de Washington del G-20 el 14 y 15 de noviembre de 2008, se le encomendó presentar una reforma para un nuevo sistema financiero mundial y concretar las directrices, dentro del marco aprobado por al cumbre, para dicha reforma.

ReferenciasEditar