Abrir menú principal
Vista de la fortaleza de Klis y el poblado del mismo nombre.

La fortaleza de Klis (en croata, Tvrđava Klis) es una fortaleza medieval localizada sobre el pueblo del mismo nombre, cerca de Split, Croacia. Desde sus orígenes como un pequeño fuerte de la antigua tribu iliria, pasado por su empleo como castillo real de múltiples monarcas croatas, hasta su desarrollo final como fortaleza grande durante las guerras otomanas en Europa, la construcción ha protegido la frontera y ha sido conquistada y reconquistada con el paso de los años. Dada su ubicación en un paso que separa las montañas Kozjak y Mosor, fungió como elemento principal de defensa en Dalmacia, especialmente contra el avance otomano, además de ser una confluencia clave entre el Mediterráneo y la porción posterior de la península balcánica.

Índice

UbicaciónEditar

La fortaleza está localizada sobre el pueblo del mismo nombre,[1]​ en una cumbre aislada de un paso que divide las montañas de Kozjak y Mosor. Su localización permitía la vigilancia del camino que comunicaba Solin con Sinj[2]​ e históricamente controlaba el paso de Bosnia y la Croacia interior a esta porción de Dalmacia. En este sentido, por su posición estratégica se le consideraba una de las fortificaciones más importantes de la región.[3]​ Inaccesible desde tres lados, según escribió John Gardner Wilkinson los ejércitos que invadieron la posición sintieron su importancia, Klis fue «un punto contra el que sus ataques siempre estaban dirigidos y se destaca por los múltiples asedios que resistió».[4]

HistoriaEditar

La antigua tribu iliria, que mantuvo una fortaleza en ese lugar, representó el primer grupo de personas que habitó el sitio de la posterior fortaleza de Klis. Derrotados en varias ocasiones, alrededor del año 9 a. n. e. los romanos los anexionaron. Por su parte, estos denominaron el lugar como «Andetrium» o «Anderium» y, años después, «Clausura», palabra que dio origen a los nombres «Clissa» y «Klis». El camino que conducía de Klis a Salona se llamaba «Via Gabiniana», que al parecer lo edificó Tiberio, según una inscripción que se encontró en Salona.[4]​ De acuerdo con Joseph Lavalleé, la descripción que se hizo del asedio de la ciudad, durante las guerras ilíricas, a manos de ese emperador demuestra que el lugar era «tan fuerte como lo es en la actualidad [1805]».[5]​ Luego de la caída del Imperio romano de Occidente, los bárbaros tomaron el poder en la región alrededor de Klis. En un primer momento gobernó Odoacro y, posteriormente, Teodorico el Grande, que estableció un reino ostrogodo. Más tarde, Justiniano I mantuvo «casi una guerra continua» de unos cuarenta años para recuperar el antiguo Imperio romano. Para 537, había logrado retomar Dalmacia e integrarla en el Imperio bizantino.[6]

El nombre de Klis se registró en el capítulo veintinueve del De Administrando Imperio de Constantino VII.[7]​ Mientras describe el asentamiento romano de Salona, el emperador habla de la fortaleza, diseñada para evitar que los pueblos eslavos atacaran las ciudades costeras y caminos.[7]​ No obstante, en 614, los eslavos o ávaros saquearon y destruyeron el lugar, capital de la provincia de Dalmacia. La población huyó al palacio amurallado de Split, que pudo resistir. Por tanto, esa ciudad acabó por convertirse en una de las más importantes de la región.[8]

Tiempo después, probablemente en torno al año 626, los croatas expulsaron a los ávaros por invitación del emperador Heraclio, que les había ofrecido nuevos hábitats en la provincia.[9]​ A partir del siglo VII, fungió como fuerte croata y, más tarde, una de las residencias de los gobernantes de Croacia. Pese a la señoría franca, ese pueblo cumplió prácticamente ningún papel en Croacia durante el periodo entre las década de 820 y 840. Luego de la muerte de Mislav y siendo Trpimir I el primero, a Klis lo gobernaron miembros reales de la Dinastía Trpimirović, los primeros duques del Ducado croata y, posteriormente, reyes del Reino croata. Tales personajes convirtieron el fuerte romano en su capital.[3]​ También mejoraron las relaciones con los bizantinos durante el mandato de Trpimir I, que trasladó su residencia principal de Nin a Klis.[10]​ Más tarde, durante el reinado de Tomislav no existió una capital permanente, aunque los castillos de Klis y Biograd fueron sus residencias principales.[11]

ReferenciasEditar

  1. Bousfield, Jonathan (2003). Croatia (en inglés). Londres: Rough Guides. p. 313. ISBN 978-1-8435-3084-8. 
  2. Singleton, Fred (1989). A Short History of the Yugoslav Peoples (en inglés). Cambridge: Cambridge University Press. p. 60. ISBN 978-0-5212-7485-2. 
  3. a b Nadilo, Branko (2001). «Klis –vrata Dalmacije» [Klis – A gateway to Dalmatia]. Građevinar (en croata e inglés) 53 (9): 605-611. Consultado el 21 de julio de 2019. 
  4. a b Wilkinson, John Gardner (1884). Dalmatia and Montenegro: with a journey to Mostar in Herzegovia, and remarks on the Slavonic nations; the history of Dalmatia and Ragusa; the Uscocs; &c. &c. (en inglés) I. Londres: John Murray — Universidad de Toronto. pp. 169-171. 
  5. Lavallée, Joseph (1805). Travels in Istria and Dalmatia; drawn up from the itinerary of I. F. Cassas, author and editor of the picturesque travels in Syria, Phenicia, Palestine, and Lower Egpypt (en inglés). Londres: Richard Phillips. p. 116. 
  6. Fine, Jr., 1991, pp. 22
  7. a b Curta, Florin (2006). Southeastern Europe in the Middle Ages, 500-1250 (en inglés). Cambridge: Cambridge University Press. pp. 100-101. ISBN 978-0-5218-1539-0. 
  8. Fine, Jr., 1991, pp. 34-35
  9. Dvornik, Dvornik (1968). «The Byzantine Mission to Moravia». En Miloslav Rechcigl. Czechoslovakia past and present (en inglés). II. Essays on the arts and sciences. La Haya: De Gruyter Mouton. p. 1107. ISBN 978-3-1115-6257-5. 
  10. Fine, Jr., 1991, pp. 257
  11. Fine, Jr., 1991, pp. 263

BibliografíaEditar

Enlaces externosEditar