Historia de Polonia durante la dinastía Piasta

(Redirigido desde «Fragmentación de Polonia»)

El periodo de gobierno de los Piastas entre los siglos X y XIV es la primera etapa importante de la historia de la nación polaca. La dinastía había sido fundada por una serie de duques listada por el cronista Gallus Anonymus a comienzos del siglo XII: Siemowit, Lestek y Siemomysł. Fue Mieszko I, el hijo de Siemomysł, el que es considerado actualmente como el fundador propiamente dicho del estado polaco hacia el año 960. El territorio polaco quedó en manos de la dinastía hasta 1370. Mieszko se convirtió al cristianismo según el Rito latino Occidental en un acontecimiento conocido como el Bautismo de Polonia en 966, lo que estableció una importante frontera cultural importante con el resto de Europa. También completó la unificación de las tierras de las tribus eslavas occidentales lo que era esencial para la existencia del nuevo estado.

Tras la emergencia del estado polaco, los diversos gobernantes convirtieron a la población al cristianismo, crearon un reino de Polonia en 1025 e integraron a este nuevo estado en la cultura europea. El hijo de Mieszko, Bolesłao I el Valiente estableció una archidiócesis católica en Gniezno, realizó conquistas territoriales y fue coronado en 1025 como primer rey de Polonia. La primera monarquía Piasta se derrumbó tras la muerte de Mieszko II Lambert en 1034, siendo restaurada en 1042 bajo Casimiro I. En el proceso, la dignidad real de los gobernantes polacos fue revocada y el país revirtió a una condición de ducado. El hijo del duque Casimiro, Bolesłao II el Temerario recuperó la actividad militar de Bolesłao I, pero se vio envuelto fatalmente en un conflicto con el Obispo Stanislaus de Szczepanów y fue expulsado del país.

Bolesłao III, el último duque de este primer periodo, logró defender su país y recuperar los territorios anteriormente perdidos. A su muerte en 1138, Polonia fue dividida entre sus hijos. La fragmentación interna resultante erosionó la estructura monárquica inicial de los Piastas en los siglos XII y XIII y causados cambios fundamentales y duraderos.

Conrado I de Masovia invitó a los Caballeros teutónicos para que le ayudaran en la lucha contra los prusianos paganos Báticos, lo que convirtió a Polonia durante siglos en un campo de batalla entre los Caballeros y los Prusianos.

En 1320, el reino fue restaurado bajo Władysłao I el Codo-alto, y fortalecido y ampliado por su hijo Casimiro III el Grande. Las provincias occidentales de Silesia y Pomerania se perdieron después de la fragmentación, y Polonia comenzaron a expandirse hacia el este. El período terminó con los reinados de dos miembros de la Casa Capeta de Anjou entre 1370 y 1384. La consolidación del siglo XIV, puso las bases para el nuevo y poderoso reino de Polonia de los siglos siguientes.

Siglos X-XIIEditar

Mieszko I y la adopción del cristianismo en Polonia (ca. 960-992)Editar

 
Importantes hitos de la historia del estado y la iglesia polacas tuvieron lugar en la isla de Ostrów Tumski. Restos del original complejo palatino y su capilla han sido hallados bajo la iglesia que aparece en primer plano. A la derecha, la catedral de Poznań.

La tribu de los Polanos (Polanie, literalmente "Personas de los campos") en lo que es ahora Gran Polonia constituye el precursor del estado polaco a comienzos del siglo X, constituyendo asentamientos alrededor de las emergentes fortalezas de Giecz, Poznań, Gniezno y Ostrów Lednicki. La rehabilitación acelerada de los antiguos asentamientos tribales fortificados, la construcción de nuevos centros y la expansión territorial tuvo lugar durante el periodo ca. 920–950. El estado polaco se desarrolló a partir de estas raíces tribales en la segunda mitad del siglo. Según el cronista del siglo XII Gallus Anonymus, los Polanos estaban gobernados en la época por la dinastía de los Piastas. En fuentes del siglo XI, se menciona por vez primero al gobernante Piasta Mieszko por Viduquindo de Corvey en su Res gestae saxonicae, una crónica de acontecimientos en Alemania. Viduquindo cuenta que las fuerzas de Mieszko fueron derrotadas en dos ocasiones en 963 por las tribus Veleti junto con el sajón exiliado Wichmann el Joven. Bajo el gobierno de Mieszko (ca. 960 a 992), su estado tribal aceptó el cristianismo se convirtió en el estado polaco.[1]

La viabilidad de estado de Mieszko se vio asegurada por la continua expansión territorial de los primeros gobernantes piastas. Partiendo de un área muy pequeña alrededor de Gniezno (antes de que la ciudad existiera), la expansión Piasta se mantuvo durante casi todo el siglo X hasta abarcar un territorio aproximado al de la actual Polonia. La tribu Polana conquistó y se mezcló con otras tribus eslavas, formando primero una federación tribal, y posteriormente un estado centralizado. Tras la anexión de la Pequeña Polonia, el país de los Vistulanos, y Silesia (ambos conquistados por Mieszko al estado checo a finales del siglo X), el estado de Mieszko alcanzó su forma madura, incluyendo las regiones principales consideraras étnicamente polacas. Los territorios de los Piastas abarcaban aproximadamente 250,000 km², con una población aproximada de menos de un millón.

 
Roma, Galia, Germania y Sclavinia (provincia eslava de Europa) llevando ofrendas al Emperador Otón III, acercándosele en ese orden. Sin embargo, parecen tener el mismo rango (tamaño), lo que es un reflejo de las políticas imperiales de la época.

Inicialmente pagano, Mieszko fue el primer gobernante de la unión tribal polana que es conocido por las fuentes escritas contemporáneas.Un relato detallado de los primeros años de reinado de Mieszko fue realizado por Ibrâhîm ibn Ya`qûb, un viajero judío, según el cual Mieszko era uno de los cuatro reyes "eslavos" establecidos en Europa central y meridional en la década de 960.[2]​ En 965, Mieszko, que era un aliado de Boleslao I, Duque de Bohemia, se casó conDoubravka, hija del duque y princesa cristiana. El 14 de abril de 966, Mieszko se convirtió al cristianismo según el Rito latino Occidental, un acontecimiento sabido como el Bautismo de Polonia y que está considerado como el acto fundacional del estado polaco.[3]​ Tras la victoria de Mieszko sobre una fuerza Velunzani en 967 encabezada por Wichmann, fue nombrado el primer obispo misionero: Jordan, obispo de Polonia. La acción bloqueóla expansión oriental pretendida por la Archidiócesis de Magdeburgo, establecida en la misma época.

El estado de Mieszko mantenía relaciones complicadas con el Sacro Imperio Romano alemán, ya que Mieszko era "amigo", aliado y vasallo del Emperador Otón I al que pagaba tributo por la parte occidental de sus tierras. Mieszko se enfrentó con los eslavos polabios, los checos, el margrave Gero de la Marca Sajona Oriental en 963–964 y con el margrave Odo I de la Marcha Oriental sajona en 972 en la Batalla de Cedynia. Las victorias sobre Wichmann y Odo permitieron a Mieszko extender sus posesiones en Pomerania hacia el oeste hasta la cercanías del río Oder y su desembocadura. Tras las muerte de Otón I, y Otón II, Mieszko dio su apoyo a Enrique el Pendenciero para acceder a la corona imperial. Tras la muerte de Doubravka en 977, Mieszko desposó a Oda von Haldensleben, hija de Dietrich, margrave de la Marca del Norte, ca. 980. Durante su lucha contra los checos en 990, Mieszko recibió ayuda del Sacro Imperio. En torno a 990, cuando Mieszko oficialmente sometió su país a la autoridad de la Santa Sede (Dagome iudex), había transformado Polonia en uno de los poderes más fuertes de Europa oriental.

El reinado de Boleslao I y establecimiento del Reino de Polonia (992–1025)Editar

 
Una imagen de las Puertas de Gniezno en la entrada de la Catedral de Gniezno muestra a Boleslao comprando el cuerpo de Adalberto de Praga a los Prusianos

A su muerte en 992, Mieszko fue sucedido por su hijo Bolesłao en contra de sus deseos. Para ascender el trono, Bolesław tuvo que enfrentarse a la segunda esposa de su padre, su madrastra Oda, y sus hijos menores. Bolesław era el hijo mayor de Mieszko, nacido de su primera mujer Doubravka de Bohemia, que había muerto en 977. Su padre pretendía dividir el ducado de Polonia entre sus hijos, pero Boleslao consiguió desplazar a su madrastra y hermanastros para convertirse en el único gobernante de Polonia. Compatible con las intrigas para asegurar el trono a comienzos de su reinado, Bolesłao I Chrobry ("el Valiente") probó ser un hombre de gran ambición y fuerte personalidad.

 
Polonia (992–1025); el área de naranja rosa oscuro representa las fronteras al final del reinado de Mieszko I (992); la frontera roja oscura comprende el área al final del reinado de Bolesłao I (1025)

Uno de las preocupaciones más importantes de los primeros años del reinado de Bolesłao fue la edificación de la iglesia polaca. Bolesłao cultivó la amistad de Adalberto de Praga, miembro de la familia Slavník, un obispo checo exiliado y con buenas conexiones, que fue asesinado en 997 en una misión en Prusia. Bolesłao aprovechó habilmente su muerto: su martirio sirvió para elevarle como patrón santo de Polonia y permitió la creación de una provincia polaca independiente de la Iglesia con Radim Gaudentius como Arzobispo de Gniezno. En el año 1000, el joven Emperador Otón III peregrinó hasta la tumba de San Adalberto y dio su apoyo a Boleslao durante el Congreso de Gniezno; con motivo de este acontecimiento, fue creada la archidiócesis de Gniezno y varias diócesis subordinadas. La provincia eclesiástica polaca sirvió eficazmente servida como una ancla esencial y una institución que respaldó al estado Piasta, ayudando a su supervivencia en los atribulados siglos que sucedieron.[4]

En un primer momento, Boleslao continuó la política de su padre de cooperación con el Sacro Imperio pero a la muerte de Otón III en 1002, las relaciones de Boleslao con su sucesor Enrique II se complicaron, lo que provocó varias guerras (1002–1005, 1007–1013, 1015–1018). Entre 1003 y 1004, Boleslao intervino militarmente en conflictos dinásticos checos. Después de que sus fuerzas fueran expulsadas de Bohemia en 1018, Bolesłao consiguió mantener Moravia.[5]​ En 1013 tuvo lugar el matrimonio entre su hijo Mieszko y Riquilda de Lorena, sobrina de Otón III y futura madre de Casimiro I. Los conflictos con Alemania acabaron en 1018 con la Paz de Bautzen, favorable a los intereses de Boleslao. Durante una expedición a Kiev en 1018, Bolesłao conquistó la parte occidental de la Rutenia roja. En 1025, poco antes de su muerte, Bolesłao I finalmente obtuvo el permiso papal para coronarse, convirtiéndose en el primer rey de Polonia.[4]

Las políticas expansionistas de Boleslao fueron muy costosas para el estado polaco y no siempre exitosas. Perdió, por ejemplo, Pomerania Central, de importante valor económico en 1005, junto con su nuevo obispado de Kołobrzeg; la región había sido conquistada anteriormente con gran esfuerzo por Mieszko.[4]

Mieszko II y el derrumbamiento del reino Piasta (1025–1039)Editar

 
Mieszko II mostrado alegoricamente con la duquesa Matilde de Suabia

Mieszko II Lambert (r. 1025–1034) intentó continuar la política expansionista de su padre. Sus acciones reforzaron la antigua hostilidad y resentimiento entre los vecinos de Polonia, y sus dos desposeídos hermanos lo aprovecharon para preparar sendas invasiones desde Alemania y la Rus de Kiev en 1031. Mieszko fue derrotado y obligado a abandonar Polonia. Su hermano Bezprym fue asesinado en 1032, mientras que su hermano Otto murió en circunstancias inciertas en 1033, acontecimientos que permitieron a Mieszko recuperar parcialmente su autoridad. La primera monarquía Piasta se derrumbó tras la muerte de Mieszko en 1034. Privada de gobierno, Polonia fue asolada por una rebelión pagana, y en 1039, fue invadida por Bretislao I de Bohemia. El país padeció pérdidas territoriales, y el funcionamiento de la archidiócesis de Gniezno quedó interrumpido.[6]

Reunificación de Polonia bajo Casimiro I (1039–1058)Editar

 
Iglesia de San Andrés en Kraków (construida en el siglo XI)

Polonia disfrutó de cierta recuperación bajo el hijo de Mieszko, el duque Casimiro I (r. 1039–1058), conocido en la historia como el Restaurador. Después de regresar del exilio en 1039, Casimiro reconstruyó la monarquía polaca y la integridad territorial del país a través de varias campañas militares: en 1047, se recuperó Mazovia, conquistada a Miecław, un noble polaco noble que trató de separarse del gobierno del monarca polaco, y en 1054 se conquistó Silesia estuvo recuperado de los checos. Casimir Era asistido por reciente adversaries de Polonia, el Imperio Romano Santo y Kievan Rus', ambos de quien desagradó el caos en Polonia dejó después del dismemberment del principio de país en el reinado de Mieszko II. Casimir Introdujo una forma más madura de feudalismo y alivió la carga de financiar unidades de ejército grande del duque treasury por resolver sus guerreros en propiedades feudales. Afrontado con la destrucción extendida de Polonia más Grande después de la incursión checa, Casimir movido su tribunal a Kraków y reemplazó el viejo Piast capitales de Poznań y Gniezno; Kraków funcionaría como la capital de la nación para varios siglos.

Bolesław II y el conflicto con el Obispo Stanisław (1058–1079)Editar

 
La cripta de San Leonardo es todo lo que quede de la Catedral de Wawel de Władysław Herman

El hijo de Casimiro, Bolesłao II el Temerario, también conocido como el Generoso (r. 1058–1079), desarrolló la fortaleza militar polaca y lanzó varias campañas extranjeras entre 1058 y 1077. Como activo partidario del papa durante la Querella de las Investiduras con el emperador alemán, Bolesłao se coronó rey en 1076 con la bendición del Papa Gregorio VII. En 1079, hubo una conspiración contra él en la que estuvo implicado el Obispo de Cracovia. Bolesłao hizo ejecutar al Obispo Stanisław de Szczepanów; tras esta acción, fue obligado a abdicar del trono polaco por la presión de la Iglesia católica y la facción nobiliaria pro-imperial. Stanisław se covertiría en el segundo mártir y patrón de Polonia canonizado en 1253.

Reinado de Władysław I Herman (1079–1102)Editar

 
La Catedral de Płock es el lugar de enterramiento de Władysław I Herman y Bolesłao III

Tras el exilio de Bolesłao, el país pasó a estar bajo el inestable mandato de su hermano menor Władysław I Herman (r. 1079–1102). Władysław estaba fuertemente influido por el conde palatino Sieciech, un consejero procedente de las filas de la nobleza polaca que actuó en gran medida como el poder detrás del trono. Cuando los dos hijos de Władysław, Zbigniew y Bolesłao, obligaron finalmente a su padre a expulsar a su odiado protegido, Polonia fue dividida entre los tres desde 1098 y, después de la muerte del padre, de 1102 a 1106, entre los dos hermanos.

Reinado de Bolesłao III (1102–1138)Editar

 
Polonia durante el gobierno de Bolesław III Boca Torcida

Tras una lucha por el poder, Bolesłao III Boca Torcida (r. 1102–1138) se convirtió en duque de Polonia al derrotar a su medio hermano Zbigniew en 1106–1107. Zbigniew tuvo que abandonar el país, pero contó con el apoyo del Sacro Emperador Enrique V, que atacó Polonia en 1109. Bolesłao pudo defender su país gracias a su capacidad militar, determinación y alianzas, y también debido a una movilización nacional a través del espectro social (Batalla de Głogów). Zbigniew, que regresaría más tarde, murió en extrañas circunstancias, quizás en el verano de 1113. Otro importante logro de Bolesłao fue la conquista de toda la Pomerania conquistada por Miesko I (cuya parte oriental se había perdido tras la muerte de Mieszko II), una tarea iniciada por su padre Władysław I Herman y completada por Bolesław alrededor de 1123. Szczecin fue sometida de manera sangrienta y Pomerania Occidental hasta Rügen, excepto la parte del sur directamente incorporada, se convirtió en un feudo, gobernado localmente por Wartislaw I, el primer duque de la dinastía Griffin.[7]

En este momento, se inició de forma seria la Cristianización de la región, un esfuerzo coronado por el establecimiento de la diócesis Pomerania de Wolin tras la muerte de Bolesłao en 1140.

Fragmentación del reino (1138–1320)Editar

Antes de su muerte, Bolesłao III dividió el país, en un sentido limitado, entre cuatro de sus hijos. Redactó complejas disposiciones para evitar la guerra fratricida y preservar la unidad formal del estado polaco, pero después de su muerte, el plan resultó un fracaso y se inició un largo periodo de fragmentación. Durante casi dos siglos, los Piastas se enfrentaron entre ellos, con el clero, y la nobleza por el control sobre el reino dividido. La estabilidad del sistema la aseguraba presuntamente la institución del duque sénior o Gran Duque de Polonia, con sede en Cracovia y asignado a la Provincia Senorial que no podía ser dividida. Siguiendo su concepto de seniorado, Bolesłao dividió el país en cinco principalidades: Silesia, Gran Polonia, Mazovia, Sandomierz y Cracovia. Las primeras cuatro provincias fueron dadas a sus cuatro hijos, que se convirtieron en gobernantes independientes . La quinta provincia, la Provincia Senioral de Cracovia, sería asignada al príncipe sénior entre los príncipes que, como Gran Duque, sería el representante de toda Polonia. Este principio se rompería en la generación de sus hijos, cuando Władysłao II el Desterrado, Bolesłao IV el Rizado, Mieszko III el Viejo y Casimiro II el Justo lucharon por el poder y territorio en Polonia, y en particular sobre el trono de Kraków.

Las fronteras externas dejadas por Bolesłao III a su muerte eran muy similares a las dejadas por Mieszko I; esta disposición no sobreviviría al periodo de fragmentación.[8]

CulturaEditar

 
La Invasión Mongola de Polonia (1240–1241) culminó en la Batalla de Legnica

Desde la conversión al cristianismo de la élite gobernante polaca a comienzos del siglo X, Polonia había estado recibiendo a clérigos extranjeros, lo que contribuyó al desarrollo de la cultura polaca como parte de la Cristiandad europea. Sin embargo, pasarían varias generaciones desde el reinado de Mieszko I hasta que hubiera una cantidad significativa de clérigos nativos. Tras el establecimiento de varios monasterios en los siglos XII y XIII, se consiguió alcanzar cotas significativas en la cristianización de las clases populares.[9]

La actividad intelectual y artística se concentraba alrededor de las instituciones de la Iglesia, las cortes de los reyes y duques, y emergía alrededor de las haciendas de la pujante élite hereditaria. Los anales escritos empezaron a ser generados a finales del siglo X; dirigentes como Mieszko II y Casimiro el Restaurador eran considerados cultos e instruidos. Junto con el acta de Dagome iudex, el documento escrito más importante y fuente de este periodo es la Gesta principum Polonorum, crónica escrita por Gallus Anonymus, un clérigo extranjero en la corte de Bolesłao III. Bruno de Querfurt fue uno de los clérigos Occidentales pioneros que extendieron la alfabetización de Iglesia; algunos de sus más destacados escritos fueron producidos en monasterios eremíticos en Polonia. Entre las órdenes religiosas monásticas de este primer momento, destacan los benedictinos (la abadía de Tyniec fundada en 1044) y los Cistercienses.[10]​ Se construyeron también varias iglesias en piedra de estilo prerrománico a comienzos del siglo X, a menudo acompañadas por palatium para la residencia de los gobernantes; el románico propiamente dicho llegaría después. Las primeras monedas fueron acuñadas por Bolesłao I alrededor de 995. Las Puertas de Gniezno de la catedral en bajorrelieve de bronce, de los años 1170, son el mejor ejemplo de la escultura románica en Polonia.

Siglo XIIIEditar

Estatal y sociedad; asentamiento alemánEditar

 
Ostsiedlung o asentamiento alemán en el este, miniatura de Sachsenspiegel

El siglo XIII trajo cambios fundamentales a la estructura de la sociedad polaca y su sistema político. Debido a los constantes conflictos internos, los duques Piastas fueron incapaces de estabilizar las fronteras externas de Polonia. La parte occidental de Pomerania Central se separó políticamente de Polonia en la segunda mitad del siglo XII y desde 1231 se convirtió en feudo del Margraviato de Brandenburgo, que en 1307 amplió sus dominios en Pomerania hacia el este, conquistando las comarcas de Sławno y Słupsk. Pomerelia o Gdańsk Pomerana se independizaron de los duques polacos desde 1227. A mediados del siglo XIII, Bolesłao II el Calvo concedió la Tierra de Lubusz al Margraviato, lo que permitió la creación de Neumark, con consecuencias negativas para la integridad de la frontera occidental. En el sureste, Leszek el Blanco fue incapaz de preservar la supremacía de Polonia sobre la zona de Halych, un territorio que había cambiado de mano en varias ocasiones.

El estado social se basó cada vez más en el tamaño de las posesiones feudales. Estas incluían las tierras controladas por los príncipes Piastas, sus rivales los grandes propietarios laicos y las instituciones eclesiásticas, y la clase caballeresca. La fuerza de trabajo iba desde personas libres contratadas a siervos sujetos a la tierra, esclavos (comprados, o esclavizados en guerra o como presos). La capa superior de los señores feudales, primero la Iglesia y después el resto, podían obtener inmunidad económica y legal, lo que les libraba significativamente de la jurisdicción de la corte y de obligaciones económicas como el pago de tributos impuesto por duques anteriores.

 
Thorn (Toruń), establecido por los Caballeros teutónicos se convirtió en miembro de la Liga Hanseática

Los conflictos civiles y las invasiones extranjeras, como las invasiones mongolas en 1240/1241, 1259/1260 y 1287/1288, debilitaron y despoblaron muchos de los pequeños principados polacos, a medida que el país se dividía cada vez más. Este despoblamiento y la creciente demanda de mano de obra provocó una masiva inmigración de campesinos occidentales a Polonia, principalmente colonos alemanes; las primeras oleadas desde Alemania y Flandes llegaron en los años 1220. Los nuevos poblamientos rurales alemanes y polacos, representaron una forma de tenencia feudal con inmunidad legal y que aplicaba a menudo la legislación urbana alemana. Los inmigrantes alemanes fueron importantes también para el crecimiento de las ciudades y el establecimiento de la clase burguesía polaca; trajeron con ellos leyes europeas occidentales (Derecho de Magdeburgo) y costumbres que fueron adoptadas por los polacos. A partir de ese momento, los alemanes, que crearon estructuras fuertes (dirigidas por patriciados) especialmente en los centros urbanos de Silesia y otras regiones de Polonia occidental, fueron una minoría cada vez más influyente en Polonia.[11][12]

En 1228, los se aprobaron y firmaron las Actas de Cienia por Władysłao III. El duque titular de Polonia prometió proporcionar una "ley justa y noble según el consejo de obispos y barones." Tales garantías y privilegios legales incluían a pequeños propietarios y caballeros, que se transformaron en pequeña y mediana nobleza conocida como szlachta. El periodo de fragmentación debilitó a los gobernantes y estableció una tendencia permanente en la historia polaca, por la que los derechos y el papel de la nobleza estuvo expandida en el gasto del monarca.

Relaciones con los Caballeros teutónicosEditar

 
Enrique IV de Breslavia en el Códice Manesse, aproximadamente 1300

En 1226, el Duque Conrado I de Mazovia invitó a los Caballeros teutónicos para ayudarle a luchar contra los Prusianos bálticos, paganos, que vivían en la frontera de sus territorios; estalló una intensa guerra de fronteras y la provincia de Conrado sufrió las invasiones de los prusianos. Por otro lado, los mismos prusianos se veían cada vez más presionados, aunque con poco éxito, para que aceptaran el cristianismo, incluyendo las Cruzadas del norte patrocinadas por el papado. La Orden teutónica pronto se extralimitó en sus funciones y traspasó el área les concedida por Conrado (Tierra de Chełmno o Kulmerland). En las décadas siguientes, conquistaron grandes áreas grandes a lo largo de la costa del Báltico y estableció su propio Estado Monástico. Cuando virtualmente todos los Bálticos Occidentales paganos habían sido convertidos o exterminados (la conquista de Prusia fue completada hacia 1283), los Caballeros pusieron sus miras en Polonia y Lituania, entonces el último estado pagano en Europa. Las guerras teutónicas con Polonia y Lituania continuaron durante gran parte de los siglos XIV y XV. El estado teutónico en Prusia, repoblado con colonos alemanes, a partir del siglo XIII, fue sido reclamado como feudo y protegido por papas y Sacros Emperadores.[13]

Intentos de reunificación y los reinados de Pzemislao II y Václav II (1232-1305)Editar

 
Arzobispo Jakub Świnka

A medida que las desventajas de la división nacional se hacían cada vez más evidentes para amplios sectores de la sociedad, algunos de los duques Piastas orientaron sus esfuerzos con objeto de lograr la reunificación del estado polaco. Entre los primeros intentos importantes, destacan las acciones de los duques Silesios Enrique I el Barbudo, su hijo Enrique II el Piadoso, que murió en 1241 luchando contra los mongoles en Legnica, y Enrique IV el Justo. En 1295, Premislao II de Gran Polonia se convirtió en el primer duque Piasta coronado como Rey de Polonia desde Bolesłao II, pero gobernó sobre una parte del territorio de Polonia (incluyendo Pomerelia desde 1294) y fue asesinado poco después de su coronación. Una mayor unificación del territorio polaco fue alcanzada por un gobernante extranjero, Václav II de Bohemia de la dinastía premislida, que se casó con Richeza, hija de Premislao y se convirtió en Rey de Polonia en 1300. Las políticas de mano dura de Václav pronto propiciaron la pérdida de cualquier apoyo del que pudiera haber disfrutado; murió en 1305.

 
Catedral gótica de San Juan el Bautista en Breslavia

Un factor importante en el proceso de unificación fue la Iglesia polaca, que permaneció como una única provincia eclesiástica durante el periodo de fragmentación. El arzobispo Jakub Świnka de Gniezno era un ardiente defensor de la reunificación de Polonia; celebró las ceremonias de coronación tanto de Premislao II y Wenceslao II. Świnka apoyó también a Vładislao I en varias etapas de su carrera.

CulturaEditar

Culturalmente, el impacto social de la Iglesia fue considerablemente más amplio en el siglo XIII, a medida que avanzó el establecimiento de redes parroquiales y escuelas catedralicias. Los Dominicos y los Franciscanos fueron las órdenes principales e interaccionaron estrechamente con toda la población. Durante esta época, proliferaron los anales narrativos, así como otros tipos de registros, leyes y documentos. La mayor parte del clero era de origen local; para otros era necesario el conocimiento de la lengua polaca. Wincenty Kadłubek, el autor de una influyente crónica, es el representante más reconocido en la esfera intelectual. Perspectiva, un tratado sobre óptica obra de Witelo, un moje Silesio, fue de los logros más destacados de la ciencia medieval. La construcción de iglesias y castillos en estilo gótico predominó en el siglo XIII; los elementos nativos en las formas artísticas cobraron cada vez mayor importancia, con significativos avances en agricultura, industria y oficios.

Siglo XIVEditar

El reino reunificado de lo últimos gobernantes Piastas; asentamiento judíoEditar

 
Fragmento de unsarcófago de arenisca con la efigie de Vladislao I Codo alto en la catedra de Wawel, Cracovia

Vladislao I y su hijo Casimiro III, "el Grande", fueron los últimos dos gobernantes Piastas del reino unificado de Polonia del siglo XIV. Su gobierno no fue un regreso al estado polaco tal y como existía antes del periodo de fragmentación, debido a la pérdida de cohesión interna e integridad territorial. Los príncipes regionales mantuvieron su poder y, por razones económicas y culturales, algunos de ellos gravitaron hacia los vecinos de Polonia. El reino perdió Pomerania y Silesia, las regiones más desarrolladas y económicamente más importantes de los territorios étnicamente polacos, lo que dejó a la mitad de la población polaca fuera de las fronteras del reino. Las pérdidas en el occidente tuvieron que ver con el fracaso de los esfuerzos unificadores realizados por los duques piastas de Silesia duques y los procesos de expansión alemanes. Estos provocó que los principados piastas fueran cada vez más dependientes de las estructuras políticas alemanas, lacolonización y la gradual germanización de los círculos gobernantes polacos. El Vistula inferior estaba controlado por la Orden teutónica. Mazovia no sería incorporada al estado polaco en un futuro próximo. Casimir estabilizó las fronteras occidentales y del norte, intentó recuperar algunos de los territorios perdidos, y compensó parcialmente las pérdidas expandiéndose hacia el oriente, conquistado zonas ocupadas por los eslavos orientales, que no eran étnicamente polacos.

Pese al truncamiento territorial, durante el siglo XIV Polonia disfrutó de un periodo de desarrollo económico acelerado y prosperidad creciente. Esto incluyó una mayor expansión incluida y modernización de poblamientos agrícolas, el desarrollo de ciudades y su gran papel en el rápido desarrollo del comercio, la minería y la metalurgia. Durante el reinado de Casimiro III se implementó una gran reforma monetaria.

Los judíos habían comenzado a asentarse en Polonia hacía ya muchos años. En 1264, el duque Bolesłao el Piadoso otorgó los privilegios del Estatuto de Kalisz, que especificaba una gran libertad de prácticas religiosas, movimiento, y comercio para los judíos. También creó un precedente legal para la protección oficial de los judíos del acoso y la exclusión. El acta eximía a los judíos de la esclavitud o la servidumbre y constituyó los cimientos de la prosperidad judía en el reino polaco; posteriormente sería ampliado por otros pronunciamientos legales comparables.[14]​ Tras su expulsión de diferentes lugares de Europa Occidental, se establecieron comunidades en Cracovia, Kalisz y otras ubicaciones de Polonia occidental y meridional en el siglo XIII. Otra serie de comunidades se asentó más al este en Lviv, Brest-Litovsk y Grodno en el siglo XIV. Casimiro acogió recibió refugiados judíos de Alemania en 1349, lo que contribuyó a acelerar la expansión judía en Polonia que continuaría hasta la Segunda Guerra mundial.[15]​ Poblamientos alemanes urbanos y rurales fueron otro rasgo étnico característico duradero.

El reinado de Vladislao I Codo alto (1305-1333)Editar

 
Sarcófago de Casimiro el Grande en la catedral de Wawel

Vladislao I Codo alto (r. 1305–1333), que comenzó su carrera como un oscuro duque Piasta de Cuyavia, vivió luchando de manera continua y adversa contra poderosos adversarios con persistencia y determinación. A su muerte como rey de una Polonia parcialmente unificada, dejó al reino en una situación precaria. A pesar de que el área bajo el control de Vladislao era limitada y muchas cuestiones habían quedado sin resolver, pudo haber salvado la existencia de Polonia como nación.

Apoyado por su aliado Carlos I de Hungría, Vladislao regresó del exilio y desafió a Václav II y a su sucesor Václav III en el periodo 1304-1306. El asesinato de Václav III en 1306 puso fina la dinastía Premislida Bohemia y su implicación en Polonia. Después, Vladislao completó la absorción de la Pequeña Polonia, entrando en Cracovia y conquistando las tierras al norte, a través de Kuyavia hasta Pomerelia. En 1308, Pomerania fue conquistada por el Margraviato de Brandenburgo. En un esfuerzo por recuperarse, Vladislao pidió ayuda a los Caballeros teutónicos; los Caballeros entraron brutalmente en Gdańsk y se la apropiaron.

En 1311–1312, fue sofocada en Cracovia una rebelión instigada por el patriciado de la ciudad, que buscaba acabar con el mandato de la Casa de Luxemburgo. Este acontecimiento puede haber tenido un impacto limitado en el emergente poder político de las ciudades.[16]

En 1313–1314, Vladislao conquistó Gran Polonia. En 1320, fue el primer rey de Polonia coronado en laCatedral de Wawel de Cracovia en lugar de Gniezno. La coronación era hesitantly apalabrado por Papa Juan XXII a pesar de la oposición de King John de Bohemia, quién hubo también reclamó la corona polaca. Juan emprendió una expedición apuntada en Cracovia en 1327, el cual esté obligado para abortar; en 1328, libró una cruzada contra Lituania, coligado con la Orden Teutónica. Esta estuvo en guerra con Polonia de 1327 a 1332 (véase batalla de Płowce). Como resultado, los Caballeros se apoderaron de la comarca de Dobrzyń y Cuyavia. Władysław Estuvo ayudado por sus alianzas con Hungría (su hija Elizabeth estuvo casada a King Charles I en 1320) y Lituania (en un pacto de 1325 contra el Estado teutónico y el matrimonio de Władysław hijo Casimiro a Aldona, hija del gobernante lituano Gediminas). Después de que 1329, un acuerdo de paz con Brandenburg también asistió sus esfuerzos. Una consecución duradera de King John de Bohemia (y una pérdida grande a Polonia) era su éxito en obligatoriedad la mayoría del Piast Silesian principalidades, a menudo ambivalentes sobre sus lealtades, a lealtad entre 1327 y 1329.[17]

El reinado de Casimiro III el Grande (1333–1370)Editar

 
Polonia al final del mandato de Casimiro III (1370) aparece dentro de la frontera roja oscura; Se perdió Silesia (amarillo), mientras el reino se había expandido al este

Después de la muerte de Vladislao I, su hijo de 23 subió al trono como el rey Casimiro III, más tarde conocido como Casimiro el Grande (r. 1333–1370). A diferencia de su padre, el nuevo rey nuevo no mostró ninguna atracción por la vida militar. Sus contemporáneos no le daban muchas probabilidades de superar los problemas del país o triunfar como gobernante. Pero desde el principio, Casimiro actuó prudentemente, y en 1335, adquirió las reclamaciones del rey Juan de Bohemia al trono polaco. En 1343, Casimiro resolvió varias disputas de arbitraje de alto nivel con la Orden teutónica merced a un compromiso territorial que culminó en el Tratado de Kalisz de 1343. Casimiro recuperó Dobrzyń y Cuyavia. Durante esos años, Polonia inició su expansión oriental y a través de una serie de campañas militares entre 1340 y 1366, Casimiro se anexionó el área de Rus' de HalychVolodimir. La ciudad de Lviv atrajo numerosos habitantes de varias nacionalidades, recibió derechos municipales en 1356, y así comenzó su andadura como Lwów, el principal centro polaco en un territorio habitado por Rus' ortodoxos. Apoyado por Hungría, en 1338 el rey polaco prometió el trono polaco a la casa gobernante húngara en el caso de que muriera sin sucesores varones.[18]

 
Fundación de la iglesia Colegial en Wiślica por Casimiro III el Grande

Casimiro, que renunció formalmente a sus derechos a varios principados Silesios principalidades en 1339, intentó infructuosamente recuperar la región atacando militarmente a la Casa de Luxemburgo (gobernante en Bohemia) entre 1343 y 1348, pero esto bloqueó el intento de separación e Silesia de la Arquidiócesis de Gniezno por el Sacro Emperador Romano Carlos IV. Más tarde, hasta su muerte, prosiguió reclamando Silesia para Polonia al papa, pero sus sucesores no continuaron sus esfuerzos.

Aliado con Dinamarca y Pomerania Occidental (Pomerelia fue concedida a la Orden como una "caridad eterna"), Casimiro fue capaz de obtener algunas ganancias en la frontera occidental. En 1365, Drezdenko y Santok se convirtieron en feudos polacos, mientras el distrito de Wałcz fue directamente conquistado en 1368. Esta última acción cortó el camino entre Brandeburgo y el estado teutónico y conectó Polonia con Pomerania Central.

Casimiro el Grande asentó considerablemente la posición del país tanto interior como exteriormente. En el ámbito doméstico, integró y centralizó el estado polaco reunido y ayudó a desarrollar lo que fue conocido como la "Corona del Reino polaco": el estado dentro de sus fronteras reales, así como fronteras pasadas o potenciales. Casimiro estableció o fortaleció instituciones generales para el reino (como la poderosa tesorería del estado) independientes de intereses de clase, región o de la propia corte. Internacionalmente, el rey polaco fue muy activo diplomáticamente; cultivó las relaciones cercanas con otros gobernantes europeos y fue un acérrimo defensor de los intereses nacionales polacos. En 1364, patrocinó el Congreso de Kraków, en el que participaron varios monarcas, que estuvo volcado en la promoción de cooperación pacífica y el equilibrio político en Europa Central.

El reinado de Luis I y Jadwiga (1370–1399)Editar

Inmediatamente después de la muerte de Casimiro en 1370, su sobrino Luis, rey de Hungría de la Casa Capeta de Anjou asumió el trono polaco. Como esta sucesión parecía problemática (en 1368 el rey polaco había adoptado a su nieto, Casimir de Słupsk), Luis había comenzado a negociar con la nobleza y la clase caballeresca en 1351, que le apoyaron a cambio de privilegios y garantías; el acta formal formal fue negociado en Buda en 1355. Después de su coronación, Luis regresó a Hungría; dejó a su madre y a la hermana de Casimiro, Elizabeth como regentes en Polonia.

Con la muerte de Casimiro el Grande, finalizó el periodo de monarquía hereditaria en Polonia. Nobleza y terratenientes no deseaban una monarquía fuerte; entre 1370 y 1493 se estableció una monarquía constitucional que incluía el embrión del sejm general, el parlamento bicameral dominante del futuro.

Durante el reinado de Luis I, Polonia formó una unión con Hungría. En el pacto de 1374 (el Privilegio de Koszyce), la nobleza polaca recibió amplias concesiones y se comprometió a hacer extensiva la sucesión de los Anjou a las hijas de Luis, ya que Luis no tuvo descendientes varones. La negligencia de Luis con respecto a Polonia acabó causando la pérdida de los territorios conquistados por Casimiro, incluyendo Halych, recuperado por la Reina Jadwiga en 1387. En 1396, Jadwiga y su marido Jagiełło (Jogaila) anexionaron enérgicamente las tierras centrales polacas que separaban la Pequeña Polonia de la Gran Polonia, anteriormente concedida por Luis I a su aliado, el duque Piasta de Silesia Vladislao de Opole.

 
St. La iglesia de Mary en Kraków

La unión de Polonia y Hungría duraría doce años y acabaría en guerra. Tras la muerte de Luis en 1382 y el estallio de la Guerra Civil de Gran Polonia, la nobleza polaca decidió que Jadwiga, la hija más joven de Luis, sería el siguiente "Rey de Polonia"; Jadwiga llegó en 1384 y fue coronada con once años. El fracaso de la unión de Polonia y Hungría preparó el camino para la futura unión de Lituania y Polonia.

CulturaEditar

En el siglo XIV, se llevaron a cabo numerosas construcciones en ladrillo a gran escala, incluyendo la construcción de iglesias góticas, castillos, fortificaciones urbanas y residencias de clase alta. Los ejemplos más notables de arquitectura del periodo medieval en Polonia son las muchas iglesias representando el estilo gótico polaco; la escultura medieval y las artes ornamentales pueden verse mejor en la decoración de las iglesias y elementos litúrgicos. La ley polaca se codificó por vez primera en los Estatutos de Casimiro el Grande (estatutos de Piotrków–Wiślica) de 1346–1362. Consiguientemente, la resolución de conflictos internos se realizaba sobre procedimientos legales, mientras en el ámbito exterior, las relaciones bilaterales o multilaterales y los tratados adquirían cada vez mayor importancia. En esta época, la red de escuelas parroquiales y catedralicias había alcanzado un elevado desarrollo. En 1364, Casimiro el Grande estableció la Universidad de Cracovia, la segunda universidad más antigua de Europa Central. Mientras muchos aún viajaban a Europa meridional y occidental para realizar estudios universitarios, la lengua polaca, junto con el latín predominante, se hicieron cada vez más comunes en los documentos escritos. Los Sermones de la Santa Cruz (comienzos del Siglo XIV) constituyen posiblemente el manuscrito conservado más antiguo en prosa polaca.

ReferenciasEditar

  1. Various authors, ed. Marek Derwich and Adam Żurek, U źródeł Polski (do roku 1038) (Foundations of Poland (until year 1038)), pp. 144–159
  2. Norman Davies, Europe: A History, p. 325, 1998 New York, HarperPerennial, ISBN 0-06-097468-0
  3. Kłoczowski, Jerzy (2000). A history of Polish Christianity. Cambridge University Press. p. 11. ISBN 978-0-521-36429-4. Consultado el 12 de abril de 2011. 
  4. a b c Various authors, ed. Marek Derwich and Adam Żurek, U źródeł Polski (do roku 1038) (Foundations of Poland (until year 1038)), p. 168–183, Andrzej Pleszczyński
  5. Makk, Ferenc (1993). Magyar külpolitika (896-1196) ("The Hungarian External Politics (896-1196)"). Szeged: Szegedi Középkorász Műhely. pp. 48–49. ISBN 963-04-2913-6.
  6. Various authors, ed. Marek Derwich and Adam Żurek, U źródeł Polski (do roku 1038) (Foundations of Poland (until year 1038)), pp. 182–187, Andrzej Pleszczyński
  7. Atlas historyczny Polski (Atlas of Polish History), 14th edition, ISBN 83-7000-016-9, PPWK Warszawa–Wrocław 1998, p. 5
  8. Atlas historyczny Polski (Atlas of Polish History), 14th edition, p. 4 and 5
  9. Jerzy Lukowski and Hubert Zawadzki, A Concise History of Poland. Cambridge: Cambridge University Press, 2nd edition 2006, ISBN 0-521-61857-6, p. 9
  10. Various authors, ed. Marek Derwich and Adam Żurek, U źródeł Polski (do roku 1038) (Foundations of Poland (until year 1038)), pp. 196–209
  11. Jerzy Lukowski and Hubert Zawadzki, A Concise History of Poland, pp. 14–16
  12. Norman Davies, Europe: A History , p. 366
  13. John Radzilowski, A Traveller's History of Poland, pp. 39–41
  14. Davies, Norman (2005). God's Playground: A History of Poland, Volume I. New York: Columbia University Press. ISBN 978-0-231-12817-9, p. 66
  15. Norman Davies, Europe: A History, p. 429
  16. Jerzy Lukowski and Hubert Zawadzki, A Concise History of Poland, pp. 23–24
  17. Jerzy Lukowski and Hubert Zawadzki, A Concise History of Poland, pp. 14–26
  18. Jerzy Lukowski and Hubert Zawadzki, A Concise History of Poland, pp. 26–34

Error en la cita: La etiqueta <ref> definida en las <references> con nombre «Chronology 29» no se utiliza en el texto anterior.
Error en la cita: La etiqueta <ref> definida en las <references> con nombre «Chronology 33» no se utiliza en el texto anterior.
Error en la cita: La etiqueta <ref> definida en las <references> con nombre «Chronology 37» no se utiliza en el texto anterior.
Error en la cita: La etiqueta <ref> definida en las <references> con nombre «Chronology 74–75» no se utiliza en el texto anterior.
Error en la cita: La etiqueta <ref> definida en las <references> con nombre «JB» no se utiliza en el texto anterior.
Error en la cita: La etiqueta <ref> definida en las <references> con nombre «Kurnatowska» no se utiliza en el texto anterior.
Error en la cita: La etiqueta <ref> definida en las <references> con nombre «Kronika Słowian II 95» no se utiliza en el texto anterior.
Error en la cita: La etiqueta <ref> definida en las <references> con nombre «Lukowski 15–34» no se utiliza en el texto anterior.
Error en la cita: La etiqueta <ref> definida en las <references> con nombre «Lukowski 42–44» no se utiliza en el texto anterior.
Error en la cita: La etiqueta <ref> definida en las <references> con nombre «The history of Ostrów Tumski stronghold» no se utiliza en el texto anterior.
Error en la cita: La etiqueta <ref> definida en las <references> con nombre «Szczur Średniowiecze 106-107» no se utiliza en el texto anterior.
Error en la cita: La etiqueta <ref> definida en las <references> con nombre «Wyrozumski 100–101» no se utiliza en el texto anterior.
Error en la cita: La etiqueta <ref> definida en las <references> con nombre «Wyrozumski 101–104» no se utiliza en el texto anterior.
Error en la cita: La etiqueta <ref> definida en las <references> con nombre «Wyrozumski 104–111» no se utiliza en el texto anterior.
Error en la cita: La etiqueta <ref> definida en las <references> con nombre «Wyrozumski 111–115» no se utiliza en el texto anterior.
Error en la cita: La etiqueta <ref> definida en las <references> con nombre «Wyrozumski 116–128» no se utiliza en el texto anterior.
Error en la cita: La etiqueta <ref> definida en las <references> con nombre «Wyrozumski 128–129» no se utiliza en el texto anterior.
Error en la cita: La etiqueta <ref> definida en las <references> con nombre «Wyrozumski 129–141, 154–155» no se utiliza en el texto anterior.
Error en la cita: La etiqueta <ref> definida en las <references> con nombre «Wyrozumski 141–144» no se utiliza en el texto anterior.
Error en la cita: La etiqueta <ref> definida en las <references> con nombre «Wyrozumski 145–154» no se utiliza en el texto anterior.
Error en la cita: La etiqueta <ref> definida en las <references> con nombre «Wyrozumski 155–160» no se utiliza en el texto anterior.
Error en la cita: La etiqueta <ref> definida en las <references> con nombre «Wyrozumski 160–171» no se utiliza en el texto anterior.
Error en la cita: La etiqueta <ref> definida en las <references> con nombre «Wyrozumski 169–173» no se utiliza en el texto anterior.
Error en la cita: La etiqueta <ref> definida en las <references> con nombre «Wyrozumski 173–177» no se utiliza en el texto anterior.
Error en la cita: La etiqueta <ref> definida en las <references> con nombre «Wyrozumski 80–88» no se utiliza en el texto anterior.
Error en la cita: La etiqueta <ref> definida en las <references> con nombre «Wyrozumski 88–93» no se utiliza en el texto anterior.
Error en la cita: La etiqueta <ref> definida en las <references> con nombre «Wyrozumski 93–96» no se utiliza en el texto anterior.
Error en la cita: La etiqueta <ref> definida en las <references> con nombre «Wyrozumski 96–98» no se utiliza en el texto anterior.
Error en la cita: La etiqueta <ref> definida en las <references> con nombre «Wyrozumski 98–100» no se utiliza en el texto anterior.

Error en la cita: La etiqueta <ref> definida en las <references> con nombre «Wyrozumski» no se utiliza en el texto anterior.

Lectura complementariaEditar

Enlaces externosEditar