Francisco Álvarez Campana

Ficha del mercader gaditano e inversor protoindustrial del Buenos Aires Colonial, Francisco Alvarez Campana

Francisco Álvarez Campana y Vega (Cádiz, España; 1707 - Buenos Aires, Argentina; 30 de diciembre de 1773) fue un mercader gaditano que se desempeñó como Regidor y Procurador General en la ciudad de Buenos Aires durante el Virreinato del Perú. En 1755 fundó el Colegio de Niñas Huérfanas de la Ciudad. La ciudad de Campana lleva ese nombre en su honor, siendo el quién adquiriese esas tierras originalmente.[1]​ Fue uno de los más reconocidos mercaderes de la Buenos Aires colonial y pionero de la protoindustria de curtiembres y obrajes de telares en la región.

Francisco Álvarez Campana

Procurador General de Buenos Aires
1764-1765
Monarca Carlos III de España
Predecesor Baltasar de Arandia
Sucesor Santiago de Castilla

Regidor de Cabildo de Buenos Aires
1764-1765

Información personal
Nacimiento 1707
Cádiz, España
Fallecimiento 30 de diciembre de 1773 (66 años)
Buenos Aires, Argentina
Sepultura Convento de San Francisco
Nacionalidad Español
Familia
Padres Bernardo Alvarez Campana y Montes de Oca, Josefa Manuela Vega Olivera
Cónyuge Isabel Gil Rodríguez
Información profesional
Ocupación Comerciante
Firma Francisco Alvarez Campana (firma).jpg

BiografíaEditar

Francisco Álvarez Campana nació en Cádiz (España), primogénito de Bernardo Álvarez Campana y Montes de Oca (nacido en El Puerto de Santa María) y Josefa Manuela Vega Olivera (nacida en la Isla de León), Su familia estaba asentada en Cádiz y se encontraba vinculada al comercio americano. José Álvarez Campana, hermano de Francisco, perteneció a la Orden de Santiago, y sirvió de Alcalde ordinario de Veracruz en 1737. El 2 de noviembre de 1750 se embarca en Cádiz junto a dos criados en el navío Nuestra Señora de la Concepción con destino al puerto de Buenos Aires, donde arriba en 1751 portando "géneros de Castilla", por el valor de un millón y medio de pesos siendo consignatario mas no dueño de la mercancía.[2]​ Carente de redes parentales ni un círculo social de pertenencia, buscará ganar prestigio social al convertirse en benefactor de la Hermandad de la Santa Caridad.[3][4]

En 1754 ingresa a la Hermandad de la Santa Caridad y es designado "Hermano Mayor". Ese mismo año solicitó al Consejo del Cabildo la autorización para la construcción del Colegio y Casa de Niñas Huérfanas de San Miguel cubriendo los costos con su propia fortuna.[nota 1]​ La autorización para la fundación de la casa de la caridad entró por la real cédula de 16 de octubre de 1754. El 2 de octubre de 1755, luego de obtener la licencia eclesiástica, adquiere el permiso del gobernador del Río de la Plata, José de Andonaegui, para la construcción del orfanato a su costa.[5]​ También pidió al Consejo que le informe al rey de la necesidad de construir un hogar de cuidado para personas sin hogar y un hospital de la Caridad. La casa de huérfanos tenía una habitación con trece camas para las mujeres, con asistencia de los esclavos y huérfanos de la universidad.

En 1757 pide autorización al Cabildo para la construcción de un sistema subterráneo de acumulación de granizo, conocidos en la época como "Pozos de Nieve",[6]​ que se utilizaría para conservar la carne durante el verano. En 1760 el gaditano es designado para ocupar el cargo de Regidor y en 1764 como Procurador general y Defensor de Pobres y Menesterosos de la Ciudad de Buenos Aires.

En 1759 adquiere una estancia de 5.000 hectáreas que sería conocida como el "Rincón de Campana", principalmente dedicada a la cría de ganado vacuno y mulas. La estancia también fue usada de puerto. Un siglo después los hermanos Eduardo y Luis Costa fundan el pueblo de Campana, respetando el nombre que servía para identificar los campos de la estancia. Además de la estancia en Cañada de la Cruz, Don Francisco Álvarez Campana poseía otras en Gualeguaychú y La Matanza, chacras en San Miguel, en la Ciudad de Buenos Aires al suroeste del Parque Avellaneda[nota 2][7]​ y múltiples casas de renta en Buenos Aires. Tuvo un obraje de telares, localizado en las cercanías de su domicilio. Más tarde sería pionero en la instalación de una curtiembre en las márgenes del riachuelo. Todas sus unidades productivas funcionaban de manera complementaria, tanto los ladrillos, adobes, cueros, ponchos y productos agrícolas necesitaban de otros recursos generados en alguna de sus estancias, sumando a esto la posesión de más de 20 esclavos.[8]

 
Plano de la Ciudad de la Trinidad en el Puerto de Santa María de los Buenos Aires en 1782.

En 1763, don Francisco Álvarez Campana le propone a Pedro Ceballos construir por cuenta propia una Recova que cruzara la Plaza Mayor, y qué serviría para puestos de venta y comercios. El proyecto se vuelve realidad, pero recién en 1803, décadas luego del fallecimiento del acaudalado comerciante.

En 1767 inicia un nuevo emprendimiento junto a su socio Louis Brest (oficiando como testaferro ya que Campana se encontraba embargado) y dirigida por Domingo Dubrocat. Se instala una curtiembre en el Paso de Burgos, una entrante del riachuelo dentro de la actual Ciudad de Buenos Aires. Fue una de las primeras en ser registradas en la zona. Allí se procesaban cueros de lobos marinos, vacas, toros, becerros y perros.[9]​ La curtiembre estuvo activa por un corto tiempo debido al fallecimiento de Álvarez Campana en 1773.

En 1766, Campana fue detenido por orden real bajo los cargos de defraudación mercantil, luego que Manuel de Warnes verificara los desmanejos de Campana y su tardanza en remitir las ganancias a sus acreedores.[2]​ El gobierno de Buenos Aires confiscó todas sus propiedades ubicadas en la jurisdicción del Virreinato del Perú y los administradores designados saquearon los bienes bajo custodia, además de descuidar la producción en las estancias. Este evento significó la ruina económica del gaditano y las deudas que se generaron producto de la gestión dolosa de los administradores lo acompañaron hasta sus últimos días.[10]​ Recuperó su libertad en 1771, solicitando el permiso de las autoridades, para volver a hacerse cargo de la dirección de la Escuela de Huérfanas. En 1772 fue rescatado económicamente por su hermano José, quien era tesorero real de Zacatecas en Nueva España. Falleció el 30 de diciembre de 1773.


FamiliaEditar

Francisco Álvarez Campana y Vega es el primogénito de 9 hermanos, hijo de Bernardo Álvarez Campana y Montes de Oca (nacido en El Puerto de Santa María) y Josefa Manuela Vega Olivera, originarios de la Isla de León. Se casó el 17 de octubre de 1762 con Isabel Gil Rodríguez, hija de Nicolás Gil, nacido en Galicia (muerto por los indios en el cruce de Chile) y Bartola Rodríguez Osorio. Campana y su esposa fueron los padres de Timoteo Alvarez Campana, José Miguel Álvarez Campana y Ana Eusebia Álvarez Campana.

NotasEditar

  1. La pertenencia a terceras órdenes o cofradías era un método utilizado por comerciantes españoles insulares que llegaban sin contactos al virreinato y deseaban adquirir prestigio y poder dentro de la sociedad colonial porteña.
  2. La actual Avenida Eva Perón tiene la misma traza del denominado "Camino de Campana", como era conocida en el siglo XIX la huella de tierra que atravesaba la chacra que una vez perteneciera al mercader gaditano, y que era usada para llegar al Pueblo de San Justo.

ReferenciasEditar

  1. «Historia de Campana». 
  2. a b Trujillo. «Asesinato en el Rincón de Campana». p. laautenticadefensa.net. 
  3. María del Mar, Barrientos Márquez (Octubre de 2012). «Entre Cádiz y Veracruz: la familia Álvarez Campana». Entre Cádiz y Veracruz: la familia Álvarez Campana. 
  4. Trujillo, Oscar Jose. «Negocios, inversiones y comportamiento de los mercaderes del Buenos Aires Colonial». Negocios, inversiones y comportamiento de los mercaderes del Buenos Aires Colonial. 
  5. Fuster, María Teresa (2009). «La Casa de Niñas Huérfanas de San Miguel». Beneficencia, prestigio y poder. Las disputas por su control (1755-1810). 
  6. «Los “pozos de nieve”, primitivos productores de hielo». 
  7. Contreras, Leonel (1 de marzo de 2014). Historia cronológica de la ciudad de Buenos Aires 1536-2014. Editorial Dunken. pp. 169-. ISBN 978-987-02-7306-6. 
  8. Trujillo, Oscar. «El Rincón de Campana en el siglo XVIII». 
  9. «Historia de la industria curtidora argentina». Google Books. 
  10. «Revista de Buenos Aires: Historia Americana, literatura, derecho y ..., Volumen5». Revista de Buenos Aires: Historia Americana, literatura, derecho y ..., Volumen5.