Abrir menú principal

Francisco Cortés Ojea

Francisco Cortés Ojea (también figura en algunos escritos como Hojea u Ojeda) fue un marino y explorador español del siglo XVI que participó en las primeras expediciones enviadas desde la Capitanía General de Chile al estrecho de Magallanes. No se han encontrado antecedentes de su lugar y fecha de nacimiento como tampoco de su muerte.

Francisco Cortés Ojea
Información personal
Nacimiento Siglo XVI Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento post. 1558 Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Chilena Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Explorador y marinero Ver y modificar los datos en Wikidata
Cargos ocupados
  • Cosmógrafo Ver y modificar los datos en Wikidata
Conflictos Colonización española de América Ver y modificar los datos en Wikidata

De lo que sí hay constancia es que participó en 1553 como cosmógrafo de la expedición del mariscal Francisco de Ulloa enviada por el gobernador de Chile para inspeccionar la costa sur del país y el estrecho de Magallanes y que en 1557 tuvo el mando de la nave San Sebastián en la expedición enviada por el gobernador García Hurtado de Mendoza bajo las órdenes del capitán Juan Ladrillero.

AntecedentesEditar

El 29 de mayo de 1555, la princesa regente de España había hecho extender una real cédula ordenándole al gobernador de Chile que, llegado a su destino, hiciera reconocer las tierras de la otra parte del estrecho de Magallanes, pues esperaba encontrar allí una región abundante en especies y otros valiosos recursos iguales que los que obtenían los portugueses de las indias orientales.

Expedición del mariscal Francisco de UlloaEditar

En 1552 don Pedro de Valdivia, gobernador de Chile, decidió enviar una expedición compuesta por dos naves de 50 toneles cada una a cargo del mariscal Francisco de Ulloa a explorar la costa sur del país incluido el estrecho de Magallanes.

La expedición zarpó del puerto de Valdivia a fines de octubre de 1553, navegó la costa occidental de Chiloé y del archipiélago de los Chonos, continuaron por el occidente de los canales patagónicos recalando el 5 de enero de 1554 en una bahía a la que le pusieron de San Simeón o San Francisco. Desde allí continuaron hacia el sur ingresando al Estrecho e internándose en él unas 90 millas. Debido a lo avanzado de la estación y la falta de víveres, Ulloa determinó regresar al norte lo que hicieron favorecidos por el viento sur que les acompañó, fondeando en Valdivia a mediados de febrero de 1554. En esta expedición Ojea participó como cosmógrafo de la flotilla.

Expedición del capitán Juan LadrilleroEditar

En 1557, el nuevo gobernador de Chile don García Hurtado de Mendoza ordenó armar una expedición la que puso bajo el mando de Juan Ladrillero. Se alistaron dos naves de 450 toneles cada una y tripuladas por 60 hombres. La nave San Luis era comandada por el propio Ladrillero y la otra, la San Sebastián, fue puesta bajo el mando de Francisco Cortés Ojea.

Zarparon de Valdivia el 17 de noviembre de 1557 y después de ocho días de navegación arribaron a una bahía que denominaron Nuestra Señora del Valle, probablemente a la entrada del canal Fallos. Aquí tuvieron su primer contacto con los indígenas de la región, los kawésqar, Ladrillero embarcó uno para que le sirviese de intérprete en el resto del viaje. Reanudaron la navegación el 6 de diciembre y el 9 del mismo mes después de un fuerte temporal, las naves se separaron para no volver a encontrarse.

Ojea, con la San Sebastián, recorrió los canales e islas que conforman los actuales archipiélagos Madre de Dios, Mornington y Reina Adelaida. Escaso de víveres, pues la mayoría de las provisiones se encontraban en la nave de Ladrillero llegó hasta la boca del estrecho pero no lo reconoció, por lo que el 23 de enero de 1558 luego de una reunión con su tripulación decidió regresar al norte. Habían estado en latitud 52°,5 sur y no habían encontrado la entrada al Estrecho la que sin saberlo estuvo a su alcance. El 27 de enero zarparon rumbo al norte, navegando el océano Pacífico pegados a la costa donde encontraron múltiples peligros debido a los malos tiempos..

La San Sebastián estaba en muy malas condiciones, hacía agua por todos lados y su velamen era casi inservible, finalmente el 15 de febrero un temporal la llevó a una caleta abrigada, se estima que estaba en una de las islas al occidente de la isla Wellington.

Sin dudarlo, Ojea comenzó a construir un bergantín con el cual continuar su navegación hacia el norte. Desarmaron la San Sebastián aprovechando las tablas y clavos. Cortaron árboles del bosque con los que hicieron nuevas tablas, mástiles y mastelerillos. Otros se dedicaron a pescar para poder alimentarse. Durante la estada fueron atacados por los indígenas kawésqar a los que tuvieron que mantener alejados empleando sus arcabuces. Después de dos meses de trabajo la nave estuvo lista para zarpar pero la época no era apropiada para salir a alta mar en este lanchón por lo que esperaron hasta fines de julio para lanzarlo al agua el 25 de julio de 1558.

Navegaron a vela y a remos, deteniéndose en la noche para descansar. A fines de septiembre estaban en la parte norte del archipiélago de Chiloé, ya no tenían provisiones, pero se encontraron con indígenas menos belicosos que los del sur, que les proporcionaron provisiones con los que pudieron finalmente llegar hasta Valdivia el 1 de octubre de 1558.

El regreso de Ojea causó muy mala impresión entre los conquistadores. No sabían nada de Ladrillero. Por haber llegado a la latitud en que debería estar la boca occidental del Estrecho llegó a suponerse que producto de un cataclismo alguna isla había tapado la entrada. Durante algún tiempo esta suposición tuvo gran circulación entre la población, tanto que el poeta Alonso de Ercilla en el primer canto de La Araucana recoge la historia. (Ercilla había viajado al Perú antes de que regresara Ladrillero e informara sobre su navegación y la exploración del Estrecho).

Véase tambiénEditar

Bibliografía utilizadaEditar

  • Anuario Hidrográfico de la Marina de Chile - Año V (1879). Viaje del capitán Juan Ladrillero al descubrimiento del Estrecho de Magallanes. Imprenta Nacional - Santiago. 
  • Instituto Geográfico Militar (1970). Atlas de la República de Chile. Santiago - Chile - Instituto Geográfico Militar. Segunda edición. 
  • Instituto Hidrográfico de la Armada de Chile (1974). Atlas Hidrográfico de Chile. Valparaíso - Chile - Instituto Hidrográfico de la Armada. Primera edición. 
  • Instituto Hidrográfico de la Armada de Chile (1982). Derrotero de la Costa de Chile Volumen III. Valparaíso - Chile - Instituto Hidrográfico de la Armada. 5ª edición. 
  • Diego Barros Arana (1999). Historia general de Chile – Tomo II. Editorial Universitaria S.A. Santiago de Chile. ISBN 956-11-1534-4. 2a. Edición. 

Enlaces externosEditar