Abrir menú principal

Francisco Granados Gata (Valencia del Ventoso, provincia de Badajoz, 4 de octubre de 1935 - Madrid, 17 de agosto de 1963) fue un anarcosindicalista y luchador antifranquista español.[1]

Francisco Granados Gata
Información personal
Nacimiento 4 de octubre de 1935 Ver y modificar los datos en Wikidata
Valencia del Ventoso (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 17 de agosto de 1963 Ver y modificar los datos en Wikidata (27 años)
Madrid (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Causa de la muerte Garrote vil Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Anarcosindicalista Ver y modificar los datos en Wikidata

En 1953 se trasladó a Madrid en busca de trabajo y en 1956 se casó con Pilar Vaquerizo. Durante el servicio militar le diagnosticaron leucemia y permaneció un tiempo hospitalizado. El 1960 junto a su mujer e hijos se fue de España se estableció en Alès (Gard) trabajando en el sector del metal.[2]

En Francia entró en contacto con la resistencia antifranquista y se afilió a las Juventudes Libertarias. Consciente que no viviría mucho tiempo debido en su dolencia, decidió pasar a la acción y se integró en el grupo de la CNT Defensa Interior, dirigida por Octavio Alberola Suriñach. Hacia el 1963 se instaló clandestinamente en Madrid, donde tenía previsto participar en un atentado contra Francisco Franco. Pero el 23 de julio fue arrestado con Joaquín Delgado Martínez, y ambos fueron acusados del atentado contra la Dirección general de Seguridad que unos días antes habían cometido otros miembros de la organización, y que había provocado veinte heridos. Delgado y Granados fueron condenados a muerte en consejo de guerra sumarísimo y ejecutados a garrote vil el 17 de agosto de 1963 en la prisión de Carabanchel. Una semana más tarde, la prensa informó del hallazgo de una bomba con temporizador dentro de un avión del tipo Sur Aviation Caravelle de la compañía aérea Iberia, encontrada durante una revisión rutinaria en Madrid. El avión hacía habitualmente el trayecto Madrid-Frankfurt y había sido revisado en la ciudad alemana unos meses antes por un aviso de colocación de bomba. La nota de prensa adjudicó a Joaquín Delgado y a Francisco Granados la colocación de la bomba.[3]

En 1999 Octavio Alberola Suriñach y Antonio Martín Bellido, dirigentes de Defensa Interior, pusieron en marcha una campaña para anular su condena.[4]

Ver tambiénEditar

ReferenciasEditar

Enlaces externosEditar