Abrir menú principal

Francisco de Soto y Salazar

obispo e inquisidor español

Francisco de Soto y Salazar (Bonilla de la Sierra, ? – Llerena, 29 de enero de 1578) fue un eclesiástico e inquisidor español, obispo de Segorbe-Albarracín y de Salamanca, y comisario general de Cruzada.

Francisco de Soto y Salazar

Template-Bishop.svg
Obispo de Salamanca
1576-1578
Predecesor Pedro González de Mendoza
Sucesor Fernando Tricio Arenzana

Obispo de Segorbe-Albarracín
1571-1576
Predecesor Juan de Muñatones
Sucesor Francisco Sancho y Allepuz (Segorbe)
Martín de Salvatierra (Albarracín)

Cross-Potent-Heraldry.svg
Comisario general de Cruzada
1562-1576
Predecesor Bernardo de Fresneda
Sucesor Pedro de Velarde y Villa
Información personal
Nombre Francisco de Soto y Salazar
Nacimiento Bonilla de la Sierra (España)
Fallecimiento 29 de enero de 1578
Llerena (España)
Alma máter Universidad de Salamanca

BiografíaEditar

De origen humilde, hijo de Diego de Soto, natural de Madrigal, y de María de Salazar, natural de Piedrahita. Al morir su padre, su madre le envía a servir a Salamanca. Hacia 1542 entró como capellán al colegio de San Bartolomé de dicha ciudad. Estando en él le dan la capellanía de la villa del Barco de Ávila. Tras terminar sus estudios, el obispo Diego de Álava le llevó de provisor a las diócesis de Astorga y Ávila, de las que fue canónigo, y a Córdoba. Tras volver a Ávila, el arzobispo Fernando de Valdés y Salas le dio plazas de inquisidor en Córdoba, Sevilla y Toledo, y posteriormente del consejo de la Suprema. En 1571 es nombrado obispo de Segorbe-Albarracín, de donde sería el último de estas dos diócesis juntas. En 1572, el rey Felipe II le nombró comisario general de Cruzada. En 1576 fue promovido a obispo de Salamanca. Su experiencia como inquisidor le sirve para que el rey Felipe II confíe en él para presidir el tribunal de la Inquisición de Llerena de 1576 contra los alumbrados, cuyo principal líder era el clérigo Hernando Álvarez. El obispo Soto investigó y averiguó los hechos que allí habían ocurrido hasta morir en enero de 1578. Dicha muerte se produjo en extrañas circunstancias, ya que se sospecha que muró envenenado por el médico que le trataba. Fue enterrado en el convento de Santo Tomás, en Ávila.[1]

ReferenciasEditar

  1. González Dávila, Gil (1606). «Capítulo XXVIII». Historia de las Antiguedades de la ciudad de Salamanca: vidas de sus obispos y cosas sucedidas en su tiempo. Imprenta de Artus Taberniel.