Frederick Deeming

marino mercante y homicida múltiple británico

Frederick Bailey Deeming (30 de julio de 1853, Ashby-de-la-Zouch, Leicestershire, Inglaterra - 23 de mayo de 1892, Melbourne, Australia) fue un marino mercante y homicida múltiple británico que asesinó a sus cuatro hijos menores y a sus dos esposas. En castigo por tales crímenes, especialmente graves, fue ajusticiado por medio de la horca el 23 de mayo de 1892 en Melbourne, Australia. También se sospechó que pudo haber sido el anónimo asesino en serie apodado Jack el Destripador.

Frederick Bailey Deeming
Deeming.jpg
Información personal
Nacimiento 30 de julio de 1853
Ashby-de-la-Zouch, Leicestershire, InglaterraBandera de Inglaterra Inglaterra
Fallecimiento 23 de mayo de 1892
(38 años)
Melbourne, AustraliaFlag of Australia.svg Australia
Causa de la muerte ahorcamiento
Nacionalidad Británica
Información profesional
Ocupación marino mercante
Conocido por asesinar a dos esposas y cuatro hijos menores, y también como sospechoso de ser el asesino Jack the Ripper
Información criminal
Cargo(s) criminal(es) asesinato Ver y modificar los datos en Wikidata

Datos biográficos y asesinatosEditar

Frederick Deeming nació en la localidad inglesa de Birkenhead, no quedando claro el año exacto de su natalicio, pues unas fuentes apuntan que fue en 1842[1]​ mientras que otras fuentes se inclinan por afirmar que vino al mundo entre los años 1853-1854.[2]

Desde su adolescencia viajó como marino mercante, observando siempre la curiosa manía de cambiar a menudo de identidad. Posteriormente, dejó de ejercer el oficio de marinero y pasó a trabajar de lampista. Y con posterioridad contrajo enlace con una joven de su localidad de nombre Marie James, con la cual engendró cuatro hijos. En 1891 se mudó con su familia a Rainhill, localidad próxima a la ciudad de Liverpool.

En junio de ese mismo año comenzó un romance extra marital con una chica llamada Emily Mather. Pensando que su familia se erigía en un estorbo para que fructificase esta nueva relación amorosa, decidió asesinar a su cónyuge y a todos sus hijos menores, y enterró los cadáveres bajo el suelo de la vivienda que por entonces alquilaba. Meses después, el 22 de septiembre, se casó con la señorita Mather, quién no estaba al corriente del estado civil de su reciente marido.

Los cónyuges viajaron a Australia a bordo del buque Kaiser Wilhem II, y llegaron a la ciudad de Melbourne en diciembre de 1891. Por breve lapso, alquilaron una la vivienda en el número 57 de la calle Andrew.

Repentinamente, Frederick Deeming –que en ese momento usaba el alias de Druin- abandonó ese inmueble sin dar explicaciones al arrendador, por lo cual éste se dedicó a buscar un nuevo inquilino. En la inspección de rutina, una señora interesada en alquilar se quejó ante el dueño del fétido olor proveniente de la chimenea. Un examen más meticuloso demostraría que la losa del suelo había sido removida, y bajo ella yacía el cuerpo en avanzado estado de descomposición de la infortunada Emily.

A partir de ese macabro hallazgo, Deeming se convirtió en un fugitivo de la justicia australiana, que emitió la correspondiente orden internacional de captura. Se indagaron sus anteriores pasos, hasta descubrirse que también había asesinado a su primer cónyuge y a sus cuatro hijos en Gran Bretaña. Las autopsias comprobaron que a dos de sus vástagos los ahorcó y a los dos restantes los degolló, y que de igual forma asesinó a sus dos esposas.

El 11 de marzo de 1892, el prófugo- que ahora se valía del apellido Williams- fue arrestado por la policía de Rainhill, en Merseyside (Inglaterra), cuando su nombre y sus sórdidas hazañas ya eran del dominio público. Se lo extraditó a Australia, país donde fue juzgado por el homicidio cometido en la ciudad de Melbourne.[3][4][5]

Sospechas e investigacionesEditar

Los iniciales recelos que conectaron a Frederick Deeming con la figura de Jack the Ripper se verificaron al ser aprehendido, y poco antes de producirse su ejecución judicial.

El 8 de abril de 1892, el periódico británico The Pall Mall Gazette sostuvo que decenas de cartas recibidas en las oficinas de Scotland Yard estaban escritas por remitentes que aseguraban haber sorprendido al reo merodeando por el distrito de Whitechapel en 1888, época de los crímenes del Destripador. La prensa australiana -país donde el asesino asesinara a su segunda cónyuge- de inmediato se hizo eco del rumor, y tildó al delincuente con el mote de “Jack el Destripador de los Mares del Sur”.

La policía inglesa, sin embargo, no dio crédito a esta teoría. Pese a todo se intensificaron los rumores y se llegó a afirmar que, mientras estuvo arrestado a causa de otros delitos en la prisión de la localidad de Perth, Australia, el preso había confesado la comisión de los asesinatos consumados en el este de Londres.

El criminal viajaba con frecuencia en aquella época, ya sea a bordo de buques fungiendo de marino o en calidad de tripulante, por lo que no parecía inverosímil que por entonces hubiera recalado en la capital británica.

Pero esta versión se contradice con pruebas que ubican al individuo detenido o, al menos, compareciendo ante los tribunales de Sudáfrica por las mismas fechas. ¿El motivo? Se lo acusaba -con razón- de haber timado a ciudadanos de aquel país mediante una serie de fraudes y estafas. Esta sencilla imposibilidad temporal de estar presente en dos países al mismo tiempo, bastaría para excluir a Frederick Deeming como el posible asesino de Whitechapel.[6]

La señalada no fue la única ocasión que este hombre incurrió en la comisión de fraudes. En 1887 permaneció encarcelado durante catorce días en Australia, procesado por quiebra fraudulenta. Tras este incidente, compareció en varias oportunidades ante los tribunales de aquella nación, acusado de perpetrar estafas.

En 1888 Frederick Deeming viajó con su familia a Ciudad del Cabo, Sudáfrica, ganándose rápidamente fama de tramposo. Durante ese mismo año, se trasladó a la ciudad de Johannesburgo donde continúo con sus actividades ilícitas.[1]

En la cultura popularEditar

La patética historia de Frederick Deeming contiene un par de extrañas secuelas. Tras su ejecución, agentes de la policía australiana le tomaron una impresión a su cara, y sobre la base de ella se confeccionó una máscara post mórtem que fue enviada a Scotland Yard. Esta imagen en la actualidad se exhibe en el Museo Negro del Crimen de Londres. En las visitas guiadas a dicho establecimiento, los guías gustan repetir a los visitantes que, según se cree, esa máscara representa el rostro de Jack el Destripador.

A su vez, al saberse en Inglaterra el fallecimiento del condenado, se puso de moda por algún tiempo en el East End londinense una canción cuya letra refería que desde aquel día: “repican las campanas con alegría porque ha muerto Jack el Destripador”.[7][8]

Notas y referenciasEditar

  1. a b Casebook Jack the Ripper: Frederick Bailey Deeming.
  2. Colin Wilson, Robin Odell, Jack el Destripador: Recapitulación y veredicto, Editorial Planeta, Barcelona, España (1989), pág. 276.
  3. Gabriel Pombo, El monstruo de Londres: La leyenda de Jack el Destripador, Editorial Artemisa, Montevideo, Uruguay (2008), pág. 186.
  4. Gabriel Pombo, Jack el Destripador: La leyenda continúa (reedición ampliada, en google libros), editorial Torre del Vigía, Montevideo, 2015, ISBN 978 9974 99 868 1, pág 103-107.
  5. Colin Wilson, Robin Odell, Jack el Destripador: Recapitulación y veredicto, op. cit., págs. 277-279.
  6. Stewart Evans, Keith Skinner, Jack el Destripador: Cartas desde el infierno, ediciones Jaguar, Madrid, España (2001), págs. 261-262.
  7. Tom Cullen, Otoño del terror, Editorial Círculo de Lectores, Buenos Aires, Argentina (1972), pág. 119.
  8. Nuria Janire Rámila, La maldición de Whitechapel, Editorial Aladena, Barcelona, España (2010), págs. 271-272.

Artículos conexosEditar

Véase también: otros sospechosos de ser Jack el DestripadorEditar

Sospechosos señalados por la policía de la épocaEditar

  1. Montague John Druitt
  2. Joseph Isenschmid (alias El charcutero loco)
  3. Severin Klosowski (alias George Chapman)
  4. Aaron Mordke Kosminski
  5. Michael Ostrog (alias Max Grief)
  6. John Pizer (alias Mandil de Cuero)
  7. James Thomas Sadler
  8. Francis Tumblety

Sospechosos señalados en la época por la opinión pública y/o por la prensaEditar

  1. William Henry Bury
  2. Thomas Cutbush Haynes
  3. Frederick Bailey Deeming
  4. Carl Ferdinand Feigenbaum (alias Antón Zahn)
  5. Robert Donston Stephenson

Sospechosos señalados posteriormente por diferentes autoresEditar

  1. Lewis Carroll
  2. Alberto Víctor de Clarence
  3. William Withey Gull
  4. James Kelly
  5. James Maybrick
  6. Walter Richard Sickert
  7. James Kenneth Stephen
  8. Francis Thompson
  9. John Williams

Otros sospechosos secundarios con menos posibilidadesEditar

  1. Inspector Frederick Abberline
  2. Joseph Barnett
  3. David Cohen
  4. Dr. Thomas Neill Cream
  5. George Hutchinson
  6. Alexander Pedachenko
  7. Joseph Silver
  8. Dr. John Williams
  9. Elizabeth Williams
  10. Mary Eleanor Pearcey
  11. Drs. Stephen Appleford y Frederick Gordon Brown

Referencias externasEditar