Abrir menú principal

El Partido Frente Amplio es un partido político paraguayo reconocido legalmente, fundado en el año 2002, y que utiliza la lista 12 y es miembro de la concertación Nacional Frente Guasú.

Partido Frente Amplio
Frente Amplio Paraguay.jpg
Secretario/a general Pedro Almada Galeano[1]
Fundación 2002
Ideología Progresismo
Socialismo democrático
Liberalismo
Nacionalismo
Posición Centroizquierda
Sede Antequera Nº 764 c/ Fulgencio R. Moreno - Asunción, Paraguay
País Paraguay
Senado
0/45
Diputados
0/80
Gobernaciones
0/17
Intendencias
0/250
Parlasur
0/18
Concejales Departamentales
0/241
Concejales
0/2640
Pedro Almada Secretario General
Víctor Bareiro Roa Secretario General Adjunto

En sus inicios fue una organización social progresista y de izquierda, que profundizó el rol de las organizaciones sociales y se presentó como una opción política para defender sus causas.

Tras el levantamiento popular contra la reelección de Nicanor Duarte Frutos, el partido puso énfasis en que los grupos sociales organizados deben participar en la actividad política y apoyó la candidatura de Fernando Lugo a la presidencia.

Este partido es el aval legal de la coalición BSP.

Actualmente se encuentra dentro del Pacto Alternativo Nacional PAN Paraguay.

Su dirección es Antequera Nº 764 c/Fulgencio R. Moreno, y su teléfono, 021-441 389.

Índice

DirigenciaEditar

Secretario General: Pedro Almada Galeano

Secretario General Adjunto: Víctor Bareiro Roa

Secretario de Organización: Vicente Arévalo

Secretario de Finanzas: Eleno Vera Cárdenas

Secretaria de DDHH: Cira Caballero

Secretaria de Educación: Mirtha Chamorro

Secretario de Relaciones: Jorge Galarza

Secretario de comunicación: Leonardo Ojeda

Secretario de Asuntos Estratégicos: Raúl Vera

IdeologíaEditar

El P. F. A. es una asociación voluntaria de ciudadanos que pregona un cambio de paradigmas político-cultural-económicos y sociales que fortalezca la protección social a favor de los más empobrecidos, en respuesta a lo que ve como una práctica de exclusión social, responsable de la desarticulación de la economía y el abandono del cauce cultural de la nación paraguaya. Considera que la población campesina y los pueblos originarios de Paraguay son los más castigados en ese contexto, y que como consecuencia se ven forzados a una injusta e inhumana migración hacia las principales ciudades, ocasionando un crecimiento caótico en la densidad poblacional, y borrando prácticamente todo vestigio asociable al mejoramiento de la calidad de vida. Asimismo, el P. F. A. en el plano internacional, brega por la recuperación, innovación e internalización de los valores histórico-culturales, actitudes, creencias, etc. paraguayos, la cual ve como parte de un necesario proceso hacia una liberación cultural, basado en una visión americanista, sustentada en la integración regional justa y soberana de los pueblos, y la valoración y el respeto a la diversidad cultural de las naciones, como condición para la construcción de una Patria Grande.

PrincipiosEditar

El Partido Frente Amplio se define como una organización política que enarbola el Estado social de derecho. Cree que, en consecuencia, reivindica las legítimas aspiraciones de las grandes mayorías en defensa de sus derechos conculcados por minorías privilegiadas que monopolizan la riqueza y universalizan la pobreza. El P.F.A., se propone democratizar el Estado paraguayo, impulsando su transformación progresiva para superar lo que ve como un actual modelo de Estado neoliberal y prebendario por un modelo de Estado promotor del desarrollo nacional, cumpliendo la función de administrador de los bienes de la República con el fin de disminuir sustancialmente la tasa de desocupación y ordenar el mercado interno promocionando los productos nacionales. Rechaza las privatizaciones por considerar que pretenden instaurar un monopolio de lucro con las necesidades del pueblo.

FinesEditar

Los fines declarados del Frente Amplio son defender la libertad, la soberanía del Estado, la independencia y la Constitución nacional paraguayas, el interés general, así como la voluntad y el derecho social del pueblo. Hacer de la reforma agraria la base económica, social y cultural del desarrollo nacional, respetando los derechos de las comunidades tradicionales indígenas y campesinas, a través de la legalización de la tenencia, y la redistribución de las tierras agrícolas, forestales y ganaderas. Formación de asentamientos agrícolo-ganaderos y agroindustriales a través de asociaciones y cooperativas que hagan posibles los programas de producción, asistencia técnica, crédito y comercialización como medidas para mejorar el ingreso y la calidad de vida.

Impulsar el desarrollo rural sustentable, basado en el modelo de producción agroecológica de alimentos, para garantizar la soberanía alimentaria, produciendo suficiente alimento sano y barato para mejorar la dieta alimentaria de la ciudadanía. De llegar al gobierno, planea fomentar las relaciones diplomáticas, culturales y comerciales con todos los pueblos y gobiernos del mundo, en pie de igualdad y respeto a la autodeterminación y soberanía de los pueblos. E impulsar una política internacional defendiendo los valores fundamentales de la paz y la convivencia armónica y solidaria de los pueblos del mundo.

PROGRAMA DE DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS Y DEL MEDIO AMBIENTE. El Gobierno Paraguayo pondrá énfasis en la defensa de los derechos humanos dando cumplimiento irrestricto a los convenios internacionales que nuestro Estado suscribiera a nivel internacional, dando prioridad a la defensa y protección a los niños, defensa de los derechos socioeconómico, político y cultural de los indígenas y de las clases desposeídas campesinas, obreras, de los sin techo y de los sin tierra. Se dará especial atención al problema medioambiental, fundamentalmente en lo que se refiere a la protección del ecosistema, a la defensa de los bosques paraguayos, a su reforestación, a la defensa de los recursos hídricos, a la protección alimentaria de la población, defendiéndola de los agrotóxicos, con la prohibición de las semillas transgénicas que según el Frente Amplio crean dependencia, problemas a la salud y atentan contra la biodiversidad.

PLAN DE EMERGENCIA Y PROGRAMA DE PROMOCIÓN SOCIAL. En 2008 aproximadamente 1.200.000 paraguayos en el campo y la ciudad seguían viviendo en situación de extrema pobreza, es decir que ni siquiera podían cubrir las necesidades básicas de alimentación, en 2009 la pobreza global disminuyó casi un 3%, del 38% al 35,1%; sin embargo, la pobreza extrema permanece en el 19%, unos 1.170.000 siguen viviendo dentro de la franja de extrema pobreza; en 2010, pese al crecimiento económico del 14%, la pobreza extrema no había disminuido. Paraguay es un gran productor de alimentos, está entre los 10 grandes productores de carne en el mundo, es el quinto productor mundial de soja, ha triplicado su producción de trigo y duplicado su producción de maíz, y sin embargo el número de hambrientos continúa en aumento. Según el Frente Amplio, el responsable de este problema es el modelo económico y social imperante, que causa la rápida destrucción de la economía campesina e indígena. El enfoque metodológico de los programas de Emergencia Social del Gobierno para enfrentar la pobreza está supeditado al diagnóstico, tratamiento y respuestas diseñados por el programa de cumplimiento de los Objetivos del Milenio del PNUD, cuyas propuestas, según el Frente Amplio, no se construye a partir de un enfoque integral e integrador desde los sujetos de derecho. En opinión del Frente, en estas condiciones la Transferencias Monetaria Condicionada u otros programas de apoyo social no tienen proyección estratégica para constituirse como eslabón inicial hacia la superación de la pobreza. El Frente Amplio cree que es urgente cambiar la matriz estratégica del Estado paraguayo, para no seguir solventando los programas y proyectos de acción social inconducente con préstamos y donaciones del exterior; donde se gastan millones de dólares en diagnósticos y elaboración de propuestas; adoptando como metodología de gestión la focalización, con respuesta transitoria. Sostiene que el pueblo necesita programas y proyectos con proyección estratégica para superar la extrema pobreza, trabajando en la solución a través de un enfoque integral como política social de Estado eficiente, comprometido con mejorar la condición de vida de los sujetos de la acción social; lejos del prebendarismo y clientelismo de los que, según esta agrupación política, monopolizan el poder político y económico a favor de una minoría. El Partido Frente Amplio propone realizar el diseño, la administración y la ejecución del proyecto con la participación directa de la comunidad; y cree que para el efecto se debe constituir Consejos Comunitarios que funcionaran en un Centro Comunitario u otros espacios públicos, donde se desarrollen los diferentes programas y proyectos a realizarse, como el comedor comunitario; capacitación laboral y organizativa, bolsa de trabajo comunitario, y bono alimentario. El P.F.A. es de la opinión de que en definitiva, el problema del hambre es fundamentalmente un problema político, y de que entonces todo Plan de Emergencia debe ser parte de una matriz de promoción de la justicia social, porque la única vía para dignificar a las personas, las familias y las comunidades es a través de la reintegración en el sistema de producción agropecuaria y de la inserción o reinserción laboral en las ciudades.

Línea de Relacionamiento entre el P.F.A y los Movimientos Sociales. El Partido Frente Amplio considera posible un acuerdo estratégico entre el movimiento político y los movimientos sociales. Sostiene que los movimientos sociales, así como no pueden ser vanguardia ni dirección, tampoco deben cumplir la función de simples subalternos (tembiguai) de los partidos, porque desde la visión del P.F.A., deben ser parte de un proyecto histórico, y desde esta perspectiva el Partido se relaciona con los movimientos sociales porque considera que resulta necesario establecer un acuerdo estratégico con base en un objetivo común, orientado hacia la construcción de un modelo de sociedad democrática, participativa y con justicia social. Cree que la solución o irresolución de los problemas sociales depende del poder político, y que, por lo tanto, los movimientos sociales deben superar su limitado enfoque gremial, para formar parte de un proyecto nacional con organizaciones progresistas, para así participar en forma efectiva en la construcción del poder popular y la proyección de sus genuinos representantes en las estructuras del estado. El Partido Frente Amplio considera que tiene el deber de establecer una permanente comunicación con las bases para lograr la unidad y así participar en la construcción del poder popular articulando una nueva relación social basada en la justicia social y el control soberano de las riquezas naturales. El F.A.P. sostiene que luego de la gesta cívica del 20 de abril de 2008, el problema de la transición política continúa, y que, en consecuencia, tiene el deber de advertir que la característica relevante de este momento histórico sigue siendo la situación de confrontación cada vez más abierta de dos proyectos históricos, a saber: a) El modelo político de dominación conservador, que implica un retroceso desde el punto de vista histórico; y b) El modelo democrático progresista y popular, equivalente a profundizar el cambio. Que el modelo político conservador tiene todavía una gran influencia en las instituciones del poder del Estado: Parlamento, Poder Judicial, y que ejerce el poder para frenar todo tipo de cambio a favor del pueblo. Como línea de acción, el P.F.A apoya la lucha social, pero con un enfoque de alianza estratégica, porque metodológicamente rechaza la dicotomía entre lo social y lo político. Considera que los movimientos sociales deben ser factores a favor de la profundización del cambio, y protagonistas del proceso de cambio, porque si limitan su acción hacia un economicismo reformista serán apenas funcionales al sistema en condición de subordinados (tembiguái).

LA TRANSFORMACIÓN DEL ESTADO Y EL PROYECTO HISTÓRICO DEL CAMBIO. El F.A.P. cree que desde un análisis y visión de proceso histórico, se aprecia que el Estado se formó tras una transición histórica y expresa una situación de evolución y cambio en el interior de la sociedad; y que en consecuencia, el Estado surge para apuntalar y justificar, a través del aparato ideológico, y de la estructura política y jurídica de dominación, la expropiación y explotación ejercidas por la clase social que dispone de la economía y ejerce el control político sobre la mayoría. Sostiene que, por consiguiente, el Estado se origina y a la vez es consecuencia de las diferencias de clases. Que surge a partir de la explotación y la expropiación de la riqueza natural por parte de un grupo hegemónico contra la mayoría. Coincide en que el Estado es el poder de disponer de la economía, y la administración del aparato estatal está a cargo de la fuerza política hegemónica, y en que, por consiguiente, todo proceso político triunfante, tanto revolucionario como conservador, tiene como enfoque y objetivo estratégico la administración o la construcción de un modelo de Estado. Considera que en Paraguay el Estado ha cumplido un rol protagónico en la construcción del modelo de país, y que, en definitiva, el pueblo paraguayo ha sido víctima y beneficiario, subalterno y protagonista en relación con la imposición o construcción de los modelos de Estado en Paraguay. Cree que un ejemplo de ello es el hecho de que la implantación del Estado monárquico colonialista (1537-1811) fue resultado de la guerra de conquista y colonización española contra las naciones indígenas. Y que, asimismo, la formación del Estado nacional independiente fue resultado del triunfo de la línea radical independentista, mediante el apoyo de la fuerza campesina (1813-1870). Y que en el período 1870-2013 se impuso un modelo de Estado liberal dependiente, prebendario y autoritario que monopoliza el poder político y económico a favor de una minoría. Sostiene que a partir del triunfo electoral del 20 de abril de 2008, se abre una oportunidad de cambio, con la condición de instalar un nuevo proyecto histórico democrático y popular, y que esto puede ser viable a través de la construcción del poder popular y la transformación del Estado como instrumento integrador económico y social a favor de la mayoría, que fue excluida por el Estado neoliberal. Como nueva fuerza política, propone la construcción de un modelo de Estado integrador de carácter democrático y popular, potenciando la socialización de las funciones del Estado como alternativa a la estatización prebendaria y burocrática; en consecuencia, cree que la tarea política fundamental pasa por desmontar el andamiaje jurídico y político del actual Estado neoliberal y prebendario, y que ello es una condición indispensable para crear una nueva realidad política y social, sustentada en la democracia participativa, la justicia social y la vigencia y aplicación de los Derechos Humanos en los aspectos cívico-político, económico, social, cultural y ambiental.

REFORMA AGRARIA, DESARROLLO NACIONAL Y SOBERANÍA. Según el P.F.A., el proceso de reforma agraria debe pasar por el reparto de tierra, asistencia técnica, crédito, mercado, infraestructura para la agroindustria, promocionando un nuevo modelo de asentamiento y un modelo de producción, guiado por el principio orientador de la soberanía alimentaria. Cree que la reforma agraria generaría, a corto y mediano plazos, cientos de miles de puestos de trabajo; y que esta medida política puede descomprimir nuevamente la presión de las poblaciones periféricas de las ciudades a través de un nuevo proceso de recampesinización que llevaría a una sustancial disminución de la migración del campo hacia la ciudad, posibilitando incluso iniciar un operativo para el retorno de una parte de los pobladores de las periferias hacia el campo. Afirma que la reforma agraria a favor de los campesinos e indígenas pobres tiene sustento y justificación como derecho natural e histórico, que adquiere rango de ley positiva en la Constitución nacional y últimamente en el Pacto Internacional de Derechos Humanos (PIDES), que son instancias donde se da rango de ley positiva a los derechos de tenencia de tierra y a la coexistencia y el respeto a la diversidad socioeconómica, política y cultural. Por naturaleza, la reforma agraria es abarcativa y multidimensional, consecuentemente, involucra a exponentes multidisciplinarios constituidos por diferentes actores sociales y políticos, por lo tanto, en la cuestión agraria resulta importante la comprensión teórica de la realidad campesina como una de las condiciones para iniciar el cambio; pero, no obstante, este Partido piensa que el factor determinante es la voluntad y el poder políticos, porque en esta instancia es donde se define la función y la misión del Estado como actor político y los campesinos como actores y fuerzas sociales en el proceso de reforma agraria. Según el P.F.A., la reforma agraria es una necesidad histórica para el desarrollo de los pueblos, y en consecuencia no se reduce a un solo modelo ideológico y político. Sostiene que las lecciones de la historia reciente nos enseñan que en el siglo XX se realizaron reformas agrarias bajo signos y referentes ideológicos diametralmente opuestos. Que la reforma agraria tanto dentro del sistema capitalista como bajo el socialismo, tuvo como efecto el empuje y el giro de la rueda de la historia social hacia adelante, porque en las dos experiencias históricas se dio un golpe devastador contra el régimen de opresión y explotación del feudalismo, al lograr desbaratar y desmontar el andamiaje jurídico y político del sistema feudal, que atrasaba el desarrollo económico y social de la sociedad en su conjunto. Piensa que, sin embargo, en los países dependientes el capitalismo se ha instalado en el campo, actuando como tranca para la realización de la tarea democrática en el campo, que pasa por la realización de la reforma agraria a favor de los campesinos. Que con la modernización de la agricultura, el agronegocio es un modelo de producción agroexportador que destruye la economía y la cultura campesinas, trabando el desarrollo rural a favor de la mayoría de la población rural, y frenando asimismo el proceso de desarrollo industrial. Propone que la reforma agraria no es ni nunca fue un problema social sectorial, porque afecta al conjunto de la sociedad nacional; y que sin embargo la sociedad paraguaya, aunque se sienta interpelada y quebrantada por el problema campesino, por carecer de un proyecto histórico debido a la baja formación y conciencia política, continúa percibiendo el problema campesino como si fuera un fenómeno distinto y separado de la cuestión urbana; pero que la lección de la realidad indica el total equívoco de esta visión. Ante lo que ve como el modelo basado en el agronegocio de la agricultura empresarial, que, según sostiene, tiene carácter dominante en lo ideológico y carácter unilineal y homogeneizador en el aspecto técnico-productivo, sin compromiso social ni ambiental alguno, propone una reforma agraria como un proceso sociopolítico, económico y cultural, cuyo resultado será el Desarrollo Rural Integrador (DRI), basado en los adelantos técnicos y el principio de la valoración y el fortalecimiento de la economía y la cultura campesinas e indígenas. Prevé que la reforma agraria se implementará a través de la aplicación de los principios, métodos y técnicas de la agroecología, para garantizar la producción y la productividad agropecuarias y la incorporación de valor agregado a la materia prima, sin destruir los recursos naturales. Este partido sostiene que la tarea y misión histórica fundamental para superar la pobreza y el hambre en el campo pasa por al realización de una reforma agraria democrática y participativa, promocionando la articulación de una nueva relación social que posibilite el acceso al poder económico y social de los campesinos pobres, a través de un sistema de trabajo asociativo y cooperativo que posibilite el acceso a la tierra agroganadera y forestal, instalando infraestructura apropiada para la diversificación productiva y la agroindustria, y garantizando también el fortalecimiento organizativo, administrativo y el acceso al mercado sin intermediarios.

FuentesEditar

Enlaces externosEditar