Abrir menú principal

Gabriel de Araceli

personaje de los Episodios nacionales de Galdós
Inés y Gabriel de Araceli en el episodio El 19 de marzo y el 2 de mayo. Ilustración de los hermanos Mélida en la edición de 1882.

Gabriel de Araceli es un personaje galdosiano, protagonista y conductor de la Primera serie de los Episodios nacionales.[1]

A lo largo de los diez episodios que componen la primera serie –a excepción del titulado Gerona–,[2]​ las andanzas aventureras y amorosas del muchacho y pronto mozo Gabriel de Araceli, le sirven a Galdós de hilo conductor de una serie de tramas –a veces folletinescas–,[a][3]​ a través de la España subyugada y sometida por Francia y envuelta en la guerra de la Independencia. Araceli estará ya presente en la batalla de Trafalgar como grumete,[4]​ e irá narrando en primera persona la historia española, entre 1805 y 1812, hasta la derrota de los ejércitos franceses en Arapiles.

El personaje literario, rememorado por el propio Galdós como el hombre «que nació sin nada y lo tuvo todo» y definido como «pillete de playa que terminó su existencia histórica como caballeroso valiente oficial del Ejército español»,[1]​ evoluciona desde el pícaro huérfano,[5]​ astuto e ingenioso, al hombre adulto que modela su personalidad y carácter a través del concepto del honor sometido al cumplimiento del deber, de la rectitud de conciencia y sobre todo, como analiza Joaquín Casalduero,[b]​ del gesto amoroso con sus congéneres, el resto de los humanos.[6]​ Otros autores,[3]​ resaltan en la evolución del personaje la lectura final de una moralina galdosiana que se resumiría en un «si te casas bien serás feliz», apoyándose en el detalle de que es la suegra de Araceli quien, por medio de sus contactos, irá consiguiendo sucesivas mejoras en la graduación militar del joven (que alcanza el rango de general); una reflexión que se amplía en la supuesta tesis galdosiana de que la ascensión social de la burguesía por sus propios medios no era cosa fácil para los españoles del siglo xx.[7]

Otros expertos galdosistas han analizado la figura de Araceli en el meollo de la trama, concluyendo que la historia literaria de Araceli y su amada Inés, en el marco argumental de los Episodios, aun simbólica e ingénua, supuso un total acierto narrativo. Así lo expone Ortiz-Armengol, el más autorizado biógrafo de Galdós, cuando escribe que «Gabriel e Inés no son personajes vivos sino símbolos, pero el fondo del tapiz es tan rico, tan brillante, tan variado, que la sociedad española los aceptó desde que aparecieron».[8]

NotasEditar

  1. Sobre el uso del folletín en Galdós, Muñoz Marquina cita el estudio —ya clásico— de Hans Hinterhauser, así como las opiniones de Jacques Beyrie o Alicia G. Andreu.
  2. Para Casalduero, Galdós revoluciona la lectura del personaje del pícaro en el Barroco español, donde aparecía como la antítesis del caballero incapaz de honor por influencia de la Contrarreforma y su casuística, para encarnar en Araceli el nuevo honor burgués, racionalista y kantiano, por el imperativo del deber, frente a «toda la podredumbre aristocrática de la corte de Carlos IV, degeneración de la de Felipe IV». Y concluye el cervantista afirmando que «a la astucia y al ingenio del pícaro, encadenado para siempre a lo infra-social, Gabriel Araceli opone la rectitud de corazón y el amor que le redimen... [cual] arcángel portador de la buena nueva, el arco iris anunciador de la nueva vida, de la alianza con el trabajo».

ReferenciasEditar

BibliografíaEditar

  • Muñoz Marquina, Francisco (1988). Comunidad de Madrid, ed. Los Episodios Nacionales. Madrid en Galdós. Galdós en Madrid. Madrid. pp. 251-269. ISBN 8445100203. 
  • Pérez Galdós, Benito (2011). Memorias de un desmemoriado (1915-1916). Valencia: El Nadir. ISBN 9788492890415.