Gallina ciega

La gallina ciega (en Argentina, gallito ciego) es un juego infantil en el que un jugador, con los ojos vendados, debe atrapar alguno de los participantes y, en ciertas variantes, adivinar quién es.

Mujeres jugando a la Gallina ciega en 1803.

DescripciónEditar

El juego no tiene máximo de jugadores; uno de los jugadores es "la gallina ciega" y los otros tienen que tratar de que no los agarren o los pillen o encuentre, los otros jugadores le tapan los ojos, normalmente con un pañuelo o venda, a un jugador seleccionado.

A partir de ese momento, el jugador nombrado «gallina ciega» intenta atrapar a alguno de los que juegan, guiándose por sus voces. Tocando, por supuesto, pero sin pegar. Cuando alguien es atrapado, ese jugador queda fuera del juego. Cuando estén jugando, para poder ayudar a la gallina a conseguir sus presas, los jugadores normalmente le hablan o le dan pistas de dónde se encuentran (como por ejemplo: cantando o gritándole direcciones como izquierda o derecha).

Para que el jugador llamado gallina no vea se le ata un pañuelo que no transparente sobre los ojos..

Suele jugarse en un área espaciosa, libre de obstáculos para evitar que el jugador haciendo el papel de la "gallina" se lastime al tropezarse o golpearse con algo.

El pintor Francisco de Goya inmortalizó este juego en su cuadro del mismo nombre. En la edad moderna, es un juego de salón común entre los adultos de la clase alta europea.

Gallinita ciega es el nombre que se le da en Chile y en algunas zonas de España al chotacabras (Caprimulgus sp, Systellura sp y Chordeiles sp) Gallina chota, en Murcia .[1]

ReferenciasEditar

  1. Francisco., Bernis, ([1995]). Diccionario de nombres vernáculos de aves. Gredos. ISBN 8424916913. OCLC 34578203. 

Enlaces externosEditar