Abrir menú principal

Gardel-Razzano

El dúo Gardel-Razzano, se conformó a comienzos de la década de 1910 y estuvo integrado por el cantor franco-argentino Carlos Gardel y el uruguayo José Razzano. El dúo se formó en 1911 y duró hasta 1925, año en que Razzano, por problemas en sus cuerdas vocales, abandonó el canto. A partir de esa fecha, Razzano pasó a ser responsable de los negocios de Gardel, cuando este último se lanzó como solista.

Gardel-Razzano
Gardel-Razzano.jpg
Carlos Gardel y José Razzano en 1914.
Datos generales
Origen Bandera de Argentina Buenos Aires, Argentina
Estado Disuelto
Información artística
Género(s) tango, milonga, música folklórica de Argentina
Período de actividad 1911-1925
Miembros
Carlos Gardel (guitarra y voz)
José Razzano (guitara y voz)

Índice

HistoriaEditar

AntecedentesEditar

A comienzos de la segunda década del siglo XX se encuentran Carlos Gardel y el uruguayo José Razzano, El Oriental. En sus Memorias Razzano ubica ese encuentro en 1911, en la casa de un amigo ubicada en la calle Guardia Vieja, a pocos metros del Mercado de Abasto. Años después esa parte de la calle, entre Jean Jaurés y Anchorena, será renombrada como Pasaje Carlos Gardel.

Primeros añosEditar

Gardel ya había empezado a cantar a dúo con Francisco Martino, sumándose Razzano y poco después con Saúl Salinas. Lo cierto es que los cuatro se mantuvieron vinculados, cantando alternativamente en dúos, trío y cuarteto, en diversos barrios y ciudades de Argentina de manera semiprofesional, hasta que poco a poco fue decantando el dúo Gardel-Razzano, estableciendo su barra de amigos y su base artística en el Café de los Angelitos, un punto intermedio entre el Abasto donde paraba Gardel y Balvanera Sur, donde estaba ubicado el Café del Pelado de Moreno y Entre Ríos, en el que paraba Razzano.[1]

Primeras grabacionesEditar

El dúo Gardel-Razzano
«Ay, ay, ay», de Osmán Pérez Freire, grabación de 1919.
El dúo Gardel-Razzano consolidado en 1914, cantó en los primeros años, principalmente estilos camperos y latinoamericanos, como este clásico de la canción chilena.
«El carretero», de Arturo de Nava, grabación de 1922.
«El carretero» es la canción más famosa del payador Arturo de Nava, amigo y primer maestro de Gardel, cuando éste recién se iniciaba. Con este tema fue identificado Gardel en Francia, en su consagratoria gira de 1928/29.[2]

En ese período la Casa Tagini, que tenía la representación de Columbia Records y se había convertido en la principal empresa discográfica de Argentina, contrató a Gardel para grabar en 1912, siete discos dobles con canciones de su elección, que son lanzados al mercado en 1913, cuando todavía era un desconocido.[3][4]​ Esos discos son la primera constancia de la presentación del joven cantor con el nombre de Carlos Gardel.[5]​ Los siete discos fueron los siguientes:

  • T594: «La mañanita» (anónimo), estilo / «Me dejaste» (letra: A. Cepeda; música: anónimo), estilo
  • T595: «Mi madre querida» (Betinotti), estilo / «Es en vano» (letra: F. Curlando; música: Gardel), canción
  • T637: «Pobre flor» (letra: anónimo; música: C. Gardel), estilo / «La mariposa» (letra: A. Cepeda; música: Gardel/Razzano), estilo
  • T638: «El almohadón» (letra: A. Cepeda; música: Gardel), vals / «Brisas de la tarde» (letra: J. Mármol; M.: Gardel/Razzano), canción.
  • T728: «El tirador plateado» (letra: O. Orozco; música: Gardel/Razzano), estilo / «Yo sé hacer» (letra: A. Cepeda; música: C. Gardel), cifra
  • T729: «Mi china cabrera» (letra: anónimo; música: C. Gardel), estilo / «Pobre madre» (letra: Cepeda; música: Gardel), estilo
  • T730: «El sueño» (letra: Cepeda; música: F. Martino), estilo / «A Mitre» (letra: J. Etchepare; música: P. Vázquez), vals.[6][7][8]

La expresión «estilo» es la que se utilizaba en la época para referirse a los ritmos camperos y rurales. Por esa razón los cantores como Gardel eran llamados «estilistas». Algunas décadas después, en Argentina comenzó a usarse la expresión «folklore» para denominar a esos géneros musicales.[9]​ En el repertorio elegido por Gardel se destaca «Pobre mi madre» ―canción emblemática del payador José Betinotti― y seis poemas musicalizados de Andrés Cepeda ―un poeta asesinado dos años antes y acosado por la policía debido a sus ideas anarquistas y su condición homosexual, que conmovía la sensibilidad del joven Gardel―.[10]​ El resultado no fue el esperado y Gardel debería esperar hasta 1917 para volver a grabar nuevamente.

En 1914 Gardel y Razzano fueron contratados para cantar en el suntuoso cabaré Armenonville de Buenos Aires, por un caché de 70 pesos la noche, una suma inesperada que Gardel confundió con la retribución quincenal.[4][11]​ Gobello considera que esa fue la primera actuación profesional de Gardel.[9]​ El éxito de sus actuaciones en el Armenonville le abrieron al dúo las puertas hacia los grandes escenarios del espectáculo porteño. Pocos días después el célebre Pablo Podestá, los contrataba para cantar durante dos semanas en el espectáculo que estaba por estrenar en el Teatro Nacional, su primera actuación en la calle Corrientes.[9][4]

Años después en una carta a Razzano escrita desde París, Gardel recordaría aquel debut en el Armenonville del siguiente modo:

Mi viejo y querido Pepe: Ayer estuve dos horas, entre copas, charlas y jarana, en «El Garrón» de la Rue Fontaine. Es un bodegón como los del Once, ni más ni menos. Pero en estos días se llena de franchutes, de americanos, hasta de japoneses, con un cargamento impresionante de plata. La fiebre del tango los lleva allí. Yo me acordaba de aquel debut del dúo Gardel-Razzano, en el viejo «Armenonville»... ¿Te acordás del julepe que tenía? Ahora aquí, convertido de repente en un señor, me doy cuenta de que, con todas las fulerías que pasamos, en el viejo «Armenonville» estábamos entre gente igual a nosotros, que sentían el tango tanto como nosotros mismos. Aquí, en cambio, el gotán es una moda pasajera y caprichosa como todas. Enteráte: para cantar tangos, hay que vestirse de gaucho.

Carlos Gardel[12]

1915 fue un año complejo para Gardel, en el que las dificultades del pasado y los éxitos del futuro parecieron confundirse.[13]​ A mitad de año fueron contactados por el empresario uruguayo Manuel Barca que había ido a Buenos Aires para contratarlos para actuar en Montevideo. Los jóvenes recibieron la oferta incrédulos e inseguros. El destacado historiador montevideano Julio César Puppo cuenta del siguiente modo aquel encuentro:

En eso llega Gardel: es un mozo gordo, redondo.
―¿Al menos tendremos para volver a Buenos Aires?"
Es una frase histórica: pensaba si conseguirían para el pasaje en aquel tiempo, que costaba tres pesos ida y vuelta, con derecho a cena y desayuno. Había gente que hacía el viaje nada más que por comer. Sin embargo estos muchachos se inquietaban ante la incertidumbre. Es que una experiencia muy dura pesaba sobre ellos. Y Barca, que también había sido educado en la rigurosa escuela de la calle, lo entendió en seguida.
―¿Cuánto quieren ganar? ―les pregunta.
Los hombres se miran entre ellos, meditan un instante, al cabo del cual se expide Razzano:
―Con franqueza, dígame: ¿cincuenta pesos por día es mucho pedir?
Se trataba de pesos argentinos.
―¡Ustedes no saben lo que valen! ―contesta Barca sinceramente conmovido. Y el trato quedó cerrado.

Julio César Puppo (Ese mundo del bajo, 1966)[14]

Montevideo los recibió como si fueran celebridades, con la ciudad empapelada con sus retratos y un programa de actividades que incluía ser recibidos en el puerto, llevados a desayunar, entrevistas con la prensa y una actuación reservada para personas influyentes. El 18 de junio debutaron en el Teatro Royal, con lleno completo, y por primera vez el público les pidió que repitieran los temas al grito de «tocate otra, Carlitos». Dice Puppo que al terminar la función Gardel se puso a llorar de emoción en el camerino.[14]​ Desde entonces Gardel se sentiría en Montevideo como en su propia casa, con su propia barra de amigos, volvería a cantar una y otra vez y al final de sus días mandó a construir una vivienda en la que no llegó a vivir debido al accidente que le costó la vida.

Pocos días después, su condición de indocumentado lo llevó a proporcionar datos falsos para obtener documentos que le permitieran viajar a Brasil, en una gira de la Compañía Dramática Rioplatense encabezada por Elías Alippi, en la que al dúo le correspondía realizar el fin de fiesta.[15][16]​ En el barco conoció al cantante de ópera napolitano Enrico Caruso, quien elogió la voz de Gardel, pero la presentación de la compañía en São Paulo y Río de Janeiro no pudo superar la barrera del idioma, aunque la actuación del dúo recibió elogios de la prensa brasileña. Para mal de males Gardel fue detenido por la policía brasileña al haber sido encontrado en compañía de delincuentes argentinos que se habían establecido allí.[15]​ Del expediente formado para tramitar la documentación, surgió también que Gardel tenía antecedentes como estafador de poca monta por realizar «cuentos del tío».[16]​ Estos datos bloquearían años después el proyecto de nombrar a la Avenida Corrientes con su nombre.[16]

En el barco de regreso de Brasil Alippi le ofrece al dúo participar de una nueva producción de Juan Moreira, famosa obra fundacional del teatro argentino, estrenada exitosamente el 12 de noviembre en el teatro San Martín. Los Gardel Razzano cantaban en una siempre celebrada escena musical en una pulpería en la que baila Moreira, estrenando en esa oportunidad la cueca «Corazones partidos» de su excompañero Saúl Salinas.[17][18][19]​ En esa ocasión el dúo fue acompañado por 20 guitarristas encabezados por José Ricardo y Horacio Pettorossi. La diferencia de calidad los llevó a contratar desde entonces a Ricardo como guitarrista permanente del dúo, en tanto que Pettorossi integraría el grupo de guitarristas de Gardel en los años 30.[19]

IncidenteEditar

Antes de finalizar el año, en la noche del 10 al 11 de diciembre de 1915, recibió un balazo en un confuso episodio. El hecho sucedió durante un altercado en la calle luego de celebrar su cumpleaños en el Palais de Glace (salón de baile de la época en el barrio de la Recoleta), cuando estaba acompañado por los actores Elías Alippi y Carlos Morganti. Para entonces Gardel ya era conocido y el hecho apareció en la crónica policial de los diarios La Prensa y La Razón («Agresión a Gardel»), donde se señaló que los agresores fueron un tal Roberto Guevara -el autor del disparo- y Moreno Gallegos Serna, probables matones del bajo mundo, este último mencionado por Eduardo Arolas al dedicarle su tango «Suipacha».[13][20][21]​ Las causas y sucesos posteriores a la agresión permanecen confusos.[13]​ Su amigo Edmundo Guibourg relata que luego del ataque, Gardel fue a Tacuarembó para recuperarse, donde se encontró con el hermano menor del caudillo Traverso, «Cielito Traverso», escondido allí por haber asesinado a un hombre en el cabaré Armenonville.[20]​ También se ha difundido la información falsa de que el matón Roberto Guevara era en realidad Roberto Guevara Lynch, tío del todavía no nacido Che Guevara y miembro de una rica familia porteña.[13][4]​ Finalmente, al morir Gardel la bala aparecería en su autopsia, dando pie también a hipótesis sobre un enfrentamiento armado en el avión que habría causado el accidente que le costó la vida.[13]

En la segunda década del siglo XX el mundo del espectáculo porteño se caracterizó por una enorme difusión del varieté, una modalidad surgida en Francia y tomada de España, que consistía en una sucesión de actuaciones cortas, de los más diversos tipos (musicales, dramáticas, humorísticas, circenses, de magia, etc.). Luego de iniciarse en 1916, durante la temporada veraniega de Mar del Plata, a mitad del año son contratados para presentarse en el Teatro Esmeralda (luego Teatro Maipo), ubicado a metros de la famosa esquina tanguera de Corrientes y Esmeralda, y a principios del año siguiente debutan también en el vecino Empire Theatre, de la calle Corrientes y Maipú, dirigidas a un público de mayor poder adquisitivo. El éxito fue consagratorio y sus actuaciones se extenderían en ambos teatros por seis años.[22]

En esa primera época la actuación del dúo Gardel-Razzano alternaba temas cantados como solistas y temas a dúo. El famoso folklorista Osvaldo Sosa Cordero recuerda haberlos visto cuando era un adolescente y contó que la presentación la abrieron a dúo interpretando «Brisas de la tarde», la primera canción del dúo sobre un poema de José Mármol, tras lo cual Razzano cantaba la cifra «Entre colores», una de las canciones con la que se lo identificaba. Luego cantaron a dúo «Cantar eterno» de Villoldo y el gato «El sol del 25». Los favoritos de Gardel para cerrar eran dos canciones sobre caballos, la gran pasión de Gardel: «El moro» (sobre un poema Juan María Gutiérrez) y «El pangaré».[23][24]​ Precisamente, en el suceso en el que fue baleado, el pistolero había gritado «¡Ya no vas a cantar más "El moro"!».[25]

Simultáneamente Gardel volvería a grabar y ya no dejaría de hacerlo en adelante. Vencido el contrato leonino con la discográfica Tagini-Columbia, llega a un acuerdo con la empresa de Max Glücksmann, bajo sellos como Disco Nacional y Odeon. El contrato establecía un monto de cuatro centavos por disco vendido (simples doble faz). En esos discos de 1917 el dúo grabó su repertorio, entre ellos «Mi noche triste», el primer tango que grababa Gardel.[26]​ Los discos se vendieron masivamente, en cantidades que superaban las 50 000 unidades de cada uno, con ganancias en el orden de los 8000 pesos por cada uno.

Finalmente Gardel coronaría ese año excepcional, protagonizando la película muda Flor de durazno,[27]​ basada en una exitosa novela de Hugo Wast,[28]​ que fue dirigida por Francisco Defilippis Novoa y en la que interpretó al protagonista Fabián. Se trata de una de los primeros largometrajes del cine latinoamericano, cuando todavía era mudo,[29]​ lo que indica la visión integral del espectáculo que Gardel estaba desarrollando. Gardel estuvo a punto de abandonar la filmación, descontento con su desempeño actoral, pero fue convencido de quedarse por el director, con el argumento de incluir varias secuencias suyas cantando, argumento incierto si se tiene en cuenta que se trataba de una película muda, aunque existe información de que en 1940 fue proyectada una versión sonora de la película, que quizás incluyera esos fragmentos.[29]Flor de durazno fue estrenada el 28 de septiembre de 1917, con excelente respuesta del público, manteniéndose varios años en cartel y superando las 800 representaciones.[30]

La creciente preocupación de Gardel por su imagen, que tenía sus antecedentes en su famosa sonrisa y la simpatía que lo caracterizó desde un principio,[31]​ se evidenciará también en las primeras fotos de estudio que comienza a encargar, sobre todo de quien se volvería su fotógrafo preferido, el hispano-uruguayo José María Silva y en el trabajo que iniciaría para estilizar su cuerpo, teniendo en cuenta que Gardel era un hombre bajo (menos de 1,70 de altura) y que en ese momento pesaba alrededor de 120 kilos.[32]​ Los biográfos Julián y Osvaldo Barsky dicen que estas conductas de Gardel indicaban «su esfuerzo por construir el galán-cantor, figura que lo proyectará internacionalmente».[33]

«Mi noche triste»Editar

La evolución de Gardel
"Mi noche triste", de Castriota y Contursi, grabación de Gardel de 1917.
"Mi noche triste" fue el primer tango que cantó Gardel. Con esa interpretación nació el tango canción, pero a Gardel le llevaría siete años más comprometerse completamente con el tango y desarrollar un estilo capaz de expresarlo.
"Mi noche triste", grabación de Gardel de 1930.
En la versión de "Mi noche triste" grabada por Gardel en 1930 se nota la evolución del canto gardeliano.

En 1917, Gardel cantó y grabó un tango por primera vez. Se trató del tango "Mi noche triste", un tema musical compuesto por Samuel Castriota titulado "Lita" al que Pascual Contursi le había puesto letra. La interpretación de "Mi noche triste" por Gardel está considerada como la fecha de nacimiento del tango canción: luego de décadas de evolución, el tango había empezado a encontrar cantores y letristas capaces de interpretar la misma cadencia emocional que ya expresaba la música y el baile de tango.

El éxito del novedoso estilo del tango canción no fue inmediato. "Mi noche triste", con su letra lunfarda y su temática sobre el hombre de pueblo abandonado por su mujer («Percanta que me amuraste»), fue recibido por el público sin ningún entusiasmo desbordante. Por otra parte, los cantores "puros" veían con malos ojos ese lenguaje de calle y esa sensualidad prosaica y de mal gusto, que se apartaba del "verdadero arte criollo".[34]​ El gran Gabino Ezeiza establecía con claridad el rechazo al tango al aconsejarle a Carlos Marambio Catán:

El tango es una caricatura de la música y la literatura, de origen bastardo y sucio. Usted debe cantar lo nuestro, no ese invento de los advenedizos que nos quieren imponer sus demoníacas costumbres y vicios. No haga eso, joven, no ensucie su actuación con semejante profanación del arte y del buen gusto.

Al año siguiente (1918) el sainete Los dientes del perro, puesto en escena por la compañía de Muiño-Alippi, incluyó una escena en la que la jovencísima actriz Manolita Poli cantaba "Mi noche triste". El número causó sensación y fue decisivo para que tanto la obra como la versión de Gardel, lanzada en disco ese año, fueran un gran éxito.[36]​ Desde entonces el sainete y el tango establecerán un vínculo estrecho, promoviéndose mutuamente.[37]

Ese año Gardel grabó otro tango, "A fuego lento", también de Contursi, y poco a poco fue construyendo un repertorio integrado mayoritariamente por tangos.[9][1]​ La voz y la manera de cantar de Gardel también fueron evolucionando a medida que se iba convirtiendo en un cantor de tangos. Gardel aprovecha sus orígenes en el ámbito de la payada y su gusto por la canzonetta napolitana y la ópera,[38]​ en una ciudad considerada como "la más italiana fuera de Italia",[39]​ en la que las personas de origen italiano, sobre todo los jóvenes, se habían vuelto el grupo étnico más numeroso,[40]​ para desarrollar un canto más lento, grave, melancólico y menos ansioso, caracterizado por una interpretación emocional que lo ligaba a los sentimientos del oyente.[41]

Lentamente, Gardel se va convirtiendo en cantor de tangos. Debe crear la manera de cantarlos porque nadie, salvo Contursi, lo ha hecho antes que él. Lo que cantaban Villoldo, Gobbi, Mathon, las cupletistas, no eran tangos tales como ahora entendemos, sino un híbrido de cuplé y milonga... No llegó a la cumbre sino siete años más tarde, en 1924, cuando cantó "Príncipe".

José Gobello[9][41]

Últimos añosEditar

En 1919 solo una de las trece canciones que grabó Gardel ese año, fue un tango. En 1920 ya eran seis sobre veinticuatro (un 25%) y en 1921, ocho sobre veintidós (un 30%). Hasta que en 1922 los tangos superaron la mitad: doce sobre veintiún canciones grabadas.[42]​ En ese período el dúo suma un segundo guitarrista, Guillermo Barbieri y en 1923 Gardel estrena el tango "Mano a mano" («Rechiflado en mi tristeza»), con letra de Celedonio Flores, un notable poeta descubierto por Gardel en 1920, del que ya había grabado "Margot". "Mano a mano" se constituyó en uno de los máximos éxitos de Gardel, marcando el momento en que el tango canción terminaba de imponerse y, junto a las transformaciones instrumentales de músicos como Julio de Caro, se abría una era de plenitud para el género: la Guardia Nueva. En total Gardel grabaría 21 tangos de El Negro Cele, entre ellos El bulín de la calle Ayacucho, "Malevito", "Viejo smoking", "Mala entraña", "Canchero" y "Pan".[43]​ Flores también es autor de la letra del famoso tango "Corrientes y Esmeralda" (1933) que dice "en tu esquina rea, cualquier cacatúa sueña con la pinta de Carlos Gardel". Por humildad, Gardel se abstuvo de cantar ese célebre tango que lo idolatraba en vida.[43]

Gardel sin embargo nunca dejaría de cantar los ritmos populares más variados. A través de músicos como el cordobés Cristino Tapia y el santiagueño Andrés Chazarreta incluyó nuevas canciones del folklore argentino norteño, a la vez que incorporaba cuecas chilenas, bambucos colombianos, foxtrots, shimmys, valses, tangos españoles, canciones en italiano, francés e inglés, y hasta una balada rusa como "Sonia" compuesta por un húngaro y un judío austríaco que años después sería asesinado por los nazis en Auschwitz o un tango con expresiones en guaraní como "Los indios" de Canaro y Caruso.[44]​ El investigador Félix Scolatti, quien acompañó al dúo en su única gira por Chile en 1917, contó que Gardel estaba todo el tiempo buscando nuevos ritmos populares y que oía con atención lo que cantaba la gente común en las calles y las plazas, memorizándolas y tomando notas, para después identificarlas.[45]

 
Razzano y Gardel en 1926. El dúo artistico ya para ese enctonces, estaba disuelto.

En 1920 gestionó ante el consulado uruguayo en Buenos Aires, una certificación de nacionalidad y una cédula de identidad, donde declara haber nacido en Tacuarembó, Uruguay, en 1887. En 1923, con los documentos uruguayos obtenidos, solicitó la nacionalidad argentina, que le fue concedida inmediatamente, expidiéndose el pasaporte argentino que utilizaría para viajar.[46]

En septiembre de 1925, luego de 12 años de cantar juntos y realizando multilpes giras en sudaméricay Europa; por una lesión de laringe Razzano decide apartarse del dúo, pasando Razzano a ejercer las funciones empresariales.[47]​ Años después, luego de un estricto trabajo foniátrico, Razzano intentaría volver al canto, pero sin mayores resultados. De ese intento final quedarían las dos últimas grabaciones del dúo, «Claveles mendocinos» de A. Pelaia y «Serrana impía», de José del Valle, grabadas el último día de 1929.[48]

ReferenciasEditar

  1. a b Giordano, Santiago (22 de octubre de 2010). «Cantor General». Una Buena Pregunta. Consultado el 8 de diciembre de 2013. 
  2. Barsky, Osvaldo; Barsky, Julián (2004). Gardel, la biografía. Buenos Aires: Taurus. p. 451. ISBN 9870400132. 
  3. Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas TaboadaI
  4. a b c d Campos, Marco Antonio (9 de diciembre de 2007). «Gardel: que 117 años no es nada». La Jornada Semanal (nº 666). México: Universidad Autónoma de México. Consultado el 10 de diciembre de 2013. 
  5. Barsky, Osvaldo; Barsky, Julián (2004). Gardel, la biografía. Buenos Aires: Taurus. p. 161. ISBN 9870400132. 
  6. Barsky, Osvaldo; Barsky, Julián (2004). Gardel, la biografía. Buenos Aires: Taurus. p. 871. ISBN 9870400132. 
  7. Bruno Cespi y Héctor Lucci. «Gardel y su historia discográfica». Quién es Gardel. Archivado desde el original el 1 de diciembre de 2012. Consultado el 8 de diciembre de 2013. 
  8. «Grabaciones correspondientes del año 1912». Museo Casa Carlos Gardel. Consultado el 11 de diciembre de 2013. 
  9. a b c d e Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas Gobello-68-70
  10. Bazán, Osvaldo (2004). «El malevo Cepeda: "¿Te acordás hermano la Rubia Mireya, que quité en lo de Hansen al loco Cepeda?"». Historia de la homosexualidad en Argentina. Buenos Aires: Marea. pp. 180-. ISBN 9789871307357. 
  11. Parise, Eduardo (8 de octubre de 2012). «El Armenonville, un cabaret inspirador». Buenos Aires: Clarín. Consultado el 10 de diciembre de 2013. 
  12. «José Razzano». Buenos Aires: Todo Tango. Consultado el 10 de diciembre de 2013. 
  13. a b c d e Martínez, Marcelo O. (19 de diciembre de 2012). «Annus Horribilis». Gardel.es. Consultado el 10 de diciembre de 2013. 
  14. a b Puppo, Julio César (El Hachero) (1966). «El debut de Gardel». Ese mundo del bajo. Montevideo: Arca. 
  15. a b Barsky, Osvaldo; Barsky, Julián (2004). Gardel, la biografía. Buenos Aires: Taurus. pp. 189-191. ISBN 9870400132. 
  16. a b c Julián y Osvaldo Barsky (27 de noviembre de 2012). «Carlos Gardel, por la delgada línea de la vida». Buenos Aires: Clarín. Consultado el 10 de diciembre de 2013. 
  17. «Saúl Salinas». Buenos Aires: Todo Tango. 
  18. Gutiérrez, Eduardo (1886). «Juan Moreira». Buenos Aires: Clarín. Archivado desde el original el 13 de abril de 2013. 
  19. a b Collier, Simon (1999). Carlos Gardel. Su vida, su música, su época. Buenos Aires: Sudamericana. pp. 61-62. ISBN 950-07-1515-5. 
  20. a b Achával, Carlos. «Edmundo Guibourg y sus recuerdos con Gardel». Todo Tango. Archivado desde el original el 8 de agosto de 2011. Consultado el 22 de junio de 2011. 
  21. Carrasco, Adriana: «100×100 El Palais de Glace, de su centenario al del Salón Nacional», en el diario Clarín (Buenos Aires) del 12 de junio de 2011.
  22. Barsky, Osvaldo; Barsky, Julián (2004). «Incursiones en el varieté y nuevas grabaciones». Gardel, la biografía. Buenos Aires: Taurus. pp. 217-222. ISBN 9870400132. 
  23. Barsky, Osvaldo; Barsky, Julián (2004). «Incursiones en el varieté y nuevas grabaciones». Gardel, la biografía. Buenos Aires: Taurus. p. 220. ISBN 9870400132. 
  24. Collier, Simon (1999). Carlos Gardel. Su vida, su música, su época. Buenos Aires: Sudamericana. p. 64. ISBN 950-07-1515-5. 
  25. Collier, Simon (1999). Carlos Gardel. Su vida, su música, su época. Buenos Aires: Sudamericana. p. 60. ISBN 950-07-1515-5. 
  26. Barsky, Osvaldo; Barsky, Julián (2004). «Incursiones en el varieté y nuevas grabaciones». Gardel, la biografía. Buenos Aires: Taurus. pp. 222-226. ISBN 9870400132. 
  27. Francisco Defilippis Novoa. «Flor de durazno». IMDb. Consultado el 15 de diciembre de 2013. 
  28. Hugo Wast (1911). Flor de durazno. Buenos Aires: Agencia General de Librerías y Publicaciones. 
  29. a b Rasore, Alberto. «Carlos Gardel en el cine mudo "Flor de durazno"». Buenos Aires Antiguo. Consultado el 15 de diciembre de 2013. 
  30. Barsky, Osvaldo; Barsky, Julián (2004). Gardel, la biografía. Buenos Aires: Taurus. p. 237. ISBN 9870400132. 
  31. Ruffinelli, Jorge (2004). La sonrisa de Gardel: biografía, mito y ficción. Montevideo: Trilce. ISBN 9974-32-356-8. 
  32. Barsky, Osvaldo; Barsky, Julián (2004). Gardel, la biografía. Buenos Aires: Taurus. p. 233. ISBN 9870400132. 
  33. Barsky, Osvaldo; Barsky, Julián (2004). Gardel, la biografía. Buenos Aires: Taurus. p. 238. ISBN 9870400132. 
  34. Barsky, Osvaldo; Barsky, Julián (2004). Gardel, la biografía. Buenos Aires: Taurus. pp. 119, 242-245. ISBN 9870400132. 
  35. Carlos Marambio Catán (1973). El tango que yo viví. 60 años de tango. Buenos Aires: Freeland. p. 98.  citado por Barsky, Osvaldo; Barsky, Julián (2004). Gardel, la biografía. Buenos Aires: Taurus. p. 119. ISBN 9870400132. 
  36. Gobello, José y Bossio, Jorge Alberto, Tangos y letristas tomo 1 pág. 39, 1975, Buenos Aires, Editorial Plus Ultra.
  37. García Jiménez, Francisco, Así nacieron los tangos pág. 93, 1981, Ediciones Corregidor
  38. Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas Barsky109-112
  39. Federación de Entidades Sicilianas de Buenos Aires y Sur de la República Argentina. «Reseña histórica sobre las Asociaciones Italianas». Buenos Aires: FESISUR. Archivado desde el original el 14 de agosto de 2013. 
  40. Sarramone, Alberto (1999). Los abuelos inmigrantes. Buenos Aires: Biblos Azul. pp. 144, 323-325. ISBN 978-987-9435-01-4. 
  41. a b Gobello, José (1999). Breve historia crítica del tango. Buenos Aires: Corregidor. pp. 76-78. 
  42. Barsky, Osvaldo; Barsky, Julián (2004). «Anexo III: Discografía». Gardel, la biografía. Buenos Aires: Taurus. pp. 871 ss. ISBN 9870400132. 
  43. a b Nudler, Julio. «Celedonio Flores». Todo Tango. Consultado el 18 de diciembre de 2013. 
  44. Francisco Canaro y Juan Andrés Caruso. «Los indios». Todo Tango. Consultado el 25 de diciembre de 2013. 
  45. Del Greco, Orlando (1990). Gardel y los autores de sus canciones. Buenos Aires: Akian. p. 357. ISBN 950-99589-0-3 |isbn= incorrecto (ayuda). , citado por Barsky, Osvaldo; Barsky, Julián (2004). Gardel, la biografía. Buenos Aires: Taurus. p. 246. ISBN 9870400132. 
  46. Barsky, Osvaldo; Barsky, Julián (2004). Gardel, la biografía. Buenos Aires: Taurus. p. 246. ISBN 9870400132. 
  47. Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas Fakih
  48. Loriente, Horacio. «José Razzano». Todo Tango. Consultado el 11 de diciembre de 2013.