Aparato genital

conjunto de órganos cuyo funcionamiento está relacionado con la reproducción sexual
(Redirigido desde «Genitales»)

El aparato genital (o aparato reproductor o sistema reproductor o sistema genital) es el conjunto de órganos cuyo funcionamiento está relacionado con la reproducción sexual, con la sexualidad, con la síntesis de las hormonas sexuales y con la micción.

Sistema reproductor humano
Male anatomy es.svg
Sistema reproductor masculino
Female anatomy with g-spot-es.svg
Sistema reproductor femenino
Nombre y clasificación
Latín [TA]: systemata genitalia
TA A09.0.00.000
TH H3.07.00.0.00001
Información fisiológica
Función Reproducción de los individuos de una especie y obtención de placer
Estructuras principales
Genitales externos, genitales internos.
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

TerminologíaEditar

El uso de los términos del aparato reproductivo, órgano genital, órgano reproductivo, órgano reproductor y órgano sexual es incorrecto, ya que se trata no solo de un órgano, sino de un conjunto de ellos, y la palabra «reproductivo» no es un sinónimo de «reproductor».

Aparato genital masculinoEditar

El aparato genital masculino humano incluye los siguientes órganos:[1]

En los genitales internos
En los genitales externos

Algunos órganos del aparato genital masculino están relacionados con la producción y emisión tanto de semen como de orina. Los testículos producen diariamente millones de espermatozoides. Estos maduran en los conductos seminíferos del epidídimo, un ovillo de diminutos túbulos estrechos de 5 mm de largo.

Aparato genital femeninoEditar

El aparato genital femenino humano incluye:[1]

Genitales externos
Genitales internos

Cuando un ovocito maduro rompe su folículo es atrapado por las fimbrias y es llevado a la ampolla curva. Ésta lo conduce al oviducto, también llamado tuba uterina o trompa de Falopio. El oviducto desemboca en la zona superior del útero. Si un ovocito secundario no es fecundado por un espermatozoide, entonces muere y se pierde con la sangre del útero en la menstruación. La primera menstruación se llama menarquia o menarca.

AnimalesEditar

En los mamíferos, los principales órganos del sistema reproductivo incluyen los genitales externos (pene y vulva), así como una serie de órganos internos, incluidas las gónadas productoras de gametos (testículos y ovarios). Las enfermedades del sistema reproductivo humano son muy comunes y están muy extendidas, en particular las enfermedades de transmisión sexual contagiosas.[2]

La mayoría de los demás vertebrados tienen, en general, sistemas reproductivos similares que consisten en gónadas, conductos y aberturas. Sin embargo, hay una gran diversidad de adaptaciones físicas así como de estrategias reproductivas en cada grupo de vertebrados.

VertebradosEditar

Los vertebrados comparten elementos clave de sus sistemas reproductivos. Todos tienen órganos productores de gametos conocidos como gónadas. En las hembras, estas gónadas están conectadas por oviductos a una abertura en el exterior del cuerpo.


La mayoría de los sistemas reproductivos de los mamíferos son similares, sin embargo, hay algunas diferencias notables entre los mamíferos no humanos y los humanos. Por ejemplo, la mayoría de los mamíferos machos tienen un pene que se almacena internamente hasta la erección, y la mayoría tienen un hueso del pene o un baculum.[3]​ Además, los machos de la mayoría de las especies no permanecen continuamente fértiles sexualmente como los humanos. Como los humanos, la mayoría de los grupos de mamíferos tienen testículos descendentes que se encuentran dentro del escroto, sin embargo, otros tienen testículos descendentes que descansan en la pared ventral del cuerpo, y unos pocos grupos de mamíferos, como los elefantes, tienen testículos no descendentes que se encuentran en las profundidades de sus cavidades corporales cerca de sus riñones.[4]

El sistema reproductivo de los marsupiales es único en el sentido de que la hembra tiene dos vaginas, que se abren externamente a través de un orificio pero conducen a diferentes compartimentos dentro del útero; los machos suelen tener un pene de dos puntas, que corresponde a las dos vaginas de la hembra. [5][6]​ Los marsupiales suelen desarrollar su descendencia en una bolsa externa que contiene tetas a las que se adhieren sus crías recién nacidas para el desarrollo post uterino. Además, los marsupiales tienen un escroto prepenial único. El recién nacido de 15 mm de largo se arrastra y se retuerce instintivamente varios centímetros, mientras se aferra al pelaje, en el camino hacia la bolsa de su madre.

El útero y la vagina son exclusivos de los mamíferos sin homólogo en aves, reptiles, anfibios o peces. En lugar del útero, los otros grupos de vertebrados tienen un oviducto sin modificar que conduce directamente a una cloaca, que es un orificio de salida compartido para los gametos, la orina y las heces. Los monotremas (es decir, el ornitorrinco y los equidnas), un grupo de mamíferos que ponen huevos, también carecen de útero y vagina, y en ese sentido tienen un sistema reproductivo parecido al de un reptil.

PerrosEditar

En los caninos domésticos, la madurez sexual se produce entre los 6 y los 12 meses de edad tanto para los machos como para las hembras, aunque puede retrasarse hasta los dos años de edad en el caso de algunas razas grandes.

CaballosEditar

El sistema reproductivo de la yegua es responsable de controlar la gestación, el nacimiento y la lactancia, así como su ciclo estral y su comportamiento de apareamiento. El sistema reproductivo del semental es responsable de su comportamiento sexual y de las características sexuales secundarias.

AvesEditar

Las aves macho y hembra tienen una cloaca, una abertura a través de la cual pasan los huevos, el esperma y los desechos. El coito se realiza presionando los labios de la cloaca, lo que a veces se conoce como órgano intromitente, que es un falo análogo al pene de los mamíferos. La hembra pone huevos amnióticos en los que el joven feto continúa desarrollándose después de salir del cuerpo de la hembra. A diferencia de la mayoría de los vertebrados, las hembras típicamente sólo tienen un ovario y un oviducto funcionales.[7]​ Como grupo, las aves, al igual que los mamíferos, se destacan por su alto nivel de cuidado parental.

ReptilesEditar

Los reptiles son casi todos sexualmente dimórficos, y exhiben fertilización interna a través de la cloaca. Algunos reptiles ponen huevos mientras que otros son ovovivíparos (animales que dan a luz a crías vivas). Los órganos reproductivos se encuentran dentro de la cloaca de los reptiles. La mayoría de los reptiles machos tienen órganos copuladores, que suelen estar retraídos o invertidos y almacenados dentro del cuerpo. En las tortugas y los cocodrilos, el macho tiene un solo órgano mediano parecido al pene, mientras que las serpientes y los lagartos machos poseen cada uno un par de órganos similares al pene.

AnfibiosEditar

La mayoría de los anfibios tienen fertilización externa de los huevos, típicamente dentro del agua, aunque algunos anfibios como las cecilias tienen una fertilización interna. Todos se emparejan, tienen gónadas internas conectadas por conductos a la cloaca.

PecesEditar

Los peces exhiben una amplia gama de diferentes estrategias de reproducción. Sin embargo, la mayoría de los peces son ovíparos y tienen fertilización externa. En este proceso, las hembras utilizan su cloaca para liberar grandes cantidades de sus gametos, llamados desoves, en el agua y uno o más machos liberan "lecha", un líquido blanco que contiene muchos espermatozoides sobre los huevos no fecundados. Otras especies de peces son ovíparas y tienen una fertilización interna ayudada por aletas pélvicas o anales que se modifican en un órgano intromitente análogo al pene humano.[8]​ Una pequeña parte de las especies de peces son vivíparas u ovovivíparas y se conocen colectivamente como vivíparos de acuario.[9]

Las gónadas de los peces son típicamente pares de ovarios o testículos. La mayoría de los peces son sexualmente dimórficos, pero algunas especies son hermafroditas o unisexuales.[10]

InvertebradosEditar

Los invertebrados tienen un conjunto extremadamente diverso de sistemas reproductivos, el único punto en común puede ser que todos ellos pongan huevos. Además, aparte de los cefalópodos y artrópodos, casi todos los demás invertebrados son hermafroditas y muestran fertilización externa.

CefalópodosEditar

Todos los cefalópodos son sexualmente dimórficos y se reproducen poniendo huevos. La mayoría de los cefalópodos tienen una fertilización semi-interna, en la que el macho coloca sus gametos dentro de la cavidad del manto de la hembra o de la cavidad paleal para fertilizar los óvulos que se encuentran en el único ovario de la hembra. Del mismo modo, los cefalópodos machos tienen un solo testículo. En la hembra de la mayoría de los cefalópodos las glándulas nidales ayudan al desarrollo del óvulo.

El "pene" en la mayoría de los cefalópodos machos sin caparazón (Coleoidea) es un extremo largo y musculoso del gonoducto utilizado para transferir los espermatóforos a un brazo modificado llamado hectocotylus. Que a su vez se utiliza para transferir los espermatóforos a la hembra. En las especies en las que falta el hectocotylus, el "pene" es largo y capaz de extenderse más allá de la cavidad del manto y transferir los espermatóforos directamente a la hembra.

InsectosEditar

La mayoría de los insectos se reproducen ovíparamente, es decir, poniendo huevos. Los huevos son producidos por la hembra en un par de ovarios. El esperma, producido por el macho en un testículo o más comúnmente en dos, se transmite a la hembra durante el apareamiento por medio de los genitales externos. El esperma se almacena dentro de la hembra en uno o más espermateca. En el momento de la fecundación, los óvulos viajan a lo largo de los oviductos para ser fertilizados por el esperma y luego son expulsados del cuerpo ("puestos"), en la mayoría de los casos a través de un ovipositor.

ArácnidosEditar

Los arácnidos pueden tener una o dos gónadas, que se encuentran en el abdomen. La abertura genital se encuentra generalmente en la parte inferior del segundo segmento abdominal. En la mayoría de las especies, el macho transfiere el esperma a la hembra en un paquete, o espermatóforo. En muchos arácnidos se han desarrollado complejos rituales de cortejo para asegurar la entrega segura del esperma a la hembra.

Los arácnidos suelen poner huevos que eclosionan en inmaduros que se parecen a los adultos. Los escorpiones, sin embargo, son ovo-vivíparos o vivíparos, dependiendo de la especie, y tienen crías vivas.

PlantasEditar

Entre todos los organismos vivos, las flores, que son las estructuras reproductivas de las angiospermas, son las más variadas físicamente y muestran una gran diversidad en los métodos de reproducción. Las plantas que no florecen (algas verdes, musgos, hepáticas, helechos y gimnospermas como las coníferas) también tienen complejas interrelaciones entre la adaptación morfológica y los factores ambientales en su reproducción sexual. El sistema de reproducción, o la forma en que el esperma de una planta fertiliza el óvulo de otra, depende de la morfología reproductiva, y es el determinante más importante de la estructura genética de las poblaciones de plantas no clonales. Christian Konrad Sprengel (1793) estudió la reproducción de las plantas con flor y por primera vez se comprendió que el proceso de polinización implicaba interacciones bióticas y abióticas.

HongosEditar

La reproducción de los hongos es compleja, reflejando las diferencias en los estilos de vida y la composición genética dentro de este diverso reino de organismos. Se estima que un tercio de todos los hongos se reproducen utilizando más de un método de propagación; por ejemplo, la reproducción puede tener lugar en dos etapas bien diferenciadas dentro del ciclo de vida de una especie, la teleomorfa y la anamorfa.[11]​ Las condiciones ambientales desencadenan estados de desarrollo determinados genéticamente que conducen a la creación de estructuras especializadas para la reproducción sexual o asexual. Estas estructuras ayudan a la reproducción mediante la dispersión eficiente de esporas o propágulos que contienen esporas.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. a b Cabello Tarré, Belén. «Anatomía y fisiología del aparato genital masculino y femenino». En Calvo Bruzos, Socorro: Educación para la salud en la escuela, ONCE-FEDER-FSE, p. 315, Tema 2.
  2. STD's Today National Prevention Network, Center for Disease Control, United States Government, retrieving 2007
  3. Schultz, Nicholas G., et al. "The baculum was gained and lost multiple times during mammalian evolution." Integrative and comparative biology 56.4 (2016): 644-656.
  4. Werdelin L, Nilsonne A (January 1999). «The evolution of the scrotum and testicular descent in mammals: a phylogenetic view». J. Theor. Biol. 196 (1): 61-72. PMID 9892556. doi:10.1006/jtbi.1998.0821. 
  5. C. Hugh Tyndale-Biscoe (2005). Life of Marsupials. Csiro Publishing. ISBN 978-0-643-06257-3. 
  6. Don II Hunsaker (2 December 2012). The Biology of Marsupials. Elsevier Science. ISBN 978-0-323-14620-3. 
  7. Ritchison. BIO 554/754 Ornithology. Eastern Kentucky University.
  8. Fish Reproduction
  9. Science, Biology, and Terminology of Fish reproduction: Reproductive modes and strategies-part 1. 2002. MARTIN MOE. THE BREEDER'S NET Online Magazine
  10. Bony Fish Reproduction 2002. SeaWorld/Busch Gardens Animal Information Database.
  11. Kirk et al., p. 633.

Enlaces externosEditar