Glándula mamaria

Glándula mamaria en una mama humana durante la lactación. 2.Ducto lactífero/lóbulo, 3.Lóbulo, 5_Seno galactóforo, 6_Ducto galactóforo

Las glándulas mamarias son los órganos que, en todos los mamíferos, producen leche para la alimentación de sus crías, durante las primeras semanas o meses de vida. Son de acuerdo con su forma de secreción glándulas exócrinas por verter su contenido al exterior a través de conductos.
Los tipos de cáncer que se desarrollan en la glándula mamaria son: el carcinoma ductal que ocurre en los conductos, y el carcinoma lobular que ocurre en los lobulillos.

EmbriologíaEditar

Las células epiteliales en el embrión forman una estructura primitiva al principio del desarrollo, que luego dará origen a: el pezón y a una red ductal que se expande de manera centrífuga. La maduración de la glándula en esta etapa embrionaria está regulada por las interacciones con las estructuras del tejido conjuntivo o mesenquima. Las células epiteliales mamarias forman un epitelio de dos capas y pueden separarse básicamente en dos compartimentos distintos: una capa interna en el lumen y una capa externa de células basales.
El sistema glandular también contiene subconjuntos de células madre y células progenitoras, tanto basales como luminales. Las células basales contienen un subconjunto de células madre mamarias (MaSC en inglés), que forman una población pequeña que dirige el desarrollo y la reparación de la glándula. [1]
Según algunos autores de principios de siglo XX, estudiosos de la filogenia y ontogenia de la glándula mamaria, esta sería una glándula derivada de la piel, (sudorípara o sebácea) modificada.[2][3][4]

EstructuraEditar

La glándula mamaria consta de dos elementos fundamentales: los acinos glandulares, donde se encuentran las células productoras de leche y los ductos, un conjunto de estructuras tubulares y huecas, ramificadas en forma de árbol, cuyas luces confluyen progresivamente en canalículos más y más gruesos hasta terminar en uno de los doce a dieciocho conductos centrales llamados galactóforos.[5]

MicroarquitecturaEditar

 
Acino mamario. Células secretoras empacadas estrechamente. Núcleos en azul. Lámina basal indicada por flechas.

Los alvéolos o acinos de la glándula mamaria están formados por células epiteliales secretoras y rodeados por células mioepiteliales.

 
Acino mamario. Células secretoras empacadas estrechamente. Extremo apical secretor: aparato de Golgi en rojo. Núcleos en azul.

Las células epiteliales de los acinos mamarios muestran una polaridad apical-basal marcada. Gracias a esta polaridad son posibles las funciones celulares. La polaridad del citoplasma determina una célula acinar con un dominio de superficie apical secretor y otro dominio basolateral de transporte.[6]​  [7]

Estos alvéolos se reúnen formando grupos llamados lóbulos y cada uno de estos lóbulos posee un "ducto galactóforo" (ductus lactiferi en latín) que drena en los orificios del pezón. Mediante las células mioepiteliales, que pueden contraerse de forma similar al músculo liso, la leche es impelida desde los alvéolos, a través de los ductos lactíferos hacia el pezón, donde se almacena en engrosamientos llamados "senos galactóforos". A medida que la cría comienza a succionar se inicia el "reflejo hormonal de relajación" y la leche es segregada.

DesarrolloEditar

 
Glándula mamaria o túbulo-acinosa compuesta.

La glándula mamaria se desarrolla en dos fases que son diferentes tanto en la estructura como en la función: una fase ductal y una fase secretora. En la fase ductal, surge un "árbol ramificado" a medida que el brote epitelial mamario invade el estroma graso. Entre el parto y la pubertad, este árbol sufre una ramificación dicotómica repetida. La mayor parte del desarrollo de la glándula mamaria ocurre, durante la pubertad.
La segunda fase o secretora del desarrollo de la glándula mamaria, se inicia como consecuencia del embarazo de la hembra. Se caracteriza por el relleno del estroma interductal con los alvéolos secretores. [8]

 
Ubre de una cabra.

Todo el tejido excretor de leche que descarga en un único ducto se denomina "glándula mamaria simple". Se define como "glándula mamaria compuesta" al total de las glándulas mamarias simples que abastecen un pezón.
Las mujeres tienen normalmente dos glándulas mamarias compuestas, una en cada mama y cada una consta de entre 10 a 12 glándulas simples. Las glándulas mamarias se distribuyen por toda la mama, aunque las dos terceras partes del tejido glandular se encuentran en los 30 mm más cercanos a la base del pezón.[9]​ Estas glándulas drenan en el pezón por medio de ductos, cada uno de los cuales tiene su propia apertura o poro. La intrincada red formada por los ductos se ordena de forma radial y converge en el pezón. Sin embargo, los ductos más próximos a este no actúan como reservorios de leche.

El número y posición de las glándulas mamarias simples y compuestas varía ampliamente en los diferentes mamíferos.

La presencia de más de dos pezones se llama politelia y más de dos glándulas mamarias compuestas polimastia. Los pezones y las glándulas pueden presentarse en cualquier lugar a lo largo de la línea lactífera, dos líneas paralelas formadas por un engrosamiento de la epidermis en la superficie ventral de los mamíferos de ambos sexos. En general, la mayoría de los mamíferos desarrollan glándulas pares a lo largo de estas líneas, en número aproximado al de crías que suele tener cada especie. El número de pezones varía desde 2 (en la mayoría de los primates) a 16 (en los cerdos). La zarigüeya norteamericana tiene 13, uno de los pocos mamíferos con número impar.[10][11]

La siguiente tabla muestra el número y posición de las glándulas en diferentes especies:

Especies[12] Anterior
(torácica)
Intermedia
(abdominal)
Posterior
(inguinal)
Total
Cabra, oveja, caballo
cobaya
0 0 2 2
Bovinos 0 0 4 4
Gato 2 2 4 8
Perro[13] 4 2 2-4 8-10
Ratón 6 0 4 10
Rata 6 2 4 12
Cerdo 6 6 4 16
Elefantes, primates, Murciélagos 2 0 0 2

Los mamíferos macho habitualmente poseen glándulas y pezones rudimentarios, con unas cuantas excepciones: los ratones no tienen pezones, los caballos no tienen ni glándulas ni pezones y el murciélago de la fruta Dyak tiene glándulas lactantes.[14]

Las glándulas mamarias son auténticas fábricas de proteínas, por lo que varias empresas han diseñado animales transgénicos, principalmente cabras y vacas, para producir proteínas de uso farmacéutico. Las glicoproteínas compuestas, como los anticuerpos monoclonales o la antitrombina, no se pueden producir por ingeniería genética de bacterias y la producción en animales vivos es mucho más barata que el uso de cultivo celular mamífero.

Generalmente las glándulas mamarias funcionan para producir diferentes sustancias lactantes como la leche que contiene agua y diferentes vitaminas y minerales, esta lactancia refuerza la relación madre-hijo debido al ánimo que trae.

Estas glándulas se desarrollan bajo diferentes etapas. Durante la pubertad las mamas ven su crecimiento estimulado por la hormonas sexuales que culmina sobre los 20 años de edad. El desarrollo del tejido adiposo y conectivo aumenta bajo la influencia de otras hormonas como progesterona, prolactina, corticoides y hormona del crecimiento. Durante el embarazo ocurre el aumento en los niveles de estrógenos y progesterona, estas 2 estimulan el desarrollo glandular. Durante la lactancia se tiende a mantener los cambios ocurridos durante el embarazo. Al inicio de la misma y durante las primeras horas, los repetidos intentos de succión por parte del neonato acaban por provocar la salida de una secreción espesa y amarillenta, rica en colesterol, llamada calostro.

PatologíaEditar

En la glándula mamaria se describe una patología benigna y una maligna.

Benigna

Mastitis es la inflamación de la glándula mamaria. Se produce una obstrucción de los conductos.[15]

Maligna

Carcinoma lobulillar es el cáncer de la glándula mamaria que empieza en los lobulillos. El carcinoma lobulillar puede ser un carcinoma lobulillar in situ (CLIS) o un carcinoma lobulillar invasivo.[16]
Carcinoma lobulillar in situ constituye entre el 3-5% de los carcinomas de la mama.
Carcinoma lobulillar infiltrante, es un carcinoma con origen en los acinos glandulares de las glándulas mamarias, cuyas células proliferan rompiendo la membrana basal e infiltrando los tejidos adyacentes. Representa el 5-10% del total de cánceres de mama.

Carcinoma ductal es el tipo más común de cáncer de mama. Empieza en el revestimiento de los conductos. El carcinoma ductal puede ser carcinoma ductal in situ (CDIS) o carcinoma ductal invasivo. Representa el 80-90% del total de cánceres de mama.[17]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Samocha A., Doh H., Kessenbrock K., Roose J.P. (2019). «Unraveling Heterogeneity in Epithelial Cell Fates of the Mammary Gland and Breast Cancer». Cancers (Basel) (Revisión) 11 (10): pii: E1423. doi:10.3390/cancers11101423. Consultado el 28 de diciembre de 2019. 
  2. Vearl Robert Smith (1962). «Cap.1: 1.3 Ontogenia de la glándula mamaria». En IICA Biblioteca Venezuela, ed. Fisiología de la lactancia: Versión española (núm.12 de Textos y materiales de enseñanza). pp. 5-7. Consultado el 29 de diciembre de 2019. 
  3. Urroz C. (1991). «Cap.IV: La glándula mamaria ». Elementos de Anatomía y Fisiología Animal. EUNED. p. 232. Consultado el 29 de diciembre de 2019. 
  4. Bragulla H., Liebich H.G. (2005). «Cap.18 Tegumento común». En König H.E., Liebich H.G., ed. Anatomía de los Animales Domésticos: Órganos, Sistema Circulatorio y Sistema Nervioso 2 (2° edición). Médica Panamericana. p. 335. 
  5. «Cáncer de Mama». M.D. ANDERSON Y EL CÁNCER /¿Qué es el Cáncer?. Fundación M.D. Anderson España-Centro Oncológico. Archivado desde el original el 14 de diciembre de 2007. Consultado el 19 de diciembre de 2007. 
  6. Rodriguez-Boulan E., Macara I.G. (2014). «Organization and execution of the epithelial polarity programme.». Nat Rev Mol Cell Biol. (Revisión) 15 (4): 225-242. Consultado el 28 de diciembre de 2019. 
  7. Sepúlveda Saavedra J., Soto Domínguez A. (2014). «Cap. 4: Tejido epitelial». Texto Atlas de Histología. Biología celular y tisular (2 edición). Consultado el 28 de diciembre de 2019. 
  8. Hinck L., Silberstein G.B. (2005). «Key stages in mammary gland development: the mammary end bud as a motile organ». Breast Cancer Res. 7 (6): 245-251. Consultado el 28 de diciembre de 2019. 
  9. DT Ramsay, JC Kent, RA Hartmann, PE Hartmann (2005). «Anatomy of the lactating human breast redefined with ultrasound imaging,». J. Anat. 206 (6): 525-534. PMC 1571528. PMID 15960763. doi:10.1111/j.1469-7580.2005.00417.x. Consultado el 15 de diciembre de 2019. 
  10. With the Wild Things - Transcripts Archivado el 23 de marzo de 2013 en la Wayback Machine.
  11. Raising Orphaned Baby Opossums
  12. Merle Cunningham, Animal Science and Industry ISBN 978-0-13-046256-5
  13. El número de glándulas varía según la raza; las más grandes tienden a tener 5 pares, las menores 4 pares.
  14. Jennifer L. Evarts, John J. Rasweiler IV, Richard R. Behringer, Lothar Hennighausen y Gertraud W. Robinson (2004). «A Morphological and Immunohistochemical Comparison of Mammary Tissues from the Short-Tailed Fruit Bat (Carollia perspicillata) and the Mouse». Biology of reproduction 70: 1573-1579. doi:10.1095/biolreprod.103.022988. 
  15. Rocío Vayas Abascal, Luis Carrera Romero (2012). «Actualización en el manejo de las Mastitis Infecciosas durante la Lactancia Materna». Rev Clin Med Fam 5 (1). Consultado el 29 de diciembre de 2019. 
  16. «Carcinoma lobulillar». NIH. Consultado el 28 de diciembre de 2019. 
  17. «Carcinoma ductal». NIH. Consultado el 28 de diciembre de 2019.