Gnosticismo

conjunto de corrientes sincréticas filosófico-religiosas que llegaron a mimetizarse con el cristianismo en los tres primeros siglos de nuestra era
(Redirigido desde «Gnóstico»)

El gnosticismo (del griego antiguo: γνωστικός gnōstikós, "tener conocimiento") es un conjunto de antiguas ideas y sistemas religiosos que se originó en el siglo I entre sectas judías y cristianas antiguas.[1]​ Estos varios grupos enfatizaban el conocimiento espiritual (gnosis) por encima de las enseñanzas y tradiciones ortodoxas y la autoridad de la iglesia. Viendo la existencia material como defectuosa y malévola, la cosmogonía gnóstica generalmente presenta una distinción entre un Dios supremo y oculto, y una deidad menor y malévola (en ocasiones asociada con Yahveh en el Antiguo Testamento)[2]​ quien es responsable de crear el universo material.[3]​ Los gnósticos condiseraban que el principal elemento de salvación era el conocimiento directo de la divinidad suprema en la forma de intuiciones místicas o esotéricas. Muchos textos gnósticos discuten no los conceptos de pecado y arrepentimiento, sino los de ilusión e iluminación.[3]

Algunas de estas corrientes sincréticas filosófico-religiosas llegaron a mimetizarse con el cristianismo en los tres primeros siglos de nuestra era, convirtiéndose finalmente en un pensamiento declarado herético después de una etapa de cierto prestigio entre los intelectuales cristianos. En efecto, puede hablarse de un gnosticismo pagano y de un gnosticismo cristiano, aunque el más significativo pensamiento gnóstico se alcanzó como rama heterodoxa del cristianismo primitivo. Según esta doctrina los iniciados no se salvan por la fe en el perdón gracias al sacrificio de Cristo, sino que se salvan mediante la gnosis, o conocimiento introspectivo de lo divino, que es un conocimiento superior a la fe. Ni la sola fe ni la muerte de Cristo bastan para salvarse. El ser humano es autónomo para salvarse a sí mismo. El gnosticismo es una mística secreta de la salvación. Se mezclan sincréticamente creencias orientalistas e ideas de la filosofía griega, principalmente platónica. Es una creencia dualista: el bien frente al mal, el espíritu frente a la materia, el ser supremo frente al Demiurgo, el espíritu frente al cuerpo y el alma. El término proviene del griego Γνωστηκισμóς (gnostikismós); de Γνῶσις (gnosis): ‘conocimiento’.

Los escritos gnósticos florecieron entre ciertos grupos cristianos en el mundo mediterráneo hasta mediados del siglo II, cuando los primeros padres de la iglesia los denunciaron como herejía.[4]​ Los esfuerzos por destruir estos textos fueron exitosos en general, lo que resultó en que muy poco de los escritos de los teólogos gnósticos sobreviviera.[5]​ Sin embargo, maestros gnósticos antiguos como Valentín veían sus creencias como compatibles con el cristianismo. Cristo es visto como un ser divino que ha tomado forma humana para liderar la humanidad de vuelta a la Luz.[6]​ Sin embargo, el gnosticismo no se refiere a un único sistema estandarizado, y el énfasis en la experiencia directa da espacio a una amplia variedad de enseñanzas, incluyendo corrientes distintas como el Valentinianismo o el Setianismo. En el Imperio Persa, las ideas gnósticas se difundieron incluso hasta China a través del movimiento relacionado del Maniqueísmo, en tanto que el Mandeísmo sigue aún vigente en Irak.

Por siglos, la mayoría del conocimiento académico sobre el gnosticismo estuvo limitado a los escritos anti-heréticos de figuras cristianas ortodoxas como Ireneo de Lyon e Hipólito de Roma. Hubo un renovado interés en el gnosticismo después del descubrimiento en 1945 de la Biblioteca de Nag Hammadi en Egipto, una colección de raros y antiguos textos cristianos y gnósticos, incluyendo el Evangelio de Tomás y el Apócrifo de Juan. Una cuestión importante en la investigación académica es la descripción del gnosticismo bien como un fenómeno interreligioso o como una religión independiente. Los académicos han reconocido la influencia de fuentes tales como el judaísmo helenístico, el zoroastrismo y el platonismo, y algunos han notado posibles vínculos con el budismo y el hinduismo, aunque la evidencia de influencia directa de estas últimas fuentes no es conclusiva.[3]

EtimologíaEditar

La Gnosis se refiere al conocimiento basado en la experiencia o percepción personal. En un contexto religioso, la gnosis es conocimiento místico o esotérico basado en la participación directa con lo divino. En la mayoría de sistemas gnósticos, la causa suficiente de la salvación es este "conocimiento de" ("familiaridad con") lo divino. Es un "conocer" interior, comparable con aquel al que invitaba Plotino (neoplatonismo), y difiere de las perspectivas cristianas proto-ortodoxas.[7]​ Los gnósticos son "aquellos que están orientados hacia el conocimiento y el entendimiento – o la percepción y el aprendizaje – como una modalidad particular de vida."[8]​ El significado usual de gnostikos en los textos clásicos griegos es el de "culto" (aprendido o educado) o "intelectual," como lo usa Platón en la comparación entre "práctico" (praktikos) e "intelectual" (gnostikos). El uso platónico de "culto" es típico de los textos clásicos.

Para el periodo helenístico, el término empezó a asociarse con los misterios greco-romanos, convirtiéndose en un sinónimo del término griego musterion. El adjetivo gnóstico no se usa en el Nuevo Testamento, pero Clemente de Alejandría habla del cristiano "culto" (gnostikos) en términos elogiosos.[9]​ El uso de gnostikos en relación a la herejía se origina en los intérpretes de Ireneo. Algunos académicos consideran que Ireneo utiliza a veces la palabra gnostikos para significar simplemente "intelectual," en tanto que su mención de la "secta intelectual" es una designación específica.[10]​ El término "gnosticismo" no aparece en fuentes antiguas,[11]​ y fue acuñado por primera vez en el siglo XVII por Henry More en un comentario sobre las siete cartas del Libro del Apocalipsis, donde More usa el término "Gnosticisme" para describir la herejía en Tiatira.[12]​ El término gnosticismo se derivó del uso del adjetivo griego gnostikos (en griego γνωστικός, "culto", "aprendido," "intelectual") por san Ireneo (c. 185) para destcribir a la escuela de Valentín como "he legomene gnostike haeresis," la herejía llamada Aprendida (gnóstica)."[13]

OrígenesEditar

Los orígenes del gnosticismo son oscuros y aún hoy motivo de debate. Los grupos cristianos proto-ortodoxos llamaron a los gnósticos una herejía del cristianismo,[14]​ pero de acuerdo con los académicos modernos el origen de la teología gnóstica está estrechamente relacionado con medios sectarios judíos y sectas cristianas primitivas.[1][15][16]​ Los académicos debaten si los orígenes del gnosticismo tienen raíces en el neoplatonismo y el budismo, debido a similitudes en creencias, pero en últimas su origen es actualmente desconocido. A medida que el cristianismo se desarrolló y se hizo más popular, lo propio ocurrió con el gnosticismo, y grupos cristianos proto-ortodoxos y grupos cristianos gnósticos a menudo existían en los mismos lugares. La creencia gnóstica era generalizada dentro del cristianismo hasta que las comunidades cristianas proto-ortodoxas expulsaron al grupo en los siglos II y III. El gnosticismo se convirtió en el primer grupo en ser declarado herético.

Algunos académicos prefieren hablar de “gnosis” al referirse a las ideas del siglo I que luego habrían de desarrollarse en el gnosticismo, y reservar el término “gnosticismo” para la síntesis de estas ideas en un movimiento coherente en el siglo II.[17]​ De acuerdo con James M. Robinson, ningún texto gnóstico antecede claramente al cristianismo, y “el gnosticismo precristiano como tal es difícil de encontrarse de manera tal que se pueda cerrar el debate de manera definitiva.”[18]​ Sin embargo, la biblioteca de Nag Hammadi contenía enseñanzas herméticas que puede discutirse se remontan al Antiguo Reino de Egipto (c. 2686-2181 a. C.).[19]

Orígenes judeocristianosEditar

Los académicos contemporáneos tienden a estar de acuerdo en que el gnosticismo tiene orígenes judeocristianos, originándose a finales del siglo I en sectas judías no-rabínicas y sectas cristianas primitivas.[1][15][20]

Muchos de los líderes de las escuelas gnósticas fueron identificados por los padres de la iglesia como judíos cristianos, y las palabras y nombres de Dios hebreas fueron aplicadas en algunos sistemas gnósticos.[21]​ Las especulaciones cosmogónicas entre los cristianos gnósticos tenían orígenes parciales en el Maaseh Breishit y el Maaseh Merkabah. Esta tesis es propuesta particularmente por Gershom Scholem (1897-1982) y Gilles Quispel (1916-2006). Scholem detectó gnosis judía en el imaginario de la Merkabah, que también puede hallarse en documentos gnósticos “cristianos,” por ejemplo en el ser “llevado” al tercer cielo que menciona el apóstol Pablo.[22]​ Quispel ve el gnosticismo como un desarrollo judío independiente, trazando sus orígenes a los judíos alejandrinos, un grupo con el que Valentín también estaba conectado.[22]

Muchos de los textos de Nag Hammadi hacen referencia al judaísmo, en algunos casos con un rechazo violento al Dios judío.[15]​ Gershom Scholem describió alguna vez al gnosticismo como “el caso más grande de antisemitismo metafísico.”[23]​ El profesor Steven Bayme afirmó que el gnosticismo debería caracterizarse mejor como antijudaísmo.[24]​ La investigación reciente sobre los orígenes del gnosticismo muestra una fuerte influencia judía, particularmente de la literatura de las Hekhalot.[25]

Dentro del cristianismo primitivo, las enseñanzas de Pablo y Juan pueden haber sido un punto de partida para las ideas gnósticas, con un énfasis creciente en la oposición entre carne y espíritu, el valor del carisma, y la descalificación de la ley judía. El cuerpo mortal pertenecía al mundo de los poderes inferiores y mundanos (los arcontes), y sólo el espíritu o el alma podían ser salvos. El término gnostikos puede haber adquirido mayor significado allí.[1]

Alejandría fue de una importancia central para el nacimiento del gnosticismo. La ecclesia cristiana (es decir, la congregación, iglesia) ere de origen judeocristiano, pero atraía también a miembros griegos, y varias corrientes de pensamiento estaban disponibles, como el “apocalipticismo judaico, la especulación sobre la sabiduría divina, la filosofía griega y las religiones mistéricas helenísticas.”[1]

En relación con la cristología angélica de algunos cristianos primitivos, Darrell Hannah señala que:

“[Algunos] cristianos primitivos entendían ontológicamente al Cristo preencarnado como un ángel. Esta cristología del “verdadero” ángel tomó muchas formas y puede haber aparecido ya a finales del siglo I, si en efecto es ésta la perspectiva a la que hacen oposición los primeros capítulos de la Carta a los Hebreos. Los Elcesaitas, o al menos los cristianos influidos por ellos, emparejaban al Cristo masculino con el Espíritu Santo femenino, viéndolos a ambos como dos ángeles gigantescos. Algunos gnósticos valentinianos suponían que Cristo asumió una naturaleza angélica y que podría ser el Salvador de los ángeles. El autor del Testamento de Salomón sostenía que Cristo era un ángel ‘frustrante’ particularmente efectivo en el exorcismo de los demonios. El autor de De Centesima y el ‘Ebionitas’ de Epifanio sostienen que Cristo ha sido el más alto e importante de los arcángeles creados primero, una perspectiva similar en muchos respectos con la ecuación que hace Hermas de Cristo y Miguel. Finalmente, una posible tradición exegética detrás de La Ascensión de Isaías y corroborada por el maestro hebreo de Orígenes, puede atestiguar sobre otra cristología angélica, así como una pneumatología angélica.”[26]

El texto cristiano pseudoepigráfico La Ascensión de Isaías identifica a Jesús con cristología angélica:

[Cristo el Señor es comisionado por el Padre] Y escuché la voz del Más Alto, el padre de mi SEÑOR cuando le decía a mi SEÑOR Cristo quién será llamado Jesús, ‘Ve y desciende a través de todos los cielos…’[27]

El Pastor de Hermas es una obra literaria cristiana que era considerada como escritura canónica por algunos de los primeros padres de la iglesia como Ireneo. Jesús es identificado con la cristología angélica en la parábola 5, cuando el autor menciona un Hijo de Dios, como un hombre virtuoso lleno de un Santo “espíritu preexistente.”[28]

Influencias neoplatónicasEditar

Conexiones gnósticas con el neoplatonismo fueron propuestas primera vez en la década de 1880.[22]​ Ugo Bianchi, quien organizó el Congreso de Messina de 1966 sobre los orígenes del gnosticismo, propuso también orígenes órficos y platónicos.[22]​ Los gnósticos tomaron varias ideas y términos importantes del platonismo,[29]​ usando conceptos filosóficos griegos a lo largo de sus textos, incluyendo conceptos tales como el de hipóstasis (realidad, existencia), ousia (esencia, sustancia, ser), y demiurgo (Dios creador). Tanto los gnósticos setianos como los valentinianos parecen haber sido influidos por Platón, por el platonismo medio y por las academias o escuelas de pensamiento del neopitagorismo.[30]​ Las dos escuelas intentaron "un esfuerzo hacia la conciliación, incluso la afiliación" con la filosofía antigua posterior,[31]​ esfuerzos en los que fueron rechazados por algunos neoplatónicos, incluyendo a Plotino.

Orígenes o influencias persasEditar

Las primeras investigaciones sobre los orígenes del gnosticismo proponían orígenes o influencias persas, dispersándose hasta Europa e incorporando elementos judíos.[22]​ De acuerdo con Wilhelm Bousset (1865–1920), el gnosticismo fue una forma de sincretismo iraní y mesopotámico,[22]​ y Richard August Reitzenstein (1861–1931) famosamente situó los orígenes del gnosticismo en Persia.[22]

Carsten Colpe ha analizado y criticado la hipótesis iraní de Reitzenstein, mostrando que muchas de sus hipótesis son insostenibles.[22]​ Sin embargo, Geo Widengren (1907–1996) propuso que el origen del gnosticismo (mandeísta) estuvo en el zurvanismo zoraoastrista (mazdeano), en conjunto con ideas del mundo mesopotamio aramaico.

Paralelos budistasEditar

En 1966, en el Congreso de Median, el budólogo Edward Conze señaló puntos fenomenológicos en común entre el budismo mahayana y el gnosticismo,[32]​ en su artículo Budismo y Gnosis, tras una idea anterior adelantada por Isaac Jacob Schmidt.[33]​ La influencia del budismo en cualquier sentido en bien el gnostikos Valentín o en los textos de Nag Hammadi (siglo III) no ha recibido soporte en la investigación moderna, si bien Elaine Pagels (1979) lo denominó una "posibilidad".[34]

CaracterísticasEditar

El gnosticismo cristiano, pagano en sus raíces, llegaba a presentarse como representante de su tradición más pura. El texto gnóstico de Eugnosto el Beato parece ser anterior al nacimiento de Jesús de Nazaret.

La enorme diversidad de doctrinas y "escuelas gnósticas" hace difícil hablar de un solo gnosticismo. Algunos aspectos comunes de su pensamiento, no obstante, podrían ser:

  • Su carácter iniciático, por el cual ciertas doctrinas secretas del Cristo o el "ungido" estaban destinadas a ser reveladas a una élite de iniciados. De esta forma, los gnósticos cristianos reclaman constituir testigos especiales de Cristo, con acceso directo al conocimiento de lo divino a través de la gnosis o experimentación introspectiva a través de la cual se podía llegar al conocimiento de las verdades trascendentales. La gnosis era, pues, la forma suprema de conocimiento, solamente al alcance de iniciados.
  • El mismo conocimiento de las verdades trascendentes producía la salvación. Según las diversas corrientes, la importancia de practicar una vida cristiana podía variar, siendo en cualquier caso algo secundario.
  • Su carácter dualista, por el cual se hacía una escisión tajante entre la materia y el espíritu. El mal y la perdición estaban ligados a la materia, mientras que lo divino y la salvación pertenecían a lo espiritual. Por esa razón no podía existir salvación alguna en la materia ni en el cuerpo. El ser humano solo podía acceder a la salvación a través de la pequeña chispa de divinidad que era el espíritu. Solo a través de la conciencia del propio espíritu, de su carácter divino y de su acceso introspectivo a las verdades trascendentes sobre su propia naturaleza podía este liberarse y salvarse. Esta experimentación casi empírica de lo divino era la gnosis, una experiencia interna del espíritu. Aquí se puede ver en el platonismo un antecedente claro del gnosticismo, tanto en su dualismo materia-espíritu, como en su forma instrospectiva de acceder al conocimiento superior, siendo la gnosis una versión religiosa de la mayéutica de Sócrates. Este dualismo también prefigura el futuro maniqueísmo.
  • Su peculiar cristología: Siendo la materia el anclaje y origen del mal, no es concebible que Jesucristo pudiera ser un ser divino y asociarse a un cuerpo material a la vez, puesto que la materia es contaminadora. Por esa razón surge la doctrina del Cuerpo aparente de Cristo, según la cual la Divinidad no pudo venir en carne, sino que vino en espíritu mostrando a los hombres un cuerpo aparentemente material (docetismo). Otras corrientes sostienen que Jesucristo fue un hombre vulgar que en la época de su ministerio fue levantado, adoptado por una fuerza divina (adopcionismo). Otras doctrinas afirman que la verdadera misión de Cristo era transmitir a los espíritus humanos el principio del autoconocimiento que permitía que las almas se salvaran por sí mismas al liberarse de la materia. Otras enseñanzas proponían incluso que Jesús no era un ser divino.
  • Peculiares enseñanzas sobre la divinidad. Entre estas se encontraba la de que todo espíritu era divino, incluyendo la parte espiritual del hombre (el alma), que no necesitaba a nadie para salvarse a sí mismo, siendo Cristo enviado a revelar esa verdad. Por otra parte, el creador/ordenador de la materia (llamado Demiurgo), al multiplicar con su creación la materia, sería un ser malvado y opuesto al verdadero Ser Supremo del cual surgió.
  • Conclusiones éticas muy divergentes: Siguiendo la idea de la condenación de la materia, algunas corrientes afirmaban que era necesario el castigo y martirización del cuerpo para, a través del padecimiento de la carne, contribuir a la liberación del espíritu, propugnando un modo de vida ascético. Sin embargo, otras corrientes afirmaban que, siendo la salvación dependiente únicamente de la gnosis del alma, el comportamiento del cuerpo era irrelevante, disculpándolo de toda atadura moral y librándolo a toda clase de goces. Otras enseñanzas reprobaban la multiplicación de la materia, siendo así la procreación un acto condenable. También existían corrientes que, al igual que el platonismo y las filosofías orientales, creían en el retorno cíclico de las almas a la prisión de la materia a través de la reencarnación. El iniciado, igualmente, buscaba romper este ciclo a través de la gnosis (a través de la iluminación, en las religiones orientales).
  • Interpretación alegórica del cristianismo y de las escrituras. Así, se reinterpretan a la luz gnóstica las historias de la creación, etc. dándoles significados filosóficos.
  • Establecimiento de jerarquías espirituales: En la cima de los seres existe un Dios, un ser perfecto e inmanente cuya propia perfección hace que no tenga relación alguna con el resto de seres imperfectos. Es inmutable e inaccesible. Descendiendo en una escala de seres emanados de aquel llegamos al Demiurgo, antítesis y culmen de la degeneración progresiva de los seres espirituales, y origen del mal. En su maldad, el Demiurgo crea el mundo, la materia, encadenando la esencia espiritual de los hombres a la prisión de la carne. En este escenario se libra una batalla entre los principios del bien y el mal, la materia (apariencia) y el espíritu (sustancia). Podemos ver paralelismos claros con el zoroastrismo.
  • Establecimiento de jerarquías humanas: En la cima de la jerarquía humana estaban los iniciados, en los que es predominante el espíritu. Ellos pueden experimentar la gnosis y acceder así a la salvación. Por debajo está el resto de los cristianos, en los que predomina el alma sensible y que se pueden salvar siguiendo la guía de los primeros. En la parte más baja están aquellos en que predomina el cuerpo y que, por tanto, no alcanzarán la salvación.

Historia y fuentesEditar

Algunos cristianos identifican como gnóstico a Simón Mago, personaje que aparece en una narración en Hechos de los apóstoles en el Nuevo Testamento. Su personalidad más relevante fue Valentín de Alejandría, que llevó a Roma una doctrina gnóstica intelectualizante. En Roma tuvo un papel activo en la vida pública de la Iglesia. Su prestigio era tal que se le tuvo en consideración como posible obispo de Roma. Otro gnóstico de renombre es Pablo de Samosata, autor de una célebre herejía sobre la naturaleza de Cristo. Carpócrates concibió la idea de la libertad moral de los perfectos, en la práctica una ausencia total de reglas morales.

Finalmente, el amplio rango de variación moral del gnosticismo fue visto con recelo y el obispo Ireneo de Lyon lo declaró herejía en el 180 d. C., parecer que comparte la Iglesia católica.

En 1945 fue descubierta una biblioteca de manuscritos gnósticos en Nag Hammadi (Egipto), que ha permitido un conocimiento mejor de sus doctrinas, anteriormente solo conocidas a través de citas, refutaciones, apologías y heresiologías realizadas por Padres de la Iglesia.

NeognosticismoEditar

El gnosticismo moderno o neognosticismo incluye una variedad de movimientos religiosos, derivada de la antigua sociedad helenística en torno al Mediterráneo. En el siglo XIX se publicaron estudios populares que hicieron uso de textos recientemente redescubiertos. En este período también hubo reactivación del movimiento religioso gnóstico en Francia. La aparición de la biblioteca de Nag Hammadi en 1945 aumentó considerablemente la cantidad de textos disponibles.

El gnosticismo original incluye una variedad de movimientos religiosos, en su mayoría cristianos, en las antiguas sociedades helenísticas en el mar Mediterráneo. Aunque los orígenes están en disputa, la mayoría de estos movimientos florecieron aproximadamente desde el momento de la fundación del cristianismo (a fines del siglo I) hasta el siglo IV, cuando los escritos y las actividades de grupos considerados herejes o paganos fueron reprimidos de manera activa. Durante muchos siglos, la única información disponible sobre estos movimientos fueron las críticas de los que escribían contra esas ideas, y las pocas citas conservadas en dichos trabajos.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. a b c d e Magris, Aldo (2005), "Gnosticism: Gnosticism from its origins to the Middle Ages (further considerations)", en Jones, Lindsay (ed.), MacMillan Encyclopedia of Religion, MacMillan. Págs. 3515–3516.
  2. Bataille, Georges (1930). «Base Materialism and Gnosticism». Visions of Excess: Selected Writings, 1927-1939: 47. 
  3. a b c Pagels, Elaine (1989). The Gnostic Gospels. New York: Random House. p. xx. 
  4. The Social World of the First Christians (1995) ISBN 0-06-064586-5, ensayo "Prolegomena to the Study of Ancient Gnosticism" por Bentley Layton [1]
  5. Pagels, Elaine (1989). The Gnostic Gospels (PDF). New York: Random House. p. xx.
  6. Jerome Friedman (1978). Michael Servetus: A Case Study in Total Heresy. p. 142. ISBN 2600030751. 
  7. Ehrman, Bart D. (2003). Lost Christianities : the battles for Scripture and the faiths we never knew. Oxford University Press. ISBN 0-19-514183-0. OCLC 52335003. Consultado el 2020-08-02. 
  8. Valantasis, Richard, 1946- (2006). The Beliefnet guide to Gnosticism and other vanished Christianities (1st Three Leaves Press ed edición). Three Leaves Press. ISBN 0-385-51455-7. OCLC 60931481. Consultado el 2020-08-02. 
  9. Smith, Morton. “The History of the Term Gnostikos” pp. 796–807, en The Rediscovery of Gnosticism II: Sethian Gnosticism: Proceedings of the International Conference on Gnosticism at Yale New Haven, Connecticut, March 28–31, 1978. Ed. Bentley Layton. Leiden: E. J. Brill, 1981
  10. Williams, Michael A., 1946-. Rethinking "gnosticism" : an argument for dismantling a dubious category. ISBN 0-691-01127-3. OCLC 34318695. Consultado el 2020-08-02. 
  11. Dunderberg, Ismo. (2008). Beyond gnosticism : myth, lifestyle, and society in the school of Valentinus. Columbia University Press. ISBN 978-0-231-51259-6. OCLC 818855915. Consultado el 2020-08-02. 
  12. Pearson, Birger A. (Birger Albert), 1934- (2004). Gnosticism and Christianity in Roman and Coptic Egypt. T & T Clark International. ISBN 0-567-02610-8. OCLC 53287927. Consultado el 2020-08-02. 
  13. Haar, Stephen Charles. Simon Magus : the first Gnostic?. ISBN 978-3-11-089882-8. OCLC 861527356. Consultado el 2020-08-02. 
  14. «Christianity - Early heretical movements». Encyclopedia Britannica (en inglés). Consultado el 2020-08-02. 
  15. a b c Cohen, Arthur A. (Arthur Allen), 1928-1986.; Mendes-Flohr, Paul R. (2009). 20th century Jewish religious thought : original essays on critical concepts, movements, and beliefs (1st JPS ed edición). Jewish Publication Society. ISBN 978-0-8276-0971-6. OCLC 676700023. Consultado el 2020-08-02. 
  16. Brakke, David. (2010). The Gnostics : myth, ritual, and diversity in early Christianity. Harvard University Press. ISBN 978-0-674-04684-9. OCLC 555660617. Consultado el 2020-08-02. 
  17. Wilson, R. McL. "Nag Hammadi and the New Testament", New Testament Studies, vol. 28, (1982), p. 292.
  18. Robinson, James M. (1982-03). «Jesus from Easter to Valentinus (Or to the Apostles' Creed)». Journal of Biblical Literature 101 (1): 5. ISSN 0021-9231. doi:10.2307/3260438. Consultado el 2020-08-02. 
  19. Copenhaver, Brian P. (1992). Hermetica : the Greek Corpus Hermeticum and the Latin Asclepius in a new English translation, with notes and introduction. Cambridge University Press. ISBN 978-1-4619-3820-0. OCLC 856017226. Consultado el 2020-08-02. 
  20. J. M. Robinson, "Jesus: From Easter to Valentinus (Or to the Apostles' Creed)", Journal of Biblical Literature, 101 (1982), p. 5.
  21. «GNOSTICISM - JewishEncyclopedia.com». www.jewishencyclopedia.com. Consultado el 2020-08-02. 
  22. a b c d e f g h Albrile, Ezio (2005), "Gnosticism: History of Study", in Jones, Lindsay (ed.), MacMillan Encyclopedia of Religion, MacMillan
  23. Gager, John G. (1983). The origins of anti-semitism : attitudes toward Judaism in pagan and Christian antiquity. Oxford University Press. ISBN 0-19-503316-7. OCLC 9112202. Consultado el 2020-08-02. 
  24. Bayme, Steven (1997). Understanding Jewish History: Texts and Commentaries. Ktav Pub. ISBN 978-0881255546. 
  25. Idel, Moshe, 1947- (1988). Kabbalah : new perspectives. Yale University Press. ISBN 0-300-03860-7. OCLC 15793431. Consultado el 2020-08-02. 
  26. Hannah, Darrell D., 1962- (1999). Michael and Christ : Michael traditions and angel Christology in early Christianity. Mohr Siebeck. ISBN 3-16-147054-0. OCLC 42758716. Consultado el 2020-08-02. 
  27. Charlesworth, James H. (2009, ©1983). The Old Testament pseudepigrapha. Hendrickson Publishers. ISBN 978-1-59856-489-1. OCLC 430055880. Consultado el 2020-08-02. 
  28. Papandrea, James L., 1963-. The earliest Christologies : five images of Christ in the postapostolic age. ISBN 978-0-8308-9972-2. OCLC 934797060. Consultado el 2020-08-02. 
  29. Pearson, Birger A. (1984-01). «Gnosticism as Platonism: With Special Reference to Marsanes (NHC 10,1)». Harvard Theological Review (en inglés) 77 (1): 55-72. ISSN 0017-8160. doi:10.1017/S0017816000014206. Consultado el 2020-08-04. 
  30. «SETHIAN GNOSTICISM:». archive.is. 2012-12-11. Consultado el 2020-08-04. 
  31. Layton, Bentley, ed. (1980-01-01). The Rediscovery of Gnosticism (2 vols.). BRILL. pp. 588-616. ISBN 978-90-04-37859-9. doi:10.1163/9789004378599_037. Consultado el 2020-08-04. 
  32. Verardi, Givanni (1997), "The Buddhists, the Gnostics and the Antinomistic Society, or the Arabian Sea in the First Century AD" (PDF), AION, 57 (3/4): 324–346
  33. Conze, Edward (1967-01-01). The Origins of Gnosticism / Le origini dello gnosticismo. BRILL. pp. 649-667. ISBN 978-90-04-37803-2. Consultado el 2020-08-04. 
  34. Pagels, Elaine H., 1943- (1979). The gnostic Gospels (1st ed edición). Random House. ISBN 0-394-50278-7. OCLC 4957501. Consultado el 2020-08-04. 

BibliografíaEditar

  • García Bazán, Francisco (2003-2017). La Gnosis eterna. Antología de textos gnósticos griegos, latinos y coptos. Obra completa en tres volúmenes. Madrid: Editorial Trotta. 
  1. Volumen I. 2003. ISBN 978-84-8164-585-9. 
  2. Volumen II. Pístis Sophía / Fe Sabiduría. 2007. ISBN 978-84-8164-852-2. 
  3. Volumen III. Gnósticos libertinos y testimonios hermético-gnósticos, alquímicos y neoplatónicos. 2017. ISBN 978-84-9879-684-1. 
  • — (2006). El Evangelio de Judas. Madrid: Editorial Trotta. ISBN 978-84-8164-837-9. 
  • Jonas, Hans (2000, 2003). La religión gnóstica. El mensaje del Dios Extraño y los comienzos del cristianismo. Madrid: Editorial Siruela. ISBN 978-84-7844-492-2. 
  • Montserrat Torrents, José (1990). Los Gnósticos. Obra completa. Madrid: Editorial Gredos. 
  1. Volumen I: Los Gnósticos I. ISBN 978-84-249-0884-3. 
  2. Volumen II: Los Gnósticos II. ISBN 978-84-249-0885-0. 
  • Piñero, Antonio (Editor). Textos Gnósticos. Biblioteca de Nag Hammadi. Obra completa. Madrid: Editorial Trotta. 
  1. Volumen I: Tratados Filosóficos y Cosmológicos. Colaboradores: Traducción, introducción y notas de Antonio Piñero, José Montserrat Torrents, Francisco García Bazán, Fernando Bermejo y Alberto Quevedo. Tapa dura, 1997 (3ª edición 2007). ISBN 978-84-8164-884-3. 
  2. Volumen II: Evangelios, Hechos, Cartas. Colaboradores: Traducción, introducción y notas de Antonio Piñero, José Montserrat Torrents, Francisco García Bazán, Fernando Bermejo y Ramón Trevijano. Tapa dura, 1999 (4ª edición 2009). ISBN 978-84-8164-885-0. 
  3. Volumen III: Apocalipsis y otros escritos. Colaboradores: Traducción, introducción y notas de Antonio Piñero, José Montserrat Torrents, Francisco García Bazán, Gonzalo Aranda, Fernando Bermejo, María Luz Mangado y Alberto Quevedo. Tapa dura, 2000 (2ª edición 2009). ISBN 978-84-9879-020-7. 

Enlaces externosEditar