Abrir menú principal

Los guardafaunas son funcionarios públicos provinciales de varias provincias de Argentina que están preparados para cumplir el rol de cuidadores del recurso natural.[1][2][3]

DescripciónEditar

Los guardafaunas pueden ser personas de ambos sexos, cuentan con equipo de comunicaciones,[4]​ están dotados de vehículos con tracción en las cuatro ruedas, lanchas,[5]motos,[6]uniforme y documentación oficial para ejercer el cargo (no poseen armas).

Principalmente se encargan del cuidado de animales silvestres traumatizados, (heridos por cazadores, choques vehiculares, animales salvajes mascotizados, etc...) rehabilitándolos acompañados siempre de veterinarios de fauna salvaje, para luego si es posible, volver a reinsertarlos en su hábitat.

Dependiendo de la estación del año, desempeñan labores distintas, en verano, especialmente cuidan el recurso de los ríos y lagos, haciendo controles de ruta y en las orillas de los lagos y de los ríos, para detectar personas que no estén habilitados con el permiso de pesca, o que no estén usando el equipo correspondiente para ejercer ese deporte.

En el otoño y en el invierno el trabajo principal es controlar la caza, detectando a los cazadores furtivos que ingresan a campos de propiedad sin el permiso correspondiente, para lograr piezas de caza que después comercializan, vendiendo su carne.[7]

Cuidan especialmente a la fauna amenazada, mediante controles que ejercen en las carreteras, con el acompañamiento de la fuerza policial o de Gendarmería.[8]

Son los encargados de proteger las Área natural protegida en cada provincia, evitando la depredación del ambiente.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar