Guerra de la Restauración

guerra entre fuerzas dominicanas y España en el siglo XIX

La Guerra de la Restauración fue una guerra llevada a cabo en Santo Domingo desde 1863 hasta 1865 entre los dominicanos y España, que el conservadurismo dominicano había invitado de nuevo a tomar posesión del país 17 años después de la Guerra de la Independencia contra la República de Haití y 42 años después de que los habitantes de la parte oriental se declararan independientes de España. El 16 de agosto de 1863, un grupo de patriotas dominicanos liderados por Santiago Rodríguez asaltaron la ciudad fronteriza de Dajabón y alzaron la bandera dominicana en el Cerro de Capotillo. El grito de Capotillo fue el detonante de la Guerra de la Restauración. Los dominicanos entraban en combate al grito de "¡Viva la República!". El grito de guerra de los españoles era: "¡Viva la Reina!".[13]​ La lucha entre los rebeldes dominicanos y las fuerzas españolas continuó hasta 1865 cuando la reina Isabel II de Borbón decidió abandonar la colonia.

Guerra de la Restauración
Jura del gobernador y capitán general de Santo Domingo, don Pedro Santana (Museo del Prado).jpg
Jura del gobernador capitán general de Santo Domingo, don Pedro Santana, pintado por Wenceslao Cisneros, 1862 (Museo del Prado, Madrid).
Fecha 16 de agosto de 1863-15 de julio de 1865
Lugar República Dominicana
Casus belli Anexión de la República Dominicana a España
Resultado Restauración de la independencia dominicana
Consecuencias Establecimiento de la Segunda República
Beligerantes
Flag of the Dominican Republic.svgSingle Color Flag - 0434B1.svg[1]Liberales dominicanos Flag of Spain (1785–1873, 1875–1931).svg España de los Borbones
Flag of Spain (1785–1873, 1875–1931).svgSingle Color Flag - BF0000.svg[1]Conservadores dominicanos
Figuras políticas
Isabel II de Borbón
Comandantes
José María Cabral
Timoteo Ogando (WIA)
Gaspar Polanco
Gregorio Luperón
Santiago Rodríguez
Pedro Antonio Pimentel
Pedro Santana
José de la Gándara
Máximo Gómez
Fuerzas en combate
15 000-30 000 guerrilleros[2][3] 29 824-41 000 soldados peninsulares[4][5]
10 000 soldados españoles de Cuba y Puerto Rico[5]
12 000 milicias dominicanas anexionistas[6][5]
27 buques de guerra[7]
Bajas
Batalla de la Canela:
1 muerto[8]
4000-7000 muertos[6][3]
4000 heridos[9]
38 piezas de artillería capturadas[10]
Batalla de la Canela:
72 muertos
10 888 españoles caídos en combate[11]
30 000 muertos por enfermedad[6][11]
10 000 dominicanos anexionistas muertos y heridos[6]
+50 000 muertos[12]
Guerra de la Independencia Dominicana Guerra de la Restauración

Antecedentes

 
El terrateniente y caudillo Pedro Santana fue el promotor de la anexión del país a España en 1861.

En 1861, el general Pedro Santana había arrebatado la presidencia a Buenaventura Báez, quien había quebrado la Tesorería de la Nación con grandes ganancias para sí mismo. Frente a una crisis económica, así como la posibilidad de un nuevo ataque de Haití, Santana pidió a España que retomara el control de su antigua posesión bajo la categoría de provincia, con tan solo 17 años de independencia. Al principio, la monarquía española estaba preocupada, pero con los Estados Unidos ocupados con su propia guerra civil e incapaces de imponer la Doctrina Monroe, consideraba que había una oportunidad para reafirmar el control en América Latina. El 18 de marzo de 1861, se anunció la anexión, y Santana se convirtió en gobernador general de la recién creada jurisdicción.

Sin embargo, este acto no fue bien recibido por todos. El 2 de mayo, el general José Contreras lideró una fallida rebelión, y Francisco del Rosario Sánchez encabezó una invasión desde Haití (cuyo gobierno aunque oficialmente neutral, le preocupaba que España afianzase su poder en la zona), pero fue capturado y ejecutado el 4 de julio de 1861. Eventualmente Santana renunciaría a su cargo en enero de 1862 tras sostener diferencias con las autoridades españolas en Cuba que limitaron su poder y que destituyeron a sus amistades para colocar a peninsulares en los cargos de poder; la reina Isabel II le confirió el marquesado de las Carreras como compensación por sus servicios al Reino.

Las autoridades españolas comenzaron a alienar a la población en general mediante el establecimiento de una política conocida como “bagajes”, que requería que los ciudadanos entregaran cualquier animal de trabajo a los militares españoles sin ningún tipo de garantía de indemnización. Esto fue especialmente problemático en la región del Cibao en el norte, donde los agricultores dependían de sus animales para su sustento. Un segundo factor fue cultural: el nuevo arzobispo de España se horrorizó al descubrir que un gran número de parejas dominicanas no estaban casadas bajo la Iglesia Católica. Esta situación se produjo debido al pequeño número de sacerdotes en el país, así como la pobreza y la falta de caminos y transporte para llegar a una iglesia para casarse. Con las mejores intenciones, el arzobispo Bienvenido Monzón quería poner remedio a esta situación en un corto tiempo, pero sus demandas solo irritaban a la población local que había llegado a aceptar el estado actual de los nacimientos "ilegítimos" de forma normal.

Económicamente, el nuevo gobierno también impuso aranceles más altos para los productos no españoles y los buques y trató de establecer un monopolio sobre el tabaco, contrariando a las clases comerciantes también. A finales de 1862, los funcionarios españoles estaban empezando a temer la posibilidad de una rebelión en la región del Cibao (el sentimiento anti-español no era tan fuerte en el sur). Por último, había rumores de que España volvería a imponer la esclavitud y enviar a los dominicanos negros a Cuba y Puerto Rico.

Mientras tanto, España había emitido una orden real en enero de 1862 declarando su intención de recuperar los territorios que Toussaint Louverture había tomado por Haití en 1794. En un intento de sofocar los disturbios en la región dominicana, las tropas españolas habían desalojado a los haitianos que vivían en estas áreas a lo largo de la frontera haitiano-dominicana. El presidente haitiano, Fabre Geffrard renunció a su posición de neutralidad y empezó a ayudar a los rebeldes dominicanos.

Revueltas preliminares de 1863

Neiba

El malestar general que existía en la ahora colonia de Santo Domingo “ya era evidente en los meses de noviembre y diciembre de 1862 cuando los oficiales españoles presentían el estallido de una rebelión en breve plazo”.[14]​ El Cibao, según los informes, era la región más inclinada a una rebelión.

El comandante Cayetano Velázquez al mando de un grupo de 150 hombres asaltó el pueblo de Neiba y tomaron cautivo al Jefe militar del mismo, General Domingo Lázala, tomando municiones y armamento. Este movimiento estaba falto de preparación lo que fue causa de su fracaso. El alcalde ordinario mandó a arrestar al comandante Velázquez y sus hombres se rindieron sin poner resistencia alguna.

Esta revuelta estaba desconectada de la conspiración de proporciones faraónicas que se tramaba en el Cibao, sobre todo en la Línea Noroeste.

Línea Noroeste

En febrero de 1863 un movimiento organizado por el poderoso hacendado Santiago Rodríguez, Lucas Evangelista de Peña, Juan Antonio Polanco, hermano mayor del general Gaspar Polanco, Benito Monción, Pedro Antonio Pimentel, entre otros intentó restaurar los pueblos de Santiago, Puerto Plata, Moca, La Vega, San Francisco de Macorís, San José de las Matas y los pueblos de la Línea Noroeste (La Línea). Las operaciones de San José de las Matas estuvieron a cargo de Gregorio Luperón, un humilde puertoplateño que se había unido a la causa, pero fueron derrotadas por el Coronel de las reservas españolas José María Checo, quien más tarde pasó al lado de los restauradores.

Atacaron la plaza de Guayubín, pero fueron frenados por el General Fernando Valerio, que estaba el mando de las reservas militares de la ciudad, aunque luego tuvieron éxito en un segundo ataque. El General José Antonio Hungría, Comandante de Armas y Gobernador de Santiago puso en marcha las tropas españolas hacia Guayubín y luego hacia Sabaneta donde derrocó a los revolucionarios con la ayuda del general Gaspar Polanco, que comandaba la caballería, todavía al servicio de los españoles.

Rebelión de Santiago

Cuando en Santiago se supo que la plaza de Guayubín había sido tomada por Lucas Evangelista de Peña y su gente, los directivos de la conspiración en Santiago, que eran los miembros del Ayuntamiento y otras personas prominentes, se rebelaron. La gesta fue derrocada y el 17 de abril fueron fusilados frente al cementerio de Santiago el poeta Eugenio Perdomo, Pedro Ignacio Espaillat, José Vidal Pichardo, Carlos de Lora, Ambrosio de la Cruz, el coronel Pierre Thomas y el General Antonio Bautista responsables de la revuelta de Santiago.

Guerra restauradora

El Grito de Capotillo

El 16 de agosto de 1863, un nuevo grupo de 14 hombres bajo el liderazgo de Santiago Rodríguez hizo una audaz incursión en el cerro de Capotillo (Dajabón) e izaron el pabellón dominicano. Esta acción, conocida como el Grito de Capotillo, fue el comienzo de la guerra. Entre los integrantes se encontraban Benito Monción, Juan Antonio Polanco, hermano mayor del general Gaspar Polanco, Pedro Antonio Pimentel, entre otros. El experimentado guerrero Gaspar Polanco esta vez se coloca a su lado y llega con ellos a las afueras de la ciudad de Santiago, la cual fue sitiada por miles de hombres.

La Toma de Santiago

 
Fortaleza San Luis

Una ciudad tras otra en el Cibao se unieron a la rebelión, y el 13 de septiembre, un ejército de 6000 dominicanos[15]​ lidereados por el comandante en jefe de la guerra restauradora, el General Gaspar Polanco, se atrincheró en la Fortaleza San Luis, en Santiago. Polanco tomó la decisión de incendiar parte del pueblo de Santiago, rodeando a la Fortaleza de San Luis en un torrente de llamas y humo. La estrategia surtió el efecto esperado, ya que cuando la ciudad quedó en cenizas, perdió valor estratégico para los españoles que no tenían de donde abastecerse, ni donde guarecerse. Cuando los sitiados en la Fortaleza San Luis decidieron salir hacia Puerto Plata, les persiguió tenazmente, emboscándoles en El Carril, y El Limón, provocando numerosas pérdidas para los españoles. La precipitada retirada de los españoles hacia Puerto Plata produjo 1300 bajas entre muertos, heridos y desaparecidos.[16]

Los restauradores también capturaron Puerto Plata, que fue saqueada e incendiada. El daño a Santiago y Puerto Plata se estimó en $5,000,000.

La Batalla de la Canela

El único enfrentamiento de una cierta importancia ganado por los restauradores después de agosto-septiembre de 1863 fue el acaecido en La Canela, cerca de Rincón, en la región sur, donde el general José María Cabral con unos 600 hombres derrotó a unos 80 peninsulares y 31 criollos que se encontraban a campo abierto, no protegidos por fortificaciones, el 4 de diciembre de 1864.[17]​ En este combate el general Timoteo Ogando luchó cuerpo a cuerpo con dos y tres soldados al mismo tiempo y los dejaba tendidos en un charco de sangre de sus propios cuerpos.

La acción de la Canela redujo a los españoles en el gobierno de Azua a sólo su capital, pues que Barahona hacía tiempo que se había abandonado; así que por la banda del Sur, al terminar el año 1864, únicamente ocupaban aquella ciudad, la de Santo Domingo y la tenencia de gobierno de Baní, y por la banda del Norte Cayo Levantado frente a Samaná, Puerto Plata y Montecristi. En el frente sur, los combates de los guerrilleros sureños se repetían por todas partes y las fuerzas restauradoras ocupaban las ciudades y los pueblos imponiendo su autoridad.

Derrota en Montecristi

El que a los españoles les convenía la batalla frontal y a los restauradores el combate irregular se muestra en los hechos acontecidos en Montecristi, en mayo de 1864, cuando 6000 soldados procedentes de Santiago de Cuba comandados por José de la Gándara y apoyados en 13 piezas de artillería, derrotaron a los restauradores que presentaron resistencia a su desembarco y a la toma de dicha ciudad.[17]

Gobierno Restaurador

José Antonio 'Pepillo' Salcedo, quien se había autoproclamado presidente de la República sin la aprobación de la mayoría de los restauradores, inmediatamente calificó a Santana, que ahora era líder de las fuerzas españolas, como traidor. Salcedo intentó pedir ayuda a los Estados Unidos, pero fue rechazada.

España tuvo un momento difícil luchando contra los rebeldes. En el transcurso de la guerra, perderían más de 33 millones de pesos y sufrirían más de 10 000 víctimas (en gran parte debido a la fiebre amarilla). Santana, quien había sido venerado como un excelente estratega militar, se vio incapaz de romper la resistencia dominicana. En marzo de 1864, desobedeció deliberadamente las órdenes de concentrar sus fuerzas en torno a Santo Domingo y fue reprendido y relevado de su cargo por el Gobernador General José de la Gándara quien mandó a Santana a Cuba para hacer frente a una corte marcial. Sin embargo, Santana murió repentinamente antes de que esto ocurriera.

De la Gándara trató de negociar un alto el fuego con los rebeldes. Él y Salcedo aceptaron discutir los términos de paz, pero en medio de las negociaciones, Salcedo fue derrocado y asesinado por órdenes de Gaspar Polanco y con la aprobación de la mayoría de los restauradores. Polanco, que estaba ya disgustado por los errores militares que Salcedo había cometido durante la guerra, no aprobó la actitud vacilante de Salcedo frente a las autoridades españolas, además de su preocupación de que Salcedo tuviera la intención de retornar al expresidente anexionista Buenaventura Báez, a quien los rebeldes odiaban tanto como odiaban a los españoles por sus acciones antes del golpe de Estado a Santana en julio de 1857. A pesar de que Báez se había opuesto inicialmente a la anexión española, una vez vivió en España con un subsidio del gobierno y tuvo el grado honorario de mariscal de campo en el ejército español. No fue sino hasta el final de la guerra que él volvió a la República Dominicana.

A pesar de haber tomado medidas positivas en el área económica y educativa, Polanco fue acusado de establecer un monopolio del tabaco en nombre de sus amigos y relacionados. Por esta acción arbitraria fue derrocado de la presidencia por un movimiento que su hermano Juan Antonio apoyó encabezado por Pimentel, Monción y García, quienes no aprobaron algunas de sus decisiones. Fue sustituido por Benigno Filomeno de Rojas y Gregorio Luperón, en enero de 1865. Dándole tregua a la lucha, la junta provisional organizó una nueva constitución, y cuando se aprobó, el general Pedro Antonio Pimentel se convirtió en el nuevo presidente el 25 de marzo de 1865.

Abandono de las tropas españolas

En España, la guerra estaba demostrando ser extremadamente impopular. En combinación con otras crisis políticas que estaban ocurriendo, que llevaron a la caída del primer ministro español, Leopoldo O'Donnell. El Ministro de Guerra de España ordenó el cese de las operaciones militares en la isla, mientras que el nuevo primer ministro Ramón María Narváez llevó el asunto ante las Cortes Generales.

Las Cortes decidieron que no querían financiar una guerra por un territorio que en realidad no necesitaban, y el 3 de marzo de 1865, la reina Isabel II firmó la anulación de la anexión. El 15 de julio, las tropas españolas abandonaron la isla.

Secuelas

 
Monumento a la Guerra de Restauración

Aunque muchas ciudades dominicanas y la agricultura en todo el país fueron destruidas (a excepción del tabaco) durante la guerra, la Guerra de Restauración trajo un nuevo nivel de orgullo nacional a la República Dominicana. La victoria dominicana también le demostró a los cubanos y puertorriqueños que España podía ser derrotada. Por otro lado, en la política local, el liderazgo durante la guerra se concentró en las manos de pocos caudillos regionales, quienes podían ordenar la lealtad de las regiones. Este sistema de poder político se mantuvo hasta finales del siglo XX.

La política dominicana se mantuvo inestable durante los siguientes años. Pimentel fue presidente durante solo cinco meses antes de ser reemplazado por José María Cabral. Cabral, a su vez fue derrocado por Buenaventura Báez en diciembre de 1865, pero retomó la presidencia en mayo de 1866. Sus negociaciones con los Estados Unidos sobre la posible venta de la tierra alrededor de la Bahía de Samaná resultaron ser tan impopulares que Báez fue capaz de recuperar la presidencia una vez más en 1868.

En las relaciones dentro de la isla, la guerra marcó un nuevo nivel de cooperación entre Haití y la República Dominicana. Hasta entonces, Haití había considerado la isla de La Española como "indivisible" y había intentado, sin éxito, conquistar la mitad oriental varias veces en el pasado. La guerra obligó a Haití a darse cuenta de que este objetivo era esencialmente inalcanzable, y fue sustituido por años de disputas fronterizas entre los dos países.

El 16 de agosto se conmemora un día de fiesta nacional en la República Dominicana, así como el día que el presidente dominicano es juramentado en su cargo cada cuatro años.

Véase también

Referencias

  1. a b Sang Ben, 1997: 347. Los colores políticos de los conservadores y liberales dominicanos eran el rojo y azul respectivamente.
  2. Cordero Michel, 2002: 70
  3. a b Lundahl, Mats; Lundius, Jan (2012). Peasants and Religion: A Socioeconomic Study of Dios Olivorio and the Palma Sola Religion in the Dominican Republic. Routledge. p. 569. 
  4. Álvarez-López, 2012: 180
  5. a b c López (2009). The Dominican Republic and the Beginning of a Revolutionary Cycle in the Spanish Caribbean: 1861-1898. University Press of America. p. 78. 
  6. a b c d Clodfelter, 2017, p. 306.
  7. Álvarez-López, 2012: 180; Cordero Michel, 2002: 70
  8. Cfr. Vetilio Alfau Durán. “Por la verdad histórica (VAD en la revista Ahora)”, Ediciones del Archivo General de la Nación (vol. CCXLVIII), Santo Domingo, 2015, Págs. 140-141
  9. Cordero Michel, 2002: 70; Pérez Memén, 2008: 108
  10. Anexión y guerra de Santo Domingo, accesible en Internet Archive.
  11. a b World Epidemics: A Cultural Chronology of Disease from Prehistory to the Era of Zika, 2d ed. «In Spain's last attempt to seize the Dominican Republic, Captain-General José de la Gandara met opposition to his occupation of the island after his troops faced both guerrilla uprisings and yellow fever. In all, 10,888 of Gandara's forces fell in combat against mulatto guerrilla leader Gregorio Luperón. More devastating was disease, which claimed 30,000 Spaniards.» 
  12. Haïti République Dominicaine-Une Île pour deux (1804-1916). 
  13. «El grito de la Guerra Restauradora». Listín Diario. 
  14. Moya Pons, Frank (1977). Manual de Historia Dominicana. Santiago, República Dominicana.: Universidad Católica Madre y Maestra. 
  15. ‪Haitian-Dominican Counterpoint: Nation, State, and Race on Hispaniola‬. 
  16. «OUR HAVANA CORRESPONDENCE.; Later News from St. Domingo Details of the Seige of Santiago de los Caballeros Withdrawl of the Spanish Troops with Heavy Loss From Venezuela.». The New York Times. 9 de octubre de 1863. 
  17. a b «Dos maneras de combatir en la Guerra Restauradora». 

Bibliografía