La guerra numérica es la relacionada con los números, que se desarrolla en las industrias, en la producción de materia prima y material bélico, para mantener un margen de superioridad armamentista. Es el estudio de las condiciones numéricas, es decir; los medios humanos, bélicos y de abastecimiento relacionado con la Fuerza Armada de interés, que se debe tener en cuenta en situación de alerta, para desplegar una línea ofensiva o defensiva. Se utiliza antes, durante y después de un proceso de guerra. Según el investigador Jhoner Perdomo es una de las aplicaciones de la Estadística Militar.

HistoriaEditar

La guerra numérica era conocida y muy bien manejada por el Ejército de Alemania durante la II Guerra Mundial, denominada “Blitzkrieg” guerra relámpago. La cual consistía en atacar por sorpresa y rápidamente al enemigo, sin que este no tenga opción de rearmarse para su defensa. Atacaban a uno por uno, con todo su poder, concentrándose en que las líneas ofensivas se extendieran rápidamente, reduciendo así el número de medios defensivos del enemigo, tanques, artillería, armamento ligero y soldados, logrando que el país agredido no fortalezca las defensas, con el fin de evitar un rearme.

Este tipo de Guerra tuvo mucho éxito hasta cuando Alemania da comienzo a su operación Barbarroja, el ataque a la patria Rusa. En esta operación practican el mismo concepto de guerra siendo Rusia totalmente sorprendida, pero con la ventaja de que la distancia tan extensa de la línea del frente, obligaron a detener el avance del Eje por falta de suministros. Esta situación la aprovecha el Ejército Rojo para rearmarse, impulsar rápidamente la producción de armamento para suplir y defender a su país de la agresión Alemana.

La producción de tanques durante la II Guerra Mundial entre Rusia y Alemanes es uno de los tantos ejemplo que descrito lo que fue para esa época la guerra numérica. Rusia le estaba ganando en los números a Alemania en la producción de tanques, mientras Alemania producía tanques de mejor calidad, más grandes, más potentes y por supuesto mucho más complejos, como el Tigre II, Rusia producía el T-34 más sencillo, ligero, rápido y por supuesto fácil de producir en muchas más cantidades.