Abrir menú principal

El halón es un gas extintor de incendios usado anteriormente. El que actualmente se utiliza es el gas inergén.

Los halogenados son productos químicos que tienen la capacidad de extinguir el fuego mediante la captura de los radicales libres que se generan en la combustión. El halón 1211 forma parte del grupo de los clorofluorocarburos (CFC´s). Después de que Mario Molina en 1974 estudiase los efectos de estos compuestos en la capa de ozono,[1]​ se determinó que el halón 1211 producía daños a la capa de ozono, por lo que fue retirado del mercado pese a ser una de las sustancias más eficaces para el combate de incendios y se prohibió su utilización, salvo para algunos casos críticos. Además de su alta efectividad en la extinción de incendios, el halón cuenta con otras propiedades tales como la baja toxicidad y no provocar daños ni dejar residuos a los equipos electrónicos y eléctricos sobre los cuales se descarga. Los compuestos más utilizados eran el halón 1301 (o triflúor-bromo-metano) y el halón 1211 (o diflúor-cloro-bromo-metano).

Enlaces externosEditar

  • mailxmail.com (Curso de protección contra incendios; capítulo 6: Agentes extintores básicos. El halón y el AFFF).

ReferenciaEditar

  1. Mario Molina. «Pérdida de ozono y calentamiento global». Archivado desde el original el 18 de enero de 2011. Consultado el 22 de marzo de 2013.