Harrán

antigua capital de Asiria
(Redirigido desde «Harran»)

Harrán,en arameo: ܚܪܢ [1]Jarán,[2]Haran[3][4]​ o Carras (en latín: Carrhae) es un yacimiento arqueológico localizado al sudeste de la actual Turquía, en el cruce de Damasco, Karkemish y Nínive. La situación de esta antigua ciudad ha sido estratégica a lo largo de la historia. Las inscripciones asirias desde el reinado de Tiglath-Pileser I mencionan este lugar hacia el 1100 a. C. con el nombre de Harrānu, que significaría «carretera, ruta, recorrido» en acadio. Harrán fue incendiada por los hititas.

Harrán
Harran
Distrito

Harrán ubicada en Turquía
Harrán
Harrán
Localización de Harrán en Turquía
Mapa
Coordenadas 36°52′15″N 39°01′30″E / 36.870833333333, 39.025
Entidad Distrito
 • País Bandera de Turquía Turquía
 • Región Anatolia Suroriental
 • Provincia Şanlıurfa
Superficie  
 • Total 1,05 km² Ver y modificar los datos en Wikidata
Población (2018)  
 • Total 87 843 hab.
 • Densidad 83 342,5 hab./km²
Gentilicio harraniano
Huso horario UTC+03:00 y UTC+02:00
Código postal 63 ХХХ
Matrícula 63
Sitio web oficial

Harrán fue el escenario de la célebre batalla de Carras. Se asentaba en territorio de la moderna Turquía, en la provincia de Harrān, lindante con Siria.

Descripción

editar
 
Ruinas de la ciudad.

Está situada cerca de la frontera con Siria, 70 km al suroeste de la ciudad de Sanliurfa, la antigua Edesa, donde finaliza una larga y estrecha carretera que cruza la calurosa llanura de Harrán. Fue una antigua ciudad del norte de Mesopotamia, emplazada al este del río Éufrates, a orillas de su afluente el Djullaben, en el valle del Balikh. Debido a su situación, controlaba el punto donde el camino de Damasco se une al de la gran ruta entre Nínive y Karkemish.

Historia

editar

Harrán era conocida al principio de la historia por ser uno de los santuarios, junto con la ciudad de Ur, dedicados al culto del dios-Luna Sin, venerado por los semitas de Mesopotamia. Perteneció al Imperio neobabilónico. Según el Cilindro de Sippar de Nabonido, este rey pasó por la ciudad durante el largo viaje de diez años que emprendió poco antes de la caída de tal Imperio.

Fuentes bíblicas

editar

Se la menciona en la Biblia —en el Antiguo Testamento— como la ciudad en la que se instaló Taré, el padre de Abraham, después de haber abandonado Ur. Es el lugar donde el relato bíblico sitúa la casa de Labán, hermano de Rebeca y suegro de Jacob.

Dominio hitita

editar

Su estratégica posición en el camino entre Nínive y Karkemish la convirtió en un centro comercial de primer orden.

En el segundo milenio a. C. fue un establecimiento comercial asirio conocido como Harranu («camino»). Hacia la mitad del siglo XIV a. C. fue ocupada e incendiada por un ejército hitita dirigido por Piyassili de Karkemish (más conocido por Sarri-Kusuh), que conducía a Shattiwaza, pretendiente hurrita al trono de Mitani. Los hititas habían ocupado antes Irridu o Irrite, situada al oeste, en la ruta entre Karkemish y Harrán.

Dominio asirio

editar

Harrán cayó en manos de Asiria hacia 1270 a. C., como el resto de Mitani. Fue saqueada en el año 763 a. C.. Alrededor del año 725 a. C. se rebeló contra los asirios, quienes la reconquistaron y le otorgaron privilegios que fueron conculcados en algún momento indeterminado, si bien le fueron devueltos por el rey Sargón II, quien la restauró no muchos años después.

Constituyó el cuartel general de los asirios después de la caída de Nínive, su capital, en 612 a. C. y su derrota con una coalición de egipcios contra los babilonios en la batalla de Karkemish en 605 a. C.

El templo de Sin fue reconstruido por varios reyes entre Asurbanipal y Nabónido. Herodiano menciona que, en su época, aún se alzaba el templo de la Luna.[5]

Dominio babilonio

editar

El 25 de julio de 616 a. C. Nabopolasar derrotó a los asirios en Harrán. Después de la pérdida de Assur y Nínive, un general se proclamó rey con el nombre de Ashur-uballit II y se hizo fuerte en Harrán, ciudad que finalmente fue ocupada por Nabopolasar de Babilonia en 609 a. C. Los egipcios acudieron en ayuda de los asirios (junio de 609 a. C.) y unidos a las fuerzas de Ashur-uballit, intentaron recuperar Harrán mediante asedio, pero se retiraron en agosto.

Una revuelta en Harrán propició un golpe de Estado del general caldeo Nabónido, quien logró la corona de Babilonia en 565 a. C. Nabónido fue un gobernante extravagante. Dejó en Babilonia a su hijo Belsasar (posible inspirador del golpe de Estado) y se estableció en Harrán, donde rindió culto al dios Sin de la ciudad, y después en el oasis de Tayma, en Arabia. Dicho rey rechazaba el culto a Marduk, el dios de Babilonia; sus habitantes esperaban que adorara al dios local, y al no ser así, había perdido el apoyo de sus súbditos.

Ciro II el Grande, rey de los persas, después de derrotar a los medos (550 a. C.) y conquistar el país de Lidia (547 a. C.), hizo prisionero a Belsasar en Sippar, se apoderó de Babilonia y anunció el restablecimiento del culto a Marduk, por lo que obtuvo el apoyo de los babilonios. También se ganó a los judíos, etnia importante de la ciudad que permanecía exiliada de su tierra originaria.

Del dominio macedonio al romano

editar

En 331 a. C. fue ocupada por los soldados macedonios de Alejandro Magno, y el propio rey permaneció allí durante el verano de dicho año.

Formó parte de los dominios de los diádocos Pérdicas de Orestia, Antígono Monóftalmos y Eumenes de Cardia hasta que pasó a Seleuco I Nicátor, quien para repoblarla estableció allí a los veteranos de su ejército.

Durante el Imperio seléucida pasó a formar parte de la satrapía de Osroene, con capital en Urhai (Edesa), una satrapía que fue independiente durante la Dinastía Abgárida y que gobernó Osroene durante siglos, sin dejar de ser vasalla del Sah de los partos. Sin embargo, vaciló entre Roma y el Imperio parto. Los romanos la llamaban Carrhae. Allí fue donde Marco Licinio Craso fue derrotado y capturado con su ejército por el general parto Surena en el mes de junio de 53 a. C., en la batalla de Carrhae. La ciudad estaba poblada por descendientes de los macedonios, quienes en la guerra se aliaron a los partos.

Dominios romano y bizantino

editar
 
Moneda acuñada en Carrhae.

Lucio Vero arrebató la zona de Harrán al Imperio parto y la incorporó al Imperio romano, conquistando además Nísibis, pero una epidemia le obligó a retirarse. Un monumento a la victoria erigido en Éfeso señala a Harrán entre las ciudades sometidas.

El emperador romano Septimio Severo incorporó Osroene en 195, y, por tanto, a Harrán, que fue convertida en colonia romana por Cómodo (214), quien la visitó en abril de 217. Caracalla fue asesinado aquí a instigación de Macrino, prefecto de la Guardia Pretoriana. El emperador Galerio fue derrotado en las cercanías de la ciudad por los sasánidas en 296. Juliano el Apóstata hizo sacrificios en Harrán al dios Sin al comienzo de su campaña persa.

En 384, la hispanorromana Egeria, que viajaba entonces por Mesopotamia, escribió en su Itinerarium ad Loca Sancta que al llegar a la ciudad se encontró con que los únicos cristianos que residían permanentemente allí eran solo unos pocos clérigos. El obispo la llevó a visitar una iglesia cercana, construida sobre el solar de la casa de Abraham, donde asistió a la fiesta del mártir san Elpidio, que los monjes dispersos por el desierto de los alrededores celebraban cada mes de abril.[6]

Justiniano I reparó las murallas, de 4 km de largo por 3 de ancho y provistas de unas 187 torres. De sus seis puertas (Alepo, Anatalia, Arslanli, Mosul, Bagdad y Rakka) solo se ha conservado la primera. Durante el Imperio bizantino fue llamada a menudo Helenópolis, a causa del paganismo de sus habitantes.

Carrhae, refugio del helenismo

editar

Cuando Justiniano I ordenó cerrar la Academia de Atenas en 529,[7]​ siete filósofos neoplatónicos, Damascio el Diádoco, Simplicio de Cilicia, Prisciano de Lidia, Eulamio de Frigia, Hermias de Fenicia, Diógenes de Fenicia e Isidoro de Gaza dejaron Atenas y se exiliaron voluntariamente en Persia, bajo el rey Cosroes I. Sin embargo, como se firmó un tratado de paz de 532 entre Cosroes I y Justiniano I, los filósofos decidieron trasladarse y establecerse en Harrán (Carrhae), cerca de la frontera persa.

Dominio árabe

editar

En el año 640 fue ocupada sin combate por los árabes. Todavía existía en esa época el culto a Sin, y su templo fue transformado en un castillo del que solo se conservan hogaño las ruinas.

Al comienzo del periodo islámico, Harrán se hallaba en el territorio perteneciente a la tribu Mudar y era una de las principales ciudades del Diyar Mudar, la parte occidental del norte de Mesopotamia (Al-Jazira), junto con Er Roha (Edesa, actual Sanliurfa) y Raqqa. Durante el gobierno del califa omeya Marwan II, Harrán fue la sede califal del Imperio islámico que se extendía desde Al-Ándalus hasta Asia Central.

Umar II estableció una escuela de medicina. El palacio califal fue destruido por los Abasidas. Al parecer, el califa Abasida Mamún, cuando atravesó Harrán durante su campaña contra el Imperio bizantino, obligó a los harranenses a convertirse a una de las "religiones del libro" (judaísmo, cristianismo o islam): en 830, dicho califa, al constatar que sus habitantes eran en su mayoría paganos, los forzó a elegir una de las tres religiones del Libro; los ciudadanos declararon ser sabeos para contar con la protección del Islam.[8]

En efecto, los sabeos son mencionados en el Corán, pero era un grupo de gnósticos mandeos que vivían al sur de Irak, los cuales se extinguieron en la época de Mamún. La relación de los sabeos arrianos con los mencionados en el Corán es una materia aún en debate.

Durante el Califato, Harrán tuvo un gobierno religioso sabeo que fue derrocado en 1032 o 1033 por una milicia rural chiita que no toleraba la libertad religiosa, aliada con los pobres de la ciudad. El templo sabeo fue al fin destruido. Pero entre 1059 y 1060 fue reconstruido como residencia fortificada de los numairidas, la tribu árabe que asumió el poder en el Diyar Mudar durante el siglo XI. La dinastía numairida había sido fundada por Waththab (990-1019), probablemente en tiempos del tercer emir Mani (c.1059), quien hacia 1063 reconoció la soberanía del Califato Fatimí, que duró hasta 1081, pues en ese año fue ocupada por Sharaf al-Dawla de la uqaílida, aliado selyúcida. Sin embargo, el gobernador uqaílida Yahya ben al-Shatir fue derrocado unos dos años después por una revuelta popular. Los selyúcidas la reprimieron a sangre y fuego y recuperaron Harrán.

Edesa fue ocupada por los Cruzados en 1104 y cortaron el suministro de agua a la ciudad de Harrán. El 7 de mayo de 1104 tuvo lugar la llamada Batalla de Harrán, librada en el valle del río Balikh (según Mateo de Edesa, a unos dos días a pie de la ciudad, en un lugar cercano a Raqqa). En ella fue hecho prisionero el conde de Edesa, Balduino de Edesa, futuro rey Balduino I de Jerusalén, por tropas selyúcidas. Los cronistas de la Primera Cruzada, Alberto de Aquisgrán y Fulquerio de Chartres, localizan el campo de batalla en una llanura situada en dirección opuesta a la ciudad de Raqqa.

Un terremoto en 1114 destruyó parte de la ciudad. Y al fundar Imad ad-Din Atabeg Zengi la dinastía zengita, incorporó Harrán a sus dominios en 1127.

Nur al-Din se apoderó de Harrán en 1149 y la embelleció después de ser destruida severamente por otro terremoto en 1156; transformó el lugar de nuevo en una fortaleza.

A finales del siglo XII fue la residencia de los Ayúbidas junto con Raqqa.

También la conquistó Saladino mientras estaba bajo el dominio de los Ayúbidas. En 1181 fue confiada en feudo a Muzaffar al-Din Abu Said Gokburi, y diez años después, en 1191, Saladino la dio en feudo a Malek al-Adil. En 1202 fue nombrado gobernador Hadjib Ali por cuenta del sultán ayúbida Malik al-Ashraf. En 1237 fue ocupada por los khwarízmidas y tres años más tarde la recuperó el ayúbida Malik al-Nasir. La ciudad se rindió sin combatir a los mongoles en 1260.

Taki al-Din Ahmad, famoso teólogo, nació en Harrán en 1263. En 1271 fue atacada sin éxito por Ala al-Din Taybars, los mongoles trasladaron en represalia a sus habitantes a Mosul y a Mardin y destruyeron Harrán, incluyendo las mezquitas, dejando solo en pie la ciudadela. En el siglo XIII el historiador árabe Abu al-Fida dice que estaba en ruinas.

Dominio mameluco

editar

En 1303, después de la victoria de los mamelucos, toda la Al-Jazira, incluyendo Harrán, pasó a su dominio. Fue una aldea durante siglos, pero en la época moderna se construyó una nueva ciudad a unos dos kilómetros de la vieja, donde permanecen las ruinas, ahora transformadas en un atractivo turístico.

Cristianismo en Harrán

editar

Harrán fue un centro del cristianismo asirio desde el comienzo, siendo el primer lugar donde se construyeron abiertamente iglesias cristianas. Sin embargo, muchas personas de Harrán mantuvieron su antigua fe pagana durante el período cristiano, y los antiguos dioses mesopotámicos / asirios, como Sin o Assur, fueron adorados durante algún tiempo.

Carrhae fue la sede de una diócesis cristiana antes del Primer concilio de Nicea de 325, al que asistió su obispo Gerontio. En 361, su obispo Barses fue trasladado a Edesa, capital de la provincia romana de Osroena y, por tanto, sede metropolitana de la que el obispado de Carrhae era sufragáneo. Los nombres de otros once obispos de Carrhae, incluido el de Abraham de Carrhae, son conocidos desde entonces hasta Teodoro Abucara, obispo de Carrhae desde antes del 787 hasta después del 813, y autor de muchos tratados en siríaco y árabe.[9][10]​ Después de él, la sede pasó a manos de obispos jacobitas no calcedonios, de los cuales Miguel el Sirio menciona a diecisiete que vivieron entre los siglos VIII y XII.[11]​ Carrhae, que ya no tiene un obispado residente, figura en la actualidad en la lista de la Iglesia católica como sede titular.[12]

La ciudad moderna

editar
 
Casas tradicionales de adobe en forma de colmenas en el pueblo de Harrán, Turquía.

Harrán es famosa por sus tradicionales casas de adobe en forma de colmena, construidas sin nada de madera. Su diseño permite que el interior esté fresco, algo esencial en esta parte del mundo, y se piensa que no ha cambiado en 3000 años al menos. Algunas fueron utilizadas como viviendas hasta los años 80 del siglo XX. Sin embargo, las que permanecen están estrictamente reservadas para las visitas turísticas. La mayor parte de la población de Harrán vive en un pueblo pequeño, construido aproximadamente a dos kilómetros del yacimiento.

En el lugar histórico, las ruinas de las murallas y de las fortificaciones todavía están en pie, junto a una puerta de la ciudad, al igual que algunas otras estructuras. Las excavaciones de un túmulo funerario cercano, del siglo IV a. C., continúan bajo la dirección del arqueólogo turco Nurettin Yardımcı.[13]

El nuevo pueblo es pobre y su vida es dura a causa del clima caluroso de esta llanura. La población es de etnia árabe y viven conforme a sus arraigadas tradiciones. Se cree que estos árabes fueron asentados por el Imperio otomano durante el siglo XVIII. Las familias típicas reúnen de diez a quince niños que venden a los visitantes folletos sobre Harrán o ramilletes de hierbas (o piden pequeños obsequios, como cintas de pelo o lápices labiales). También intentan hacer de guías. Las mujeres del pueblo están tatuadas y vestidas con ropas tradicionales beduinas.

Antes de finalizar la década de 1980, la extensa llanura de Harrán había caído en el desuso porque los arroyos de Cüllab y Deysan, su suministro original de agua, se habían secado. Pero la llanura está siendo irrigada por el Proyecto del sudeste de Anatolia y está reverdeciendo; el algodón y el arroz pueden ser cultivados de nuevo.

Política

editar

Durante muchos años, la región estuvo representada en el Parlamento turco por Necmettin Cevheri, nacido en el seno del extenso clan Urfa y, como Sedat Bucak, una figura establecida del Partido Demócrata de Turquía (DYP) de Süleyman Demirel. Desde que el DYP se hundió a finales de los años 90, la familia de Cevheri apoya al conservador Partido de la Justicia y el Desarrollo, actualmente en el gobierno.

Referencias

editar
  1. Transcripición del topónimo según la Enciclopedia de la Biblia Ediciones Garriga, Barcelona 1963.
  2. La Biblia de Nácar-Colunga (BNC), la de Jerusalén (BJ) y la de la Casa de la Biblia (BA).
  3. Según la Vulgata.
  4. la Biblia de Reina-Valera (BRV) usa Harán, pero según la Enciclopedia de la Biblia Ediciones Garriga es el onomástico del personaje bíblico.
  5. Herodiano, Historia del Imperio romano después de Marco Aurelio iv.13.7.
  6. Oliver Nicholson, ed. (2018). The Oxford Dictionary of Late Antiquity (en inglés). Harran. Nueva York: Oxford University Press. p. 702. ISBN 978-0-19-881624-9. 
  7. H. J. Blumenthal, "529 and its sequel. What happended to the Academy", Byzantion, 48 (1978), p. 369-385. Ver Georges Tate, Justinien, l'épopée de l'Empire d'Orient, Fayard, 2004.
  8. Pasero Díaz-Guerra, David (16 de febrero de 2017). «Harrán: cuna de la astrología latina medieval». Renovatio Medievalium. Consultado el 16 de mayo de 2023. 
  9. /Michel Lequien, Oriens christianus in quatuor Patriarchatus digestus, París 1740, Vol. II, col. 973–978.
  10. Pius Bonifacius Gams, Series episcoporum Ecclesiae Catholicae, Leipzig 1931, p. 437.
  11. Revue de l'Orient chrétien, VI (1901), p. 197.
  12. Annuario Pontificio 2013 (Libreria Editrice Vaticana 2013 ISBN 978-88-209-9070-1), p. 838.
  13. A título del 2008.

Bibliografía

editar
  • Chwolsohn, Daniil Abramovic, Die Ssabier und der Ssabismus, 2 vols. St. Petersburg, 1856. [Still a valuable reference and collection of sources]
  • Green, Tamara, The City of the Moon God: Religious Traditions of Harran. Leiden, 1992.
  • Heidemann, Stefan, Die Renaissance der Städte in Nordsyrien und Nordmesopotamien: Städtische Entwicklung und wirtschaftliche Bedingungen in ar-Raqqa und Harran von der beduinischen Vorherrschaft bis zu den Seldschuken (Islamic History and Civilization. Studies and Texts 40). Leiden, 2002 .
  • Rice, David Storm, «Medieval Harran. Studies on Its Topography and Monuments I», Anatolian Studies 2, 1952, pp. 36-84.

Enlaces externos

editar