Hauptverwaltung Aufklärung

La Hauptverwaltung Aufklärung (HVA), o en español la Primera Administración de Reconocimiento, fue el servicio de espionaje exterior del Ministerio de Seguridad del Estado en Alemania Oriental (DDR). Durante toda su existencia, la HVA se concentró en la tarea de infiltrarse en los Estados miembros de la OTAN, principalmente la República Federal de Alemania (BRD, Alemania Occidental). En 1990, cuando la DDR se disolvió como resultado de la caída del Muro de Berlín, los alemanes a ambos lados de la frontera descubrieron su verdadero papel en la Guerra Fría.[1]​ La eficacia del HVA en las intrigas través del Telón de Acero, desconocida durante los años operativos, fue única en la gran amplitud del conflicto, y jugó un gran papel en el Bloque del Este en el espionaje contra la OTAN. La figura más famosa y poderosa del HVA fue su director durante muchos años, el General Markus Wolf.

PropósitoEditar

El Stasi fue un servicio con mucho trabajo desde su formación en las secuelas de la Segunda Guerra Mundial. De todos los estados posguerras en Europa, Alemania fue el único dividido por dos, así la lealtad de cada ciudadano alemán fue dudosa en el punto de vista del Estado socialista en el este (y tanto en el oeste). Debajo el patrocinio del KGB soviético, la RDA construyó redes gigantescas de espías domésticos, y debajo varias estimaciones uno de cada 63 personas en la RDA fue un informante para las policías secretas, la primera entre ellas el Stasi.[2]​ Para enfocar los esfuerzos contra los Estados enemigos en Europa Occidental, los jefes de Stasi formaron HVA. HVA recogió inteligencia de agentes simpáticos al comunismo en Alemania Occidental, y también entregó información falsa a espías de la BND, su rival occidental, en su propio territorio.

La RDA ofertaba muchos retos al trabajo de sus servicios secretos, pues también tuvo algunas ventajas desde la formación del Stasi en 1950:

  • La población de la RDA poseyó números altos en relación de los otros socios en el Pacto de Varsovia de personas educados como ingenieros y médicos, y fue más lista de reconstruir sus industrias preguerras que los otros.
  • Como en el caso de su militar, la RDA absorció personal veterano de los servicios antiguos del régimen nazi, aquellos que tenían mucha experiencia en el espionaje. Los alemanes orientales ex-nazis fueron ciertos limitados en ellos prospectos de lograr promociones, debido sus lealtades anteriores, pues sus contribuciones fueron integrales en la formación inicial de HVA en particular.
  • La ocupación del ejército soviético en el territorio de la RDA, si bien debilitaba la soberanía del país, otorgó estabilidad al régimen, y también consejos bienes de la KGB y GRU (inteligencia militar).

ReferenciasEditar

  1. «BStU English Homepage». Archivado desde el original el 10 de junio de 2007. Consultado el 2009. 
  2. Gieseke, Jens (2001). Die DDR-Staatssicherheit. Bundeszentrale für politische Bildung. p. 54. ISBN 3-89331-402-4.