Hipótesis sobre el origen de los croatas

El origen de los croatas antes de la gran migración de los eslavos es incierto. Los croatas modernos se consideran un pueblo eslavo, lo que es respaldado por estudios antropológicos, genéticos y etnológicos, pero evidencias arqueológica y otras históricas sobre la migración de los colonos eslavos, el carácter de la población nativa en el territorio actual de Croacia, y su relación mutua muestra diversas influencias históricas y culturales.

Etnogénesis croataEditar

La definición de la etnogénesis croata comienza con la definición de etnicidad,[He. 1]​ según la cual un grupo étnico es una categoría socialmente definida de personas que se identifican entre sí sobre la base de una experiencia ancestral, social, cultural u otra común, y que muestra una cierta durabilidad a largo plazo.[He. 2]​ En el caso croata, no hay duda de que en la Alta Edad Media un determinado grupo se identificaban ellos mismos con el etnónimo Hrvati (croatas), y era identificado como tal por los demás.[He. 3]​ También tenía una connotación política, continuó expandiéndose, y desde la Baja Edad Media se identificó explícitamente con la nación, aunque no en el significado exacto de la nación moderna contemporánea.[He. 3]​ En el caso de la actual nación croata, varios componentes o fases influyeron en su etnogénesis:

  • el componente final Edad Media-Edad Moderna, que incluyó la presencia de magiares/húngaros e italianos/venecianos. Según los eruditos Heršakand y Nikšić, este componente también incluía a los germánicos/sajones.[He. 7][cita requerida] Después del siglo XIV, debido a la muerte negra, y finales del siglo XV, debido a la invasión otomana, el etnónimo croata se expandió desde las históricas tierras croatas hasta Eslavonia occidental, lo que causó que Zagreb se convirtiera en la capital del Reino de Croacia, y se incorporase a la etnogénesis poblacional de ese territorio.[He. 7]​ La invasión otomana provocó muchas migraciones de personas en los Balcanes y en Croacia, como las de los serbios y valacos,[He. 8]​ pero las siguientes guerras mundiales y eventos sociales también influyeron en la etnogénesis croata.[He. 8]

Fuentes históricas antiguasEditar

 
a llegada de los croatas al Adriático (1905), de Oton Iveković
 
Delegación de croatas y serbios al emperador Basilio I

La mención del etnónimo croata Hrvat para una tribu específica antes del siglo IX aún no está completamente confirmada. De acuerdo con la obra de Constantino VII De Administrando Imperio (siglo X), un grupo de croatas separado de los croatas blancos que vivían en Croacia Blanca y que llegó por su propia voluntad, o que fueron llamados por el emperador bizantino Heraclio (610-641), a la Dalmacia romana donde lucharon y derrotaron a los ávaros, y que finalmente organizaron su propio principado.[He. 9]​ Según la leyenda preservada en la obra, fueron dirigidos por cinco hermanos Κλουκας (Kloukas), Λόβελος (Lobelos), Κοσέντζης (Kosentzis), Μουχλώ (Mouchlo), Χρωβάτος (Chrobatos),, y dos hermanas Τουγά (Touga) and Βουγά (Bouga),[He. 9][2]​ y su archon en ese momento fue el padre de Porga, y fueron bautizados durante el gobierno de Porga en el siglo VII.[3]

Las antiguas fuentes históricas no dan una indicación exacta de la etnogénesis de esos primeros croatas. Constantino VII no identifica a los croatas con los eslavos, ni señala diferencias entre ellos.[4]Juan Skylitzes en su obra Madrid Skylitzes identificó a croatas y serbios como escitas. Néstor el Cronista en su Primera crónica eslava identificó a los croatas blancos con los eslavos occidentales a lo largo del río Vístula, con otros croatas incluidos en la unión tribal eslava oriental. La Crónica del sacerdote de Duklja identifica a los croatas con los godos que quedaron después de que el rey Totila ocupara la provincia de Dalmacia.[He. 10]​ Del mismo modo, Thomas el archidiácono en su obra Historia Salonitana menciona que siete u ocho tribus de nobles, a las que llamó «lingones», llegaron de Polonia y se establecieron en Croacia bajo el liderazgo de Totila.[He. 10]

Historia de la investigaciónEditar

El etnónimo croata Hrvat, así como el relato de los cinco hermanos y las dos hermanas y el temprano gobernante Porga, no se consideran de origen eslavo, aunque son bastante originales para ser una pura fabricación de Constantino VII.[He. 11][5]​ Por ello el origen de los primeros croatas antes y en el momento de su llegada a la actual Croacia, así como su etnónimo, fueron un tema eterno de la historiografía, la lingüística y la arqueología.[He. 11]​ Sin embargo, las teorías a menudo se elaboraron en términos no científicos, respaldadas por intenciones ideológicas específicas y, a menudo, por intenciones políticas y culturales de la época.[He. 12]​ Este tipo de interpretaciones causó mucho daño a ciertas teorías y a la comunidad científica actual.[He. 12]​ Debe tenerse en cuenta seriamente si el origen de las primeras tribus croatas puede considerarse también como el origen de la nación croata, y si solo se puede afirmar que los croatas, como se conocen hoy como nación, se convirtieron solo cuando las tribus croatas llegaron al territorio de la actual Croacia.[Ka. 1]

Teoría eslavaEditar

 
La distribución de cerámicas eslavas de la cultura Praga-Penkovka marcada en rojo, coincide con que todos los etnónimos conocidos de los croatas se encuentran dentro de ese área. Las posibles rutas de migración de los croatas se indican con flechas, según V.V. Sedov (1979).

La teoría eslava, también conocida como teoría paneslava, sobre la idea de que los eslavos llegaron a Illyricum desde Polonia es de origen antiguo, al menos desde el siglo XII.[Dž. 1]​ Con el desarrollo de la historiografía croata desde el siglo XVII fue elaborada en términos realistas, y se consideró a los croatas como uno de los grupos eslavos que se establecieron en su actual tierra natal durante el período migratorio.[He. 10]​ La obra de Constantino VII fue particularmente investigada por el historiador del siglo XVII Ivan Lučić,[He. 10][Dž. 2]​ que concluyó que los croatas provenían de la Croacia Blanca al otro lado de los montes Cárpatos, en Sarmatia (Polonia), con lo que los historiadores de hoy coinciden.[He. 10]

A finales del siglo XIX, el impacto más significativo en la futura historiografía lo tuvo Franjo Rački y el círculo intelectual y político en torno a Josip Juraj Strossmayer.[Dž. 2]​ La visión de Rački de la llegada unificada de croatas y serbios a la «casa parcialmente vacía»,[Dž. 3]​ encajó con el yugoslavismo ideológico y el paneslavismo.[Dž. 3]​ Las ideas de Rački fueron desarrolladas por el historiador Ferdo Šišić en su obra fundamental Povijest Hrvata u vrijeme narodnih vladara [Historia de los croatas en la era de los gobernantes croatas] (1925).[Dž. 4]​ La obra se considera la piedra angular de la historiografía posterior.[Dž. 4]​ Sin embargo, en la Primera y Segunda Yugoslavia, la teoría paneslava (puros eslavos) se enfatizó particularmente debido al contexto político y fue la única teoría oficialmente aceptada por el régimen,[He. 13][He. 14][6]​ mientras que otras teorías que atribuían el origen a componentes no eslavos fueron ignoradas y no aceptadas,[He. 14][6]​ e incluso sus partidarios, por razones también políticas, fueron perseguidos (Milan Šufflay, Kerubin Šegvić, Ivo Pilar).[7][6]​ La teoría oficial también ignoró algunas fuentes históricas, como el relato de Constantino VII, y consideró que los croatas y los serbios eran los mismos eslavos que llegaron en una y la misma migración y no estaban dispuestos a considerar elementos extranjeros en esas sociedades separadas.[8]​ Hubo eruditos yugoslavos como Ferdo Šišić y Nada Klaić que permitieron un origen no eslavo limitado de ciertos elementos en la etnogénesis croata, pero por lo general estaban conectados con los ávaros de Panonia y búlgaros.[He. 14][He. 15]​ Una de las principales dificultades con la teoría paneslava era que el propio etnónimo croata no podía derivarse del idioma eslavo.[He. 10]​ Según extensos estudios del folklore y otros de Radoslav Katičić es incuestionable la esclavitud de los croatas, así como la supervivencia de algunos elementos autóctonos, mientras que el origen iraní de su etnónimo es el menos improbable.[9]​ Con esta conclusión también estuvieron de acuerdo otros estudiosos como Ivo Goldstein.[10]

Teoría autóctona-eslavaEditar

La teoría autóctona eslava se remonta al Renacimiento croata, cuando fue apoyada por Vinko Pribojević y Juraj Šižgorić.[He. 10]​ No hay duda de que el idioma croata pertenece a las lenguas eslavas, pero consideraron que los eslavos eran autóctonos en Illyricum y que sus antepasados eran antiguos ilirios.[He. 10]​ Se desarrolló entre los humanistas dalmacios,[Dž. 1]​ y también fue considerada por escritores modernos tempranos, como Matija Petar Katančić, Mavro Orbini y Pavao Ritter Vitezović.[Dž. 1]​ Esa idea romántica y cultural fue promovida especialmente por el Movimiento Ilirio nacional y por su líder Ljudevit Gaj en el siglo XIX.[Dž. 1]

Según el modelo autóctono, la patria eslava estaba en el área de la antigua Yugoslavia, y se extendía hacia el norte y el oeste en lugar de al revés.[11]​ Una revisión de la teoría, desarrollada por Ivan Mužić,[9]​ sostiene que la migración eslava desde el norte ocurrió, pero el número real de colonos eslavos fue pequeño y que el sustrato étnico autóctono prevaleció en la formación de los croatas, pero eso contradice y no responde a la presencia predominantedel idioma eslavo.[11][Dž. 1]​ La situación social y lingüística que tenía la población pre-eslava es difícil de reconstruir, especialmente si se acepta la teoría de que la población autóctona era dominante en el momento de la llegada de los eslavos pero que aceptaba la lengua y la cultura de los recién llegados eslavos que estaban en la minoría.[12]​ Este escenario solo puede explicarse con la posible distorsión de la identidad cultural y étnica de la población romanizada nativa que ocurrió después de la caída del Imperio Romano Occidental, y que la nueva lengua y cultura eslavas fueron vistas como un idioma prestigioso que tenían, o quería aceptar.[12]​ Las suposiciones de que los ilirios eran una entidad etnolingüística homogénea fueron rechazadas en el siglo XX, y según los eruditos que apoyan la «hipótesis de la cuenca del Danubio» de la patria eslava, se considera que algunas tribus protoeslavas existían incluso antes de la migración eslava en el sureste de Europa.[13]​ Sin embargo, esta teoría ha sido científicamente desacreditada y rechazada.[9]

Teoría godaEditar

La teoría goda, que se remonta al trabajo de finales del siglo XII y el siglo XIII del sacerdote de Duklja y Thomas el archidiácono,[He. 15][Dž. 5]​ sin excluir que algunos segmentos godos podrían sobrevivir al colapso del Reino godo y se incluyeron en la etnogénesis croata, se basa en casi ninguna evidencia concreta para identificar a los croatas con los godos.[He. 15][Dž. 5]​ En 1102, el Reino de Croacia entró en una unión personal con el Reino de Hungría. Se considera que esa identificación de croatas con godos se basa en un mito dinástico local croata de los Trpimirović del siglo XI, en paralelo al mito húngaro de la dinastía de Árpád de que se originó en el líder huno Atila.[He. 15][He. 16]

Algunos eruditos como Nada Klaić consideraron que Tomás el Archidiácono subestimaba a los eslavos/croatas y que quería despreciarlos como bárbaros con la identificación con los godos, aunque hasta la época del Renacimiento, los godos eran vistos como nobles bárbaros en comparación con los hunos, ávaros, vándalos, langobardos, magiares y eslavos, y como tales no se los identificaría con los godos.[He. 17][He. 18]​ Además, en el trabajo de Tomás el Archidiácono el énfasis inicial está en la decadencia de la gente de Salona, y en cómo tales eruditos consideraron que el surgimiento de los godos/croatas recién llegados fue visto en realidad como una especie de azote de Dios para los romanos pecadores.[He. 19][He. 18]

Otros eruditos como Ludwig Gumplowicz y Kerubin Šegvić leyeron literalmente las obras medievales y consideraron a los croatas como godos que finalmente fueron eslavizados, y que la casta gobernante se formó a partir del elemento guerrero extranjero.[He. 14][14]​ La idea se argumentó con el sufijo godo mære (mer, famoso) que se encuentra entre los nombres de los duques croatas grabados en piedra y en inscripciones escritas, así como en el sufijo eslavo slav (famoso), y que mer finalmente se cambió por mir (paz) porque los eslavos tergiversaron la interpretación de los nombres según su idioma.[15]​ El etnónimo Hrvat se habría derivado del germánico-godo Hrôthgutans, el hrōþ (victoria, gloria) y gutans (nombre histórico común de los godos).[16]​ Durante la Segunda Guerra Mundial, la teoría goda, así como la paneslava durante la existencia de Yugoslavia, fue la única teoría apoyada por el régimen del Estado Independiente de Croacia.[He. 20][Dž. 5]

Teoría iraníEditar

 
Foto de las Tablas de Tanais B que contienen la palabra Χοροάθος (Horoáthos).

La teoría iraní, también conocida como teoría iraní-caucásica, data de 1797 y de la tesis doctoral de Josip Mikoczy-Blumenthal quien, dado que la disertación desapareció misteriosamente en 1918 y solo se conserva una breve reseña, consideraba que los croatas se originaron en los sármatas que eran descendientes de Medes en el noroeste de Irán.[17]​ En 1853 se descubrieron las dos Tablas de Tanais.[18]​ Están escritas en griego y fueron encontradas en la colonia griega de Tanais a finales del siglo II y principios del III d.C., en el momento en que la colonia estaba rodeada por sármatas.[He. 21][He. 22]​ En la inscripción más grande está escrito «el padre de la asamblea devocional Horouathon» y «el hijo de Horoathu», mientras que en la inscripción más pequeña «Horoathos, el hijo de Sandarz, los arcontes de los tanaisianos»,[18]​ que recuerda a la variación habitual del etnónimo croata Hrvat-Horvat.[18]​ Algunos académicos usan estas tablas solo para explicar la etimología, y no necesariamente la etnogénesis.[He. 17]

La teoría iraní entró en la ciencia histórica en la primera mitad del siglo XX por tres vías, inicialmente independientes, desde la historia histórico-filológica, desde la historia del arte (Luka Jelić, Josef Strzygowski, Ugo Monneret de Villard[Ko. 1]​), y desde la historia de la religión[Ko. 2]​ (Johann Peisker, Milan Šufflay, Ivo Pilar[Ko. 3]​). La interrelación cultural eslavo-iraní fue señalada por etnólogos modernos, como Marijana Gušić —quien en el ritual Ljelje notó la influencia de la esfera póntica-caucásica-iraní,[19][Ko. 4]​—, Branimir Gušić[Ko. 4]​ y los arqueólogos Zdenko Vinski y Ksenija Vinski-Gasparini..[Ko. 5]​ Sin embargo, los indicadores culturales y artísticos de origen iraní, incluidas las indicaciones en la esfera religiosa, son de alguna manera difíciles de determinar.[He. 22]​ Son principalmente influencias sasánidas (224-651) las que se sintieron en las regiones esteparias.[He. 22]

El primer erudito que relacionó los nombres de las tablas con el etnónimo croata fue A. L. Pogodin en 1902.[He. 23][He. 22]​ El primero que consideró tal tesis y el origen iraní fue Konstantin Josef Jireček en 1911.[Ko. 2]​ Diez años después, Al. I. Sobolevski dio la primera teoría sistemática sobre el origen iraní que hasta hoy no ha cambiado en las líneas básicas.[Ko. 2]​ En el mismo año, de forma independiente, Fran Ramovš, con referencia a la interpretación iraní del nombre Horoathos de Max Vasmer, concluyó que los primeros croatas eran una de las tribus sármatas que durante la gran migración avanzó a lo largo del borde exterior de los Cárpatos (Galitzia) hasta los ríos Vístula y Elba.[Ko. 2]​ La imagen casi final y más detallada fue dada por el académico esloveno Ljudmil Hauptmann en 1935.[Ko. 2][10]​ Consideró que los croatas iraníes, después de la invasión de los hunos alrededor de 370, cuando los hunos cruzaron el río Volga y atacaron a los alanos iraníes en el río Don, abandonaron sus tierras sármatas iniciales y llegaron entre los eslavos a las tierras baldías al norte de los Cárpatos, donde gradualmente se eslavizaron.[Ko. 6]​ Allí pertenecieron al gobierno tribal de los antes hasta que los antes fueron atacados por los avaros en 560, y el gobierno tribal fue finalmente destruido en 602 por los mismos avaros.[Ko. 6]​ Posteriormente, la tesis fue apoyada por Francis Dvornik, George Vernadsky, Roman Jakobson, Tadeusz Sulimirski y Oleg Trubachyov.[Ko. 7]Omeljan Pritsak consideraba a los primeros croatas como un clan de origen alano-iraní que durante la pax avariana tendría un papel social de comerciantes fronterizos,[Ko. 8]​ mientras que R. Katičić consideraba que no había pruebas suficientes de que los croatas no eslavos gobernaran como una clase de élite sobre los eslavos que estaban bajo el dominio de los ávaros.[9]

Los nombres personales en las Tablas de Tanais se consideran como un prototipo de cierto etnónimo de una tribu sármata de la que descendieron esas personas,[He. 21][20]​ y también hoy en día se acepta generalmente que el nombre croata es de origen iraní y que puede ser trazado hasta las tablas Tanais.[20][21]​ Sin embargo, la etimología en sí no es suficiente evidencia sólida.[He. 21]​ La teoría se explica con más detalle con la destrucción por los ávaros del gobierno tribal antes en 602, y que la migración de los primeros croatas y la posterior guerra con los ávaros en Dalmacia (durante el reinado de Heraclio, 610-641) pueden verse como una continuación de la guerra entre los antes y los ávaros.[He. 23]​ Que los primeros croatas marcaran las direcciones cardinales con colores —de aquí croatas blancos y Croacia Blanca (occidental) y Croacia Roja (meridional)[He. 23]​— aunque la designación de color cardinal, en general, indica vestigios de la tradición generalizada de los pueblos esteparios.[Ka. 2]​ La composición heterogénea de la leyenda croata en la que se mencionan inusualmente a dos mujeres líderes, Touga y Bouga, indica lo que confirmaron los hallazgos arqueológicos reales: la existencia de «mujeres guerreras» conocidas como amazonas entre los sármatas y los escitas.[He. 23]​ Por ello Trubachyov trató de explicar el prototipo original del etnónimo a partir de los adjetivos *xar-va(n)t (femenino, rico en mujeres), que deriva de la etimología de los sármatas, el indo-ario *sar-ma(n)t (femenino), tanto en el sufijo adjetivo indo-iraní -ma(n)t/wa(n)t, y en la palabra indo-aria e indo-iraní *sar- (mujer), que en iraní da *har.[20]

Otra interpretación fue dada por el erudito Jevgenij Paščenko; consideraba que los croatas eran un grupo heterogéneo de personas pertenecientes a la cultura Chernyakhov, una mezcla cultural poliétnica de principalmente eslavos y de sármatas, pero también de godos, getas y dacios.[22]​ Estuvo ocurriendo una interrelación entre el idioma y la cultura eslava e iraní, como se ve por ejemplo en la toponimia.[22]​ Por ello bajo el etnónimo Hrvati no debería ser necesariamente vista una tribu específica o incluso homogénea, sino religión arcaica y mitología de un grupo heterogéneo de personas de origen o influencia iraní que adoraban a la deidad solar Hors, de donde posiblemente se originase el etnónimo croata.[23]​ La otra tesis conocida más radical, la iraní-persa, de la teoría iraní fue la de Stjepan Krizin Sakač, quien aunque dio algunas ideas sobre algunos temas, trató de seguir el etnónimo croata hasta la región de Arachosia (Harahvaiti, Harauvatiš) y su gente (Harahuvatiya) del Imperio aqueménida (550-330 a. C.).[24][He. 23][Ka. 3]​ Sin embargo, aunque la similitud fuese sugerente, era etimológicamente incorrecta.[Ka. 4]​ Hubo muchos partidarios de la tesis e intentaron desarrollarla, pero los argumentos reales se consideran inverosímiles, poco científicos y con un sentimiento antieslavo.[9][He. 23][25][Ka. 5]

Teoría avaraEditar

La teoría avara, también conocida como teoría ávaro-búlgara, búlgara o túrquica, data de finales del siglo XIX y principios del XX cuando John Bagnell Bury notó la similitud entre la leyenda croata de los cinco hermanos (y dos hermanas) con la leyenda búlgara de los cinco hijos de Kubrat.[He. 10]​ Consideró que los croatas blancos Chrobatos y los búlgaros Kubrat serían el mismo pueblo del grupo étnico búlgaro, y también derivó el título croata de ban del nombre personal de kagán ávaro Bayan I y del hijo de Kubrat Batbayan.[He. 10]​ De forma similar, Henry Hoyle Howorth aseveró que los croatas blancos eran una casta guerrera búlgara a la que se le dio tierra en los Balcanes occidentales debido a la expulsión de los ávaros de Panonia tras la revuelta de Kubrat contra el kaganato ávaro.[26]

La teoría fue desarrollada más tarde por Otto Kronsteiner en 1978.[He. 14][27]​ Trató de probar que los primeros croatas eran una casta superior de origen ávaro, que se mezcló con la nobleza eslava durante los siglos VII y VIII y abandonó su lengua ávara.[He. 24]​ Como argumentos para su tesis, consideró la derivación tártaro-baskir del etnónimo croata;[He. 24]​ que los croatas y los ávaros casi siempre se mencionan juntos;[He. 24]​ la distribución de los asentamientos de tipo ávariano donde el etnónimo croata era como topónimo, pagus Crouuati en Carintia y Kraubath en Estiria; estos asentamientos tenían nombres avarianos con el sufijo *-iki (-itji);[He. 24]​ el comandante de esos asentamientos era un Ban avariano, cuyo nombre se encuentra en el centro de esos asentamientos, Faning/Baniče < Baniki en Carintia, y Fahnsdorf < Bansdorf en Estiria;[He. 24]​ los títulos de oficiales avarianos, además del mongol-túrquico khagan, los kosezes/kasazes, ban y župan.[He. 24]​ Anteriormente, para algunos historiadores yugoslavos, el topónimo Obrov(ac) también se consideraba de origen avaro,[He. 25]​ y según las afirmaciones de Kronsteiner, que muchos Nada Klaić aceptaron, Klaić trasladó la antigua patria de los croatas blancos a Carantania.[He. 24]

Sin embargo, según Peter Štih y los estudiosos modernos, los argumentos de Kronsteiner eran claras suposiciones que los historiadores no pueden aceptar objetivamente como evidencia.[28]​ En realidad, la derivación etimológica es una de muchas y no es generalmente aceptada;[20][21]​ los croatas se mencionan junto a los ávaros sólo en la obra de Constantino VII, pero siempre como enemigos de los ávaros, que destruyeron y expulsaron su autoridad de Dalmacia;[29]​ esos asentamientos tenían extendido el sufijo eslavo ići, los asentamientos no tienen la disposición semicircular de tipo ávaro, y los asentamientos Ban's no podían ser su asiento, ya que son muy pequeños y no se encuentran en ninguna encrucijada o ubicación geográfica importante;[30]​ el origen y la derivación de los títulos están sin resolver, y no se encuentran entre los ávaros y la lengua ávara;[30][31]​ topónimos con raíz Obrov derivan del verbo eslavo del sur "obrovati" (cavar una trinchera ) y son en su mayoría de fecha posterior (del siglo XIV).[He. 25]

La teoría fue desarrollada por Walter Pohl.[Dž. 6]​ Observó la diferencia entre la tradición agrícola de infantería (eslava) y la tradición nómada de caballería (ávara), pero no negó que a veces la situación era exactamente la opuesta, y que a menudo las fuentes no diferenciaban a los eslavos de los ávaros.[He. 26][32]​ Inicialmente compartió la opinión de Bury sobre el nombre y las leyendas de Kubrat y Chrobatos, y la mención de las dos hermanas interpretada como elementos adicionales que se unieron a la alianza «por la línea materna», y señaló que el simbolismo del número siete se encuentra a menudo en los pueblos de la estepa.[He. 27]​ Pohl señaló que el mérito de Kronsteiner fue que, en lugar de la etnogénesis "étnica" habitual, propuso una etnogénesis "social".[He. 27]​ Como tal, el nombre croata no sería un etnónimo, sino una designación social para un grupo de guerreros de élite de origen diverso que gobernaron sobre la población eslava conquistada en la frontera del kaganato ávaro,[He. 27][Dž. 6]​ la designación finalmente se convirtió en un etnónimo[He. 27]​ impuesto a los grupos eslavos.[Dž. 7]​ La afirmación sobre la frontera es sólo parcialmente cierta porque, aunque los croatas fueron mencionados en la línea de kaganato, estaban en su mayoría fuera y no dentro de las fronteras.[33]​ No apoyó la derivación de Kronstenier, ni consideró importante la etimología, ya que es imposible establecer el origen étnico de los «croatas originales», es decir, las categorías sociales que llevaban el título de "Hrvat".[He. 27]

Historiadores y arqueólogos, hasta ahora, han concluido que los ávaros nunca vivieron en Dalmacia propiamente dicha (incluida Lika), sino en algún lugar de Panonia,[34][35]​ faltan hallazgos arqueológicos auténticos de los primeros ávaros en Croacia, y que el componente étnico turquico era insignificante.[36]​ Últimamente, Osman Karatay dio una tesis más pro-turca (como ogures blancos).[He. 28]​ Esta teoría no se tiene en cuenta, ya que con frecuencia ignora la erudición historiográfica existente.[Dž. 8]​ También consideró el origen túrquico del gobierno bosnio, que se considera un intento de popularización de los vínculos entre musulmanes bosnios con Turquía.[Dž. 8]

Estudios antropológicos y genéticosEditar

AntropologíaEditar

 
Las presumibles rutas de migración de los croatas medievales tempranos desde Polonia con una ruta directa a través de Eslovaquia y de Hungría, y la expansión gradual hacia el interior continental de Bosnia y Herzegovina en el siglo X, y solo después del siglo XI al norte y este de Croacia, según M Šlaus (1998-2004).

Antropológicamente, las mediciones craneométricas realizadas en la población croata contemporánea de la ciudad de Zagreb mostraron que predominantemente tiene «tipo de cabeza dolicocefálica y tipo de cara mesoprosópica», más específicamente, mesocefalia y leptoprosopia prevalecen en Dalmacia del Sur, y braquicefalia y euriprosopia en Croacia Central.[37]​ Según los estudios craneométricos de 1998-2004 realizados por Mario Šlaus de sitios arqueológicos medievales de Europa central, cuatro sitios dálmatas y dos bosnios agrupados con sitios polacos, dos sitios de Croacia continental (ávaro-eslavos) se clasificaron en el grupo de sitios húngaros al oeste del Danubio, mientras que los dos sitios de la cultura Bijelo Brdo formaban parte del grupo de sitios eslavos de Austria, la República Checa y Eslovenia. La comparación con los sitios escita-sármatos no reveló similitudes significativas en la morfología craneal, ni apoyó la idea de hombres de la frontera de los ávaros. Los resultados indican que el núcleo del primer estado croata en Dalmacia era de ascendencia eslava, que llegó desde un área en algún lugar de Polonia, probablemente a lo largo de la ruta directa Nitra (Eslovaquia) - Zalaszabar (Hungría) - Nin (Croacia), y gradualmente se expandió al interior continental de Bosnia y Herzegovina en el siglo X, sin embargo, a fines del siglo XI no lo hizo en el norte y este de Croacia continental, donde se distinguieron del grupo cultural Bijelo Brdo.[38][39][40][41]​ El estudio de 2015 de restos esqueléticos medievales en Šopot (siglos XIV-XV) y Ostrovica (siglo IX) descubrió que se agrupan con otros sitios dálmatas y polacos, concluyendo que «PCA mostró que todos los sitios de la costa del Adriático oriental estaban estrechamente relacionados en morfología craneal y, por lo tanto, lo más probable es que tuvieran una composición biológica similar».[42]​ Según el estudio de 2015 de la Academia Nacional de Ciencias de Ucrania, los cementerios medievales en Zelenche del óblast de Ternópil y en Halych en Ucrania tienen «peculiaridades antropológicas» debido a que son diferentes de los sitios cercanos de las tribus eslavas primitivas de volhynianos, tivertsi y drevlianos, y más cercano «a varias poblaciones distantes de la parte de los eslavos occidentales y del sur (checos, eslavos de Lusacia, moravos y croatas). Este hecho puede atestiguar su origen común».[43]

Los datos antropológicos y craneométricos están en correlación con las fuentes históricas, incluido un relato del DAI de que una parte de los croatas dálmatas se separó y tomó el control de Pannonia e Illyricum, así como otros hallazgos arqueológicos que implican que los primeros croatas no se establecieron inicialmente en la Baja Panonia y que la escisión estaba relacionada con el gobierno político más que con el origen étnico.[44]​ Otros argumentan que «los cementerios de Bijelo Brdo y Vukovar difícilmente pueden considerarse evidencia de una población eslava pre-croata en el norte de Croacia» y más bien «representan una población que huyó de los magiares» durante el siglo X.[41]

Genética de poblacionesEditar

Genéticamente, en la línea del cromosoma Y, una mayoría (75%) de los varones croatas de Croacia pertenecen a los haplogrupos I (38% -43%), R1a (22% -25%) y R1b (8% -9%), mientras que una minoría (25%) pertenecen en su mayoría al haplogrupo E (10%), y otros a los haplogrupos J (7%-10%), G (2%-4%), H (0.3-1.8%) y N (<1%).[45][46]​ La distribución, varianza y frecuencia de los subclados I2 y R1a (> 60%) entre los croatas están relacionados con la expansión eslava medieval, probablemente del territorio de la actual Ucrania y el sureste de Polonia.[47][48][49][50][51]​ Genéticamente, en la línea del ADN mitocondrial materno, la mayoría (> 65%) de los croatas de Croacia (continente y costa) pertenecen a tres de los once principales haplogrupos de mtDNA europeos —H (45%), U (17.8-20.8%), J (3-11%)—, mientras que una gran minoría (> 35%) pertenece a muchos otros haplogrupos más pequeños.[52]​ Según una encuesta autosómica de IBD, los hablantes de lengua serbocroata comparten un número muy elevado de antepasados comunes que datan del período de migración.hace aproximadamente 1500 años con los clusters de Polonia y Rumanía-Bulgaria, entre otros, en Europa del Este. Fue causado por la expansión eslava, una pequeña población que se expandió a regiones de «baja densidad de población a partir del siglo VI» y que es «muy coincidente con la distribución moderna de las lenguas eslavas».[53]​ Otros estudios de IBD y de mezclas también encontraron patrones de eventos de mezcla entre eslavos del sur, este y oeste en el momento y área de la expansión eslava, y que el componente ancestral balto-eslavo compartido entre los eslavos del sur está entre el 55-70%.[54][55]

La región de la actual Croacia puede haber servido como refugium para las poblaciones del norte durante el Último Máximo Glacial (LGM).[56]​ La costa oriental del Adriático estaba mucho más al sur.[57]​ Las partes norte y oeste de ese mar eran estepas y llanuras, mientras que las islas croatas modernas (ricas en sitios arqueológicos del Paleolítico) eran colinas y montañas.[57][56]​ La región tuvo un papel específico en la estructuración de la herencia genética paterna europea, y particularmente entre los eslavos, caracterizada por el predominio de los linajes R1a e I, y la escasez de linajes E.[58]​ Los resultados genéticos no pueden utilizarse como evidencia de un componente étnico específico, pero indican el papel principal de los eslavos en la etnogénesis croata.[He. 29]

Véase tambiénEditar

NotasEditar

  • Košćak, Vladimir (1995), «Iranska teorija o podrijetlu Hrvata» [Iranian theory on the origin of Croats], en Budak, Neven, ed., Etnogeneza Hrvata [Ethnogenesis of Croats] (en croata), Matica hrvatska, ISBN 953-6014-45-9 .
  1. Košćak, 1995, pp. 111-112.
  2. a b c d e Košćak, 1995, p. 110.
  3. Košćak, 1995, p. 112.
  4. a b Košćak, 1995, p. 114.
  5. Košćak, 1995, pp. 114-115.
  6. a b Košćak, 1995, p. 111.
  7. Košćak, 1995, pp. 112-113.
  8. Košćak, 1995, p. 113.
  1. a b c d e Džino, 2010, p. 17.
  2. a b Džino, 2010, p. 18.
  3. a b Džino, 2010, pp. 18–19.
  4. a b Džino, 2010, p. 19.
  5. a b c Džino, 2010, p. 20.
  6. a b Džino, 2010, pp. 20–21, 47.
  7. Džino, 2010, pp. 21, 47.
  8. a b Džino, 2010, p. 22.
  1. Katičić, 1999, pp. 15-16.
  2. Katičić, 1999, pp. 8-16.
  3. Katičić, 1999, pp. 11-12.
  4. Katičić, 1999, p. 12.
  5. Katičić, 1999, p. 15.
  1. Stanko Guldescu, The Croatian-Slavonian Kingdom: 1526-1792, Walter de Gruyter GmbH & Co KG, 1970, p.70, ISBN 9783110881622
  2. Živković, 2012, p. 113.
  3. Živković, 2012, p. 54-56, 140.
  4. Goldstein, Ivo (1995). Hrvatski rani srednji vijek [Croatian Early Middle Age] (en croata). Zagreb: Novi Liber. p. 23. ISBN 953-6045-02-8. 
  5. Živković, 2012, p. 54-55, 114-115.
  6. a b c Bartulin, 2013, p. 224.
  7. Stagličić, Ivan (23 November 2010). «Gdje su Hrvati disali prije "stoljeća sedmog"?» [Where did Croats breath before "seventh century"?]. Zadarski list (en croata) (Zadar). Consultado el 15 March 2015. 
  8. John Van Antwerp Fine (1991). The Early Medieval Balkans: A Critical Survey from the Sixth to the Late Twelfth Century. University of Michigan Press. pp. 53, 56-57. ISBN 9780472081493. 
  9. a b c d e Rončević, Dunja Brozović (1993). «Na marginama novijih studija o etimologiji imena Hrvat» [On some recent studies about the etymology of the name Hrvat]. Folia Onomastica Croatica (en croata) (2): 7-23. Consultado el 21 August 2020. 
  10. a b Goldstein, Ivo (1989). «O etnogenezi Hrvata u ranom srednjem vijeku» [On the ethnogenesis of the Croats in the Early Middle Ages]. Migracijske i etničke teme (en croata) 5 (2–3): 221–227. Consultado el 21 August 2020. 
  11. a b Katičić, Radoslav (1991), «Ivan Mužić o podrijetlu Hrvata» [Ivan Mužić about origin of Croats], Starohrvatska Prosvjeta (en croata) III (19): 250, 255-259 .
  12. a b Matasović, 2008, p. 46.
  13. Szabo, 2002, p. 7–36.
  14. Bartulin, 2013, p. 117–118.
  15. Tafra, 2003, p. 16-18.
  16. Bartulin, 2013, p. 118.
  17. Stagličić, Ivan (27 November 2008). «Ideja o iranskom podrijetlu traje preko dvjesto godina» [Idea about Iranian theory lasts over two hundred years]. Zadarski list (en croata) (Zadar). Consultado el 15 March 2015. 
  18. a b c Škegro, Ante (2005), «Two Public Inscriptions from the Greek Colony of Tanais at the Mouth of the Don River on the Sea of Azov», Review of Croatian History I (1): 9, 15, 21-22, 24 .
  19. Lozica, Ivan (2000), «Kraljice u Akademiji» [Kraljice [Queens] in Academy], Narodna Umjetnost : Hrvatski Časopis Za Etnologiju I Folkloristiku (Narodna umjetnost: Croatian Journal of Ethnology and Folklore Research) 37 (2): 69 .
  20. a b c d Gluhak, Alemko (1990), «Podrijetlo imena Hrvat» [The origin of the ethnonym Hrvat], Jezik : Časopis Za Kulturu Hrvatskoga Književnog Jezika (en croata) (Zagreb: Jezik (Croatian Philological Society)) 37 (5): 131-133 .
  21. a b Matasović, Ranko (2008), Poredbenopovijesna gramatika hrvatskoga jezika [A Comparative and Historical Grammar of Croatian] (en croata), Zagreb: Matica hrvatska, p. 44, ISBN 978-953-150-840-7 .
  22. a b Paščenko, 2006, p. 46-48.
  23. Paščenko, 2006, p. 67-82, 109-111.
  24. Budak, 2018, pp. 98–99.
  25. Košćak, 1995, p. 112.
  26. Howorth, H.H. (1882). «The Spread of the Slaves - Part IV». The Journal of the Anthropological Institute of Great Britain and Ireland 11: 224. 
  27. Džino, 2010, p. 21.
  28. Štih, 1995, p. 127.
  29. Štih, 1995, p. 128.
  30. a b Štih, 1995, p. 130.
  31. Živković, 2012, p. 144, 145.
  32. Pohl, 1995, p. 88-90.
  33. Budak, 2018, pp. 101.
  34. Živković, 2012, p. 51, 117-118.
  35. Sokol, Vladimir (2008), «Starohrvatska ostruga iz Brušana u Lic: Neki rani povijesni aspekti prostora Like – problem banata» [An early Croatian spur from Brušani in Lika: Some early historical aspects of the Lika region - the “banat” problem], "Arheološka istraživanja u Lici" i "Arheologija peći i krša" Gospić, 16.-19. listopada 2007. 23, Zagreb-Gospić: Izdanja Hrvatskog arheološkog društva, pp. 185-187, ISBN 978-953-7637-02-6 .
  36. Sedov, 2012, p. 447.
  37. Đ. Grbeša (2007), «Craniofacial Characteristics of Croatian and Syrian Populations», Collegium Antropologicum 31 (4): 1121-1125, PMID 18217470 .
  38. M. Šlaus (1998), «Craniometric relationships of medieval Central European populations: Implications for Croat ethnogenesis», Starohrvatska Prosvjeta 3 (25): 81-107 .
  39. M. Šlaus (2000), «Kraniometrijska analiza srednjovjekovnih nalazišta središnje Europe: Novi dokazi o ekspanziji hrvatskih populacija tijekom 10. do 13. stoljeća», Opuscula Archaeologica: Papers of the Department of Archaeology, 23–24 (1): 273-284 .
  40. M. Šlaus (2004), «Craniometric relationships among medieval Central European populations: implications for Croat migration and expansion.», Croatian Medical Journal 45 (4): 434-444, PMID 15311416 .
  41. a b Sokol, Vladimir (2015). Medieval Jewelry and Burial Assemblages in Croatia: A Study of Graves and Grave Goods, ca. 800 to ca. 1450. BRILL. pp. 90, 124. ISBN 978-90-04-30674-5. 
  42. Bašić et al., 2015.
  43. Tetyana O. Rudych, "Anthropological material from Zelenche, an ancient Rus period burial ground" (in Ukrainian), Археологія, NASU Institute of Archaeology, issue 1, 2015, pp. 99-108, ISSN 0235-3490
  44. Gračanin, Hrvoje (2008), «Od Hrvata pak koji su stigli u Dalmaciju odvojio se jedan dio i zavladao Ilirikom i Panonijom: Razmatranja uz DAI c. 30, 75-78», Povijest U Nastavi (en croata) VI (11): 67-76, «Ukratko, car je rekao ili da se dio Hrvata odselio iz Dalmacije i, naselivši se u Panoniji i Iliriku, zavladao ondje ili da su Hrvati / član hrvatske elite preuzeli vlast u tim područjima, a da doseobe nije bilo. Odgovor nude arheološko-antropološka istraživanja. Kraniometrijske analize provedene na kosturnim ostacima iz grobišta od jadranskog priobalja do duboko u unutrašnjost upućuju na zaključak da su se populacije koje se smatraju starohrvatskima postupno širile u zaleđe sve do južne Panonije tek u vrijeme od 10. do 13. stoljeća.26 Dalmatinskohrvatske populacije jasno se razlikuju od kasnijih kontinentalnih populacija iz Vukovara i Bijelog Brda, dok populacije s lokaliteta Gomjenica kod Prijedora, koji je na temelju arheološke građe svrstan u bjelobrdski kulturni kompleks, ulaze već u skupinu dalmatinsko-hrvatskih populacija.27 Polagan prodor hrvatskog utjecaja prema sjeveru dodatno potkrepljuju i nalazi nakita iz tog vremena,28 koji svjedoče o neposrednijim vezama između dalmatinsko-hrvatskog i južnopanonsko-slavenskog kulturnog kruga. Izneseni nalazi navode na zaključak da se Hrvati nisu uopće naselili u južnoj Panoniji tijekom izvorne seobe sa sjevera na jug, iako je moguće da su pojedine manje skupine zaostale na tom području utopivši se naposljetku u premoćnoj množini ostalih doseljenih slavenskih populacija. Širenje starohrvatskih populacija s juga na sjever pripada vremenu od 10. stoljeća nadalje i povezano je s izmijenjenim političkim prilikama, jačanjem i širenjem rane hrvatske države. Na temelju svega ovoga mnogo je vjerojatnije da etnonim "Hrvati" i doseoba skrivaju činjenicu o prijenosu političke vlasti, što znači da je car političko vrhovništvo poistovjetio s etničkom nazočnošću. Točno takav pristup je primijenio pretvarajući Zahumljane, Travunjane i Neretljane u Srbe (DAI, c. 33, 8-9, 34, 4-7, 36, 5-7).» .
  45. Mršić, Gordan (2012). «Croatian national reference Y-STR haplotype database». Molecular Biology Reports 39 (7): 7727-41. PMID 22391654. S2CID 18011987. doi:10.1007/s11033-012-1610-3. 
  46. Šarac, Jelena; Šarić, Tena; Havaš Auguštin, Dubravka; Novokmet, Natalija; Vekarić, Nenad; Mustać, Mate; Grahovac, Blaženka; Kapović, Miljenko; Nevajda, Branimir; Glasnović, Anton; Missoni, Saša; Rootsi, Siiri; Rudan, Pavao (2016). «Genetic heritage of Croatians in the Southeastern European gene pool—Y chromosome analysis of the Croatian continental and Island population». American Journal of Human Biology 28 (6): 837-845. PMID 27279290. S2CID 25873634. doi:10.1002/ajhb.22876. 
  47. A. Zupan (2013). «The paternal perspective of the Slovenian population and its relationship with other populations». Annals of Human Biology 40 (6): 515-526. PMID 23879710. S2CID 34621779. doi:10.3109/03014460.2013.813584. 
  48. Underhill, Peter A. (2015), «The phylogenetic and geographic structure of Y-chromosome haplogroup R1a», European Journal of Human Genetics 23 (1): 124-131, PMC 4266736, PMID 24667786, doi:10.1038/ejhg.2014.50 .
  49. O.M. Utevska (2017). Генофонд українців за різними системами генетичних маркерів: походження і місце на європейському генетичному просторі [The gene pool of Ukrainians revealed by different systems of genetic markers: the origin and statement in Europe] (PhD) (en ucraniano). National Research Center for Radiation Medicine of National Academy of Sciences of Ukraine. pp. 219-226, 302. 
  50. Pamjav, Horolma; Fehér, Tibor; Németh, Endre; Koppány Csáji, László (2019). Genetika és őstörténet (en hungarian). Napkút Kiadó. p. 58. ISBN 978-963-263-855-3. «Az I2-CTS10228 (köznevén „dinári-kárpáti") alcsoport legkorábbi közös őse 2200 évvel ezelőttre tehető, így esetében nem arról van szó, hogy a mezolit népesség Kelet-Európában ilyen mértékben fennmaradt volna, hanem arról, hogy egy, a mezolit csoportoktól származó szűk család az európai vaskorban sikeresen integrálódott egy olyan társadalomba, amely hamarosan erőteljes demográfiai expanzióba kezdett. Ez is mutatja, hogy nem feltétlenül népek, mintsem családok sikerével, nemzetségek elterjedésével is számolnunk kell, és ezt a jelenlegi etnikai identitással összefüggésbe hozni lehetetlen. A csoport elterjedése alapján valószínűsíthető, hogy a szláv népek migrációjában vett részt, így válva az R1a-t követően a második legdominánsabb csoporttá a mai Kelet-Európában. Nyugat-Európából viszont teljes mértékben hiányzik, kivéve a kora középkorban szláv nyelvet beszélő keletnémet területeket.» 
  51. Fóthi, E.; Gonzalez, A.; Fehér, T. (2020), «Genetic analysis of male Hungarian Conquerors: European and Asian paternal lineages of the conquering Hungarian tribes», Archaeological and Anthropological Sciences 12 (1), doi:10.1007/s12520-019-00996-0  Parámetro desconocido |doi-access= ignorado (ayuda).
  52. Cvjetan et al., 2004.
  53. P. Ralph (2013). «The Geography of Recent Genetic Ancestry across Europe». PLOS Biology 11 (5): e105090. PMC 3646727. PMID 23667324. doi:10.1371/journal.pbio.1001555. 
  54. A. Kushniarevich (2015). «Genetic Heritage of the Balto-Slavic Speaking Populations: A Synthesis of Autosomal, Mitochondrial and Y-Chromosomal Data». PLOS One 10 (9): e0135820. Bibcode:2015PLoSO..1035820K. PMC 4558026. PMID 26332464. doi:10.1371/journal.pone.0135820.  Parámetro desconocido |doi-access= ignorado (ayuda)
  55. Kushniarevich, Alena; Kassian, Alexei (2020), «Genetics and Slavic languages», en Marc L. Greenberg, ed., Encyclopedia of Slavic Languages and Linguistics Online, Brill, doi:10.1163/2589-6229_ESLO_COM_032367, consultado el 10 December 2020 .
  56. a b Battaglia et al., 2008.
  57. a b Rootsi et al., 2004.
  58. Peričić et al., 2005.

ReferenciasEditar

BibliografíaEditar

  • Pohl, Walter (1988), Die Awaren: Ein Steppenvolk in Mitteleuropa, 567–822 N. Chr. (en alemán), Munchen: C.H. Beck, ISBN 978-3-406-48969-3 .
  • Mužić, Ivan (2001), Hrvati i autohtonost [Croats and autochthony] (en croata), Split: Knjigo Tisak, ISBN 953-213-034-9 .
  • Tafra, Robert (2003), Hrvati i Goti [Croats and Goths] (en croata), Split: Marjan Tisak, ISBN 953-214-037-9 .
  • Karatay, Osman (2003), In Search of the Lost Tribe: The Origins and Making of the Croation Nation, Munchen: Ayse Demiral, ISBN 975-6467-07-X .
  • Majorov, Aleksandr Vjačeslavovič (2012), Velika Hrvatska: etnogeneza i rana povijest Slavena prikarpatskoga područja [Great Croatia: ethnogenesis and early history of Slavs in the Carpathian area] (en croata), Zagreb, Samobor: Brethren of the Croatian Dragon, Meridijani, ISBN 978-953-6928-26-2 .