Abrir menú principal
Avispa calcidoide parásita (Pteromalidae) en los capullos de su huésped, una avispa bracónida de la subfamilia Microgastrinae, que a su vez es un parasitoide de Lepidoptera
Un microsporidio parasítico Nosema podocotyloidis, que parasita a Podocotyloides magnatestis, un parásito del pez Parapristipoma octolineatum[1]

Un hiperparásito es un parásito cuyo huésped es a su vez un parásito,[2]​ a menudo específicamente un parasitoide.[3]​ Los hiperparásitos más numerosos se encuentran entre las avispas Apocrita del orden Hymenoptera y en otros dos órdenes de insectos, Diptera (moscas) y Coleoptera (escarabajos). Hay muchas especies en 17 familias de Hymenoptera y unas pocas especies de moscas y escarabajos que son hiperparásitos.[4]​ El hiperparasitismo se desarrolló a partir del parasitismo primario que había evolucionado en el período Jurásico en Hymenoptera. El hiperparasitismo intriga a los entomólogos por su relación multidiciplinaria que incluye evolución, ecología, control biológico, taxonomía y modelos matemáticos.[4]

Índice

EjemploEditar

Los ejemplos más comunes son insectos que depositan sus huevos dentro o cerca de las larvas de parasitoides, que a su vez están parasitando los tejidos de sus huéspedes, generalmente las larvas de insectos.

Un caso bien estudidado es el de la mariposa blanquita de la col (Pieris rapae), una plaga de las hortalizas como el repollo y los nabos del género Brassica. Sus larvas son parasitadas por las avispas Cotesia glomerata y C. rubecula, las que a su vez son parasitadas por la avispa Lysibia nana.[5][6]

Ciertas plantas emiten sustancias volátiles como defensa en contra de herbívoros. Estas sustancias atraen avispas parasíticas, que a su vez atacan a los herbívoros. Se conocen hiperparasitoides que encuentran a sus víctimas (las avispas parásitas) por medio de esencias volátiles producidas por las orugas que están siendo atacadas por dichas avispas.[7]​ Las pupas de muchos parasitoides primarios son atacadas por especies de hiperparasitoides.

Número de nivelesEditar

Puede haber niveles secundarios de hiperparasitismo, especialmente entre parasitoides facultativos. Se han observado tres niveles en hongos (especialmente en un hongo de un hongo de un hongo de un árbol).[8]​ En las agallas de los robles se pueden encontrar cinco niveles de parasitismo.[9]

Efectos en las presasEditar

Los hiperparásitos pueden controlar las poblaciones de sus huésppedes y son usados con ese fin como controles biológicos de ciertas plagas de la agricultura y también en cierta medida en medicina. Sus efectos se pueden ver en la forma en que el virus CHV1 ayuda a controlar el daño causado a los castaños por la plaga Cryphonectria parasitica (cancro del castaño). En este caso, el bacteriófago controla la infección bacteriana. Es posible que en el futuro muchas enfermedades y plagas de la agricultura, causadas por microorganismos puedan ser controladas por hiperparásitos.[10]

Véase tambiénEditar

NotasEditar

El parasitoidism es considerado una de las seis estrategias evolutivas dentro del parasitismo.[3]

ReferenciasEditar

  1. Toguebaye, Bhen Sikina; Quilichini, Yann; Diagne, Papa Mbagnick; Marchand, Bernard (2014). «Ultrastructure and development of Nosema podocotyloidis n. sp. (Microsporidia), a hyperparasite of Podocotyloides magnatestis (Trematoda), a parasite of Parapristipoma octolineatum (Teleostei)». Parasite 21: 44. PMC 4150386. PMID 25174849. doi:10.1051/parasite/2014044. 
  2. «Hyperparasite - Biology-Online Dictionary». Biology Online. Consultado el 16 de abril de 2018. 
  3. a b Poulin, Robert; Randhawa, Haseeb S. (febrero de 2015). «Evolution of parasitism along convergent lines: from ecology to genomics». Parasitology 142 (Suppl 1): S6-S15. PMC 4413784. PMID 24229807. doi:10.1017/S0031182013001674. 
  4. a b Sullivan, Daniel J. (2009). Hyperparasitism. pp. 486-488. doi:10.1016/B978-0-12-374144-8.00138-7. 
  5. Poelman, Erik H.; Bruinsma, Maaike; Zhu, Feng; Weldegergis, Berhane T.; Boursault, Aline E.; Jongema, Yde; van Loon, Joop J. A.; Vet, Louise E. M. et al. (27 de noviembre de 2012). «Hyperparasitoids Use Herbivore-Induced Plant Volatiles to Locate Their Parasitoid Host». PLoS Biology 10 (11): e1001435. PMC 3507920. PMID 23209379. doi:10.1371/journal.pbio.1001435. 
  6. Yong, Ed. «Enter the hyperparasites – wasps that lay eggs in wasps that lay eggs in caterpillars». Consultado el 3 de diciembre de 2012. 
  7. Poelman, Erik H.; Bruinsma, Maaike; Zhu, Feng; Weldegergis, Berhane T.; Boursault, Aline E.; Jongema, Yde; van Loon, Joop J. A.; Vet, Louise E. M.; Harvey, Jeffrey A.; Dicke, Marcel (27 de noviembre de 2012). «Hyperparasitoids Use Herbivore-Induced Plant Volatiles to Locate Their Parasitoid Host». En Agrawal, Anurag A. PLoS Biology 10 (11): e1001435. doi:10.1371/journal.pbio.1001435. 
  8. «Fungi Cubed». 
  9. Askew, R. R. (1961). «On the biology of the inhabitants of oak galls of Cynipidae (Hymenoptera) in Britain». Transactions of the Society for British Entomology 14: 237. 
  10. Parratt, Steven R.; Laine, Anna-Liisa (enero de 2016). «The role of hyperparasitism in microbial pathogen ecology and evolution». The ISME Journal 10 (8): 1815-1822. PMC 5029149. doi:10.1038/ismej.2015.247.