Abrir menú principal

La historia de Río de Janeiro, la antigua capital del Brasil, comienza con su ocupación por pueblos amerindios en una época que la ciencia todavía no ha determinado y continúa en nuestros días. En tiempos precolombinos, el área estuvo poblda por pueblos tupíes, que expulsaron a los tapuyas.[1]​ Los primeros europeos en llegar fueron los franceses, que trataron de desarrollar la colonia de Francia Antártica. Sin embargo, fueron los portugueses quienes colonizaron la zona y fundaron la ciudad en 1565.[2]​ Desde 1763 fue la capital del Brasil colonial. También lo fue del Imperio de Brasil y de los Estados Unidos del Brasil hasta 1960, cuando el gobierno fue transferido a Brasilia.

Índice

Periodo precolombinoEditar

Hacia el año 1000, la mayor parte del actual litoral brasileño, incluyendo el de Río de Janeiro, fue invadida por pueblos tupíes procedentes de la Amazonia. Estos expulsaron hacia el interior del continente a los tapuyas, los antiguos habitantes del litoral.[1]

A principios del siglo XVI, la tribu tupí de los tupinambás, también llamados tamoios, ocupó la zona. A ellos pertenecía la aldea Carioca, cuyo nombre se convertiría en el gentílico de la ciudad.[3]​ Solamente la actual isla del Gobernador (entonces conocida como isla de Paranapuã) estaba ocupada por una tribu tupí rival: los temiminós.

La bahía de Guanabara, que baña Río, fue descubierta por los portugueses el 1 de enero de 1502, durante la expedición de 1501 a la costa de Brasil, capitaneada, según algunos autores, por Gaspar de Leemos. La bahía fue cartografiada por los navegadores portugueses con la toponimia de río de Janeiro. Esto no se debe necesariamente a que pensaran que se trataba de la desembocadura de un curso fluvial, pues en esa época no se distinguía entre ríos, ensenadas y bahías.[4][5]

Alrededor de 1554, los indios llamaban el puerto de Río de "Niterói", nombre que vendría a designar, a partir de 1834, el actual municipio de Niterói.[6]

Francia AntárticaEditar

 
Mapa francés de 1555 de la bahía de Guanabara.

Los primeros europeos que trataron de colonizar la zona fueron franceses hugonotes liderados por el vicealmirante Nicolas Durand de Villegagnon. Estos se establecieron en el interior de la bahía de Guanabara en 1555 para fundar la colonia Francia Antártica y la ciudad de Henriville.

Se aliaron con los tupinambás y juntos expulsaron los temiminós de la isla de Paranapuã. Los temiminós se refugiaron en el sur del actual estado del Espíritu Santo, en territorio bajo dominio portugués. Entre 1560 y 1567, se aliaron con estos y derrotaron los franceses y tamoios de la bahía de Guanabara.[7]​ Sin embargo, en ese año fueron derrotados y expulsados por los portugueses, con lo que la efímera colonia llegó a su fin.

San Sebastián de Río de JaneiroEditar

San Sebastián de Río de Janeiro fue fundada por Estácio de Sá el 1° de marzo de 1565,[2]​ cuando desembarcó en un istmo entre el morro Cara de Perro y el Pan de Azúcar y construyó una palizada defensiva. La victoria de De Sá, garantizó la colonización portuguesa de Río.

 
Grabado con Estácio de Sál fundando Río en 1565.

La población portuguesa fue refundada en lo alto del morro del Castillo (completamente arrasado en 1922),[8]​ en el actual Centro de la ciudad. El nuevo poblado marca, de hecho, el comienzo de la expansión de la ciudad fundada por los portugueses.

Durante casi todo el siglo XVII, la ciudad tuvo un desarrollo urbano lento. Una red de pequeñas callejuelas conectaba entre sí las iglesias, uniéndolas al Palacio y al Mercado del Pez, al borde del puerto. A partir de ellas, nacían las principales calles del actual Centro.

 
Pedra do Sal, en Saúde, es uno de los sitios consagrados al tráfico de esclavos.

Sin embargo, con la invasión holandesa en el Nordeste brasileño, la producción de azúcar aumentó gracias a los múltiples ingenios que se esparcen por la ciudad. Con cerca de 30.000 habitantes en la segunda mitad del siglo XVII, Río se convirtió en la ciudad más poblada e importante del Brasil colonial.

Esa importancia se hizo aún mayor con la explotación de los yacimientos de oro en Minas Generales el siglo XVIII: la proximidad llevó a la consolidación de la ciudad como el mayor centro portuario y económico. En 1763, el ministro portugués Marqués de Pombal transfirió la sede de Brasil colonial de Salvador para Río.

Río de Janeiro fue la capital de Brasil de 1763 a 1960, cuando el gobierno fue transferido para Brasilia. Actualmente es la segunda más populosa ciudad del país, tras São Paulo. Entre 1808 y 1815, fue la capital de Reino Unido de Portugal y de los Algarves", como era oficialmente designado Portugal en la época.[9]​ Entre 1815 y abril de 1821, acogió Reino Unido de Portugal, Brasil y Algarves, después de elevación de Brasil la parte integrante de Reino Unido.[9]

Los siglos XVIII y XIX, muchas casas y haciendas tenían fuentes y pozos en sus terrenos. También había chafarizes, fuentes y bicas, en las cuales los habitantes buscaban agua y a cargaban en potes, barriles o baldes. Otra forma de conseguirse agua era comprarla de los aguadeiros, esclavos que recorrían las calles en carros vendiendo agua de casa en casa. Según relatos del profesor alemán Hermann Burmeister en su libro "Viaje a Brasil", publicado en 1853:

Periodo imperialEditar

 
Río en 1867.

Tras la Independencia en 1822, Río se convirtió en la capital del nuevo Imperio del Brasil,[9]​ mientras la provincia de Río de Janeiro enriqueció con la agricultura canavieira de la región de Campos y, principalmente, con el nuevo cultivo del café en el Valle de Paraíba. De modo a separar la provincia de la capital del Imperio, la ciudad fue convertida, el año de 1834, en Municipio Neutro, que tuvo Niterói como capital.

En la segunda mitad del siglo XIX, la ciudad crecía en ritmo acelerado y la madera el principal material de construcción. Esto causó incendios catastróficos y en 1855 se creó el Cuerpo de Bomberos. En 1858 se inauguró la estación Dom Pedro II, actual Central do Brasil.[10]​ Como centro político del país, la ciudad concentraba la vida político-partidaria del Imperio. Fue escenario de los Movimientos Abolicionista y Republicano.

Periodo republicanoEditar

Con la Proclamación de la República Brasileña en 1889, la ciudad pasó a enfrentar graves problemas sociales debidos al crecimiento rápido y desordenado. Con el fin del trabajo esclavo en 1888, la ciudad pasó a recibir grandes contingentes de inmigrantes europeos y de exesclavos, atraídos por las oportunidades que allí se abrían al trabajo asalariado. Entre 1872 y 1890, su población pasó 274.00 a 522.000 habitantes.

El aumento de la pobreza agravó la crisis de vivienda, que fue constante en la vida urbana de la ciudad desde mediados del siglo XIX. El epicentro de esa crisis era la Ciudad Vieja y sus zonas aledañas, donde se multiplicaban las habitaciones colectivas y explotaron violentas epidemias de fiebre amarilla, viruela y cólera.

 
La bahía de Guanabara en 1885. A La izquierda, la Isla Fiscal.

Las campañas de desalojo perpetradas por los gobiernos de la época generaron un profndo malestar entre la población carioca. Hubo varias revueltas populares, entre ellas, la Revuelta de la Vacuna, de 1904,[11]​ que también se debió a las expropiaciones y a las demoliciones ejecutadas por el ingeniero Pereira Pasos.

En esas reformas, fueron demolidos varios cortiços, y la población pobre del Centro tuvo que desplazarse a la Zona Portuaria y a Caju, sobre todo a los morros de Saúde y de la Providencia. Tales poblamientos crecieron de manera muy desordenada, dando inicio al proceso de favelización, lo que no impidió la adopción de varias otras reformas urbanas y sanitarias que modificaron la imagen de la entonces capital de la República.

 
Trazado de Río en la década de 1980.

El 27 de octubre de 1912, fue inaugurado el primer tramo del bondinho entre la Playa Roja y el morro Pan de Azúcar, que se convirtió en uno de los símbolos de Río.[12]​ En 1922, la ciudad alcanzó 1.130.00 habitantes.[13]​ El 12 de agosto de 1931, fue inaugurada la estatua de Cristo Redentor, que también se haría uno de los grandes símbolos de la ciudad.[14]​ En 1950, fue inaugurado el estadio Maracaná para abrigar a final de la Copa del Mundo FIFA de 1950. En 1960, la capital federal se transfirió a Brasilia.[15]​ Desde entonces el antiguo Distrito Federal, donde se situaba la ciudad de Río, se convirtió en el Estado de la Guanabara.

En 1964 abrió su puertas el Museo de Arte Moderno.[16]​ El 26 de junio 1968 ocurrió la Marcha de los Cien Mil en protesta contra la dictadura militar vigente en el país desde 1964. En 15 de marzo de 1975, ocurrió la fusión del estado de la Guanabara con el antiguo estado de Río de Janeiro, formando el actual estado de Río de Janeiro. En 23 de julio, fue promulgada la Constitución del Estado de Río.

En 30 de abril de 1981, sectores insatisfechos del Ejército atentaron el 30 de abril de 1981 contra el pabellón de exposiciones Riocentro. El atentado, perpetrado por agentes de la dictadura militar, debería ser atribuido a sectores de la izquierda, sin embargo el artefacto estalló accidentalmente antes del tiempo, matando a los agentes. En 1984, fue inaugurada la Pasarela Profesor Darcy Ribeiro, visando a abrigar el desfile de las escuelas de samba de la ciudad.

En 1992, la ciudad fue sede de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio ambiente y Desarrollo. Y en 2007, los Juegos Panamericanos de 2007, ocasión en la cual realizó inversiones en estructuras deportivas (incluyendo la construcción del Estadio Olímpico João Havelange) y en las áreas de transportes, seguridad pública e infraestructura urbana.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. a b BUENO, E. Brasil: uma história. 2ª edição. São Paulo. Ática. 2003. p. 19.
  2. a b ImagineRio.org - Searchable atlas that illustrates the social and urban evolution of Rio de Janeiro.
  3. NAVARRO, E. A. Dicionário de tupi antigo: a língua indígena clássica do Brasil. São Paulo. Global. 2013. p. 555.
  4. BUENO, E. Brasil: uma história. 2ª edição. São Paulo. Ática. 2003. p. 19.
  5. Os franceses no Rio: a terra dos tupinambás. Disponível em www.marcillio.com/rio/hifrtupi.html. Consultado el 18 de julio de 2014.
  6. STADEN, H. Duas viagens ao Brasil: primeiros registros sobre o Brasil. Tradução de Angel Bojadsen. Porto Alegre/RS; L&PM. 2010. p. 119.
  7. O cacique Arariboia. Disponível em http://pt.shvoong.com/humanities/1786549-cacique-ararib%C3%B3ia/. Consultado el 19 de julio de 2014.
  8. http://www.revistaferroviaria.com.br/memoriaferroviaria/materia6P_ing.htm
  9. a b c E. Bradford Burns (1993). «Chronology of Significant Dates in Brazilian History». A History of Brazil. Columbia University Press. ISBN 978-0-231-07954-9. 
  10. Bureau of the American Republics (1901). United States of Brazil. Washington, D.C. 
  11. Robert M. Levine (2003). «Timeline of Historical Events». History of Brazil. Palgrave Macmillan. ISBN 978-1-4039-6255-3. 
  12. Bondinho: 100 anos. Disponível em http://www.bondinho.com.br/o-teleferico/
  13. Ernst B. Filsinger (1922), Commercial travelers' guide to Latin America, Washington, DC, USA: Govt. Print. Office 
  14. Associação Apostolado do Sagrado Coração de Jesus. Disponível em http://www.aascj.org.br/home/tag/cristo-redentor/. Consultado el 19 de julio de 2014.
  15. «Timelines: History of Brazil from 1500 to 2008», World Book (USA), (requiere suscripción) 
  16. «South America, 1900 A.D.–present: Key Events». Heilbrunn Timeline of Art History. New York: Metropolitan Museum of Art. Consultado el 30 de julio de 2014. 

BibliografíaEditar

  • COARACY, Vivaldo. Memoria de la Ciudad de Río de Janeiro. Río de Janeiro: Librería José Olympio Editora, 1955. 584p. il.