Historia de la Argentina entre 1963 y 1983

Sol de Mayo-Bandera de Argentina.svg
Historia de la Argentina
1963 - 1983
Violencia y represión
División geográfica de la República Argentina.

La Historia de la Argentina entre 1963 y 1983[* 1] estuvo marcada por una acentuada inestabilidad política, la imposición de dictaduras de larga duración y una creciente violencia en el marco de la Guerra Fría (1947 - 1991), y el surgimiento de la juventud como sector social y cultural diferenciado. Hacia el final del período, tras la generalizada violación de derechos humanos y la Guerra de Malvinas, el poder militar entregó el gobierno a los civiles sin condicionamientos, estableciéndose un amplio consenso en respetar la democracia como único camino legítimo de resolución de conflictos, cerrando el ciclo golpe-elección iniciado en 1930.

Índice

AntecedentesEditar

La Argentina, que había empezado a organizarse independientemente en 1810, atravesó sus primeros 70 años de vida sumida en continuos guerras civiles;[1] el período conservador que duró hasta 1916 presenció un acelerado crecimiento económico, apoyado en un modelo agroexportador.[2] La reforma electoral que permitió la participación de las mayorías, llevó al gobierno en 1916 a Hipólito Yrigoyen de la Unión Cívica Radical que tomó medidas de democratización económica y social, mientras los sindicatos y la oposición integrada por socialistas, conservadores y radicales antipersonalistas, denunciaba las masacres obreras, la acción de grupos parapoliciales y sus prácticas autoritarias,[* 2] calificando al gobierno de dictadura,[3] al punto que Yrigoyen fue derrocado en 1930, en el primero de los golpes de estado cívico-militar que castigarían al país durante medio siglo.[4] Los años de la restauración conservadora que siguieron se identificaron con el fraude electoral, la dependencia del capital británico y la corrupción, al punto que pasaron a la historia como la "Década Infame".[5]

En respuesta, sectores heterogéneos de las fuerzas armadas instauraron en 1943 una dictadura militar dentro de la que pugnaron diversas corrientes con sucesivos cambios de poder y golpes internos.[6] Acusado de fascismo por la oposición y luego de una gran manifestación obrera realizada el 17 de octubre de 1945, el gobierno militar buscó una salida política llamando a elecciones.[7] La mayoría de los sindicatos socialistas y sindicalistas revolucionarios formaron el Partido Laborista para impulsar la candidatura presidencial del coronel Juan Domingo Perón, contra una alianza de todos los partidos políticos existentes hasta entonces denominada la Unión Democrática,[8] dando origen a un nuevo movimiento político, el peronismo, que ganó las elecciones y asumió el gobierno en junio de 1946;[9] tras una reforma constitucional, Perón fue reelegido y asumió su segunda presidencia en 1952.[10]

Durante los nueve años de la presidencia de Perón, el país se transformó rápidamente, incorporando a una amplia mayoría de la población a los beneficios de un estado de bienestar, se generalizaron los derechos sociales,[10] se reconoció el derecho al voto y la igualdad jurídica de las mujeres, se potenció el papel del Estado en la economía y se inició un acelerado proceso de sustitución de importaciones, que aspiraba a dejar atrás definitivamente el modelo agroexportador.[11]

El componente salarial del ingreso nacional superó, por primera vez en la historia, a la retribución obtenida en concepto de ganancias, intereses y renta de la tierra. En 1948 aquel ascendía a 53% contra 47% de este, lo que se comparaba favorablemente con la situación imperante sólo un lustro atrás, cuando los trabajadores percibían 44,4% y los empresarios, capitalistas y rentistas recibían 55,6%".[12]

En 1951 el Congreso expropió el diario La Prensa. El gobierno por su parte ejerció presión económica sobre los diarios opositores —por ejemplo, se racionaba el papel de diario— y se aplicó una cierta dosis de censura, que nunca fue total: La Nación, Clarín junto a otras decenas de periódicos, siguieron circulando. En el caso de Clarín, si bien "en 1945 había hecho campaña contra Juan Perón, desde fines de 1946 adhirió con entusiasmo a su presidencia y solo se reconvirtió al antiperonismo más furioso en los días previos al golpe militar que lo derrocó en 1955".[13] [14] El gobierno creó una red de medios de prensa que, al igual que la totalidad de las radios, controlaba en forma directa o a través de allegados, con lo cual sólo unos pocos diarios quedaron fuera de su control, principalmente los dos de mayor tiraje: La Prensa y La Nación. Se realizó una política propagandística para afianzar el gobierno que alcanzaba incluso a los libros escolares de los niños. Fueron totalmente excluidos de la radiofonía los políticos no peronistas. Cientos de estos fueron detenidos sin proceso alguno y fueron comprobados actos de torturas policiales como el del estudiante Mario Ernesto Bravo.

Paralelamente, desde antes que Perón asumiera el gobierno, sectores importantes de los partidos opositores conspiraron con grupos militares para derrocar al gobierno constitucional recurriendo al terrorismo o a la preparación de golpes de estado. Los diarios de mayor tiraje (La Prensa, La Nación, La Razón, Clarín, El Mundo, La Vanguardia, Crítica y Noticias Gráficas, así como todas las radios se negaron a difundir noticias sobre la campaña electoral peronista y ni siquiera mencionaban el nombre de Perón en sus ediciones.[15] En 1951 fue desarticulado un golpe de estado durante el cual fue asesinado el sargento Miguel Farina por no rendirse ante los golpistas[16] Cientos de opositores sospechados de haber tenido complicidad con el golpe fueron detenidos, de los cuales 111 fueron condenados. En 1953 grupos opositores al peronismo realizaron un atentado terrorista en la Plaza de Mayo durante una manifestación peronista en la que fueron asesinados Santa Festigiata D’ Amico, Mario Pérez, León David Roumeaux, Osvaldo Mouché, Salvador Manes y José Ignacio Couta. En junio de 1955 grupos opositores al peronismo organizaron un nuevo golpe de estado, en cuyo transcurso bombardearon con aviones de guerra la Plaza de Mayo asesinando a 308 personas, entre ellas 23 mujeres, 6 niños y niñas y 111 militantes sindicales peronistas, además de decenas de personas que no pudieron ser identificadas debido a las severas mutilaciones y quemaduras sufridas.[17] [18] Al día siguiente del Bombardeo a Plaza de Mayo el médico Juan Ingalinella y otros militantes comunistas realizan una manifestación en defensa del gobierno constitucional de Perón, razón por la cual varios policías de Santa Fe lo detuvieron y luego de torturarlo y asesinarlo, hicieron desaparecer su cuerpo; el gobierno exoneró y detuvo a los policías sospechosos que fueron juzgados y finalmente condenados por homicidio simple en 1963. Cientos de golpistas y terroristas huyeron del país para evitar ser detenidos y enjuiciados por sus delitos, exiliándose la mayoría de ellos en Uruguay, para volver luego del derrocamiento de Perón, sin que ninguno de ellos haya sido sometido a proceso.[18]

El peronismo logró mantener el control de la política nacional hasta fines de 1954,[19] cuando se inició un inesperado y —para muchos— incomprensible enfrentamiento entre la Iglesia Católica y el gobierno.[20] Tras un sangriento bombardeo de la Plaza de Mayo en junio de 1955, en el que fueron asesinadas más de 300 personas,[21] Perón fue derrocado por medio de un golpe de estado con apoyo civil en el mes de septiembre de ese año[22] y marchó al exilio.[23]

Tras un efímero intento de dictadura que preservara los avances sociales del peronismo, dirigido por el general Eduardo Lonardi,[24] la llamada Revolución Libertadora encumbró como dictador a Pedro Eugenio Aramburu que inició una política de persecuciones y detenciones masivas con el fin "desperonizar" al país y regresar a la economía agroexportadora. La mayoría de los partidos que fueron opositores al peronismo (UCR, PS, PDN, PDP, PDC) integraron la dictadura formando la Junta Consultiva Nacional. Se consideró delito incluso el canto de la marcha peronista.[25] Un intento de contragolpe de estado fue aplastado y sus líderes —además de decenas de civiles— fueron fusilados o asesinados clandestinamente.[26] [27] La reforma constitucional de 1949 fue dejada sin efecto y la dictadura patrocinó una nueva reforma constitucional impugnada por gran parte del arco político. No obstante, el peronismo no desapareció: una inorgánica "resistencia peronista" alarmaba continuamente al país por medio de atentados incruentos, mientras varios grupos intentaban evadir la proscripción por medio de varios partidos "neoperonistas".[28] En las elecciones sindicales de 1957 el peronismo volvió a ganar la mayoría de los sindicatos.

La UCR se dividió en dos partidos, y un acuerdo entre el exiliado Perón y el dirigente radical intransigente Arturo Frondizi llevó a éste a ganar las elecciones de 1958, a cambio del respeto a la libertad sindical y el levantamiento de la proscripción del peronismo.[29] Su gobierno, inspirado en las ideas desarrollistas, pretendió modernizar e industrializar la sociedad, basando su modelo económico en un masivo llamado a las inversiones extranjeras.[30] Interpretando que Frondizi no había cumplido el pacto con Perón, los sindicalistas peronistas —que habían recuperado el control del movimiento obrero— se opusieron enérgicamente a la política impuesta por Frondizi, que respondió instalando un régimen represivo conocido como Plan CONINTES que le permitía militarizar los conflictos laborales, deteniendo a miles de opositores. Constreñido por sectores enfrentados, Frondizi buscó solucionar las sucesivas crisis apelando a una política de hechos consumados y a la persecución de los peronistas, a los que finalmente optó por intentar derrotar en las urnas.[31] Pero en las elecciones de 1962 el peronismo ganó la gobernación de diez de las catorce provincias, incluida la poderosa provincia de Buenos Aires, donde triunfó el combativo dirigente sindical textil Andrés Framini.[32] [33] Los militares querían que el presidente anulara las elecciones para que el peronismo no tuviera así ningún diputado ni senador en el Congreso; para evitar esto, Frondizi intentó realizar una maniobra e intervino en ocho provincias, con la idea de quitar los gobernadores peronistas electos, pero no anular las elecciones, como le exigían los militares.[34] De este modo, no pudo evitar el golpe militar que lo derrocó pocos días después. El 29 de marzo fue detenido por miembros de las Fuerzas Armadas. Sería trasladado primero al sur para luego quedar recluido en la Isla Martín García.[35]

Fue sucedido por la singular dictadura de José María Guido —un funcionario radical surgido del gobierno depuesto— durante la cual tanto su equipo de gobierno como la orientación política le fueron impuestos por las fuerzas armadas. A su vez, éstas dirimieron sus rencillas internas por medio de una breve guerra civil que terminó con la derrota del sector más intransigentemente antiperonista; en 1963 se celebraron las últimas elecciones con el peronismo prohibido, además de encontrarse proscripto también el derrocado presidente Frondizi, que seguía detenido por los militares.[36]

La sociedad y las ideasEditar

La Argentina había entrado en una acelerada industrialización, y casi nadie discutía la atribución de regular en alguna medida la economía nacional que debía tener el Estado, mientras se abrían rápidamente paso ideas de izquierda.[37]

Hasta mediados de la década del 60, la juventud era considerada apenas una etapa biológica, que constituía más un escollo —equivalía a inexperiencia— que una característica positiva. La aceleración de los cambios tecnológicos y sociales, la generalización de las comunicaciones internacional en tiempo real —a través televisión— o en forma inmediata —a través de los diarios y revistas— dieron un nuevo valor a la juventud, identificada ahora con la innovación y la energía. Por primera vez, los jóvenes tuvieron la posibilidad de cuestionar exitosamente la experiencia de los mayores; la juventud hacía así su aparición como sector social con sus propios intereses y puntos de vista. Esa postura se reforzó con la elección de los jóvenes de sus propias vestimentas, gustos musicales y libertades sexuales completamente distintos de los de sus mayores.[38]

Otro factor de renovación cultural fue la influencia del Concilio Vaticano II; cuando la propia Iglesia Católica —considerada una institución inmutable por su propia naturaleza— había hecho una reforma tan profunda, la sociedad quedó definitivamente abierta a casi cualquier cambio.[39] En América Latina las reformas religiosas se vieron consolidadas por el surgimiento de prácticas pastorales renovadoras como la Teología de la liberación -que en Argentina tomó la forma de Teología del pueblo- y los curas obreros y villeros. La respuesta de los grupos conservadores y las clases propietarias al impulso generalizado hacia las novedades fue de abierta oposición; a lo largo de este período se verían numerosos casos de iniciativas reaccionarias, que se opusieron activa y violentamente a todo cambio.[40]

Los recurrentes golpes de estado y las proscripciones convencieron a muchos de que la política democrática —entendida por ello mismo como engaño— no era una vía posible para la resolución de los conflictos internos de la sociedad, y mucho menos aún de que fuera el camino para modificarla radicalmente. Los jóvenes llegados a la edad adulta después de la caída de Perón, en particular, no habían conocido ningún gobierno enteramente legítimo, surgido de elecciones libres, ni tampoco habían visto a un presidente terminar su mandato. El Ejército ejercía una tutela agobiante sobre los gobiernos constitucionales, limitando fuertemente el ejercicio de la soberanía popular en nombre de un modo de vida "tradicional e irrenunciable". Desde la caída de Perón, los trabajadores carecían de posibilidades de expresar su voz de modo que incidiera en el gobierno de la sociedad, a lo que se agregó el cierre de esa posibilidad también para la juventud universitaria de clase media a partir de la noche de los bastones largos y por la campaña moralizante y la censura ejercida por la dictadura de Onganía.[41]

En esas circunstancias, muchos jóvenes optaron por soluciones insurreccionales, adhiriendo en muchos casos a posturas revolucionarias, e identificaron la lucha abierta —incluso armada— contra las dictaduras y el terrorismo de estado como el camino más adecuado para cambiar la sociedad, tomando como modelos a seguir experiencias como la revolución cubana y el ejemplo del Che Guevara.[37]

Presidencia de IlliaEditar

 
El presidente Arturo Illia.

Arturo Illia, cabeza de la Unión Cívica Radical del Pueblo, asumió el gobierno con su legitimidad muy cuestionada. Había sido elegido en elecciones en las que se había prohibido participar al peronismo y con los dos principales líderes opositores proscriptos: Perón obligado al exilio y Frondizi encarcelado. Del total de votos obtuvo un escaso 25%, apenas cuatro puntos por encima de los votos en blanco con los que se expresaban muchos peronistas. La UCRI a pesar de tener detenido a su líder, obtuvo un 16%. Nunca un presidente había sido elegido con un porcentaje tan bajo de votos.[42] El oficialismo apenas tenía el 38% de los diputados, aunque tenía un 54% de senadores.[43] Su gestión de gobierno y sus opciones políticas estuvieron estrechamente ligadas al escaso margen de maniobra que estas circunstancias le otorgaban.[44]

Gestión de gobiernoEditar

Frondizi había iniciado en su gobierno una política de explotación petrolera basada en la locación de obras de los yacimientos a empresas privadas, reservando a la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) la actividad de exploración y la compra de la producción a las empresas concesionarias.[45] La UCRP había denunciado que, pese a su nombre, se trataba de concesiones, y no de locaciones; que YPF asumía todo el riesgo empresario y que los combustibles eran más caros que si los hubiera extraídos la petrolera estatal. Por ello, en su campaña electoral Illia se comprometió a anular los contratos, cosa que hizo —por decreto— apenas un mes después de asumir la presidencia. Esta medida perjudicó la imagen del gobierno en el exterior y lo alejó de todo posible acuerdo con los sectores liberales.[46]

En junio de 1964 sancionó la Ley de salario mínimo, vital y móvil.[47] Poco después constituyó el Consejo del Salario, un ámbito de negociación entre representantes del gobierno, los empresarios y los sindicatos.[48] Durante el primer año de su mandato, el salario real aumentó un 9,6%, mientras la desocupación bajaba del 8,8% en 1963 a 5,2% en 1966.[49] Se promovió una Ley de Abastecimiento, destinada a controlar los precios de la canasta familiar y la fijación de montos mínimos de jubilaciones y pensiones.[50]

No obstante, los conflictos políticos llevaron a un aumento de la conflictividad sindical, con miles de huelgas y ocupaciones de fábricas. El llamado Plan de Lucha de la CGT, que había vuelto a ser conducida por el peronismo, tenía como objetivo declarado la exigencia de un cambio de fondo de las reglas políticas y económicas detallado en el Programa de Huerta Grande y el documento El cambio total de las estructuras económicas, así como que se investigara la desaparición del militante sindical Felipe Vallese que Illia había rechazado. Pero también expresaba la puja política que no había podido resolverse en las urnas debido a las proscripciones.[51]

Por iniciativa del ministro de Salud, Arturo Oñativia, en julio de 1964 fue sancionada una ley que establecía una política de precios y de control de los medicamentos, congelando los precios, fijando límites para los gastos en publicidad e imponiendo límites a los pagos de regalías al exterior. Esta ley sería la causa principal de las objeciones que puso Suiza durante las negociaciones de la deuda externa ante el Club de París al año siguiente.[52]

Aumentó significativamente la participación de la educación en el Presupuesto Nacional, duplicándola entre el primer y último año de su gobierno.[53] Puso en marcha un Plan Nacional de Alfabetización, que alcanzó a 350 000 adultos.[54] Entre 1963 y 1966 se graduaron de la Universidad de Buenos Aires 40 000 alumnos, la cifra más alta en toda la historia de la casa de estudios.[49]

Sostuvo una política de ordenamiento del gasto público, disminuyó el endeudamiento y creó la Sindicatura de Empresas del Estado, para un control más eficaz de las empresas públicas.[55] La deuda externa disminuyó de 3400 millones a 2600 millones de dólares.[56]

Tras el estancamiento de los años 1962 y 1963, el trienio de Illia presenció un fuerte crecimiento del PBI: aumentó un 10,3% en el año 1964 y un 9,1% en 1965. El motor de ese crecimiento fue la industria manufacturera: el Producto Bruto Industrial aumentó un 18,9% en el año 1964 y un 13,8% en 1965.[57]

Relaciones exterioresEditar

Al frente del ministerio de Relaciones Exteriores Illia designó a Miguel Ángel Zavala Ortiz, uno de los líderes del grupo cívico-militar que bombardeó la Plaza de Mayo en 1955 asesinando a cientos de civiles, huyendo luego en uno de los aviones hacia Uruguay, y uno de los miembros de la Junta Consultiva Nacional de la dictadura de Aramburu.

Su política exterior se guió por la intención de sostener relaciones pacíficas con todo el mundo, y participar en todos los procesos de paz en curso.[58] Intentó mantener una posición independiente frente a las presiones de los Estados Unidos, que pretendían someter a todos los países latinoamericanos a una política exterior destinada principalmente a evitar la expansión del comunismo,[59] pero en lugar de ello, las relaciones con ese país estuvieron centradas en el conflicto por la anulación de los contratos petroleros.[60] La participación argentina en la ocupación estadounidense de la República Dominicana permitió que la situación no llegara a un conflicto abierto.[61]

Sostuvo relaciones comerciales y diplomáticas con la Unión Soviética[62] y con la República Popular China,[63] que le valieron cuestionamientos por parte de los jefes militares. Su principal gestión en cuanto a su relación con organismos internacionales fue con el FMI, logrando mejoras y postergaciones en los pagos de la deuda externa tras laboriosas negociaciones; en algunos casos, fue necesario mostrar especial dureza frente a un organismo acostumbrado a imponerse a los gobiernos deudores.[64]

Se iniciaron negociaciones para la futura construcción de centrales hidroeléctricas sobre los ríos compartidos con los países vecinos, en especial con el Uruguay (Salto Grande)[65] y el Paraguay (Yacyretá-Apipé).[66]

Por primera vez en muchos años, se reiniciaron conversaciones con Gran Bretaña respecto a la cuestión de las islas Malvinas; simultáneamente, se consiguió que la ONU incluyera ese territorio entre los territorios no autónomos[67] sometidos a supervisión del Comité de Descolonización.[68]

Relación con el peronismoEditar

 
Vandor quiso hacer un "peronismo sin Perón".

Illia y su partido se identificaban plenamente con el antiperonismo,[69] pero el presidente aspiraba a eliminar al peronismo sin prohibirlo: entre sus primeros actos de gobierno, eliminó algunas de las restricciones que pesaban sobre el peronismo. No obstante, el propio Perón seguía proscripto y los partidos que anunciaran que seguían sus directivas seguirían prohibidos; en cambio, las manifestaciones públicas y las actividades de los partidos neoperonistas fueron liberadas. También se levantó la prohibición que pesaba sobre el Partido Comunista.[70]

En las elecciones de 1963 habían sido elegidos gobiernos neoperonistas en tres de las veintidós provincias: Neuquén, Chaco y Salta; Illia no tuvo problemas para convivir con ellos.[71] En cambio sí hubo conflictos internos en varias provincias gobernadas por radicales, y los gobernadores del Chubut[72] y Santa Cruz fueron depuestos por sus propios partidarios.[73]

Los peronistas —que cuestionaban activamente la legitimidad del gobierno de un presidente electo solamente por el 25% del electorado— aspiraban a lograr el levantamiento absoluto de las proscripciones;[74] cuando ésta no se produjo, aprovecharon algunos conflictos laborales para lanzar, en mayo de 1964, un "plan de lucha", que incluyó la ocupación de once mil establecimientos industriales. Illia respondió denunciando penalmente a sus organizadores, pero se negó a reprimir a los manifestantes.[75] La CGT era controlada por el líder de las 62 Organizaciones, Augusto Timoteo Vandor, que aspiraba a lograr un "peronismo sin Perón"; Illia prefirió apoyar por un tiempo a éste, a fin de mantener dividido al peronismo.[76]

En diciembre de 1964, Perón dejó España para regresar a la Argentina y ponerse al frente de su movimiento. Pero el llamado Operativo retorno fue impedido por el gobierno de Illia, que pidió a la dictadura brasileña que obligara al avión en que viajaba Perón a regresar a Europa.[77] [78] Desde entonces, Vandor tomó mayor importancia entre los dirigentes peronistas, con lo cual se ganó dos enemigos clave: José Alonso, secretario general de la CGT, que creó sus propias "62 Organizaciones de Pie", y el presidente Illia, que ahora prefería debilitar a Vandor.[79]

En las elecciones legislativas de 1965, los diversos partidos neoperonistas derrotaron al radicalismo, logrando 3 278 434 votos contra 2 734 970 de la UCRP.[80] Temiendo el poder de Vandor, Illia autorizó al Partido Justicialista, plenamente identificado con Perón, a participar en las elecciones del año siguiente en la provincia de Mendoza, e incluso permitió a María Estela Martínez —esposa de Perón— trasladarse a la Argentina para apoyar al candidato del exiliado general, Ernesto Corvalán Nanclares; éste derrotó con comodidad al candidato de Vandor. Illia parecía haber logrado su objetivo: el neoperonismo de Vandor seguía dividiendo al peronismo.[81]

Pero esa victoria del peronismo terminó de desnudar la debilidad de Illia, incapaz de imponer sus condiciones e iniciativas políticas, y que sólo aspiraba a que sus adversarios se anularan entre ellos. La idea de un golpe de estado ya estaba madura.[82]

La caídaEditar

El gobierno de Illia se ufanaba de su moderación y de su honestidad, contrastando con los excesos de todos los gobiernos precedentes. Pero, en una época en que las ideologías y las iniciativas chocaban continuamente, la enorme mayoría de la población desdeñaba la moderación y la asociaba con debilidad.[83] Sometido a limitaciones de todo tipo, el propio presidente fue repetidamente calificado como ineficiente y lento, y caricaturizado como una tortuga.[84]

Mientras los sindicatos y sectores de izquierda —una parte del peronismo entre ellos— reclamaban medidas nacionalistas, de beneficio popular o directamente socialistas, enmarcadas en el objetivo de la "liberación nacional", los sectores de derecha exigían que pusiera coto a los excesos de los sindicatos.[85] Además criticaban duramente algunas de las medidas políticas que Illia había logrado, como el salario mínimo, la Ley de Medicamentos, la anulación de los contratos petroleros o cierta independencia frente a la posición de los Estados Unidos en política internacional.[75]

Las Fuerzas Armadas, alarmadas —y hasta obsesionadas— con el peligro comunista habían adoptado como ideología propia la doctrina de seguridad nacional difundida por Estados Unidos a todo el hemisferio desde la Escuela de las Américas a partir de 1963, según la cual su misión consistía en garantizar el orden interno y defender la "civilización occidental y cristiana" de "ideologías foráneas"; esto es, el enemigo de la Nación no era externo, sino interno: los propios ciudadanos argentinos que cuestionaran los parámetros culturales y políticos establecidos.[86] En el marco de la Guerra Fría, Estados Unidos comenzó a promover en América Latina la instalación de dictaduras militares permanentes —definidas por Guillermo O'Donnell como "estados burocráticos autoritarios"— como la dictadura militar en Brasil de 1964, de modo de garantizar su alineamiento automático y evitar cualquier postura independiente o nacionalista.[87]

 
Tapa de la revista Panorama de 1966 mostrando una pequeña manifestación exigiendo la deposición del presidente Arturo Illia.

El desarrollismo controlaba el diario Clarín, principal periódico de Argentina, y los peronistas e izquierdistas tenían en sus manos algunos pequeños pero influyentes medios de prensa;[88] Illia no tenía nada parecido: si bien era apoyado por el Canal 7 (estatal) y el Canal 9 (privado), la prensa escrita estaba enteramente en su contra: los diarios y revistas le criticaban su pretendida inacción y su debilidad, al mismo tiempo que anunciaban abiertamente el golpe de estado que se estaba preparando.[89] Illia se apoyó en los generales "colorados" para limitar el poder del comandante en jefe del Ejército, Juan Carlos Onganía, un cursillista formado en la Escuela de las Américas, pero los cuadros inferiores fueron ocupados por jefes "azules". Cuando, en 1965, Onganía pasó a retiro todos los jefes militares le respondían personalmente,[90] mientras la prensa lo mostraba como jefe del inminente golpe de estado.[91]

El 28 de junio de 1966 varios jefes militares ocuparon la Casa Rosada y le comunicaron a Illia que había sido depuesto, quien luego de manifestar su repudio al acto sedicioso, fue sacado por la fuerza.[92]

Con excepción de una pequeña multitud que se reunió para acompañarlo en su salida del gobierno, la UCRP no encontró apoyo ni en el peronismo, ni en el frondizismo, que afectados por las proscripciones veían en el golpe la posibilidad de que se llamara a elecciones libres.[93] En el sindicalismo no hubo ningún sector dispuesto a defender a un gobierno que pretendía fragmentar a los sindicatos e instalar un régimen "liberal burgués" regido por la Constitución de 1957; los dos principales dirigentes sindicales, Vandor y Alonso, asistieron a la jura como "presidente" del general Onganía.[94] Hasta los sindicatos independientes, de extracción radical y socialista, apoyaron el golpe.[95] Solo la corriente sindical comunista (MUCS) condenó la asonada militar.[95] El movimiento estudiantil tampoco defendió a Illia, luego de haber llevado adelante ese mismo años una de las huelgas estudiantiles más extensas de la historia argentina en demanda de mayor presupuesto.[95]

Todos estos sectores y varios grupos internos de las fuerzas armadas, se arrepentirían de haber apoyado el golpe a los pocos días. Cuando se hizo evidente que pretendía instalar un régimen militar permanente, con apoyo orgánico de Estados Unidos, los grandes grupos económicos y la Sociedad Rural Argentina, equivalente a una "ocupación extranjera",[96] similar al que se había instaurado en Brasil en 1964 y al que instauraría Pinochet en Chile en 1973, todos ellos comenzaron a oponerse al régimen.

La dictadura de 1966 a 1973Editar

En el mismo comunicado en que informaban a la población de la deposición del presidente Illia, los comandantes de las tres Fuerzas Armadas anunciaron el nombramiento del teniente general Juan Carlos Onganía como "presidente de la Nación".[97] Por primera vez en la historia de los golpes de estado, no se anunciaba como un presidente provisional, sino que su gobierno tenía carácter permanente:[98] se sancionó un Estatuto de la Revolución Argentina, colocado al mismo nivel jurídico que la Constitución Nacional; los poderes Ejecutivo y Legislativo recaían en el presidente, que no solamente firmaría decretos, sino también leyes, que continuaron la numeración de las leyes sancionadas por el Congreso nacional, que también fue clausurado; el presidente nombraba a los gobernadores provinciales, que no se llamaban "comisionados", "interventores" o provisionales, y que también estaban habilitados a sancionar leyes provinciales; la Corte Suprema fue completamente reemplazada por ministros adictos, que juraron respetar primero el Estatuto y sólo después la Constitución Nacional.[97]

La frase que condensaba las aspiraciones del gobierno era "la Revolución Argentina tiene objetivos, no plazos".[99] Sus objetivos serían alcanzados en tres etapas o "tiempos": primero, un "tiempo económico", durante el cual se buscaría acelerar el desarrollo industrial y la modernización de la estructura productiva; luego un "tiempo social", durante el cual se buscaría mejorar la distribución de la riqueza con el objetivo de alcanzar la paz social, para eliminar el "caldo de cultivo" de las ideas de izquierda; y por último, y subordinado a los anteriores, un "tiempo político", en el cual se abriría una nueva etapa democrática[100] con características que nunca llegarían a ser explicitadas, pero que debían ser distintas a las vigentes hasta ese momento.[101]

Ideológicamente, el nuevo régimen se mostró antiliberal en lo político, pero liberal en lo económico.[98] En vista de que el "tiempo político" quedaba relegado a un futuro indeterminado, se prohibieron los partidos políticos, así como todo tipo de participación política por parte de la ciudadanía; rigió en forma casi permanente el estado de sitio y se vieron coartados derechos civiles, sociales y políticos.[102]

Entre sus primeros actos estuvo presidir el sesquicentenario de la declaración de la independencia argentina, celebrado en el mes de julio en San Miguel de Tucumán, ocasión que aprovechó para intentar solucionar la crisis que atravesaban los productores de caña de azúcar regulando el precio que debían recibir por su producto.[103]

Política económica y socialEditar

Onganía intentó mantener la participación de los distintos sectores del país en su gobierno mediante la formación de comités consultivos en áreas específicas de la política agraria, industrial y económica.[104] Esta medida recibió fuertes críticas de los sectores más conservadores del ejército, y no fue tampoco apreciada por sus supuestos beneficiarios, los empresarios.[105]

El segundo ministro de economía de la dictadura, Adalbert Krieger Vasena,[* 3] aplicó medidas ortodoxas: devaluó la moneda en un 40%, congeló precios y salarios, revocó las medidas de nacionalización y control de capitales del gobierno de Illia, y restauró los contratos petroleros que éste había anulado. Para equilibrar las cuentas, aumentó algunos impuestos, en particular las retenciones a la exportación.[106]

El resultado fue exitoso en el control de la inflación —bajó del 32% al 7,6% anual entre 1966 y 1969— y un aumento del PBI que alcanzó el 6,8% en 1969. Las exportaciones continuaron en alza,[107] pero las medidas perjudicaron al sector agropecuario.[108] Las empresas de capital nacional se descapitalizaron rápidamente, siendo reemplazadas por las de capital extranjero, con numerosos cierres de fábricas —la emblemática Siam Di Tella estuvo a punto de quebrar— y ventas de empresas a capitales extranjeros.[107] La intención era atraer inversiones extranjeras, pero gran parte de los capitales que se radicaron en el país lo fueron no en forma de inversión neta, sino de compra de bienes de capital nacional;[109] entre muchos ejemplos, la automotriz IKA fue vendida a la francesa Renault.[110]

Uno de los sectores más duramente castigados fue la industria azucarera: tras varios meses de dudas, el gobierno decidió intervenir y cerrar diez ingenios, con lo que una gran cantidad de trabajadores quedó en la calle y los pequeños productores quedaron a merced de los ingenios que quedaban, que se cartelizaron para bajar de común acuerdo el precio pagado por la caña.[111] [112]

Los trabajadores se vieron fuertemente perjudicados, ya que su participación en la renta nacional bajó abruptamente, de un 43% al 39% en el mismo período.[107] Una ley de "conciliación obligatoria" limitó fuertemente las huelgas en defensa del salario,[113] de modo que cualquier huelga era declarada inmediatamente ilegal, favoreciendo siempre a los sectores patronales.[114]

No obstante, el gobierno inició una gran cantidad de obras públicas, que mantuvieron el ritmo de la actividad industrial.[115] Entre ellas se pueden mencionar las centrales hidroeléctricas El Chocón, Cerros Colorados, Cabra Corral y Ullum; los puentes Zárate-Brazo Largo, Corrientes-Barranqueras y Fray Bentos-Puerto Unzué; y la Central nuclear Atucha.[116]

En abril de 1969, se sancionó la Ley 18.188, que cambiaba la moneda circulante a partir del 1 de enero de 1970; se creaba el Peso Ley 18.188, que equivalía al valor de 100 Pesos Moneda Nacional; fue el primer cambio de denominación en la historia de la moneda argentina.[117]

Cruzada moralizadoraEditar

Las universidades públicas argentinas estaban entonces organizadas de acuerdo a los principios de la Reforma Universitaria, que establecían la autonomía universitaria del poder político y el cogobierno tripartito de estudiantes, docentes y graduados.[118] Los militares y sus apoyos de derecha consideraban a las universidades cunas de la subversión y el comunismo.[37] de modo que la dictadura decidió imponer allí la disciplina y sus ideas sociales:[118] una "ley" que anulaba por completo la autonomía universitaria, que fue resistida por estudiantes y autoridades de la mayor parte de las universidades nacionales —aunque no de todas.[119]

El 29 de julio de 1966, la policía irrumpió en una manifestación de estudiantes y docentes de la Universidad de Buenos Aires, en la llamada "Noche de los bastones largos", arrestando y castigando físicamente a los manifestantes. Más de 400 arrestados, centenares de profesores separados de sus cátedras y la destrucción de laboratorios y bibliotecas fue el saldo a corto plazo de los hechos;[120] a largo plazo, se inició una "fuga de cerebros" masiva, durante la cual miles de destacados profesores e investigadores abandonaron el país.[121]

El gobierno decidió reformar las costumbres y controlar las expresiones artísticas: la censura alcanzó a programas de televisión, espectáculos de teatro —entre ellas la ópera Bomarzo de Alberto Ginastera y Manuel Mujica Láinez[122] y de cine, además de diarios, libros y revistas. Los hippies eran arrestados y sus pelos cortados; la policía hacía redadas en los hoteles alojamiento y obligaba a los maridos a ir a buscar a la comisaría a las esposas infieles. Incluso besarse en público era castigado con arresto.[40]

Onganía quiso imponer el predominio de la Iglesia Católica,[* 4] sostenido por varios grupos de orientación católica tradicionalista, en especial del Opus Dei. Asistía frecuentemente a actos públicos religiosos y consagró el país a la Virgen.[123]

De la represión al CordobazoEditar

 
Barricadas e incendios durante el Cordobazo.
 
Placa en memoria del obrero-estudiante Máximo Mena en el lugar donde fue asesinado el 29 de mayo de 1969 durante el Cordobazo, en la esquina del Bvrd. San Juan y Arturo M. Bas.

El modelo de represión instaurado por Onganía fue exitoso en sus objetivos inmediatos: desarticuló la capacidad de movilización de los sindicatos —se intervino la CGT— y casi no hubo grandes huelgas, la actividad política quedó completamente suspendida,[114] y la censura permitió marginalizar las discusiones políticas en la prensa.[124] Pero la anulación de los canales habituales de discusión política y resolución de conflictos llevó al surgimiento de otros, mucho menos orgánicos y, por ello mismo, totalmente incontrolables. La aparición de movimientos de izquierda juveniles —la Nueva Izquierda, así llamada para diferenciarlas del viejo Partido Socialista y del Partido Comunista— y de organizaciones guerrilleras dispuestas a dirimir diferencias por medio de la violencia fueron las más notables.[41] El pueblo participó en la misma disputa política, en ocasiones, por medio de las llamadas "puebladas", con movilizaciones masivas y violentas en lugares puntuales.[125] Entre 1969 y 1972 sucederían al menos diecinueve grandes puebladas insurreccionales.[* 5] [126]

El 14 de mayo de 1969, obreros de las fábricas de automotores de la ciudad de Córdoba protagonizaron una violenta manifestación contra recortes salariales. Sin relación con estos hechos, al día siguiente los estudiantes de la Universidad Nacional del Nordeste organizaron una ruidosa protesta en el centro de la ciudad de Corrientes, causada por una cuestión relativamente menor,[* 6] pero la misma terminó con la muerte del estudiante Juan José Cabral a manos de la policía provincial. En respuesta, los estudiantes de la Universidad Nacional de Rosario realizaron una manifestación mucho más grande, conocida como el "Rosariazo", en el transcurso de la cual fue asesinado otro estudiante. Los disturbios en Rosario continuaron varios días más, durante los cuales la policía mató a otro estudiante.[127]

Cuando los estudiantes de la ciudad de Córdoba decidieron movilizarse a su vez por estos hechos, coincidieron con un notable aumento de los choques entre trabajadores del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (SMATA), que —ignorando las negociaciones de los dirigentes del sindicato con el gobierno y las empresas— protagonizaban huelgas parciales y choques violentos con la policía. La muerte de un estudiante al mediodía del 29 de mayo generó la confluencia de ambos movimientos, cuyos participantes se solidarizaron. Durante los hechos, conocidos como el "Cordobazo", los manifestantes recibieron la protección y ayuda de los vecinos. Los manifestantes ocuparon la totalidad del centro de la ciudad y la zona de La Cañada, armando barricadas e incendiando automóviles y oficinas. Al día siguiente, el Ejército ocupó sangrientamente el centro de la ciudad, dejando un tendal de heridos, entre catorce y treinta muertos,[128] y centenares de presos, entre ellos Agustín Tosco —de SMATA Córdoba— y Raimundo Ongaro, líderes de la revuelta, condenados a varios años de prisión.[129]

La dictadura lanzó entonces una violenta ofensiva contra los sindicatos, que fueron intervenidos, y decretó una baja generalizada de sueldos en la mayoría de los empleados públicos, entre ellos los ferroviarios; la huelga ferroviaria de septiembre de 1969[130] y un segundo y más violento "Rosariazo", del 16 de septiembre,[131] debilitaron simultáneamente a los sindicatos organizados[132] y al gobierno de Onganía, que ya no lograba contener la agitación social.[133] Éste echó la culpa de los desbordes a las bajas de salarios ordenadas por Krieger Vasena y al ministro del Interior, Guillermo Borda, a quienes separó de sus cargos en el mes de junio,[134] anunciando el inicio del "tiempo social". La mayor parte del gabinete y gran parte de los gobernadores fueron reemplazados y anunció una suba general de salarios del 20%. Los empresarios y sindicalistas dejaron de apoyar a Onganía, y los trabajadores continuaron con sus acciones de protesta.[135]

Liberación nacional y organizaciones armadasEditar

Tres corrientes confluyeron en el fenómeno que algunos académicos denominan como el surgimiento de una nueva izquierda en Argentina, ligada a la noción de "liberación nacional": un sector proveniente del catolicismo que, influenciado por los cambios introducidos por el Concilio Vaticano II, adoptó como principio teológico y pastoral central la "opción por los pobres", dando origen a expresiones como la Teología del pueblo -variante argentina de la Teología de la liberación, el Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo y el movimiento de curas villeros, la revista Cristianismo y Revolución y la Federación Latinoamericana de Sacerdotes Casados (FLSC) fundada por el exobispo argentino Jerónimo Podestá y su esposa Clelia Luro.;[136] [137] otro sector, proveniente de la izquierda tradicional —el Partido Socialista Argentino y el Partido Comunista— que inició una intensa revisión y rediscusión de sus conceptos y prácticas políticas, sobre todo a la luz de la Revolución cubana y las ideas del Che Guevara;[41] y un sector integrado por grupos que actuaban en la Resistencia peronista que desarrollaron una visión combativa y revolucionaria del peronismo, ligándolo a los movimientos de liberación nacional que por entonces actuaban en el Tercer Mundo.[125] En términos generales, estos grupos mostraban una abierta simpatía por el peronismo —que se reforzaba por los discursos de tono fuertemente combativos del propio Perón— y no pocos formaron parte de la Juventud Peronista, fundada oficialmente en 1957, pero que experimentó un explosivo crecimiento a partir de 1972.[41] Hasta su fallecimiento en 1968, su inspirador fue John William Cooke, exdiputado peronista y representante personal de Perón, que había completado su "giro a la izquierda" tras su visita a la Cuba de Fidel Castro en 1960.[138]

En sentido estricto, las organizaciones armadas habían iniciado las acciones guerrilleras a fines de 1959, durante el gobierno de Frondizi, cuando el grupo peronista Uturuncos tomó la Jefatura de Policía en la ciudad de Frías, Santiago del Estero.[139] A poco de iniciada la dictadura de Onganía, un grupo de estudiantes lanzaron el Operativo Cóndor, por el cual obligaron a un avión a desviar su recorrido y aterrizar sin autorización británica en las islas Malvinas.[140]

Pero es a partir de 1968, durante la dictadura de Onganía que había abolido los partidos políticos, cuando aparecen las organizaciones armadas que van a actuar en el futuro. Ese mismo año aparecen la Fuerzas Armadas Peronistas (FAP), lideradas por Envar El Kadri, estableciendo un campamento guerrillero rural en las cercanías de Taco Ralo, provincia de Tucumán, que fue desbaratado por la Gendarmería. Al año siguiente moriría el primer guerrillero, el exsacerdote y sindicalista Gerardo Ferrari, miembro de las FAP, al resistirse a tiros a un arresto y ser muerto por la policía.[141]

En 1969 aparecieron el FAL y las FAR. El 5 de abril realizó su primera acción el Frente Argentino de Liberación (FAL), aunque ya existían desde 1963, tomando el Regimiento n° 1 de Campo de Mayo para robar armas.[142] El 26 de junio las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) incendiaron trece supermercados Minimax en Buenos Aires, en repudio a la visita de Nelson Rockefeller. El 30 de junio, un grupo guerrillero independiente asesinó al poderoso dirigente sindical metalúrgico Augusto Timoteo Vandor, líder del sector que estaba en tratativas con la dictadura para impulsar un "peronismo sin Perón".[* 7]

En 1970 aparecen Montoneros y el ERP. Montoneros aparece con una acción que conmovió al país al secuestrar al exdictador Pedro Eugenio Aramburu —responsable de los fusilamientos de junio de 1956 y del secuestro del cadáver de Eva Perón— el 29 de mayo de 1970 y anunciar dos días después que había sido ejecutado.[143] Una semana después se producía un golpe interno para desplazar a Onganía y abrir una salida electoral negociada con el peronismo.[133] El 30 de julio de 1970 fue creado el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), por decisión del V Congreso del Partido Revolucionario de los Trabajadores (ERP), aunque Mario Roberto Santucho, su comandante, había dirigido el año anterior una acción militar con el fin de robar un banco de Escobar para recaudar fondos.

LevingstonEditar

Tras diez días durante los cuales la dictadura recayó en una Junta Militar, el 18 de junio asumió como presidente de facto el general de Brigada Roberto Marcelo Levingston, un oficial casi desconocido que hasta entonces había sido agregado militar en la embajada argentina en los Estados Unidos. Levingston prometió consultar sus medidas importantes con los comandantes de las tres armas, pero sólo lo hizo para nombrar a su primer gabinete de ministros.[144]

Como una muestra de que no compartía la visión conservadora de la sociedad de su antecesor, Levingston nombró miembro de la Corte Suprema de Justicia a Margarita Argúas, primera mujer en ocupar semejante responsabilidad en toda América.[145]

Con el objetivo de "profundizar la Revolución Argentina", se apoyó en técnicos desarrollistas —tales como Aldo Ferrer y Cáceres Monié— y nacionalistas tales como Luis María de Pablo Pardo y Amadeo Frúgoli. Desarrolló la política del "compre nacional", por la cual las empresas estatales estaban obligadas a comprar productos nacionales; también otorgó sucesivos aumentos salariales, con la idea de calmar la agitación social.[144]

El resultado fue un notorio aumento de la inflación —que llegó al 35% en 1971— y la fuga de inversiones extranjeras,[144] con lo cual se ganó la enemistad de patrones, consumidores y obreros. La agitación social aumentó.[146] [147]

También aumentó la violencia política: en julio de 1970, Montoneros ocupó la localidad cordobesa de La Calera, ocasión en que fueron detenidos prácticamente todos los participantes del hecho.[148] En agosto, el sindicalista José Alonso fue asesinado por un grupo de guerrilleros, aparentemente el mismo que había asesinado a Vandor, y que posteriormente se integraría a Montoneros.[149] [150]

Levingston trató de comprometer a los dirigentes políticos en la continuidad de la dictadura, y para ello quiso reorganizar los partidos dejando afuera a sus líderes: a Perón y al radical Ricardo Balbín. En respuesta, el radicalismo, el peronismo, el Partido Socialista Argentino, el Conservador Popular y el Bloquista firmaron un documento titulado "La Hora del Pueblo", que inició una ronda de negociaciones entre esos partidos para exigir una salida electoral.[151]

Tras la muerte de Alonso, la secretaría general de la CGT recayó en José Ignacio Rucci, que inició una serie de paros generales que afectaron a la industria, el transporte y los servicios.[146] [147] En marzo de 1971 estalló una nueva "pueblada" en Córdoba, conocida como el Viborazo, que nuevamente sacudió al país,[152] con dos muertos y trescientos detenidos.[153]

Cuando el comandante del Ejército, teniente general Alejandro Agustín Lanusse —que había nombrado presidente a Levingston— anunció que el mandato de éste era temporario, Levingston decretó su pase a retiro; Lanusse rechazó su jubilación, reunió a los jefes de la Armada y la Fuerza Aérea y les impuso el desplazamiento del presidente, que fue obligado a renunciar el 23 de marzo.[153]

Lanusse: del Gran Acuerdo Nacional al triunfo peronistaEditar

Lanusse confirmó en el cargo de ministro de Economía a Ferrer y nombró ministro del Interior al radical Arturo Mor Roig. El objetivo de su gobierno era acelerar la salida electoral, controlando en alguna medida la economía y la violencia política, y evitando a toda costa el retorno del peronismo al poder.[154] Para ello intentó crear un sistema de partidos ideológicamente identificables: un partido de derecha vinculado al gobierno, uno de izquierda y uno de centro, que debía ser el radicalismo; por ello pretendió —una vez más— un peronismo sin Perón, que ocuparía el lugar del partido de izquierda, y dejar una única UCR: la UCRP pasaría a ser el único partido llamado "radical", mientras la UCRI de Oscar Alende se refundaba como Partido Intransigente, y la de Frondizi como Movimiento de Integración y Desarrollo (MID).[155] Propuso a los partidos la formación de un Gran Acuerdo Nacional (GAN), buscando comprometer a todos los partidos en una salida negociada para la dictadura, eventualmente bajo la presidencia del propio Lanusse.[154]

La apertura política y la incertidumbre sobre el papel que Perón podría jugar en la misma, puso en un dilema a los neoperonistas —con excepción del Movimiento Popular Neuquino que había sido mantenido porla dictadura en el gobierno— sobre la mayor o menor cercanía que debían establecer con Perón.[155]

Perón inicialmente nombró a Jorge Daniel Paladino como su delegado personal, quien emprendió un proceso de negociación con Lanusse, dentro de las expectativas de este. Pero en septiembre de 1971 Perón desplaza a Paladino, y designa a Héctor J. Cámpora como su nuevo delegado personal y a Rodolfo Galimberti, cercano a Montoneros, como representante de la Juventud Peronista en el Comando Superior Peronista. Simultáneamente Perón completó el triángulo en que se apoyaría en adelante, dándole todo su apoyo a José Ignacio Rucci, secretario general de la CGT, enfrentado con la mayoría del sindicalismo peronista, mas proclive a negociar con Lanusse. Su objetivo era desbaratar el plan de Lanusse, mediante un amplio acuerdo civil con los partidos políticos, la CGT y los empresarios nacionales, para realizar elecciones sin condicionamientos militares.[156]

Perón buscó abiertamente el apoyo de las agrupaciones juveniles, con un discurso político izquierdista y nacionalista, y apoyando el recurso a la violencia contra la dictadura; las organizaciones armadas, con la única excepción del ERP, se declararon abiertamente peronistas. Y el peronismo en masa —sindicatos incluidos— comenzó a anunciar el pronto regreso de Perón al país.[154]

En esas condiciones, el GAN era inaceptable para el peronismo, que lo rechazó de plano, cosa que también hicieron varios otros partidos; cuando quedó claro que la aspiración de Lanusse era ser candidato presidencial, también fue rechazado por el radicalismo.[155]

El dictador devolvió a Perón su rango de general y los sueldos adeudados, cerró las causas judiciales en su contra y le entregó el cadáver de Evita, ocultado en Italia desde 1956. A cambio esperaba que Perón se autoproscribiera en las próximas elecciones, cosa que éste se negó a hacer. De modo que Lanusse prohibió participar de las elecciones a quien no estuviera en el país desde agosto de 1972, con lo que obligaba a Perón a regresar de inmediato; incluso acusó a éste de no regresar "porque no le da el cuero". Simultáneamente la Marina produjo la Masacre de Trelew, buscando boicotear la salida electoral que estaba llevando adelante Lanusse. Dos días después la dictadura reformó la Constitución, estableciendo entre otras cosas un sistema electoral de doble vuelta, con el fin de limitar las posibilidades de triunfo del peronismo, potenciando un eventual voto antiperonista. Perón dejó pasar el ultimátum y las restricciones, y nombró a Juan Manuel Abal Medina como secretario general del Movimiento Peronista con la tarea de organizar su regreso al país el 17 de noviembre de 1972. La Juventud Peronista lanzó entonces la consigna "Luche y vuelve" que le permitió alcanzar una gran popularidad y fortalecer su posición en el seno del peronismo.

Perón estuvo menos de un mes en Argentina, pero en su regreso buscó cerrar un amplio acuerdo civil, con todos los partidos políticos, pero especialmente con la UCR: el abrazo con Ricardo Balbín, luego de décadas de enfrentamientos, ha quedado en la historia argentina como símbolo de tolerancia democrática. El acuerdo político fue complementado con un acuerdo social, con los empresarios nacionales congregados en la CGE y los sindicatos federados en la CGT. El GAN había sido derrotado.

El Partido Justicialista formó el Frente Justicialista de Liberación (FREJULI) con fuerzas que anteriormente habían sido opositoras al peronismo, como el frondizismo, el Partido Conservador Popular, y el Partido Popular Cristiano, desprendido del Partido Demócrata Cristiano. Perón impuso una fórmula presidencial conformada por Héctor Cámpora y Vicente Solano Lima y regresó a España, donde había vivido doce años. La fórmula fue rechazada inicialmente por la mayoría del sindicalismo peronista y aceptada luego a regañadientes, absteniéndose de participar activamente en la campaña electoral.[157] La campaña se hizo con el eslogan "Cámpora al gobierno, Perón al poder."[154]

El peronismo en ese momento estaba conducido por cuatro ramas (política, sindical, femenina y juvenil) y la regla indicativa era que los cargos debían repartirse igualitariamente entre los cuatro sectores. El papel jugado por las organizaciones armadas y los sectores juveniles de la Tendencia Revolucionaria, les permitió lograr que una considerable cantidad de miembros de la Juventud Peronista fueran como candidatos a legisladores nacionales y provinciales. Además de Cámpora, ligado a la Tendencia, varios de los candidatos a gobernador o vicegobernador también estaban ligados a la juventud o la izquierda peronista. La rama sindical se sintió relegada en la elaboración de las listas, aunque la mayoría de los vicegobernadores fueron sindicalistas.[155]

Los demás partidos no lograron articular un discurso coherente frente a la candidatura de Perón, que parecía el único que podía garantizar la estabilidad y el control de las organizaciones armadas y los sindicatos. El radicalismo llevó una vez más a Balbín como candidato;[158] una coalición de centroderecha llevó a Francisco Manrique, Alende recibió el apoyo del Partido Comunista, UDELPA que había sido fundada por Aramburu y de un sector de la democracia cristiana, y participaron también otras dos listas derechistas y el Partido Socialista Democrático, esencialmente antiperonista.[154]

El 11 de marzo de 1973, el candidato del Frejuli obtuvo el 49,56 % de los votos válidos, y Balbín —que obtuvo poco más del 21 %— se apresuró a renunciar a la segunda vuelta. Los candidatos del Frejuli también obtuvieron veinte de las veintidós gobernaciones en primera o segunda vuelta, el 63 % de los senadores y el 59 % de los diputados. Cámpora fue proclamado presidente.[159]

Crecimiento de la militanciaEditar

Las organizaciones armadas tuvieron un explosivo aumento de la simpatía popular, incorporando ya en democracia en 1973 y 1974, a miles de jóvenes a las organizaciones estudiantiles, barriales y sindicales del peronismo revolucionario y en menor medida al Partido Revolucionario de los Trabajadores y la Juventud Guevarista. También crecieron explosivamente las organizaciones juveniles de la izquierda de la Unión Cívica Radical, encuadradas en el Movimiento de Renovación y Cambio, así como la Federación Juvenil Comunista y el Movimiento de Orientación Reformista (MOR), su brazo universitario, el movimiento estudiantil socialista popular organizado en el Movimiento Nacional Reformista, el FAUDI del Partido Comunista Revolucionario, el Frente de Izquierda Popular y el Partido Socialista de los Trabajadores. Las FAP se integraron casi completamente a Montoneros, cosa que ya había ocurrido con el FAL.[155] Hasta la fecha de las elecciones, los "operativos" de Montoneros se vieron parcialmente frenados, en parte debido a la expectativa causada por las inminentes elecciones, ya que parte de su justificación de la violencia estaba ligada a que actuaban contra un gobierno dictatorial en ejercicio del derecho de resistencia a la opresión, que ahora estaba próximo a terminar. En cambio, el ERP realizó varios atentados, como el que terminó con la vida del vicealmirante Berisso en 1972 y el copamiento de un cuartel en Córdoba, de donde se extrajeron dos toneladas de armamento.[160]

Por su parte, las fuerzas de represión, educadas en la guerra contrarrevolucionaria por el ejército estadounidense en la Escuela de las Américas —donde enseñaba a los oficiales latinoamericanos a reprimir a la guerrilla y el terrorismo— respondieron a la amenaza "subversiva" con creciente crueldad, apelando repetidamente a la tortura y la ejecución de prisioneros, llegando a recurrir al terrorismo de Estado,[155] como en el caso de la masacre de Trelew. La masacre se produjo luego de que un grupo de guerrilleros de ERP, Montoneros y FAR escaparan violentamente de la cárcel de Rawson (asesinando a un guardiacárcel), y llegaran al aeropuerto, logrando seis de ellos escapar en avión hacia Chile. Otros 19 fueron recapturados y llevados a la Base Aeronaval Almirante Zar, donde dieciséis de ellos serían asesinados una semana más tarde.[161]

Un año antes de las elecciones, el ERP secuestró a varios empresarios con el fin de pedir rescates; uno de ellos el director de la Fiat en la Argentina, Oberdan Sallustro, fue asesinado por un guerrillero en abril de 1972, cuando la policía descubrió el lugar en que había sido recluido. Un años después, en represalia por la Masacre de Trelew, también asesinaron a dos altos oficiales de la Armada y un coronel de Ejército.[162] Luego de las elecciones y antes de la asunción del gobierno democrático, en su última actuación pública, las FAP asesinaron al sindicalista Dirck Kloosterman, de SMATA, a quien acusaban de colaborar con la CIA.[160]

Cámpora, Perón, IsabelEditar

El peronismo regresaba al gobierno en la forma de una alianza entre sectores de casi todo el espectro político: desde grupos conservadores que lo consideraban el único capaz de garantizar la paz social,[163] hasta la izquierda que planteaba llegar al socialismo a través del peronismo por medio de la acción revolucionaria;[164] pasando por su base electoral más importante, los trabajadores manuales e industriales, que esperaban recuperar a través de él el protagonismo político y aumentar su participación en la distribución de la renta nacional.[165] Los dirigentes sindicales esperaban ver confirmada su autoridad interna,[166] los dirigentes políticos buscaban llegar al gobierno nacional, provincial o local; y también eran numerosos los arribistas, que esperaban obtener poder político y ventajas económicas de la cercanía con Perón. Durante su largo exilio, Perón había sostenido simultáneamente a todos estos grupos, que se unificaban solamente en torno a él, y que no chocaban entre sí porque debían enfrentar a un enemigo común, en forma del oficialismo. Llegado el peronismo al poder, el choque de intereses era inevitable.[167]

Presidencia y renuncia de CámporaEditar

Apenas asumido el nuevo presidente, el Congreso sancionó una ley de amnistía para todos los presos políticos, incluidos los guerrilleros. Aún antes de que fuera sancionada, centenares de guerrilleros fueron liberados por orden del ministro del Interior.[168]

Cámpora hizo todo lo posible por mantener el equilibrio entre los sectores políticos de derecha y moderados por un lado, y los que se identificaban preferentemente con la izquierda revolucionaria por el otro. Así, varios gobernadores y al menos tres ministros eran de "la tendencia", como se identificaba en esa época a la izquierda;[167] el caso más extremo fue el de Rodolfo Puiggrós, interventor de la Universidad de Buenos Aires, miembro activo de Montoneros.[169] No obstante, los dos extremos chocaron frecuentemente: grupos de izquierdistas coparon reiteradamente los ministerios y reparticiones públicas tratando de imponer funcionarios de la tendencia,[170] mientras que varios dirigentes derechistas armaron rápidamente una serie de bandas parapoliciales. La más destacada fue el grupo parapolicial armado por Jorge Osinde a pedido del ministro de Bienestar Social José López Rega, un personaje que tenía una enorme influencia sobre Perón y su esposa; los fondos para las armas —en su mayor parte importadas desde Gran Bretaña— fueron aportados por el ministerio.[171] Paralelamente se formaron varios grupos armados, en particular los organizados por algunos sindicatos para su propia protección; estos grupos actuaban en forma independiente, y rápidamente pasaron también a la ofensiva armada.[172]

Cámpora reanudó las relaciones diplomáticas con Cuba, interrumpidas por el gobierno militar, y comenzó a proveer a ese país de productos alimenticios e industriales para romper el bloqueo estadounidense.[173]

El 16 de junio, Cámpora viajó a Madrid para acompañar a Perón de regreso; el general se mostró muy molesto con los avances de la izquierda en su gobierno. Cinco días más tarde, Perón llegaba definitivamente a la Argentina. Los Montoneros y otros sectores de la tendencia mostraron una gran capacidad de movilización, desplazando a un segundo lugar a los sindicatos. Pero la fiesta se transformó en la "masacre de Ezeiza" cuando, al llegar los jóvenes al lugar donde se esperaba que hablara Perón, fueron atacados a tiros por la banda de Osinde y se desbandaron, dejando numerosos muertos. Los pocos montoneros que intentaron hacer frente a la matanza indiscriminada fueron capturados, y varios de ellos ejecutados.[174]

Perón ni siquiera pasó por el lugar.[174] Se instaló en la quinta de Olivos, donde reprochó a Cámpora y al ministro del interior Esteban Righi por la falta de seguridad. El presidente ofreció su renuncia, que fue presentada junto con la de Solano Lima al Congreso el 13 de julio, e inmediatamente aprobada.[175]

En su lugar asumió Raúl Lastiri, presidente de la Cámara de Diputados y yerno de López Rega, que de inmediato llamó a elecciones para presidente y vice.[175] Perón se presentó como candidato, acompañado como compañera de fórmula por su esposa, María Estela Martínez, una mujer sin experiencia política ni preparación profesional que Perón había conocido en Panamá bajo el seudónimo artístico de "Isabel".[176]

En las elecciones del 23 de septiembre, Perón triunfó con más del 60% de los votos.[* 8] [175]

El 6 de septiembre, el ERP intentó su operación más ambiciosa, ocupando el Comando de Sanidad en la Capital y causando la muerte de un oficial superior del Ejército; fue derrotado, y todos los combatientes fueron arrestados, incluidos cuatro indultados del 25 de mayo. Dos días después de las elecciones, fue asesinado por un comando el secretario general de la CGT José Ignacio Rucci, en un hecho confuso, que ninguna organización se atribuyó, que no fue judicialmente investigado y que ha sido informalmente atribuido tanto a las FAR como a la Triple A.[* 9] Los análisis de este crimen están de acuerdo en que se trató de un hecho decisivo, que perjudicó tanto a Perón -que perdió a su hombre de confianza en el movimiento sindical, con el que no tenía una buena relación-, como a la Tendencia enfrentándola definitivamente con Perón y aislándola del resto del peronismo.[175] El 1 de octubre el Consejo Superior Peronista presidido por Perón, aprobó por unanimidad una orden reservada, en la que consideraba que el asesinato de Rucci era parte de una "guerra" desencadenada "por los grupos marxistas terroristas y subversivos", que debía ser enfrentada atacando "al enemigo en todos los frentes y con la mayor decisión", utilizando para ello "todos (los medios) que se consideren eficientes".[177] [178]

"Primavera" económicaEditar

 
José Ber Gelbard, titular de Economía entre mayo de 1973 y octubre de 1974.

El ministro de Economía de Cámpora fue José Ber Gelbard, fundador de la Confederación General Económica (CGE). Llegó al gobierno con un plan compuesto de veinte proyectos de ley, entre las que se contaban una que limitaba la participación de las mismas en áreas consideradas clave, como la industria pesada y la energía; el comercio de granos y carnes centralizado en el Estado; una Corporación de Empresas Nacionales, que reunía todas las empresas públicas excepto las de interés militar; la suspensión de los desalojos; la represión penal para las defraudaciones fiscales; la Corporación para el Fomento de la Pequeña y Mediana Empresa; el impuesto a la renta potencial de la tierra; la creación del Instituto Nacional de la Vivienda; y la nacionalización de los depósitos bancarios, de modo tal que las decisiones de crédito recaían en el Banco Central. Algunas de estas iniciativas nunca pudieron llegar a plasmarse.[179]

Dos semanas después de llegar al cargo, firmó con los sindicatos y las patronales el Pacto Social[* 10] por el que se congelarían los precios y los sueldos después de un inicial aumento de salarios del 20%, y se suspendían las negociaciones colectivas por dos años.[179] Muchos empresarios habían aumentado sus precios preventivamente ante la inminencia de la llegada del peronismo al gobierno, por lo que pudieron absorber los mayores costos salariales.[180]

Los primeros meses de aplicación del programa de Gelbard fueron muy alentadores: el PBI aumentó significativamente junto con los salarios reales, se revirtió el déficit en la balanza de pagos y disminuyó drásticamente la inflación. Además de las bondades intrínsecas del acuerdo, la coyuntura era especialmente favorable, ya que a fines de 1973 se alcanzaron precios récord para las exportaciones agropecuarias, combinados con una muy buena cosecha.[181] Por otro lado, la llegada de Perón al gobierno, conservando en su cargo a Gelbard, dio una gran confianza a todas las partes en que se obligaría a todos a cumplir el Pacto.[182]

La producción de artículos de consumo creció mucho más que la de artículos durables y bienes de capital. El porcentaje de productos manufacturados sobre el total de exportaciones —que aumentó considerablemente— fue el más alto de la historia nacional hasta ese momento.[183]

No obstante, la "primavera" duró muy poco: la crisis del petróleo estallada en el mes de agosto encareció enormemente el combustible para uso interno y generación de energía, y también los costos de los insumos importados y de los costos de exportar. El plan comenzó a mostrar sus falencias a partir de diciembre, cuando el aumento de costos obligó a algunas empresas a aumentar sus precios; por un tiempo, las que no dependían de combustibles importados absorbieron parte del aumento de costos, pero pronto también les resultó imposible y las violaciones al Pacto Social se multiplicaron. Para empeorar las cosas, el Mercado Común Europeo prohibió la importación de carnes argentinas.[184]

Ante la reaparición de la inflación, los sindicatos comenzaron a pedir algún reajuste de salarios, aunque no quisieron enfrentar a Perón, por lo que no hubo aumentos masivos. El presidente logró la sanción de una Ley de Asociaciones Profesionales que favoreció a los sindicatos nacionales en desmedro de las regionales, que incluían a los sectores más combativos. En marzo de 1974, el gobierno se vio obligado a negociar nuevamente y reformular el pacto, aceptando algunos aumentos de precios y salarios, otorgando subsidios a muchas empresas y subsidiando también la compra de divisas para las empresas importadoras.[185]

Tercera presidencia de PerónEditar

 
Perón y José López Rega; el Ministro de Bienestar Social ejerció una enorme influencia sobre el anciano presidente y su esposa.

Perón llegaba al gobierno con una imagen de conciliador, pensando que esto le permitiría arbitrar entre todas las partes en disputa; los gestos de acercamiento a la UCR indicaban la voluntad de pacificar también las relaciones políticas.[176] Pero el espectro de apoyos que tenía su gobierno era demasiado amplio, e incluía varios sectores dispuestos a recurrir a la violencia armada. No dispuesto a aceptar la descalificación radical del sindicalismo tradicional de los jóvenes del peronismo revolucionario, y considerando que lo estaban usando como medio para llegar a un fin político en el cual el peronismo sería dejado de lado, Perón optó por apoyarse en el plan económico de concertación de Gelbard y los sindicatos, que quedaban en una posición central entre la izquierda y la derecha.[186]

Perón mantuvo el gabinete sin cambios (Lastiri había reemplazado a dos ministros cercanos a la "Tendencia") y se apoyó fundamentalmente en Gelbard (un empresario que priorizaba las relaciones con el bloque comunista) y López Rega (miembro de la logia anticomunista Propaganda Due) para sus decisiones,[187] Preservó la política educativa y universitaria progresista y la orientación tercermundista de las relaciones internacionales iniciada por Cámpora, firmando un histórico tratado de límites con Uruguay. Durante su gobierno la inflación y la desocupación bajaron notablemente. Por un tiempo convivió con los gobernadores con vínculos en la izquierda, aunque Juan Manuel Irrazábal, de Misiones, murió en un accidente aéreo por demás sospechoso en noviembre de 1973.[188] El 19 de enero siguiente, el ERP intentó copar un regimiento en Azul; aunque la operación resultó un fracaso,[189] el presidente culpó al gobernador bonaerense Oscar Bidegain de tolerancia y convivencia con sectores extremistas en varios discursos. Ante la presión de miembros de su propio gobierno, el gobernador optó por renunciar el 24 de enero, siendo reemplazado por el sindicalista Victorio Calabró.[190] También en Córdoba, el gobernador Ricardo Obregón Cano fue víctima de un golpe de estado policial, y en febrero la provincia fue intervenida por ley del Congreso Nacional.[191]

Los grupos liderados por López Rega y el comisario Alberto Villar -designado por Perón como jefe de la Policía Federal-, organizados como Alianza Anticomunista Argentina (Triple A) se lanzaron a la acción directa contra aquellas personas que consideraban "comunistas" o "marxistas"; incluyó atentados con bombas o a tiros contra varios dirigentes y militantes, así como contra las sedes de sus organizaciones. Su primer atentado fue contra el senador radical Hipólito Solari Yrigoyen. Ya a fines de 1973, se había realizado una lista de posibles víctimas de los comandos de derecha; en ellas figuraban sindicalistas combativos, líderes políticos, sacerdotes, empresarios, periodistas, artistas e intelectuales sospechosos de tener tendencias izquierdistas ("zurdos").[192] [171]

El peronismo revolucionario no rompió abiertamente con Perón, por lo que culparon a su entorno por una política que no compartían.[193] En el acto del 1 de mayo, Montoneros ocupó el lugar central en el festejo del 1º de mayo, reclamando porque "está lleno de gorilas el gobierno popular". Perón los tildó de "estúpidos que gritan" e "imberbes" y reclamó que se dejara lugar a los sindicalistas, que habían luchado durante los 18 años de la exclusión del peronismo; la Tendencia abandonó la Plaza de Mayo.[194]

El 11 de mayo, el padre Carlos Mugica, del Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo, que se identificaba con el peronismo de izquierda y llevaba años predicando y trabajando como cura villero, fue acribillado a su salida de una misa.[195] [196]

A principios de junio, Perón hizo un viaje al Paraguay —a devolver los trofeos de la Guerra de la Triple Alianza— del que volvió engripado por una ceremonia bajo la lluvia; el 12 de ese mes hizo algunas declaraciones en el sentido de que podría renunciar. La CGT movilizó inmediatamente a los trabajadores en un acto gigantesco, mostrando que podía ocupar el espacio que habían dejado los Montoneros: fue el último acto público al que asistió Perón.[* 11] [197]

La salud de Perón decayó rápidamente, y falleció el 1 de julio por un paro cardíaco; su viuda asumió inmediatamente la presidencia. Durante su funeral desfilaron más de un millón de militantes y simpatizantes peronistas; no hubo disturbios.[198]

Isabel PerónEditar

Con la llegada de María Estela Martínez de Perón se completó el giro a la derecha del gobierno; sometida en todo a la influencia de López Rega, éste llevó adelante una política de persecución a sus enemigos, tanto internos como ajenos al peronismo.[199] La provincia de Mendoza ya había sido intervenida, y los otros dos gobernadores con vínculos con la "tendencia", Jorge Cepernic de Santa Cruz y Miguel Ragone de Salta fueron también desplazados por intervenciones federales.[200] El ministro de Educación Jorge Alberto Taiana fue desplazado y en su lugar fue nombrado Oscar Ivanissevich, con la "misión" de "limpiar la universidad" de "marxistas" y "comunistas". Funcionarios francamente derechistas fueron nombrados en cargos públicos de importancia, y Alberto Ottalagano, de conocida orientación fascista, fue nombrado interventor de la Universidad de Buenos Aires, luego de que una bomba colocada por la Triple A, destruyera la casa del anterior rector, Raúl Laguzzi, asesinando a su hijo de pocos meses. Ottalagano y otros rectores, recurrieron a varias agrupaciones anticomunistas, que colaboraban con la Triple A. Durante su gestión fueron despedidos quince mil docentes, acusados de subversión.[201] Muchos de ellos fueron contratados por universidades europeas, norteamericanas, brasileñas y mexicanas.

Como contracara de las relaciones con Cuba iniciadas por Cámpora, López Rega —aún en vida de Perón— inició relaciones diplomáticas y comerciales con Libia, gobernada por Muamar el Gadafi.[202]

Los grupos parapoliciales de López Rega y las integrantes de los grupos terroristas sindicales, policiales, militares y nacionalistas, se unificaron definitivamente en la Alianza Anticomunista Argentina (Triple A), que continuó la acción terrorista, organizada y financiada desde el Ministerio de Bienestar Social, con un crédito de Estados Unidos para la lucha contra el narcotráfico. Entre sus víctimas se contaron el diputado Rodolfo Ortega Peña, el exjefe de policía Julio Troxler, el politólogo Silvio Frondizi y cientos de personas más (entre 650 y 1500 asesinatos).[171] Solo en el año 1974, cuarenta y tres personas fueron detenidos y desaparecidos por la Triple A o por la policía. Al año siguiente, ese número se multiplicaría por nueve.[203]

En septiembre de 1974 el Congreso Nacional sancionó la Ley de Contrato de Trabajo, una de las leyes laborales más progresistas de la historia argentina, un tercio de la cual sería modificada en perjuicio de los derechos laborales por la dictadura. Raimundo Ongaro reorganizó la CGT de los Argentinos —creada durante el gobierno de Onganía y desactivada durante la presidencia de Cámpora— para lanzar una serie de huelgas y ocupaciones de fábricas. La violenta respuesta de la Triple A, que incluyó tiroteos y asesinatos selectivos, aconsejó a los propios trabajadores desistir de ese tipo de huelgas.[204] Otros dirigentes, como René Salamanca, optaron por defender al gobierno frente a los preparativos de un golpe de estado que parecía inminente, pero también previniendo contra el entorno de la presidenta.[205]

Por su parte, en septiembre Montoneros anunció su pase a la clandestinidad y el retorno a la lucha armada. No obstante, tras su apogeo a mediados de 1973, la organización había perdido gran cantidad de sus seguidores, y la expulsión de Plaza de Mayo había disminuido enormemente el apoyo entre los jóvenes que no estaban dispuestos a combatir personalmente; la clandestinidad completó el proceso, y Montoneros volvió a ser solamente una banda armada. Su golpe más exitoso fue el secuestro de los hermanos Born, por el que cobraron sesenta millones de dólares. En la primera mitad de 1975 lanzaron centenares de operativos, desde acciones de propaganda hasta asesinatos.[206]

El ERP había incrementado sus operaciones en vida de Perón, logrando instalar una guerrilla rural en Tucumán, donde habían logrado ocupar la localidad de Acheral. En agosto robó gran cantidad de armamento de la Fábrica Militar de Río Tercero,[162] y fracasó en ocupar la provincia de Catamarca, hecho que terminó con la masacre de Capilla del Rosario.[207] Varios oficiales fueron asesinados en represalia en numerosos atentados, pero el asesinato del capitán Humberto Viola generó un enorme descrédito entre sus propios aliados, ya que también costó la vida de su pequeña hija.[208]

No obstante, el ERP se concentraba en las selvas tucumanas, lo que llevó en febrero de 1975 al inicio del Operativo Independencia por parte del Ejército Argentino.[209] Durante un tiempo, López Rega había convencido a las Fuerzas Armadas de mantenerse al margen de la "lucha contra la subversión", pero los ataques a instalaciones militares y el establecimiento de la guerrilla rural hicieron esa política inviable.[187] El 5 de febrero, la presidenta firmó un decreto ordenando al Ejército "neutralizar y/o aniquilar el accionar de elementos subversivos que actúan en la provincia de Tucumán."[* 12] [210]

Tras una primera etapa en que el Ejército tomó la iniciativa y fue repetidamente derrotado por medio de emboscadas, la guerrilla pasó a la ofensiva; el resultado fue un gran número de combates a campo abierto o en ciudades y pueblos, en que el Ejército logró derrotar repetidamente a los guerrilleros, causándoles centenares de bajas.[209] Montoneros envió en ayuda del ERP una pequeña cantidad de combatientes, la mayor parte de los cuales fueron muertos en combate.[211] Simultáneamente, el Ejército inició una generalizada persecución sindicalistas y políticos locales, persiguiendo, secuestrando, asesinando y desapareciendo a cualquier persona que pudiera ser identificada como partidario de posturas izquierdistas o populistas; el 75% de los desaparecidos en Tucumán no eran guerrilleros, sino trabajadores de la caña, la industria azucarera y la construcción.[212]

"Rodrigazo" y caída de López RegaEditar

 
María Estela Martínez de Perón, conocida como "Isabelita" o "Isabel Perón".

Tras la muerte de Perón, el pacto social se derrumbó rápidamente. Comenzó la existencia de un mercado negro y el desabastecimiento de productos esenciales. Desaparecieron de los estantes de almacenes y góndolas de almacenes y supermercados productos básicos como el aceite y el azúcar.[213]

En septiembre, tras la evidencia del fracaso del proyecto de Gelbard, la presidenta lo desplazó y llamó para reemplazarlo a Alfredo Gómez Morales, que llevó adelante una política ortodoxa: principalmente devaluó la moneda nacional, llevando el dólar de $10 a $15 por unidad, lo que llevó a un rápido aumento de la inflación. Pero, amparándose en el ya abandonado Pacto Social, rechazó todo aumento de salarios. Esto causó una pérdida del poder adquisitivo de los salarios, y la baja de la participación de los mismos en el total del Producto Bruto Interno.[214] También amplió la "brecha cambiaria", esto es, la diferencia entre el valor nominal de las monedas extranjeras para las operaciones que se hacían con el Estado y el valor real de las mismas en el mercado de divisas.[215]

Mientras las ganancias de las empresas se recuperaban, el conjunto de la economía nacional continuó estancándose, mientras la presión de la CGT para obtener aumentos de sueldos se hacía cada vez más evidente. Por su parte, la política de Gómez Morales no parecía suficientemente regresiva para el todopoderoso ministro López Rega, que terminó por exigirle la renuncia, que Gómez Morales presentó el 2 de junio.[215]

En su lugar fue nombrado Celestino Rodrigo, que aplicó inmediatamente una terapia de shock, que la población llamó el "Rodrigazo": devaluó el peso en más de un 150% en relación al dólar; aumentó las tarifas de todos los servicios públicos y transporte en un promedio del 100%; aumentó el precio de los combustibles hasta en un 180%;[216] y anunció el futuro aumento de los salarios en dos pasos, uno del 38% y otro del 40%.[217] El resultado en la economía fue inmediato: la inflación se descontroló, alcanzando al 21% sólo en el mes de junio; en los dos meses siguientes, alcanzaría el 35% y el 24% mensuales.[218]

La CGT intentó negociar con el ministro, pidiéndole un aumento general de sueldos del 70%,[217] pero fue desbordada por los trabajadores, que se lanzaron a una serie de huelgas generales y ocuparon el centro de Buenos Aires, coreando consignas contra la presidenta en la Plaza de Mayo. Los líderes de la CGT, Casildo Herrera, y de las 62 Organizaciones, Lorenzo Miguel, se vieron obligados a ponerse al frente de los reclamos.[219]

Las manifestaciones afectaron tanto a Rodrigo como a su mentor, López Rega, que renunció al ministerio el 11 de julio; la presidenta lo nombró ministro plenipotenciario en España.[220] Seis días más tarde también presentó la renuncia el ministro Rodrigo.[217]

El 19 de julio, un oficial del Regimiento de Granaderos a Caballo descubrió un enorme arsenal en los sótanos del Ministerio de Bienestar Social, y enseguida el Regimiento reforzó las custodias de la Casa Rosada y la Quinta presidencial de Olivos. Cuando un grupo de de la Triple A intentó ingresar a la residencia presidencial, fue rodeado y desarmado por los granaderos. Ese mismo día López Rega voló a España.[220] La Triple A sin embargo siguió operando, alcanzando las cifras de asesinatos mensuales más altas, y sus operaciones se fueron progresivamente integrando a los grupos de tareas bajo dependencia directa de las Fuerzas Armadas, que tendrían un destacado papel en los crímenes de la dictadura.[221]

Vísperas del golpeEditar

Luego de la caída de López Rega, el poder político quedó en manos de la CGT, los parlamentarios justicialistas y los gobernadores, limitados cada vez más por las facultades represivas asignadas a las Fuerzas Armadas, controladas cada vez más por el dúo Videla-Viola. Un putch realizado el 26 de agosto de 1975, colocó como comandante en Jefe del Ejército, a Jorge Rafael Videla, un militar colorado (antiperonista) y "prescindente",[* 13] que lideraba el grupo golpista con el visto bueno de la embajada de Estados Unidos.[222] Hubo un recambio masivo de ministros y Antonio Cafiero asumió en Economía. Su política económica tuvo efectos positivos, al menos en comparación con la de sus antecesores: la inflación bajó al 8% mensual en noviembre[218] y el PBI al menos detuvo su caída, pero al precio de aumentar la deuda externa, que pasó de algo menos de 8000 millones a fines de 1975 a 9149 a diciembre de 1975.[223]

En septiembre, la presidenta pidió licencia por razones de salud y el senador Ítalo Luder asumió la presidencia provisional.[224] Luder reforzó el poder de los militares y sancionó a su pedido, los tres decretos que extendían a todo el país la orden de "aniquilar" el accionar guerrillero: creaba un Consejo Nacional de Defensa controlado por las Fuerzas Armadas, y ponía a las policías nacionales y provinciales a órdenes de aquellas.[225] Una de las primeras decisiones del Ejército fue militarizar el país en cinco zonas, dentro de las cuales cada comandante de cuerpo tenía autonomía para ordenar las acciones represivas que considerara necesarias, entre ellas el establecimiento de centros clandestinos de detención y tortura.[222] Luder anunció también que se adelantarían las elecciones previstas para marzo de 1977, las cuales se celebrarían en la segunda mitad de 1976.[224]

En octubre Isabel Perón volvió a hacerse cargo de la presidencia y decidió no adelantar las elecciones (luego las adelantaría para octubre de 1976), ni renunciar, ni permitir que fuera sometida a juicio político, aferrándose estrictamente a la legalidad constitucional, en un contexto nacional e internacional en el que los respaldos que podía recibir el gobierno eran cada vez más escasos. La excelente relación de Perón con el radicalismo balbinista se había esfumado,[224] y los principales periódicos comenzaron a anunciar —e incluso exigir— que las Fuerzas Armadas tomaran nuevamente el poder.[226] El gobernador de la provincia de Buenos Aires, el sindicalista ortodoxo Victorio Calabró, de excelentes relaciones con el dúo Videla-Viola, decidió abrir un "bloque antiverticalista" para enfrentarse a Isabel Perón y operar para promover su caída.[227]

En el segundo semestre de 1975, Montoneros y el ERP realizaron una gran cantidad de operativos y atentados. En agosto, Montoneros colocó un centenar de bombas en distintos puntos del país en ocasión del tercer aniversario de la Masacre de Trelew y realizó la Operación Gardel derribando un avión militar en Tucumán, que causó la muerte de seis gendarmes; en septiembre le causó daños a la fragata misilística ARA Santísima Trinidad (D-2) y en octubre se enfrentó por primera vez con el Ejército al atacar al Regimiento de Infantería de Monte 29 en Formosa, con un resultado desastroso que contribuyó a unificar al Ejército detrás del grupo golpista. El ERP sufrió grandes pérdidas en Tucumán,[228] y en diciembre intentó una temeraria operación al atacar el Batallón de Arsenales de Monte Chingolo, donde murieron alrededor de 100 guerrilleros.[207] Al iniciarse el año 1976 continuaron los ataques, aunque más espaciados por la sangría que había disminuido drásticamente su número de combatientes.[206]

La Alianza Anticomunista Argentina, ya bajo el control pleno de las Fuerzas Armadas, alcanzó su pico de asesinatos mensuales: 50 asesinatos en octubre y 109 asesinatos en diciembre de 1975.[229] Si en los doce meses anteriores a la muerte de Perón, la Triple A había matado a 30 personas, en los dieciocho meses de la presidencia de Isabel Perón, el terrorismo de Estado asesinó a un mínimo de 614 personas y un máximo de 1500.[229]

A fines de 1975, el gobierno adelantó las elecciones presidenciales para octubre de 1976.[230] [231] Conscientes de que el golpe de Estado estaba en plena preparación, los legisladores peronistas se dividieron en dos sectores: los verticalistas sostenían que la única posibilidad de llegar a las elecciones de octubre, era respetar la institucionalidad que representaba Isabel Perón, mientras que otro sector, liderado por Luder, era partidario de la renuncia de la presidenta y su reemplazo por un civil -el propio Luder- o un militar retirado con apoyo militar. El radicalismo, por su parte, liderado por Fernando de la Rúa, era partidario remover a la presidenta Perón mediante un juicio político, que fue rechazado en bloque por la bancada justicialista mayoritaria. El 18 de diciembre, el brigadier Jesús Cappellini, hombre leal a Videla, lideró un ensayo de golpe de Estado, con el fin de hacer caer al comandante en jefe de la Aeronáutica, brigadier Héctor Fautario, último de los mandos militares que no aceptaba formar parte del grupo golpista y "último sostén" militar del gobierno constitucional.[232] . La caída de Fautario y su reemplazo por Agosti, terminó de conformar la cúpula golpista.[233]

La decisión estratégica del grupo golpista fue "desangrar" al gobierno constitucional, pero sin derrocarlo de inmediato, de modo de agotar toda posibilidad de una alternativa política-constitucional, llevando a cabo en simultáneo, una amplia operación psicológica y mediática que generara en la población el convencimiento de que el golpe era una "fatalidad".[234] En noviembre el Partido Justicialista expulsó al gobernador antiverticalista Calabró y en diciembre la presidenta elaboró un decreto para intervenir la provincia de Buenos Aires.[227] [235] La intervención de la provincia de Buenos Aires y la remoción de Calabró, fue tomada por los tres comandantes, como una declaración de guerra. El 29 de diciembre, el triunvirato golpista envió al vicario castrene monseñor Adolfo Tortolo, a transmitir a la presidenta la intimación innegociable a renunciar.[235] Isabel se reunió con los tres comandantes el 5 de enero de 1976, quienes ratificaron la intimación militar para que renuncie. Isabel rechazó el pedido de renuncia, ratificó la necesidad de preservar la institucionalidad constitucional hasta las elecciones presidenciales que deberían realizarse en octubre y buscó la protección del Vaticano, recurriendo al nuncio Pío Laghi -miembro al igual que Massera de la logia Propaganda Due-, quién a su vez se entrevistó con el embajador de Estados Unidos, Robert Hill, uno de los principales apoyos del dúo Videla-Viola. En esa reunión, entre la presidente y los tres comandantes, se definió la suerte del gobierno constitucional.

El 9 de febrero el periodista político más conocido del país Bernardo Neustadt cerró su programa Tiempo Nuevo mirando fijamente a la cámara y exigiéndole la renuncia a la presidenta:

Señora, ¿por qué no se hace un favor a usted misma y nos lo hace a todos? ¡Libérese! ¡Deje la presidencia para que asuma alguien más capacitado!

Bernardo Neustadt[236]

El 17 de febrero el jefe de los servicios de inteligencia, el general Otto Paladino, volvió a presionar a Isabel para que renuncie, con el argumento de que en caso contrario va a "correr mucha sangre". Isabel le transmitió entonces a su ministro de Defensa, la razón de fondo de su postura:

Vea doctor, yo no renuncio ni aunque me fusilen. Porque renunciar acá sería convalidar lo que va a venir después.

María Estela Martínez de Perón[237]

Simultáneamente dos grupos de empresarios, el grupo Perriaux y el grupo de José Alfredo Martínez de Hoz, venían elaborando el plan económico para la futura dictadura y organizando a las principales organizaciones empresariales para descontrolar las variables económicas, e inducir el caos.[238] La inflación trepó en enero de 1976 a casi el 20% mensual, causando la renuncia de Cafiero y en marzo alcanzaría el 54%, lo que técnicamente constituía el inicio de la hiperinflación.[218] En agosto de 1975 Martínez de Hoz había colocado en "asamblea permanente" (Asamblea Permanente de Entidades Gremiales Empresarias), a las mayores cámaras empresariales. El 18 de febrero de 1975, la APEGE realizó un paro patronal paralizando completamente el país, que ha sido visto como el antecedente más inmediato del golpe.[239] Para entonces los tres comandantes funcionaban de hecho como un gobierno paralelo a las autoridades constitucionales.[240]

El 24 de marzo de 1976, poco después de medianoche, la presidenta María Estela Martínez de Perón fue arrestada, mientras una junta militar anunciaba que tomaba el poder, disolvía el Congreso, reemplazaba a todos los miembros de la Corte Suprema e intervenía todas las provincias.[241] Ese mismo día fueron asesinadas decenas de personas, entre ellas el militar peronista Bernardo Alberte[242] , el sindicalista René Salamanca y el también sindicalista docente Isauro Arancibia, quien defendió con las armas, junto a su hermano, la toma del sindicato por una patota militar.[243]

El ProcesoEditar

 
Jorge Rafael Videla, autor material del golpe de estado y primer "presidente" de la dictadura.

La expresidenta estuvo detenida durante más de cinco años, y fue enjuiciada por malversación de fondos públicos. Fue reemplazada por una Junta Militar formada por Videla, Massera y Agosti, que permanecería en el poder hasta mediados de 1978. Tras cinco días durante los cuales la Junta ejerció el gobierno, Videla fue nombrado "presidente de la Nación".[244]

El gobierno dictatorial desplazó a los integrantes de la Corte Suprema de Justicia y a los gobernadores e intendentes de todo el país. Centenares de miembros del gobierno fueron arrestados. Los cargos en el gabinete, las gobernaciones de provincia y prácticamente cada nivel de administración fueron repartidos en partes iguales entre las tres armas y los grupos civiles que formaron parte de la conspiración golpista. Como ya había sucedido en 1966, el nuevo gobierno no se consideró provisional, anunció que tenía objetivos y no plazos, y se dispuso a modificar por completo la política, la sociedad y la economía nacionales.[244]

Algunas de las principales asociaciones empresarias como la Sociedad Rural Argentina y la Asociación de Bancos (Adeba), así como algunas grandes empresas como Ford, Mercedes Benz, el diario Clarín, el diario La Nación, el diario La Nueva Provincia, la editorial Atlántida, el Ingenio Ledesma, Techint, Bunge y Born, Acindar, la minera El Aguilar, apoyaron activamente el golpe de estado y en algunos casos formaron parte del gobierno y de la represión.[245] Lo mismo hicieron varios periodistas y comunicadores de primer nivel como Mirtha Legrand, Mariano Grondona, Bernardo Neustadt, José Claudio Escribano, Chiche Gelblung, José María Muñoz y Joaquín Morales Solá.[246] Dirigentes de algunos partidos políticos también fueron funcionarios de la dictadura, como el líder socialista Américo Ghioldi y el líder demócrata progresista Rafael Martínez Raymonda.

El periodista Luis César Díaz sostiene que durante su primera etapa, la dictadura tenía el apoyo tácito de gran parte de la población, cansada del desorden reinante durante los últimos años; muchos medios de comunicación apoyaron activamente el golpe, mientras otros consideraron prudente no incomodar a la dictadura.[247]

Varios historiadores han destacado también a los sectores de la población que resistieron a la dictadura, como el sindicalismo,[248] las organizaciones guerrilleras,[249] [250] las organizaciones de derechos humanos,[251] [252] y el peronismo.[253]

La historiadora Sáenz Quesada dice que miles de políticos, intelectuales y artistas huyeron del país, mientras la mayoría aceptaba mansamente haber sido dejada de lado de las decisiones políticas, como precio por la recién ganada tranquilidad.[254] Mariana Caviglia en cambio señala que la dictadura sometió a la población a un régimen de terror sistemático que produjo la paralización y la incapacidad de hablar y recordar de amplios sectores, especialmente en la clase media.[255] Por su parte, el historiador Luis Alberto Romero dice que sólo al final del Proceso, la mayoría de la población se vería obligada a reconocer que haber cedido a la dictadura la iniciativa de tomar todas las decisiones políticas había desembocado en un desastre económico, humano, social y moral mucho mayor que el que el golpe de estado se había propuesto eliminar.[256]

Terrorismo de Estado y genocidioEditar

 
En la ESMA, ubicado en el barrio de Núñez de la Ciudad de Buenos Aires, funcionó uno de los principales centros clandestinos de detención.

La dictadura estableció una estructura clandestina para la represión de los opositores y "aniquilación de subversivos", que incluía "grupos de tareas", secuestros y desapariciones forzadas, centros de detención y tortura clandestinos, mecanismos ilegales para asesinar personas y disponer de sus cadáveres, instalaciones médicas secretas para atender partos de detenidas-desaparecidas y suprimir las identidades de los niños nacidos en cautiverio, desinformación a través de los medios de comunicación, coordinación con las gerencias de recursos humanos de las grandes empresas para la delación de opositores y sindicalistas, etc.

Decenas de miles de personas fueron detenidas, torturadas y asesinadas. Durante un tiempo, el gobierno informaba a la población que se habían producido "bajas" causadas "al enemigo", presentándolas siempre como caídos en "enfrentamientos", aún cuando en su enorme mayoría se trataba de asesinatos de personas desarmadas o de prisioneros.[257] Posteriormente, las Fuerzas Armadas encontraron más conveniente afirmar que la guerra había terminado, por lo cual dejaron de informar de las muertes, y procedieron a la eliminación de los cadáveres, enterrándolos en fosas comunes o arrojándolos al mar desde aviones militares. Pasaron a ser "desaparecidos".[258] Entre los principales centros clandestinos de detención se pueden mencionar la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) y el Garage Olimpo en la Ciudad de Buenos Aires; El Campito, El Vesubio, el Pozo de Banfield en la provincia de Buenos Aires; y La Perla en la provincia de Córdoba.[259]

La aplicación sistemática de métodos criminales ha sido considerada como un caso de terrorismo de Estado, también conocido como «guerra sucia». Organizaciones de derechos humanos, partidos políticos, fallos judiciales y especialistas han considerado que los asesinatos masivos constituyeron un genocidio.[260]

El número exacto de desaparecidos no ha sido establecido:[* 14] Las Madres de Plaza de Mayo, las Abuelas de Plaza de Mayo y el Servicio Paz y Justicia estiman la cantidad en unos 30 000;[261] la CONADEP documentó 8 961 casos,[262] mientras que documentos oficiales desclasificados de los Estados Unidos mencionan que los servicios de inteligencia sudamericanos tenían computados 22.000 muertos y desaparecidos entre 1975 y 1978.[263] [264] En cualquier caso, el número sobrevivientes de los centros clandestinos de detención, de los detenidos, los arrestados sin juicio y los torturados fue muy superior, ya que una parte de ellos retornó a la vida pública después de un tiempo de privación de la libertad; hubo algunos detenidos que llegaron a estar siete años presos.[265]

El informe Nunca Más contiene una descripción de los desaparecidos por su grupo de referencia; más de la mitad eran trabajadores; en especial fueron asesinados los sindicalistas pertenecientes a comisiones internas de fábricas, como en los casos emblemáticos de Ford[266] y Mercedes Benz.[267] Entre los desaparecidos y asesinados existe una importante cantidad de adolescentes; en este caso es emblemático el secuestro y desaparición del grupo de adolescentes conocido como la Noche de los Lápices, así como los alumnos desaparecidos en la Escuela Carlos Pellegrini que documenta el film Flores de septiembre o la del militante comunista Floreal Edgardo Avellaneda. También fueron detenidos-desaparecidos y asesinados personas discapacitadas, ancianas, homosexuales y transexuales, sacerdotes y monjas (como la Masacre de San Patricio de los padres palotinos,[268] o de las Monjas Francesas Léonie Duquet y Alice Domon[269] ), sindicalistas (como Oscar Smith o Jorge Di Pascuale), periodistas (como Julián Delgado o Rafael Perrotta), artistas (como Héctor Oesterheld o Haroldo Conti), deportistas (como la jugadora de hockey Adriana Acosta), abogados (como el laboralista Norberto Centeno[270] o de derechos humanos, como Sergio Karakachoff[271] ), etc. En algunos casos se trataban de familiares o simplemente personas nombradas por otros detenidos sometidos a tortura; en algunos casos se trató de funcionarios que simpatizaban con el régimen militar como Elena Holmberg[272] o Héctor Hidalgo Solá;[273] en otros casos se trató de simples casos de robo y extorsión como con el empresario Fernando Branca,[274] o de intentos de ocultar errores como en el caso de la adolescente sueca Dagmar Hagelin y del pianista brasileño Francisco Tenório Júnior.[275] Entre las víctimas notables también se encuentran las madres fundadoras de la Asociación Madres de Plaza de Mayo Azucena Villaflor, Esther Ballestrino y María Ponce.

Cuando en los domicilios de los "objetivos" de los grupos de tareas había niños, éstos eran también sustraídos, sus identidades suprimidas y habitualmente dados en adopción a familias de militares, o de civiles relacionados con las Fuerzas Armadas.[276] En el caso de las mujeres embarazadas, la mujer no recibía prácticamente ninguna atención médica y daban a luz en soledad; en los centros de detención más grande había obstetras que se ocupaban del recién nacido al ser separado de la madre, pero nunca de ésta.[277] Entre los desaparecidos se encuentra un número de niños —que se estiman entre 250 y 500— adoptados ilegalmente luego de que nacieran en los centros clandestinos de detención.[276] [278]

La Junta Militar llevó a cabo su acción represiva coordinada con Estados Unidos y otras dictaduras instaladas en los países sudamericanos mediante el Plan Cóndor, que contó con el apoyo de los principales medios de comunicación privados e influyentes grupos de poder civil, la protección inicial del gobierno de los Estados Unidos y la pasividad de la comunidad internacional.[279]

Tanto frente a los guerrilleros del frente tucumano como frente a la guerrilla urbana en las grandes ciudades, la estrategia de las Fuerzas Armadas se basó en la eliminación física de sus enemigos: guerrilleros, "subversivos", "terroristas" y "extremistas", extendiendo estas denominaciones a cualquier persona opositora al régimen, incluso simples activistas sociales sin relación con las organizaciones armadas.[280] Las operaciones de secuestro de personas estaban a cargo de grupos de tareas (GT), dependientes de fuerzas militares;[281] para facilitar las operaciones, antes de las mismas ordenaban a la policía alejarse de la zona en que iban a actuar.[282]

Acción guerrilleraEditar

Las organizaciones guerrilleras continuaron la actividad que habían iniciado antes del golpe de estado, aunque también discontinuaron otras, como la lucha contra la organización parapolicial Triple A -que se había integrado a los grupos de tarea de la dictadura-, las actividades en centros estudiantiles, las actividades sindicales y las actividades electorales. Además las organizaciones guerrilleras iniciaron una lucha de resistencia contra la dictadura.

Montoneros concentró sus operaciones principalmente en el ataque de objetivos policiales —en pocos meses causaron la muerte de más de 70 agentes y oficiales—[283] y militares del Ejército; entre estos últimos se contó el general Omar Actis.[284] También realizaron atentados contra ejecutivos de empresas nacionales y extranjeras, y funcionarios civiles de la dictadura; a comienzos del año 1979, sin embargo, la organización ya estaba muy disminuida, tanto por las bajas como por la huida al exterior de varios de sus jefes.[285] En 1976 muere en un combate el jefe montonero Carlos Caride y luego es detenida una de las fundadoras de la organización Norma Arrostito que mientras la dictadura anunció su muerte en combate fue mantenida con vida durante dos años más hasta ser asesinada. En 1977 muere acribillado José Pablo Ventura, otros de los jefes de la organización. En 1978 fue secuestrado en Brasil y asesinado clandestinamente el secretario de organización de la rama política Norberto Habegger. En algún momento durante la dictadura fue asesinado el comandante Roberto Quieto, detenido en diciembre de 1975 y mantenido desaparecido en el Campito. En 1982 fue detenido-desaparecido en Brasil el jefe de inteligencia Ricardo René Haidar. En 1978 fracasó un atentado contra el vicealmirante Armando Lambruschini, en el que murieron su hija, un custodio y dos vecinos.[286] Al año siguiente, los jefes exiliados regresaron para intentar una contraofensiva, que tras lograr la muerte de un empresario y fracasar con dos funcionarios del área económica, fue completamente desbaratada. Los combatientes que no pudieron huir —algunos jefes y no jefes escaparon— fueron "aniquilados".[287]

El ERP ya estaba muy disminuido al iniciarse la dictadura, y sus intentos de continuar la lucha en Tucumán terminaron en un desastre.[288] Mario Roberto Santucho y Benito Urteaga fueron muertos por el Ejército,[289] seguidos por gran cantidad de otros combatientes; su último atentado de importancia fue un fallido intento de asesinar a Videla.[290] Antes de disolverse totalmente a fines de 1977, el ERP alcanzó a matar a 77 policías, sólo en Buenos Aires; centenares de combatientes que no huyeron al exterior —algunos jefes y no jefes lo hicieron— fueron capturados y ejecutados.[291]

Política económicaEditar

 
José Alfredo Martínez de Hoz fue el primer ministro de Economía del Proceso; su mandato marcó el final del proceso industrializador en la Argentina.

El argumento de los militares era que perseguían el propósito de terminar con el "desgobierno", la "corrupción" y el "flagelo subversivo".[292] Sin embargo, otros analistas afirman que dicha justificación encubría la voluntad de imponer en el país un régimen económico neoliberal,[293] a tono con los requerimientos y exigencias que planteaban en esos momentos el Fondo Monetario Internacional y los Estados Unidos a los países latinoamericanos.[294]

El plan económico fue diseñado por el ministro de Economía José Alfredo Martínez de Hoz —ligado al sector agropecuario y a grandes empresas— quien siguió los lineamientos económicos de la Escuela de Chicago, genéricamente incluida en el concepto de neoliberalismo. Presentado una semana después del golpe de estado, el plan se proponía detener la inflación, estimular la inversión extranjera, incrementar la competitividad de la economía argentina y promover sus "ventajas naturales". Para ello se congelaron los salarios, se redujeron masivamente los impuestos y aranceles al comercio exterior y se promovió un tipo de cambio atrasado por medio de un sistema de devaluación programada, apodado "la tablita"; para proteger a las entidades financieras, el Estado se hizo responsable del pago de los depósitos.[295]

Los sectores ligados al esquema agroexportador apoyaron esta política, ya que se eliminaban todas las políticas de apoyo a la industria —que habían sido financiadas con las exportaciones agroganaderas— y se liberalizaba el comercio exterior.[295] Las Fuerzas Armadas buscaban la reprimarización de la economía para destruir la capacidad de presión de los sindicatos, a los que responsabilizaban por el desorden social tanto como a las ideologías de izquierda.[296] Es por ello que la política laboral consistió en la intervención de todos los sindicatos, la prohibición de las huelgas y la persecución de los activistas sociales, muchos de los cuales fueron secuestrados y desaparecidos.[297]

El congelamiento de salarios, cuyo valor de compra ya estaba deteriorado por la inflación, llevó a una rápida caída de su capacidad adquisitiva: solamente entre enero y octubre de 1976 los salarios perdieron un 49% de su valor real.[298] El desempleo se mantuvo relativamente estable, partiendo de un 3,8% en octubre de 1975 y dejando un 3,9% en octubre de 1983, con un pico del 6% en mayo de 1982.[299]

La apertura comercial y la política de sobrevaluación del peso no generaron nuevas inversiones: las industrias de capital extranjero optaron por aumentar las utilidades remitidas a sus países de origen, ya que al convertir las fábricas en meras armadoras de insumos y piezas importadas no necesitaban reinvertir; este proceso fue especialmente visible en la industria automovilística.[300] Se produjo un auge masivo de importaciones, con un efecto desastroso sobre la industria: grandes empresas industriales cerraron sus plantas, entre ellas General Motors, Peugeot, Citroën y Chrysler, Siam, Decca (Deutz-La Cantábrica), Tamet, Olivetti.[301] Miles de empresas industriales medianas y pequeñas fueron vendidas a capitales extranjeros o cerradas: el censo industrial de 1974 relevó 126 388 fábricas en todo el país; el de 1984 censó 109 376 fábricas.[296] Para 1980, la producción industrial había reducido un 10% su aporte al PBI, y en algunas ramas —como la hasta entonces extendida industria textil— la caída superó el 15%.[296]

Junto con la Ley de Entidades Financieras, promulgada en junio de 1977, la tablita promovió una especulación financiera desmedida:[295] los inversores abandonaron masivamente las inversiones productivas para colocar sus capitales en la compra de dólares y depósitos a plazos muy cortos.[296] El coste de estas medidas fue enorme para los consumidores, que debieron hacer frente a un mercado de crédito liberalizado, cuyas tasas aumentaron junto a las pagadas por los depósitos. Las empresas más grandes debieron renunciar a la financiación en el mercado interno, tomando masivamente créditos en el exterior. Las más pequeñas, que no tuvieron esa posibilidad, debieron renunciar a cualquier inversión, o se endeudaron a tasas muy altas. La imposibilidad de saldar esas deudas llevó a la quiebra a miles de empresas y particulares, lo que ocasionó el cierre de más de 25 entidades crediticias, cuyos pasivos debió asumir el Estado.[300]

La sobrevaluación del peso provocó el fenómeno conocido como "plata dulce", por la cual grandes cantidades de argentinos de clase media viajaban al exterior y compraban toda clase de mercaderías, incluidos típicamente ropa y electrodomésticos, que obtenían a un precio muy inferior al argentino. La aparente bonanza duró hasta que la destrucción del sistema productivo obligó en 1981 a hacer correcciones en la política cambiaria.[300]

Pese a que el discurso del equipo económico hacía hincapié en el combate de la inflación,[295] ésta se mantuvo en niveles muy altos: en 1976 fue del 348%, bajando muy lentamente hasta llegar a un 87% en 1980.[302]

Represión culturalEditar

Para los militares del Proceso, el concepto de nacionalidad excluía cualquier forma de heterogeneidad posible.[303] Esta búsqueda de homogeneidad de la sociedad dejaba de lado a las minorías tomando en cuenta, por ejemplo, sus raíces (judíos,[304] [305] [306] descendientes de los pueblos originarios,[307] etc.), su orientación sexual[308] [309] o sus creencias religiosas.[* 15] [310]

La política cultural y educativa de la dictadura respondió a ese punto de vista: se implantó una rígida censura previa, que incluyó quemas de libros,[* 16] prohibiciones sobre películas y obras de teatro y musicales.[311] Decenas de escritores, músicos y dramaturgos fueron prohibidos;[* 17] cualquier expresión artística que no compartiera el punto de vista del grupo gobernante era considerado potencialmente subversivo. Incluso se prohibió la reproducción de canciones de Carlos Gardel en que estuviera acompañado por guitarras, el libro El principito, de Antoine de Saint-Exupéry, o la Enciclopedia Salvat.[312]

Además de la represión, el "peligro subversivo" fue combatido con campañas en que se pedía la colaboración de los padres en el control de los contenidos pedagógicos de la enseñanza:[313] se advertía contra el uso de términos tales como burguesía, América latina o capitalismo, la lectura de autores latinoamericanos en lugar de la literatura clásica, los trabajos grupales y la matemática moderna, por el uso de conjuntos.[314] [315]

Aunque hubo casos de curas y obispos que se enfrentaron a la dictadura,[* 18] la mayor parte de la jerarquía católica trabajó activamente en favor de los objetivos del gobierno. Los obispos de más jerarquía bendecían periódicamente actos públicos de los miembros de la dictadura, y se negaban a colaborar con quienes buscaban a sus parientes desaparecidos.[316]

El gobierno obtuvo un gran triunfo cultural por medio de la organización de la Copa Mundial de Fútbol de 1978; el triunfo de la selección argentina permitió distraer a la población de los problemas económicos y políticos, y generó una ola de nacionalismo y euforia que fue aprovechado para mejorar la imagen de la dictadura ante la opinión pública.[317]

En su búsqueda de homogeneidad cultural y estética, se decidió solucionar el problema de las villas miserias por medio de su erradicación; se llevaron adelante algunos planes de vivienda, pero en ningún caso estos estuvieron relacionados con la erradicación de las "villas". La intención de mejorar la imagen argentina en el exterior llevó a los gobiernos nacionales y provinciales a erradicar las villas ubicadas cerca de las vías de comunicación, lugares de alojamiento y estadios.[318] El gobernador de Tucumán, general Domingo Bussi, se hizo especialmente conocido por expulsar de esa provincia a los habitantes de todas las villas miseria y a los mendigos.[319]

Relaciones exteriores y derechos humanosEditar

 
Las Madres de Plaza de Mayo y otras organizaciones de derechos humanos se movilizaron activamente contra la dictadura.

La pretensión de la dictadura era jugar un papel importante en Sudamérica, como aliado preferencial de los Estados Unidos. Esto fue relativamente posible mientras duró el gobierno de Gerald Ford, pero la llegada de Jimmy Carter a la presidencia a principios de 1977 cambió las cosas: las quejas de los exiliados sobre la situación de los derechos humanos llevaron al gobierno estadounidense a presionar a la dictadura para terminar con las matanzas y secuestros.[320] Varios países europeos, especialmente Francia y Suecia,[* 19] se sumaron a los reclamos y presiones.[321] El gobierno estadounidense negó sistemáticamente ayuda militar a la dictadura y obstruyó créditos que la Argentina necesitaba para su plan de inversiones, tal como el que se había acordado con el Eximbank, para financiar las turbinas de la represa de Yacyretá.[322]

El gobierno y la prensa difundían el eslogan "los argentinos somos derechos y humanos" en respuesta a una supuesta "campaña antiargentina", que fue apoyada por gran parte de la población, ignorante de los crímenes que se estaban cometiendo.[323] El Mundial de fútbol fue utilizado como un medio de propaganda a favor del gobierno, que mostró que en el país reinaba la libertad.[317] Repetidas visitas de representantes de gobiernos extranjeros llevaron al gobierno a aceptar una visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en 1979,[324] que obligó al gobierno a poner en libertad a miles de detenidos antes de la realización de la misma. No obstante, la misión de la CIDH pudo reunir miles de reclamos sobre desaparecidos, de modo que la Junta Militar se apresuró por dar a conocer un nuevo régimen legal sobre los desaparecidos.[325]

La dictadura coordinó la persecución a los "subversivos" con los gobiernos de los países limítrofes[326] —todos ellos también eran dictaduras— y firmó acuerdos de cooperación comercial con varios países latinoamericanos.[327]

Pero la relación con Chile estuvo afectada por la ambición de parte de los altos mandos —dirigidos por Massera— que creían necesaria una "buena guerra" para levantar la moral de la población.[328] La oportunidad se la dio el Laudo Arbitral de 1977, que otorgó la soberanía de las islas orientales del canal de Beagle a Chile. Una escalada de amenazas y provocaciones llevó a ambos países a prepararse para una guerra inminente; el Ejército Argentino planificó un ataque masivo sobre su vecino trasandino, que estaba programado para fines de 1978.[329]

La opinión pública argentina reaccionó negativamente, y Videla se opuso al estallido de una guerra, pero temía ser desplazado por sus generales más belicistas. En cambio, aceptó de inmediato un ofrecimiento de mediación arbitral por parte del papa Juan Pablo II, sometiendo la cuestión a un nuevo arbitraje. La guerra se evitó, pero los grupos belicistas no quedaron conformes, lo que llevaría dos años más tarde a una guerra internacional.[330]

 
Adolfo Pérez Esquivel, activista por los derechos humanos del SERPAJ, detenido y torturado por la dictadura, recibió el Permio Nobel de la Paz en 1980.

En 1980, Adolfo Pérez Esquivel, dirigente de la organización Servicio Paz y Justicia (SERPAJ) recibió el Premio Nobel de la Paz, con lo que las violaciones a los derechos humanos en la Argentina alcanzaron repercusión mundial.[331]

La lucha de las organizaciones de derechos humanos continuó durante y después de las resoluciones de la CIDH y del conflicto del Beagle: las Madres de Plaza de Mayo reclamaron durante años por la aparición con vida de sus hijos desaparecidos,[332] y —aunque su fundadora, Azucena Villaflor fue también asesinada junto con otras manifestantes—[333] lograron finalmente hacer entender a la población argentina la situación de miles de presos políticos, torturados y desaparecidos.[332] La población pasó de justificar los arrestos, secuestros y asesinados con la frase "algo habrán hecho"[334] a unirse a los reclamos de las Madres de Plaza de Mayo.[335]

Conflictos internos y socialesEditar

 
Roberto Viola, segundo presidente del Proceso.

A mediados de 1977, Videla cedió la comandancia en jefe del Ejército a Roberto Eduardo Viola; tres años más tarde, la Junta de Comandantes —Viola, Graffigna y Lambruschini— nombraron "presidente" al teniente general Viola, poco antes de que éste fuera a su vez reemplazado por Leopoldo Fortunato Galtieri como comandante del Ejército. Viola había hecho un recambio en las comandancias militares en dirección de una ideología más moderada, opuesta al liberalismo imperante y a la política de desaparición de personas; Galtieri no tardaría en revertir esa tendencia.[336]

Viola asumió la presidencia el 19 de marzo de 1981 —se cumplían 5 años de la asunción de Videla— al frente de un gabinete de mayoría civil, de orientación desarrollista, en el que había algunos funcionarios con buenas relaciones con los sindicatos.[337]

La CGT fue prohibida pero el movimiento obrero se reorganizó en dos grandes grupos: uno más combativo y otro más dialoguista. El grupo más combativo comenzó a organizarse en enero de 1977, adoptando sucesivamente diversos nombres: Grupo de los 7, Comisión de los 25 y CGT-Brasil en 1980. Fue liderado por Saúl Ubaldini, secretario adjunto del sindicato de cerveceros. Estuvo integrado entre otros por José Luis Castillo (conductores navales), Manuel Diz Rey (viajantes de comercio), Ramón Elorza (gastronómicos), Demetrio Lorenzo (alimentación), Juan Racchini (aguas gaseosas), Juan Serrano (neumáticos), Ricardo Pérez (camioneros), Ramón Baldassini (telepostales), Carlos Cabrera, (mineros), Fernando Donaires (papeleros), Roberto García (taxistas), Enrique Micó (vestido), Hugo Curto (metalúrgico) y José Pedraza (ferroviarios).[338]

El grupo más dialoguista tomó sucesivamente los nombres de Comisión de Gestión y Trabajo, Comisión Nacional de Trabajo y CGT-Azopardo y tuvo una conducción colegiada en la que se destacaban Jorge Triaca (plásticos) y Armando Cavalieri (empleados de comercio).[339]

En septiembre de 1979 los dos sectores se unieron brevemente en la CUTA (Conducción Única de Trabajadores Argentinos), aunque un grupo de veinte sindicatos optaron por mantenerse al margen. La historiadora María Sáenz Quesada sostiene que para intentar contrarrestar a los nuevos líderes sindicales opositores, Videla había autorizado a la llamada CGT Azopardo a ocupar la sede histórica de la central sindical.[340] Otras fuentes cuestionan la afirmación de Sáenz Quesada debido a que la CGT Azopardo se formó en 1982 y para esa fecha Videla hacía más de un año que había dejado el poder.[339] [341]

En abril de 1979 la Comisión de los 25 declaró el primer paro general contra la dictadura; éste tuvo un acatamiento limitado en un contexto altamente represivo en el que la huelga se castigaba con una pena mínima de seis años. El grupo de Ubaldini exhibió su popularidad en julio de 1981, cuando logró mayor éxito en la huelga general, y en noviembre, al organizar una peregrinación a la Iglesia de San Cayetano, que se convirtió en una manifestación masiva.[342]

En 1981 varios dirigentes políticos formaron la llamada "Multipartidaria", que comenzó a exigir un pronto llamado a elecciones. En septiembre, un duro documento de la Multipartidaria extendió sus pedidos a una reforma económica y un aumento general de salarios.[343]

El avance de Galtieri en el Ejército le permitió gestar una suerte de golpe de estado cuando Viola fue internado por un problema de salud menor; súbitamente se anunció que dejaba el poder. Tras un interinato de varios días de Carlos Alberto Lacoste,[* 20] Galtieri asumió la presidencia, sin dejar la comandancia del Ejército; lo acompañaban en la Junta el almirante Jorge Isaac Anaya y el brigadier Basilio Lami Dozo.[344]

El nuevo dictador era un hombre especialmente simpático, abierto, ambicioso y poco preparado. Consideraba su deber recomponer la política de "mano dura" con los "extremistas" y los sindicatos, y el liberalismo más extremo. Abiertamente partidario de una alianza con los Estados Unidos, creyó que esta estaba garantizada por la ayuda militar que brindó a los "contras" en Nicaragua, que le había sido calurosamente agradecida por el nuevo presidente norteamericano, Ronald Reagan, un fanático anticomunista. La política económica del ministro Roberto Alemann fue de un estricto control de gastos, y rechazó airadamente cualquier intento de aumento de salarios.[344]

En respuesta por las crecientes dificultades económicas, la CGT Brasil convocó a un paro general para el 30 de marzo de 1982, que tuvo un amplio acatamiento; durante las manifestaciones fueron arrestadas unas 3.000 personas, mientras que Benedicto Ortíz, secretario general del sindicato minero fue asesinado en Mendoza por los disparos de la policía contra la manifestación.[345] El descrédito de la dictadura llegaba ya a su máximo, pero Galtieri ya tenía lista la decisión que —según creía— devolvería a la dictadura la popularidad perdida y le permitiría ocupar un lugar privilegiado en el "mundo occidental y cristiano."[346]

Guerra de MalvinasEditar

 
Tropas argentinas durante la Guerra de las Malvinas.

El 2 de abril, tropas argentinas ocuparon las islas Malvinas, que venían siendo reclamadas por ese país desde su ocupación militar por Gran Bretaña en 1833. También fueron ocupadas las islas Georgias del Sur y Sandwich del Sur.[347] Un enorme movimiento de patriotismo saludó esa operación; Galtieri fue vivado en Plaza de Mayo, y personalidades de todas las tendencia apoyaron la recuperación de las islas.[348]

Galtieri y su ministro de Relaciones Exteriores, Nicanor Costa Méndez, no creyeron que Gran Bretaña diera importancia al asunto; esperaban protestas y una larga negociación diplomática, pero ninguna reacción militar. En todo caso, contaban con la simpatía del presidente Reagan y creían que el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) obligaría a los Estados Unidos a tomar partido por la Argentina. Pese a las sucesivas advertencias de parte de representantes estadounidenses,[348] Galtieri y sus compañeros de la Junta se negaron a aceptar la exigencia del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas de evacuar las islas.[349]

A principios de mayo, la aviación británica comenzó el bombardeo de posiciones argentinas,[350] y poco después un submarino nuclear británico hundió el Crucero General Belgrano, causando 323 bajas.[351] Pocos días más tarde se inició el ataque terrestre: pese a la dura resistencia opuesta en la batalla de Pradera del Ganso, las tropas defensoras no pudieron evitar el avance hacia la capital de las islas, Puerto Argentino/Stanley. Las tropas argentinas, mal equipadas y pésimamente comandadas, fueron superadas sin problemas y el 14 de junio debieron rendirse.[352] Habían sufrido un total de 649 bajas.[353]

Hasta el final de la guerra, los noticieros argentinos continuaban informando a la población que era su país el que estaba ganando;[354] la noticia de la rendición tomó por sorpresa a la opinión pública —ya muy preocupada por las bajas, pero con las esperanzas aún vivas— y echó por tierra el prestigio de la dictadura.[355]

Las manifestaciones contra el gobierno se multiplicaron. El 18 de junio, el nuevo comandante del Ejército, Cristino Nicolaides, depuso a Galtieri y a los jefes de la Armada y la Fuerza Aérea; pasó varios días discutiendo con sus compañeros de la nueva Junta de Comandantes, hasta que decidió, igual que Lanusse once años antes, nombrar "presidente" a un general de perfil bajo: Reynaldo Bignone; éste asumió el mando el 1 de julio de 1982.[356]

Inflación y deuda externaEditar

Dos reformas económicas de gravísimas consecuencias tuvieron lugar en 1980: en enero, el Banco Central emitió la circular 1050, por el cual los créditos hipotecarios serían actualizados de acuerdo a las tasas de interés bancarias vigentes. La medida había sido tomada para proteger a los bancos y financieras, varios de los cuales habían quebrado por la imposibilidad de cobrar los préstamos otorgados; en muy poco tiempo, las tasas alcanzaron valores de más del 100% anual, que resultaron impagables para la enorme mayoría de los deudores, de modo que numerosas familias a perdieron la propiedad de sus viviendas.[357] La segunda reforma ocurrió en octubre del mismo año, cuando se decidió eliminar los aportes que hacían los empleadores para la seguridad social; los ingresos necesarios serían cubiertos con una porción de los impuestos coparticipables, que les fueron restados a las provincias. La medida afectó enormemente las arcas provinciales, causó una baja en el monto que cobraban los jubilados y llevó a los trabajadores a aceptar la evasión fiscal, que a su vez perjudicó aún más a las provincias y los jubilados.[358]

Viola llegó al poder rodeado de dirigentes desarrollistas, como su ministro de Economía, Lorenzo Sigaut, quien dejó sin efecto la "tablita", anunció que "el que apuesta al dólar pierde", y pocos días más tarde devaluó drásticamente la moneda. Si bien la medida parecía favorecer a los sectores agroexportadores, que se quejaban de que la sobrevaluación del peso los perjudicaba, también impulsó un nuevo aumento de la inflación: en 1981, ésta llegó al 131%.[359]

Durante la gestión de Sigaut se instauró un seguro de cambio para beneficiar a los deudores; una serie de cambios en las tasas de los seguros de cambios, introducidos por los sucesivos presidentes del Banco Central, Domingo Cavallo y Julio González del Solar, determinaron que la enorme mayoría de las deudas de las grandes empresas pasaran al Estado nacional; junto a este proceso se dieron cientos de casos de transferencias ilegales en el mismo sentido. Los grupos privados más poderosos habían tomado cuantiosas deudas cuando había mucha liquidez a tasas del 6% y para 1982 estaban pagando tasas del 16%, casi tres veces mayores.[360] Entre esas empresas estaban Celulosa Argentina (1500 millones), Cogasco (1350 millones), Autopistas Urbanas (950 millones), Pérez Companc (910 millones), Acindar (650 millones), Bridas (600 millones), Banco de Italia (550 millones), Alpargatas Argentina (470 millones) y Techint (350 millones).[360] A fines de 1982, la deuda externa había ascendido a 28 626 millones de dólares, y a fines de 1983 superaba los 45 087 millones.[361]

Tras la agresiva política de austeridad impuesta a comienzos de la dictadura de Galtieri, el resto de los ministros de Economía se limitaron a intentar frenar la inflación, con resultados desastrosos: superaría el 209% en 1982, y al año siguiente fue del 433,69%, la tasa de inflación más alta registrada en la Argentina hasta entonces.[362] En junio de 1981, el peso ley 18.188 fue suplantado por el peso argentino, que equivalía a 10 000 pesos ley.[363]

El PBI había decrecido un 6% en 1980 y un 5% en 1981, aumentando un 3% en 1983.[364] La pobreza, que desde los años '40 se ubicaba debajo del 10%, y que era del 5,8% en 1974, subió al 12,8% en 1980 y al 37,4% en 1982.[365] [366] Incluso cayó el consumo de alimentos: entre 1975 y 1983, el consumo per capita de carne vacuna —considerada tradicionalmente la base de la alimentación argentina— cayó un 22,5%, el pan cayó un 5,3%, el azúcar un 20,7% y la yerba mate un 3,8%.[367]

La economía de la dictadura dejaba una pesada herencia a la Argentina democrática: una deuda externa que ascendía a más de US$ 1500 por habitante, una inflación descontrolada, un PBI per capita un 12% menor al de 1975, una industria destruida[* 21] y extranjerizada y un nivel de pobreza que superaba la de 30 años atrás.[362]

La última dictaduraEditar

 
Reynaldo Benito Bignone fue el último dictador de la historia argentina.

El gobierno de Bignone era, a todas luces, un gobierno de transición, en el que todos los ministros —menos uno— eran civiles, así como la mayoría de los gobernadores de provincia.[368] Las pocas voces que aún soñaban con mantener una dictadura indefinida fueron tapadas por los reclamos de la Multipartidaria.[369]

La prensa decidió por sí misma saltearse la dura censura que se le había aplicado hasta entonces;[370] la CGT convocó tres paros generales, que tuvieron un acatamiento masivo;[371] los partidos políticos se lanzaron a la discusión de programas y candidaturas;[372] y la rígida censura artística dio paso a un "destape", que se animó a publicar y discutir cuestiones políticas, morales, religiosas y sexuales.[373]

En diciembre, la Junta ordenó al teniente general Benjamín Rattenbach investigar las responsabilidades de la Guerra de las Malvinas; el resultado, conocido como el Informe Rattenbach, pedía penas muy graves para Galtieri y demás responsables de una "aventura militar".[374]

La dictadura intentó mantener algún grado de dureza, y el 16 de diciembre un manifestante fue muerto durante la represión de una manifestación masiva. De todos modos, la decisión de llamar a elecciones ya estaba tomada, y éstas fueron fijadas para el último domingo de octubre de 1983.[375]

El 18 de abril de 1983, Bignone ordenó la destrucción de todos los archivos existentes sobre la detención, tortura y asesinato de los desaparecidos.[376] En septiembre, el gobierno sancionó una "Ley de Pacificación Nacional", que en la práctica amnistiaba preventivamente a todos los militares por cualquier hecho ocurrido durante la "guerra sucia" y las sucesivas dictaduras.[377] Pero la justicia ya había comenzado a enjuiciar a los hasta entonces intocables comandantes: en junio, el juez Oscar Salvi había ordenado la detención del almirante Massera, por el crimen contra el empresario Eduardo Branca.[378]

Mientras la CGT se unificaba,[371] los partidos políticos se prepararon para las elecciones; por razones históricas, los favoritos eran el Partido Justicialista y la Unión Cívica Radical. El peronismo llevó adelante una compleja elección interna por medio de un Congreso Nacional, debido en buena medida a que en todas las elecciones anteriores la decisión de Perón había zanjado casi todas las discusiones sobre candidaturas; el candidato fue Ítalo Argentino Luder, que había ejercido como interino de Isabel Perón. Por su parte, el radicalismo fue a elecciones internas directas, en que una alianza del Movimiento de Renovación y Cambio y la "Línea Córdoba" triunfó sobre los partidarios del recientemente fallecido Ricardo Balbín y llevó como candidato presidencial a Raúl Alfonsín.[379]

El 30 de octubre, Alfonsín triunfó con un 51,75% de los votos contra el 40,16% de Luder; ese día, el peronismo fue derrotado por primera vez en elecciones libres. Tras levantar el estado de sitio, Bignone entregó la presidencia a Alfonsín el 10 de diciembre de 1983.[380]

El regreso a la democraciaEditar

Por varias razones, estas elecciones llevaron a la democracia a un nuevo punto de partida mucho más saludable que en ocasiones anteriores: la legitimidad del nuevo gobierno era inobjetable; el partido gobernante tenía la mayoría en la Cámara de Diputados pero era minoría en el Senado; además gobernaba varias de las provincias más grandes pero los peronistas tenían más de la mitad de los gobiernos provinciales;[381] la guerrilla y el terrorismo —aunque a un costo humano insoportable— habían sido dejados atrás;[382] la enorme mayoría de la población confiaba en la democracia; y —sobre todo— tras la desastrosa gestión económica, militar, política y de derechos humanos del Proceso, nadie esperaba recurrir en el futuro a una nueva dictadura.[256]

Ha sido probado en los juicios por crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura, que luego de iniciado el gobierno constitucional de Raúl Alfonsín el 10 de diciembre de 1983, al menos un centro clandestino de detención continuó en actividad en Mar del Plata y que allí fueron mantenidas con vida hasta el año siguiente varias personas desaparecidas, entre ellas Cecilia Viñas Moreno.[383] [384] [385]

Los crímenes de lesa humanidad cometidos durante el Proceso fueron investigados en 1984 por la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP) que produjo el famoso informe Nunca Más.[386] Por estos crímenes, las tres juntas de comandantes que gobernaron el país entre 1976 y 1982 fueron juzgadas y condenadas en 1984;[387] otros responsables han sido enjuiciados y condenados, tanto en la Argentina como en otros países. Los procesos han continuado varias décadas después de los hechos.[388]

La organización Abuelas de Plaza de Mayo, dedicada a localizar los hijos de los desaparecidos, ya ha encontrado a más de 100 nietos secuestrados por la dictadura.[389]

La deuda externa ha seguido siendo una pesada carga para los siguientes gobiernos;[390] la inflación heredada del Proceso —y de la gestión de Isabel Perón— siguió castigando recurrentemente a la economía argentina;[391] el sistema previsional quedó destruido;[358] el empuje industrialista que había comenzado hacia 1940 y se había detenido hacia 1975 no ha vuelto a resurgir;[* 22] [296] y la corrupción continúa siendo una de las principales preocupaciones relacionadas a la política en la Argentina.[392]

Pese a los graves cuestionamientos que se han hecho a los gobiernos elegidos desde 1983, el recurso a la democracia como solución a los problemas parece estar muy generalizado en la Argentina. Los llamados a la violencia política han sido esporádicos, y rápidamente rechazados por la opinión pública. Las discusiones sobre la orientación política y económica no han perdido virulencia, y se discuten posturas moderadas junto con las más extremas propuestas de izquierda y de derecha, pero los llamados a la lucha armada o la represión violenta —que aún tuvieron algunas repeticiones durante la primera década de democracia— no han sido atendidos por ninguna minoría significativa.[393] [394] [395] [396]

Véase tambiénEditar

NotasEditar

  1. Cualquier división de la historia argentina es arbitraria, y existen al menos tantas como historiadores que la hayan intentado. En este artículo se utiliza una división en tres etapas históricas de duración relativamente similar desde la Revolución de Mayo hasta la actualidad: una etapa formativa, durante la cual se estableció la estructura política y geográfica de la Argentina actual y el modelo económico agroexportador; una segunda etapa, en que ese modelo no fue puesto en duda más que en aspectos marginales, y los conflictos fueron generalmente de tipo político-ideológico; y una tercera etapa, en que el modelo agroexportador fue puesto sistemáticamente en cuestión, y durante el cual estuvieron vigentes los tres partidos que hasta la fecha han dominado la escena política: el radicalismo, el peronismo y el liberalismo, que durante la mayor parte de este ciclo sólo pudo acceder al poder por medio de gobiernos de facto. En este esquema, esta última etapa se ha dividido en tres períodos: dos de veinte años cada una —una división por razones de simetría, casi completamente arbitraria— y un período que refiere a la historia actual, es decir desde la recuperación definitiva de la democracia en 1983 hasta la actualidad.
  2. Durante el gobierno radical se produjeron las mayores masacres obreras de la historia argentina, como la Semana trágica y los fusilamientos de la Patagonia, donde fueron asesinados miles de obreros y obreras. El gobierno radical favoreció también la creación de grupos parapoliciales como la Liga Patriótica y se vio envuelto en magnicidios como el asesinato del senador radical disidente Carlos Washington Lencinas.
  3. El primer ministro de Economía había sido el empresario Jorge Salimei, uno de los dueños de la empresa de alimentos Sasetru; su gestión estuvo a mitad de camino de la ortodoxia y las medidas para favorecer a las empresas.
  4. Era un asiduo concurrente a los Cursillos de Cristiandad.
  5. Las diecinueve grandes puebladas insurreccionales sucedidas entre 1969 y 1972 fueron: el Ocampazo (enero-abril de 1969), el Correntinazo (mayo 1969), el primer Rosariazo (mayo de 1969), el Salteñazo (mayo 1969), el primer Cordobazo (mayo 1969), el primer Tucumanazo (mayo 1969), el segundo Rosariazo (septiembre de 1969), el Choconazo (febrero-marzo 1970), el segundo tucumanazo (noviembre de 1970), el Catamarqueñazo (noviembre de 1970), el segundo Cordobazo o Viborazo (marzo de 1971), el Casildazo (marzo 1971), el Jujeñazo (abril de 1971), el Rawsonazo (marzo 1972), el Mendozazo (abril de 1972), el Quintazo (junio de 1972), el Rocazo (julio 1972), el Animanazo (julio 1972) y el Trelewazo (octubre de 1972).
  6. El desencadenante era el aumento del precio de la comida en el comedor universitario, privatizado el año anterior.
  7. Ya había sufrido un intento de asesinato en 1966, ocasión en que murió junto a él el sindicalista Rosendo García. Véase «Hace cuarenta años, en La Real de Avellaneda, no sólo moría García». Diario Página 12. 13 de mayo de 2006. 
  8. La fórmula del FREJULI (Perón-Isabel) obtuvo un 57,3%; pero además existía la fórmula del Frente de Izquierda Popular, en la que la candidatura de Perón iba acompañada por Jorge Abelardo Ramos, que logró un 7,8% de los votos.
  9. Ninguna organización se atribuyó el asesinato de Rucci. Tiempo después, en 1984, Horacio Salvador Paino, asesor y funcionario del Ministerio de Bienestar Social bajo la gestión de López Rega y miembro de la Triple A, publicó el libro Historia de la Triple A, donde reconoce que el asesinato de Rucci fue cometido por la Triple A. Ese mismo año Mario Firmenich, en un reportaje realizado por Jorge Asís y publicado en la revista Libre el 13 de noviembre, declara que "nosotros no matamos a Rucci", pero diez años después, en la revista Noticias del 28/2/2004, manifestó hablando sobre el crimen de Rucci que "desde nuestro lado fue un error político... Pero me voy a guardar de dar mi opinión porque la muerte de Rucci es mas complicada y tengo mis dudas sobre algunos implicados, algunos partícipes". El 29 de septiembre de 2003 Fernando Vaca Narvaja afirmó en el programa televisivo Punto doc que "en el caso Rucci había una seria confrontación intersindical muy fuerte... no fue solo un tema vinculado a Montoneros". Repasando la documentación sobre el crimen, el historiador socialista Norberto Galasso sostiene que "prevalece la opinión de que los responsables del operativo son los Montoneros" y cita una frase de Aznares y Calistro del libro Lorenzo el padrino del poder sindical: "aunque Montoneros nunca reivindicó oficialmente el asesinato, terminó asumiéndolo en los corrillos de la organización". Galasso, Norberto (2005). Perón: Exilio, resistencia, retorno y muerte, 1955-1974 II. Buenos Aires: Colihue. pp. 1245-1247. ISBN 950-581-400-3. 
  10. El Pacto Social era una ampliación de un acuerdo entre el gobierno y la CGT, llamado "Acta del Compromiso Nacional para la Reconstrucción, Liberación Nacional y la Justicia Social".
  11. Fue en este acto que pronunció una de sus frases más conocidas, que parecía presagiar su fallecimiento, que ocurriría apenas veinte días más tarde:

    Yo llevo en mis oídos la más maravillosa música que, para mí, es la palabra del pueblo argentino.



  12. El término "aniquilar" se refería únicamente al accionar de los "elementos subversivos", y en principio no incluía el aniquilamiento físico de éstos; posteriormente, los militares del Proceso utilizarían la palabra aislada como medio para responsabilizar al gobierno democrático de sus crímenes de lesa humanidad.
  13. En los años '70, las Fuerzas Armadas estaban divididas en dos grandes posturas: el "profesionalismo integrado" y el "profesionalismo prescindente". La corriente "profesionalista integrada" sostenía que las Fuerzas Armadas debían integrarse al sistema institucional, subordinadas al poder político. La corriente "profesionalista prescindente" sostenía que las Fuerzas Armadas debían ser prescindentes en la disputa entre los partidos políticos y reservarse como "último resguardo de la Nación". Videla y Viola pertenecían a este último grupo, mientras que los tres primeros comndantes en Jefe del Ejército (Carcagno, Anaya y Laplane). En mayo de 1973, una operación de Videla, produjo la remoción de Anaya y su reemplazo por Laplane, quien solo duraría cien días en ese puesto. En ese período, el grupo golpista liderado por el dúo Videla-Viola, ocupó todas las posiciones estratégicas en el Ejército. El 26 de agosto de 1975, un putch liderado por Videla y Suárez Mason, derribó a Laplane y colocó a Videla como comandante en Jefe del Ejército. (Seoane/Muleiro (2001):23-73)
  14. Un informe de la inteligencia chilena estimaba el número de desaparecidos en 22 000 personas en 1978, según un informe de los EEUU. Véase «Un informe de EE.UU. dice que hubo 22.000 desaparecidos». Diario Clarín. 25 de marzo de 2006. 
  15. Los Testigos de Jehová fueron discriminados durante el servicio militar de sus fieles, no permitiendo la práctica común llevada a cabo con otros credos religiosos de permitir a sus autoridades el exceptuarse, y obligando a todos a hacer cuatro años de servicio (tres más que el resto de los ciudadanos) siendo, además, sometidos a torturas y asesinatos.
  16. En un solo operativo, se quemaron 1 500 000 ejemplares del Centro Editor de América Latina y unos 90 000 de Eudeba. Véase Lorca, Javier (9 de diciembre de 2005). «Eudeba y la contracara cultural del proceso represivo de la dictadura». Diario Página 12. 
  17. Entre los escritores prohibidos, se contaron Aída Bortnik, Griselda Gambaro, Roberto Cossa, Pacho O’Donell; entre los músicos, Mercedes Sosa, María Elena Walsh, Ariel Ramírez, Litto Nebbia, César Isella, Nacha Guevara, Julia Elena Dávalos; el director de cine Sergio Renán y lo artistas plásticos, Jorge Romero Brest, Ricardo Carpani y el caricaturista Crist.
  18. Los obispos Enrique Angelelli y Carlos Horacio Ponce de León fallecieron en accidentes viales que muy probablemente encubrían asesinatos cuando se dirigían a interpelar a las autoridades.
  19. En el caso de estos dos países estaba en juego el reclamo por tres desaparecidas de esa nacionalidad: las monjas francesas Alice Domon y Léonie Duquet y la adolescente Dagmar Hagelin, de familia sueca.
  20. Lacoste fue el único marino que alguna vez ejerció la presidencia de la Nación; aunque cabe aclarar que fue de facto, interinamente y solamente durante 11 días.
  21. En 1983, la producción industrial alcanzó solamente al 24% del PBI. Véase Rougier, Marcelo (2013). Estudios sobre la industria argentina. Vol. 3. Lenguaje Claro. p. 101. 
  22. La recuperación de la industria ocurrida durante el kirchnerismo no logró alcanzar la participación que había tenido la industria en el PBI hacia 1973.

ReferenciasEditar

  1. Álvarez, Juan (1983). Las guerras civiles argentinas. Eudeba. 
  2. Botana, Natalio (2005). El orden conservador: la política argentina entre 1880 y 1916. Cúspide. 
  3. Mazo, Gabriel del (1983). La primera presidencia de Yrigoyen. Centro Editor América Latina. 
  4. Otero, Álvaro Carlos (2011). La revolución de los palanganas. Capital Intelectual. 
  5. Béjar, María Dolores (1983). Uriburu y Justo; el auge conservador (1930-1935). Centro Editor de América Latina. 
  6. Rodríguez Lamas, Daniel (1983). Rawson, Ramírez, Farrell. Centro Editor de América Latina. 
  7. Nállim, Jorge (2014). Las raíces del antiperonismo. Capital Intelectual. 
  8. Godio, Julio (2000). Historia del movimiento obrero argentino (1870-2000). Tomo I. Corregidor. 
  9. Luna, Félix (1999 [1969]). El 45. Sudamericana. 
  10. a b Martínez, Pedro Santos (1979). La nueva Argentina (1946-1955). Memorial de la Patria. La Bastilla. 
  11. Rougier, Marcelo y Schorr, Martín (2012). La industria en los cuatro peronismos. Capital Intelectual. pp. 17-32. 
  12. Gerchunoff, Pablo; Llach, Lucas (1998). El ciclo de la ilusión y el desencanto: un siglo de políticas económicas argentinas. Buenos Aires: Ariel. p. 182. 
  13. Sirvén, Pablo (2012). Perón y los medios de comunicación. Sudamericana. 
  14. Sivak, Martín (2015). Clarín. La era Magnetto. Planeta. p. 19. ISBN 9789504947066. 
  15. Varela, Mirta (2007). «Peronismo y medios: control político, industria nacional y gusto popular». REHIME. Consultado el 28 de septiembre de 2015. 
  16. Castrillón, Ernesto; Casabal, Luis (25 de enero de 2004). «Memoria: el día en que Perón trepó los Andes». La Nación. Consultado el 28 de septiembre de 2015. 
  17. Cichero, Daniel (2005). Bombas sobre Buenos Aires. Vergara. 
  18. a b Elsa Portugheis (coord.) (2010). «Atentado del 15 de abril de 1953». Bombardeo del 16 de junio de 1955. Buenos Aires: Secretaría de Derechos Humanos de la Nación Argentina. pp. 135-142. 
  19. Luna, Félix (1986). El régimen exhausto. Perón y su tiempo. Sudamericana. 
  20. Frigerio, José Oscar (1984). «Perón y la Iglesia. Historia de un conflicto inútil». Todo es Historia (210). 
  21. Cichero, Daniel (2005). Bombas sobre Buenos Aires. Vergara. 
  22. Ruiz Moreno, Isidoro (2013). La revolución del 55. Claridad. 
  23. Galasso, Norberto (2005). Perón: Exilio, resistencia, retorno y muerte, 1955-1974. Colihue. pp. 775-790. 
  24. Rubé, Julio Horacio (2011). El general Eduardo Lonardi y la Revolución Libertadora: el derrocamiento de Perón y el Plan de Pacificación. Eder. 
  25. Sáenz Quesada, María (2007). La Libertadora. Sudamericana. 
  26. Ferla, Salvador (1984 [1964]). Mártires y verdugos. 
  27. Walsh, Rodolfo (1974 [1957]). Operación Masacre. De la Flor. 
  28. Melón Pirro, Julio César (2009). El peronismo después del peronismo. Siglo XXI. 
  29. Cisneros, Andrés y Escudé, Carlos. «El pacto Perón-Frondizi». Historia de las Relaciones Exteriores Argentinas. 
  30. Luna, Félix (1995). La Propuesta Desarrollista. Hyspamérica. 
  31. Odena, Isidro J. (1988). Libertadores y desarrollistas (1955-1962). Memorial de la Patria. La Bastilla. 
  32. «Presidencia de Frondizi (1958-1962)». Todo Argentina. Consultado el 28 de octubre de 2009. 
  33. Luna, 1995a, pp. 7–17
  34. Eduardo Ferrari del Sel (2008). «Frondizi no anuló las elecciones de marzo de 1962». Diario Clarín «Sección cartas al país». 
  35. Felipe Pigna. «Arturo Frondizi». El Historiador. Consultado el 17 de octubre de 2009. 
  36. Castello, Antonio Emilio (1986). La democracia inestable (1962-1966). Memorial de la Patria. Tomo I. La Bastilla. 
  37. a b c Terán, Oscar (2008). Historia de las ideas en la Argentina. Siglo XXI. pp. 275-291. 
  38. Novaro, Marcos (2013). Historia de la Argentina 1955-2010. Siglo XXI. pp. 73-85. 
  39. Novaro (2013): 81-82.
  40. a b Spinelli, María Estela (2013). De antiperonistas a peronistas revolucionarios: las clases medias en el centro de la crisis política argentina. Sudamericana. p. 143. 
  41. a b c d Hilb, Claudia (1984). «La nueva izquierda, política, democracia». En Hilb, Claudia y Lutzky, Daniel. La nueva izquierda argentina: 1960-1980 (política y violencia). Centro Editor de América Latina. pp. 11-37. 
  42. Spinelli (2013): 99.
  43. Castello (1986): Tomo I, 303-306.
  44. Novaro (2013): 65-67.
  45. Cisneros, Andrés y Escudé, Carlos. «Inversiones en el sector petrolero». Historia de las Relaciones Exteriores Argentinas. 
  46. Cisneros, Andrés y Escudé, Carlos. «La no renovación del Acuerdo de Garantía de Inversiones y la anulación de los contratos petroleros». Historia de las Relaciones Exteriores Argentinas. 
  47. Castello, Antonio E. (1986). La democracia inestable. Memorial de la Patria. La Bastilla. p. 97-98. 
  48. «Una ley sancionada durante la presidencia de Illia». Diario Río Negro. 31 de julio de 2011. 
  49. a b Sánchez, Pedro (1983). La presidencia de Illia. Centro Editor de América Latina. 
  50. «La “Ley nacional de abastecimiento” del Presidente Arturo Umberto Illia». Radio Nacional. 29 de agosto de 2014. 
  51. Castello (1986): Tomo II, 61-72.
  52. Dragoni, Sergio Alberto (2012). Héroes y villanos de la medicina, las dos caras de la moneda. Dunken. pp. 141-162. 
  53. «Illia, un ejemplo de modestia y principios». Diario Clarín. 18 de enero de 2013. 
  54. Bottarini, Roberto (2012). «La Campaña de alfabetización de adultos en el gobierno de Illia (1963-1966)». Anuario de Historia de la Educación en la Argentina. 
  55. Castello (1986): Tomo II, 78-82.
  56. Olmos Gaona, Alejandro. La deuda odiosa. Peña Lillo / Continente. 
  57. «Arturo Illia, 40 años: Mitos, falacias y verdades». Diario La Nación. 12 de octubre de 2003. 
  58. Cisneros, Andrés y Escudé, Carlos. «La política exterior». Historia de las Relaciones Exteriores Argentinas. 
  59. Cisneros, Andrés y Escudé, Carlos. «Las relaciones con Estados Unidos». Historia de las Relaciones Exteriores Argentinas. 
  60. Cisneros, Andrés y Escudé, Carlos. «La no renovación del Acuerdo de Garantía de Inversiones y la anulación de los contratos petroleros». Historia de las Relaciones Exteriores Argentinas. 
  61. Cisneros, Andrés y Escudé, Carlos. «La actitud argentina ante los conflictos interamericanos». Historia de las Relaciones Exteriores Argentinas. 
  62. Cisneros, Andrés y Escudé, Carlos. «Las relaciones con la Unión Soviética». Historia de las Relaciones Exteriores Argentinas. 
  63. «Leandro Illia: "el gobierno de mi padre ya le vendía granos a China"». Diario El Día de Gualeguaychú. 23 de agosto de 2009. 
  64. Castello (1986): 217.
  65. Cisneros, Andrés y Escudé, Carlos. «Las relaciones con Uruguay». Historia de las Relaciones Exteriores Argentinas. 
  66. Cisneros, Andrés y Escudé, Carlos. «Las relaciones con Paraguay». Historia de las Relaciones Exteriores Argentinas. 
  67. «Lista de territorios no autónomos». Naciones Unidas. Consultado el 13 de agosto de 2013. 
  68. Cisneros, Andrés y Escudé, Carlos. «Del inicio del diálogo al Memorándum de Entendimiento». Historia de las Relaciones Exteriores Argentinas. 
  69. Illia había participado en la Revolución Libertadora, repartiendo armas entre los comandos civiles. Véase Spinelli (2013): 102-103.
  70. Castello (1986): 28-29.
  71. Novaro (2013): 67.
  72. Williams, María E. (22 de septiembre de 2010). «Crisis institucional, juicio político y destitución. Chubut. 1965». 4 as Jornadas de Historia de la Patagonia. Archivado desde el original el 3 de diciembre de 2015. 
  73. Vilaboa, Juan (22 de septiembre de 2010). «Los Partidos Políticos en Santa Cruz 1957 a 1973». 4 as Jornadas de Historia de la Patagonia. Archivado desde el original el 3 de diciembre de 2015. 
  74. Spinelli (2013): 109-110.
  75. a b Rapoport, cap. 6, pp. 428-433
  76. Novaro (2013): 85.
  77. «Detrás de escena del operativo retorno». Ñ, revista cultural del Diario Clarín. 4 de febrero de 2015. 
  78. «Perón y el mítico avión negro». La Voz del Interior. 24 de diciembre de 2011. 
  79. Novaro (2013): 72-73 y 85-86.
  80. Castello (1986): Tomo II, 165-174.
  81. James, Daniel (1990). Resistencia e integración: el peronismo y la clase trabajadora argentina, 1946-1976. Sudamericana. pp. 219-252. 
  82. Castello (1986): Tomo II, 268-271.
  83. Novaro (2013): 68.
  84. Castello (1986): Tomo II, 44-45.
  85. Novaro (2013): 70.
  86. García, Alicia (1991). La doctrina de la seguridad nacional. Centro Editor de América Latina. 
  87. Vigat, cap. 8, p. 195
  88. Melón Pirro (2009): 159-173.
  89. Novaro (2013): 71.
  90. Novaro (2013): 66 y 71.
  91. Vigat, cap. 8, pp. 195 y 196
  92. Castello (1986): Tomo II, 312-330.
  93. «Perón: tres horas con Primera Plana». Primera Plana. Mágicas Ruinas. 30 de junio de 1966. Consultado el 27 de septiembre de 2015. 
  94. Bobillo, Luis Ignacio (29 de noviembre de 2000). «La falta de memoria, un mal argentino». Diario Los Andes. 
  95. a b c Godio, Julio (2000). Historia del movimiento obrero argentino 1978-2000. Tomo II. Buenos Aires: Corregidor. p. 1029. ISBN 9500513188. 
  96. García Lupo, Rogelio (1968). Contra la ocupación extranjera. Buenos Aires: Sudestada. 
  97. a b Quiroga Lavié, Humberto. «Cap. V: la Revolución Argentina (1969-1973)». En Gil Valdivia, Gerardo y Chávez Tapia, Jorge A. Evolución de la Organización Político-Constitucional en América Latina. Vol. 2: 1950-1975. Universidad Autónoma Nacional de México. pp. 396-402. 
  98. a b Spinelli (2013): 131.
  99. Altamirano, Carlos (2007). Bajo el signo de las masas (1943 – 1973). Emecé. p. 81. 
  100. Altamirano (2007): 414.
  101. Spinelli (2013): 146.
  102. Spinelli (2013): 139-142.
  103. Bra, Gerardo (1985). El gobierno de Onganía (crónica). Centro Editor de América Latina. pp. 13-14. 
  104. Bra (1985): 64-65.
  105. Novaro (2013): 95-97.
  106. Anzorena, Oscar (1998). Tiempo de violencia y utopía; del Golpe de Onganía (1966) al Golpe de Videla (1976). Ed. del Pensamiento Nacional. pp. 32-35. 
  107. a b c Quiroga Lavié (1979): 397.
  108. Bra (1985): 74-75.
  109. Anzorena (1998): 32-33.
  110. Bra (1985): 26.
  111. Anzorena (1998): 25.
  112. Pucci, Roberto (1974). Historia de la destrucción de una provincia: Tucumán, 1966. Imago Mundi. 
  113. Guinle, Marcelo (21 de mayo de 2004). «Proyecto de ley S.-1.520/04». Infobases, editado por el Honorable Congreso de la Nación. 
  114. a b Anzorena (1998): 26-31.
  115. Spinelli (2013): 148.
  116. Rougier, Marcelo (2004). Industria, finanzas e instituciones en la Argentina: la experiencia del Banco Nacional de Desarrollo, 1967-1976. Universidad Nacional de Quilmes. p. 105. 
  117. «Emisiones anteriores». Banco Central de la República Argentina. 
  118. a b Anzorena (1998): 22-23.
  119. Bra (1985): 14-18.
  120. Morero, Sergio; Eidelman, Ariel; y Lichtman, Guido (2002). La noche de los bastones largos. Nuevohacer. 
  121. Marta Slemenson (1970). Emigración de científicos argentinos. Organización de un éxodo a América Latina. Instituto Torcuato di Tella. 
  122. «Bomarzo: de Italia a la calle Florida». Diario La Nación. 13 de junio de 2003. 
  123. Giorgi, Guido Ignacio (2008). «Redes católicas y estado en la "Revolución Argentina"». Grupo de docencia e Investigación en Historia de la Sociología Argentina. 
  124. Novaro (2013): 95.
  125. a b «El Cordobazo». Diario Página 12. 29 de mayo de 1999. 
  126. Ramírez, Ana Julia. «Campos de protesta, acción colectiva y radicalización política. Un estudio sobre las puebladas en los setenta». «En general se conocen o han sido estudiadas con mayor o menor detalle unas 13 puebladas ocurridas entre 1969 y 1972. No obstante en la prensa del período aparecen muchos pequeños estallidos en barrios o ciudades menores que son referidos como azos.» 
  127. «De Corrientes a Córdoba y el fin de la "Revolución Argentina"». Télam. 29 de mayo de 2014. 
  128. Seoane, María y Santa María, Víctor (2009). El cordobazo: los 20 días que conmovieron a la Argentina. Caras y Caretas. 
  129. Bra (1985): 55-56.
  130. «Las vísperas de septiembre». Diario La Capital. 17 de mayo de 2009. 
  131. Ceruti, Leonidas y Sellares, Mirta. «La rosa crispada». Revista "Los 70" (4). 
  132. Chirico, Sabrina (2011). «Obreros y Estudiantes, unidos y adelante». Revista La Verdad Obrera (429). 
  133. a b Bra (1985): 91-119.
  134. Spinelli (2013): 151-152.
  135. Bra (1985): 61-62.
  136. Daniel Gutman (2003). Tacuara, Historia de la primera guerrilla urbana argentina. Vergara. 
  137. Mangione, Mónica (2001) (2001). «Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo». CEME (Centro de Estudios Miguel Enríquez). 
  138. Goldar, Ernesto (2004). John William Cooke y el peronismo revolucionario. Editores de América Latina. 
  139. Salas, Ernesto (2006). Buenos Aires: Biblos.  Parámetro desconocido |libro= ignorado (ayuda); Texto «950-786-386-9» ignorado (ayuda); Falta el |título= (ayuda)
  140. «Beneficio para los miembros del Operativo Cóndor: Con pensión y acceso a obra social». Diario Página 12. 22 de julio de 2009. 
  141. Anzorena (1998): 102-108.
  142. Grenat, Stella (invierno 2004). Razón y Revolución (13) http://www.cedema.org/uploads/Grenat-FAL.pdf |url= sin título (ayuda).  Texto «título)Una espada sin cabeza. Los antecedentes de FAL (1959-1969)» ignorado (ayuda)
  143. Lanusse, Lucas (2005). Montoneros. El mito de sus 12 fundadores. Vergara. 
  144. a b c Novaro (2013): 107-110.
  145. Pellet Lastra, Arturo (2001). Historia política de la Corte (1930-1990). Ad-Hoc. p. 296. 
  146. a b Rouquié, Alain (1998). Poder Militar y Sociedad Política en la Argentina. Vol. II - 1943-1973. Emecé. 
  147. a b «Roberto Marcelo Levingston». Presidencia de la Nación. 
  148. «Montoneros golpea en Córdoba». Diario La Voz del Interior. 27 de junio de 2010. 
  149. Spinelli (2013): 58.
  150. Alaniz, Rogelio (30 de mayo de 2012). «El asesinato de José Alonso». Diario El Litoral. 
  151. Potash, Robert A. (1986 [1969]). El ejército y la política en Argentina. (1962-1973). Hyspamérica. 
  152. García, Blas (15 de marzo de 2010). «El Viborazo o el segundo Cordobazo». Página Política. 
  153. a b Luna, Félix (1973). Argentina de Perón a Lanusse (1943-1973). Planeta. p. 212-213. 
  154. a b c d e Spinelli (2013): 168-176.
  155. a b c d e f Novaro (2013): 112-117.
  156. Beraza, Luis Fernando (2012). José Ignacio Rucci. Buenos Aires: Ediciones B. pp. 160-161. ISBN 978-987-627-360-2. 
  157. Beraza, Luis Fernando (2012). José Ignacio Rucci. Buenos Aires: Ediciones B. pp. 208-209, 215. ISBN 978-987-627-360-2. 
  158. Spinelli (2013): 174.
  159. Lorenzo, Celso R. (2000). Manual de Historia Constitucional Argentina. Juris. pp. 331-332. 
  160. a b Anguita, Eduardo y Caparrós, Martín (2013). La voluntad; una historia de la militancia revolucionaria en la Argentina. Planeta. 
  161. Aguirre, Osvaldo (21 de agosto de 2012). «Trelew, la memoria de una masacre». Revista Ñ, suplemento cultural de Diario Clarín. 
  162. a b Seoane, María (1991). Todo o nada: la historia secreta y la historia pública del jefe guerrillero Mario Roberto Santucho. Planeta. 
  163. Di Tella, Guido (1983). Perón-Perón. Hyspamérica. p. 90-99. 
  164. Hernández Arregui, Juan José (1973, número 1). Revista Peronismo y socialismo (1). 
  165. Galasso, Norberto (2011). De Perón a Kirchner: apuntes sobre la historia del peronismo. Punto de Encuentro. p. 92-94. 
  166. Scodeller, Gabriela (2009). «La construcción de hegemonía de la "burocracia sindical". Argentina, 1973-1976». XXVII Congreso de la Asociación Latinoamericana de Sociología. 
  167. a b Novaro (2013): 121-122.
  168. Bonasso, Miguel: El presidente que no fue. Los archivos ocultos del peronismo pp. 478 Buenos Aires 1997 Editorial Planeta
  169. Friedemann, Sergio (2014). «El marxismo peronista de Rodolfo Puiggrós: una aproximación a la izquierda nacional». Instituto de Investigaciones Gino Germani. 
  170. Novaro (2013). 121.
  171. a b c Larranquy, Marcelo (2007). López Rega - El peronismo y la Triple A. Punto de lectura. 
  172. Zicolillo, Jorge (2013). La era de los culatas. Vergara. 
  173. Cisneros, Andrés y Escudé, Carlos. «Las relaciones con Cuba». Historia de las Relaciones Exteriores Argentinas. 
  174. a b Verbitsky, Horacio (1985). Ezeiza. Contrapunto. 
  175. a b c d Marotte, Javier Pablo (2011). «Perón al poder, Cámpora a su casa: El interregno de Lastiri». Revista de Ciencia Política (12). 
  176. a b Di Tella (1983): 107-109.
  177. Consejo Superior Peronista (1 de octubre de 1973). «Orden Reservada del 1° de octubre de 1973». La Gazeta. 
  178. Gurucharri, Eduardo (2001). Un militar entre obreros y guerrilleros. Buenos Aires: Colihue. 
  179. a b Rougier y Schorr (2012): 33-40.
  180. Di Tella (1983): 191.
  181. Rougier y Schorr (2012): 40-43.
  182. Seoane, María (2009). El burgués maldito: José Ber Gelbard. Debolsillo. 
  183. Rougier y Schorr (2012): 44-45.
  184. Di Tella (1983): 192-204.
  185. Maceyra, Horacio (1983). Cámpora, Perón, Isabel. Centro Editor de América Latina. pp. 98-102. 
  186. Di Tella (1983): 115-116.
  187. a b Yofre, Juan Baustista (2011). La ofensiva de Perón contra Cámpora y los montoneros, 1973-1974. Sudamericana. 
  188. Korol, Sebastián (30 de noviembre de 2012). «Crónica de un magnicidio». Revista Superficie. 
  189. «Azul: el ataque que encendió la mecha de la violencia irreversible». Diario Clarín. 19 de enero de 2014. 
  190. Bustingorry, Horacio Raúl (2010). «El gobierno de Oscar Bidegain». Red de Estudios sobre el Peronismo. 
  191. Ferrero, Roberto (1995). El Navarrazo y el gobierno de Obregón Cano. Alción. 
  192. Bufano, Sergio (2005). «Perón y la Triple A». Revista Lucha Armada en la Argentina (3). 
  193. Novaro (2013). 129.
  194. «Hace 40 años, Juan Perón echaba a los Montoneros de la Plaza». Diario Infobae. 1 de mayo de 2014. 
  195. De Biase, Martín (1998). Entre dos fuegos. Vida y asesinato del padre Mugica. De la Flor. 
  196. «El fantasma de la Triple A». Diario Página 12. 11 de mayo de 2014. 
  197. Galasso (2005): 1317-1320.
  198. Galasso (2005): 1325-1334.
  199. Novaro (2013). 130.
  200. Servetto, Alicia (2009). «El sentido político de las intervenciones federales en el tercer gobierno peronista: "desplazar" a los "infiltrados" y "depurar" al peronismo». Revista Escuela de Historia. 
  201. Bayer, Osvaldo (18 de febrero de 2006). «Hoy, hace treinta años». Diario Página 12. 
  202. Cisneros, Andrés y Escudé, Carlos. «Los gobiernos peronistas (1973-1976): conclusión». Historia de las Relaciones Exteriores Argentinas. 
  203. «Listado de Detenidos-Desaparecidos en Argentina por año de desaparición». Desaparecidos.org. 
  204. Ongaro, Raimundo (2001). CGT de los Argentinos: por una patria justa, libre y soberana, la patria socialista. Federación Gráfica Bonaerense. 
  205. Licht, Silvia (2004). Agustín Tosco y Susana Funes: historia de una pasión militante. Biblos. pp. 174-178. 
  206. a b Giussani, Pablo (1984). Montoneros; la soberbia armada. Planeta. 
  207. a b Plis-Sterenberg, Gustavo (2003). Monte Chingolo. La mayor batalla de la guerrilla argentina. Planeta. 
  208. Anzorena, Oscar R. (1988). Tiempo de violencia y utopía (1966-1976). Contrapunto. p. 324. 
  209. a b González Breard, Eusebio (1999). La Guerrilla en Tucumán. Círculo Militar. 
  210. «"La orden de aniquilar sólo implicaba la de anular el accionar subversivo"». Diario La Gaceta de Tucumán. 24 de agosto de 2010. 
  211. Lewis, P.H. (2002). Guerrillas and generals: the "Dirty War" in Argentina (en inglés). Praeger. pp. 47, 105, 112, 125 y 418. 
  212. «Operativo Independencia, el plan para “aniquilar a la subversión”». Diario Clarín. 16 de junio de 2010. 
  213. http://www.lanacion.com.ar/952778-el-recuerdo-del-plan-de-gelbard
  214. Oviedo, Jorge (5 de junio de 2005). «Hubo luego otras crisis gravísimas, pero en la memoria perdura el recuerdo de la devaluación, alza de precios y tarifas a treinta años del "rodrigazo"». Diario La Nación. 
  215. a b Marcelo Rougier y Martín Fiszbein (2006). La frustración de un proyecto económico: el gobierno peronista de 1973-1976. Manantial. 
  216. «Hace treinta años, el ministro Celestino Rodrigo anunciaba un plan que estremeció al país». Diario La Prensa. 4 de junio de 2005. 
  217. a b c «El "Rodrigazo", un ajuste que dejó su huella en los argentinos». Diario Clarín. 4 de junio de 2005. 
  218. a b c Di Tella (1983): 338 (cuadro A.2).
  219. Galasso (2011): 104.
  220. a b Amato, Alberto y Braslavsky, Guido (28 de junio de 1998). «El día que cayó López Rega». Diario Clarín. 
  221. «Revelaron vínculos de la Triple A y grupos de tareas en Neuquén». Diario Época. 25 de octubre de 2008. 
  222. a b Seoane, 2001, «El golpe», pp. 23-73.
  223. Di Tella (1983): 342 (cuadro A.5).
  224. a b c «Treinta y ocho años atrás: la licencia de Isabel». Infobae. 7 de octubre de 2013. 
  225. Seoane, María y Muleiro, Vicente (2001). El dictador. Sudamericana. 
  226. Díaz, César (2002). a cuenta regresiva. La construcción periodística del golpe de Estado de 1976. La Crujía. 
  227. a b Ferrari, Marcela; Pozzoni, Mariana (2014). «Tensiones y conflictos en el peronismo: un análisis a través de la Legislatura bonaerense, 1973-1976». Cahiers des Amériques Latine (75). pp. 147-176. ISSN 2268-4247. 
  228. Lewis (2002): 113.
  229. a b Desaparecidos.org realizó una lista de las víctimas mortales de la Triple A, utilizando diversas fuentes. «Lista de asesinatos cometidos por la Triple A». Desaparecidos.org. 
  230. Seoane, 2001, p. 59.
  231. Bárbaro, Julio (2012). Juicio a los 70: la historia que yo viví. Sudamericana. 
  232. La rebelión de la base de Morón que barrió con el último sostén de Isabel
  233. «La rebelión de la base de Morón que barrió con el último sostén de Isabel». Diario Perfil. 3 de enero de 2010. 
  234. Seoane, 2001, pp. 47, 50.
  235. a b Seoane, 2001, pp. 63-66.
  236. Neustadt, Bernardo (1995). No me dejen solo. Buenos Aires: Planeta. p. 141. ISBN 950-742-666-3. 
  237. Seoane (2001): p. 70.
  238. Seoane, 2001, pp. 57-59.
  239. Muleiro, Vicente (8 de marzo de 2001). «La conspiración civil. El golpe con traje y corbata». Clarín. 
  240. Seoane, 2001, p. 71.
  241. «Qué decían los diarios del 24 de marzo de 1976». Infobae. 24 de marzo de 2009. 
  242. Gurucharri, Eduardo E. (2001). Un militar entre obreros y guerrilleros. Colihue. 
  243. «La Perla: Continuó la lectura de la acusación, con detalles del secuestro de René Salamanca». Agencia Télam. 14 de marzo de 2014. 
  244. a b Sáenz Quesada, María (1991). El camino de la democracia. Tiempo de Ideas. pp. 91-94. 
  245. Dandan, Alejandra (4 de diciembre de 2015). «El rol de las empresas en la dictadura». Página/12. Consultado el 26 de marzo de 2016. 
  246. «Roberto Cox. El papel de los periodistas durante la dictadura, recordado por un colega». Infobae. 25 de marzo de 2006. Consultado el 26 de marzo de 2016. 
  247. Díaz, César (2002). La cuenta regresiva. La construcción periodística del golpe de Estado de 1976. La Crujía. p. 89. 
  248. Pozzi, Pablo (2008). La oposición obrera a la dictadura (1976-1982). Buenos Aires: Imago Mundi. 
  249. De Santis, Daniel (2006). Historia del PRT-ERP. Nuestra América. 
  250. Anguita, Eduardo; Caparrós, Martín (1994). La Voluntad: una historia de la militancia revolucionaria en Argentina. Planeta. 
  251. Vázquez, Inés (2007). Historia de Las Madres de Plaza de Mayo. Buenos Aires: Asociacion Madres de Plaza de Mayo. 
  252. Abuelas de Plaza de Mayo (2007). La historia de Abuelas. Buenos Aires: Abuelas de Plaza de Mayo. 
  253. Bittel, Deolindo Felipe (1983). Peronismo y dictadura. Buenos Aires: Edición del Movimiento. 
  254. Sáenz Quesada (1993): 152-157.
  255. Caviglia, Mariana (2006). Dictadura, vida cotidiana y clases medias: una sociedad fracturada. Buenos Aires: Prometeo. 
  256. a b Romero, Luis Alberto (2006). «La democracia y la sombra del proceso». En Quiroga, Hugo y Tcach, César. Argentina 1976-2006. Entre la sombra de la dictadura y el futuro de la democracia. Homo Sapiens. 
  257. Sáenz Quesada (1993): 99.
  258. Novaro (2013): 153.
  259. Calveiro, Pilar (1998). Poder y desaparición. Los campos de concentración en Argentina. Colihue. 
  260. Comisión Argentina de los Derechos Humanos (CADHU (2014). Argentina: Proceso al Genocidio. Colihue. 
  261. «Una duda histórica: no se sabe cuántos son los desaparecidos». Diario Clarín. 6 de octubre de 2003. 
  262. «Informe "Nunca Más"; capítulo II: Víctimas». Desaparecidos.org. 
  263. «Un informe de EE.UU. dice que hubo 22.000 desaparecidos». Diario Clarín. 25 de marzo de 2006. 
  264. Embajada de Estados Unidos en Argentina (1978). «Full Report on Argentina». George Washington University. Consultado el 16 de mayo de 2016. 
  265. Jordán, Alberto R. (1993). El Proceso. Emecé. pp. 71-72. 
  266. El caso Ford Motors Argentina, CTA En los dos meses posteriores al 24 de marzo de 1976, 25 delegados sindicales de la empresa FORD fueron secuestrados, torturados y desaparecidos; la mitad de ellos fueron secuestrados en la planta que la empresa tiene en Pacheco (Gran Buenos Aires). La empresa FORD colaboró con las fuerzas militares clandestinas dando las listas, facilitando vehículos para que trasladen a los secuestrados y participando en las torturas a través de su Jefe de Seguridad.
  267. El caso Mercedez Benz, CTA Entre 1976 y 1977 fueron secuestrados 17 delegados sindicales en la empresa Mercedez Benz de los cuales solo 3 aparecieron con vida, luego de haber sido torturados y permanecer en cautiverio clandestino durante años. La empresa, que en los años '60 le dio empleo a al criminal nazi Adolf Eichmann, colaboró con las fuerzas militares clandestinas entregándoles las direcciones de los sindicalistas, permitiendo los secuestros en la propia fábrica, y contratando como Jefe de Seguridad de la empresa a uno de los jefes de la represión clandestina en la zona.
  268. Sacerdotes asesinados por dictadura argentina podrían llegar a los altares, Agencia Católica de Informaciones (ACI), 16 de agosto de 2005 El 4 de julio de 1976 fueron ametrallados cinco religiosos en la Parroquia de San Patricio, en el barrio de Belgrano de la ciudad de Buenos Aires. Se trataba de los sacerdotes irlandeses Alfredo Leaden, Pedro Duffau y Alfredo Kelly y los seminaristas Salvador Barbeito y Emilio Barletti. El hecho es conocido como la Masacre de San Patricio.
  269. Como fue la desaparición de las monjas francesas, Clarín, 29 de agosto de 2005 Léonie Duquet y Alice Domon eran dos monjas francesas que colaboraban con las Madres de Plaza de Mayo en la Iglesia de Santa Cruz, en el barrio de San Cristóbal de la ciudad de Buenos Aires. Fueron secuestradas, torturadas en la ESMA y arrojadas vivas de un avión.
  270. Norberto Oscar Centeno y el 6 de julio: Día Nacional del Abogado víctima del terrorismo de Estado, Colegio Público de Abogados de la Capital Federal.
    Norberto Centeno fue un abogado laboralista marplatense, ligado a los sindicatos y miembro del partido Peronista, que fue autor de la importante Ley de Contrato de Trabajo sancionada en 1974. Fue secuestrado la noche del 7 de julio de 1977 junto a otras 11 personas de las cuales 6 eran abogados. Los represores se referían a ese día como "la Noche de las Corbatas". El cuerpo sin vida de Centeno fue encontrado el 11 de julio de 1977 con signos de haber sido ferozmente torturado.
  271. Fundación Sergio Karakachoff.
    Sergio Karakachoff fue un dirigente estudiantil radical y abogado de derechos humanos platense. Fue secuestrado y asesinado el 10 de septiembre de 1976.
  272. Bécar Varela, Cosme, El crimen impune contra Elena Holmberg, 26 de febrero de 2001.
    Elena Holmberg Lanusse era una diplomática al servicio de la Cancillería argentina como Agregada Cultural en Francia durante el Proceso de Reorganización Nacional. Perteneciente a una familia de clase alta y prima hermana del ex dictador militar Alejandro Agustín Lanusse, Elena Holmberg apoyaba con convicción al gobierno militar y su empeño en combatir la "subversión", según la terminología ampliamente utilizada entonces. En 1978, Elena Holmberg fue testigo de conductas ilegales del Almirante Emilio Massera en el Centro Piloto de París, nunca completamente aclaradas. Pocos meses después, el 20 de diciembre de 1978 fue secuestrada por la Marina; su cadáver apareció el 13 de enero de 1979 y fue velada en la Cancillería.
  273. Los secretos que Massera si no despierta se llevará a la tumba, Miguel Bonasso, Página 12, 5 de enero de 2003.
    Hidalgo Solá fue un político radical que adhirió a la dictadura militar y fue designado embajador argentino en Venezuela donde aparentemente conoció conductas ilegales del Almirante Emilio Massera, nunca completamente aclaradas. En julio de 1977 el gobierno lo llamó a Buenos Aires, donde fue secuestrado por la Marina.
  274. Viau, Susana, Massera en tinieblas, Página 12, 4 de junio de 2003.
    Fernando Branca fue un empresario que actuó como testaferro del Almirante Emilio Massera en actos de corrupción y que por su orden fue secuestrado y desaparecido en una serie de complejas traiciones de negocios y amorosas nunca bien aclaradas.
  275. Dagmar Hagelin: Detenida-Desaparecida el 27 de enero de 1977, Desaparecidos.
    Dagmar Hagelín fue una joven sueca de 17 años secuestrada, torturada y asesinada en la ESMA por Alfredo Astiz, aparentemente luego de ser confundida con otra persona. Francisco Tenório Cerqueira Júnior fue un pianista brasileño en excursión internacional detenido-desaparecido en 27 de marzo de 1976. Según el testemonio del cabo Claudio Vallejos dado en 1986, Tenório Júnior fue confundido con un militante montonero debido a su barba y ejecutado en la ESMA.
  276. a b «Niños desaparecidos y embarazadas». Desaparecidos.org. 
  277. [«Partos clandestinos en Campo de Mayo». Diario Clarín. 30 de mayo de 1998. 
  278. «Nacimientos en cautiverio». Desaparecidos.org. 
  279. Grech, Daniel A. (4 de diciembre de 2003). «U.S. OK’d dirty war». Miami Herald (en inglés). 
  280. Sáenz Quesada (1993): 104-106.
  281. CONADEP. «I: Represores y esquemas represivos». En Eudeba. Nunca Más. Eudeba. 
  282. «Zona liberada». Diario Página 12. 26 de agosto de 2007. 
  283. «Argentina: Battling Against Subversion». Revista Time (en inglés). 12 de julio de 1976. 
  284. «El Asesinato de Actis, duro golpe para los organizadores del Mundial». Diario Excelsior. 20 de agosto de 1976. 
  285. Pilar Calveiro ("", Grupo Editorial Norma, Bs. As, 2005, pág. 185 (2005). Política y/o violencia. Una aproximación a la guerrilla de los años 70. Norma. p. 185. 
  286. Yofre (2011): 112.
  287. Mero, Roberto (1987). Contraderrota: Montoneros y la revolución perdida (Conversaciones con Juan Gelman). Sudamericana. 
  288. Lewis, P.H. (2002): 125.
  289. Seoane (1991): 280-286.
  290. «Los días de la Operación Gaviota». Diario La Capital. 13 de abril de 2014. 
  291. «Buenos Aires police at war with leftists». Bangor Daily News (en inglés). 2 de marzo de 1978. 
  292. Proclama del 24 de marzo de 1976
  293. De los Reyes, Marcelo. «La aplicación de las políticas Neoliberales en la Argentina a partir de 1970». Centro de Estudios Internacionales para el desarrollo. p. 6. 
  294. «Carta abierta de Rodolfo Walsh a la dictadura militar». Literatura.org. 24 de marzo de 1977. Archivado desde el original el 3 de diciembre de 2015. 
  295. a b c d Sáenz Quesada (1991): 107-111.
  296. a b c d e Panettieri, José (1992). La cultura antiindustrialista de la Argentina. Centro Editor de América Latina. pp. 39-43. 
  297. Sáenz Quesada (1993): 112-116.
  298. Di Tella (1983): 354 (cuadro A.16).
  299. «Evolución de las tasas de actividad, empleo, desocupación y subocupación. Total de aglomerados urbanos desde 1974 en adelante». Indec. 
  300. a b c Jordán (1993): 207-224.
  301. Gerchunoff, Pablo y Llach, Lucas (1998). El ciclo de la ilusión y el desencanto: un siglo de políticas económicas en Argentina. Ariel. p. 373. 
  302. «Serie histórica del Indice de Precios al Consumidor (IPC) en el Gran Buenos Aires». Indec. 
  303. Historia de los judíos argentinos, página 387.
  304. CONADEP. «Antisemitismo». Nunca Más. 
  305. Saborido, Jorge (2004). «El antisemitismo en la Historia argentina reciente: la revista Cabildo y la conspiración judía». Revista Complutense de Historia de América (Madrid: Universidad Complutense de Madrid). ISSN 1132-8312. 
  306. Historia de los judíos argentinos, página 430.
  307. Nicolás, Castagno (2007). Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, ed. «Sobre el proceso de erradicación de poblaciones de 1977. Configuración política de la trama urbana». 
  308. Modarelli, Alejandro (marzo de 2009). «Víctimas sin nombre». En Editorial "La Página, S.A.". Página/12. 
  309. LGTTBI (marzo de 2009). «Con las Madres, en la Plaza». En Editorial "La Página, S.A". Página/12. 
  310. Geoffroy Lassalle, Alejandro (2004). Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, ed. «Persecución a la iglesia testigos de Jehová: discriminación y derecho a la reparación en democracia». Archivado desde el original el 3 de diciembre de 2015. 
  311. Spinsanti, Romina (2012). «Miguel Paulino Tato: el crítico censor». Imagofagia. 
  312. Lomónaco, Alexandra (6 de junio de 1981). «Argentina, una cultura asesinada». Revista Uno m¡Más Uno. 
  313. García, Prudencio (1995). El drama de la autonomía militar. Alianza. 
  314. «Manual de aniquilamiento, parte 1: hay un subversivo en la salita de cuatro». Mendoza On Line. 4 de enero de 2011. 
  315. «Subversión en el ámbito educativo (conozcamos a nuestro enemigo). Texto completo». Comisión por la Memoria de la provincia de Buenos Aires. 
  316. Mignone, Emilio (2006 [1986]). Iglesia y dictadura: el papel de la Iglesia a la luz de sus relaciones con el régimen militar. Colihue. 
  317. a b Gilbert, Abel y Vitagliano, Miguel (1998). El terror y la gloria: la vida, el fútbol y la política en la Argentina del mundial '78. Norma. 
  318. Bellardi, Marta y De Paula, Aldo (1986). Villas Miseria: origen, erradicación y respuestas populares. Centro Editor de América Latina. pp. 23-58. 
  319. «La expulsión de los mendigos». Equipo Nizkor. 
  320. Cisneros, Andrés y Escudé, Carlos. «Las relaciones con Estados Unidos». Historia de las Relaciones Exteriores Argentinas. 
  321. Cisneros, Andrés y Escudé, Carlos. «Las relaciones con Francia». Historia de las Relaciones Exteriores Argentinas. 
  322. Troncoso, Oscar (1988). El proceso de reorganización nacional. Tomo 3. Centro Editor de América Latina. pp. 8-10. 
  323. «http://edant.clarin.com/diario/2006/03/23/elpais/p-01501.htm». Diario Clarín. 23 de marzo de 2006. 
  324. «Síntesis de prensa de la visita de la CIDH a la Argentina en 1979». CELS. 
  325. Novaro (2013): 171.
  326. «Comienza hoy en Italia el juicio por el Plan Cóndor». Diario El País, de Montevideo. 11 de febrero de 2015. 
  327. Cisneros, Andrés y Escudé, Carlos. «Las relaciones con América latina». Historia de las Relaciones Exteriores Argentinas. 
  328. Cisneros, Andrés y Escudé, Carlos. «Las relaciones con Chile». Historia de las Relaciones Exteriores Argentinas. 
  329. Passarelli, Bruno (1998). El Delirio Armado; Argentina-Chile, la guerra que evitó el Papa. Sudamericana. 
  330. Sáenz Quesada (2013): 153-156.
  331. «Adolfo Pérez Esquivel argentino, defensor de los derechos humanos, premio Nobel de la Paz 1980». Diario El País, de Madrid. 14 de octubre de 1980. 
  332. a b Bousquet, Jean Pierre (1983). Las "locas" de la Plaza de Mayo. Fundación para la Democracia en Argentina. 
  333. Arrosagaray, Enrique (1993). Los Villaflor de Avellaneda. De la Flor. 
  334. Feitlowitz, Marguerite (5 de septiembre de 1999). «También sobre las palabras la dictadura ejerció violencia». Diario Clarín. 
  335. «Empezó la última Marcha de la Resistencia de las Madres». Diario Clarín. 26 de enero de 2006. 
  336. Sáenz Quesada (1993): 131-135 y 147.
  337. Sáenz Quesada (1993): 136-140.
  338. Godio, Julio (2000). Historia del movimiento obrero argentino. Vol. 2. Corregidor. 
  339. a b «Murió Jorge Triaca, gremialista y ex ministro de Trabajo. Condujo la CGT Azopardo en los 80». La Nación. 23 de octubre de 2008. Consultado el 24 de septiembre de 2015. 
  340. Sáenz Quesada (1993): 112-118.
  341. Godio, Julio (2000). Historia del movimiento obrero argentino. Vol. 2. Corregidor. 
  342. Sáenz Quesada (1993): 141 y 145.
  343. Novaro (2013): 177-178.
  344. a b Sáenz Quesada (2013): 147-153.
  345. «Recordando a José Benedicto Ortíz». MZOL. 30 de marzo de 2012. Consultado el 24 de septiembre de 2015. 
  346. Novaro (2013): 183-185.
  347. Jordán (1993): 329-333.
  348. a b Sáenz Quesada (1993): 156-159.
  349. Jordán (1993): 337-341.
  350. Sáenz Quesada (1993): 163.
  351. Bonzo, Héctor (1992). 1093 Tripulantes del Crucero ARA General Belgrano. Sudamericana. 
  352. Camogli, Pablo (2007). Batallas de Malvinas; todos los combates de la Guerra del Atlántico sur. Aguilar. 
  353. «La guerra invisible». Diario Página 12. 11 de marzo de 2007. 
  354. «El periodismo argentino y su papel en la Guerra de Malvinas». Minuto Uno. 30 de noviembre de 2007. 
  355. Novaro (2013): 189.
  356. Sáenz Quesada (1993): 169-171.
  357. De Pablo, Juan Carlos (2009). «Economists and economy policy: Argentina since 1958». Ucema (en inglés). 
  358. a b Feldman, Jorge; Golbert, Laura y Isuani, Ernesto (1988). Maduración y crisis del sistema previsional argentino. Centro Editor de América Latina. pp. 58-59. 
  359. Jordán (1993): 279-288.
  360. a b Poniachik, Jaime (6 de mayo de 2001). «Cómo empezó la deuda externa». La Nación. 
  361. Mason, Alfredo (2008). «Golpe de estado S.A.: un buen negocio». Revista Questión, de la Facultad de Periodismo de la Universidad Nacional de La Plata. 
  362. a b Hadida, Ernesto. «Una pesada herencia». Invencia Argentina. 
  363. Rioja, Leoncio (2014). La moneda y su historia. Dunken. pp. 393-398. 
  364. Rougier, Marcelo (2013). Estudios sobre la industria argentina. Vol. 3. Lenguaje Claro. p. 101. 
  365. Clemente, Adriana (2005). «Pobreza y desigualdad en la sociedad Argentina». Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional de Cuyo. 
  366. Arakaki, Agustín (2011). «La pobreza en Argentina 1974-2006: construcción y análisis de la información». Centro de Estudios sobre Población, Empleo y Desarrollo (FCE-UBA). 
  367. Ostiguy, Pierre y Armstrong, Warwick (1987). La evolución del consumo alimenticio en la Argentina (1974-1984). Centro Editor de América Latina. p. 60. 
  368. Jordán (1993): 377-379.
  369. Sáenz Quesada (1993): 173-177.
  370. Borrelli, Marcelo (2011). «Voces y silencios: la prensa argentina durante la dictadura militar (1976-1983)». Revista Perspectivas de la Comunicación. 
  371. a b Sáenz Quesada (1993): 187-188.
  372. Jordán (1993): 379-382.
  373. Fabris, Mariano D. (2011). «La Conferencia Episcopal Argentina en tiempos del retorno democrático, 1983-1989». Revista Nuevo Mundo Nuevos Mundos. 
  374. «No hay sorpresas en el Informe Rattenbach: la desclasificación de los documentos confirma las versiones que circularon a partir de 1983». Diario La Nación. 24 de marzo de 2012. 
  375. Sáenz Quesada (1993): 188-194.
  376. «Documento final sobre la guerra contra la subversión y el terrorismo». Desaparecidos.com. 
  377. Ageitos, Stella Maris (2002). Historia de la impunidad; de las actas de Videla a los indultos de Menem. Adriana Hidalgo. 
  378. Jordán (1993): 382-384.
  379. Sáenz Quesada (1993): 201-206.
  380. Jordán (1983): 414-416.
  381. Novaro (2013): 195-197.
  382. Sergio Bufano (2007). «La guerrilla argentina. El final de una épica impura». Lucha Armada en la Argentina (8). 
  383. Bozzi, Carlos (8 de diciembre de 2006). «Jefes navales detenidos en Mar del Plata». 0023. 
  384. Dandan, Alejandra (8 de junio de 2011). «Cecilia Viñas hizo escuchar a la justicia la voz de su hija, que llamó desde un centro clandestino. 'Ahora estamos otra vez lejos, mamá'». Página/12. 
  385. Devanna, Cecilia (26 de febrero de 2015). «Juicio por la apropiación de Penino Viñas: 'Es reparador estar acá'2015-02-26». Avestruz/Infojus. 
  386. Emilio Crenzel (2008). La historia política del Nunca Más. La memoria de las desapariciones en la Argentina. Siglo XXI. 
  387. Ciancaglini, Sergio y Granovsky, Martín (1995). Nada más que la verdad: el juicio a las Juntas. Planeta. 
  388. «Lesa humanidad: Descripción general de los juicios en la Argentina». Centro de Información Judicial. 
  389. «La nieta 115 se llama Ana Libertad». Diario Perfil. 22 de agosto de 2014. 
  390. Calcagno, Alfredo Eric y Calcagno, Eric (1999). La deuda externa explicada a todos. Catálogos. 
  391. Muchnik, Daniel (12 de septiembre de 2004). «A contramano del mundo». Cash, suplemento económico del diario Página 12. 
  392. Sebastián Pereyra (agosto de 2013). «La corrupción como crítica de la política». Le Monde Diplomatique. 
  393. Colombo, Héctor Ariel (2003). «Las opciones por la democracia en la Argentina». Sociedad Argentina de Análisis Político. 
  394. Jorge, José Eduardo (2008). «Actitudes hacia la política y la democracia, capital social y uso de los medios en la región del Gran Plata. Los resultados de la encuesta "Comunicación y cultura política" 2008». Repositorio Institucional de la Universidad Nacional de La Plata. 
  395. «Informe 2013». Latinobarómetro. 2013. 
  396. «Creciente apoyo a la democracia en Argentina». Revista Mercado. 4 de noviembre de 2013. 

BibliografíaEditar

  • Seoane, María; Muleiro, Vicente (2001). El dictador. La historia secreta y pública de Jorge Rafael Videla. Buenos Aires: Sudamericana. ISBN 950-07-1955-X. 

Enlaces externosEditar