Historia de la India

Pintura rupestre en Bhimbetka.

La historia de la India en la época precedente a 1945 es inseparable de la historia del subcontinente asiático al cual pertenece esta nación. Incluye los asentamientos y sociedades prehistóricas en la región, la avanzada civilización del valle del Indo y la fusión de la cultura indoaria para formar la civilización védica; el origen del hinduismo, jainismo y budismo; la sucesión de poderosas dinastías e imperios durante más de tres milenios en varias áreas del subcontinente que incluye el crecimiento de dominios musulmanes interconectados con potencias hindúes; la llegada de comerciantes europeos que dio como resultado el establecimiento de India Británica, y el subsecuente movimiento de independencia que llevó a la partición de la India y a la creación de la república de la India.

La civilización del valle del Indo, considerada una civilización originaria, que se extendió y floreció en el noroeste del subcontinente indio entre 3300 y 1300 a.C., fue la primera gran civilización del sur de Asia. Durante el período Harappense, entre 2600 y 1900, la civilización del valle del Indo desarrolló una cultura urbana tecnológicamente avanzada. Esta civilización colapsó a inicios del II milenio a.C. y fue sucedida por la civilización védica de la Edad del Hierro. En esta era se compusieron los Vedas, textos seminales del hinduismo, se formaron los janapadas (entidades políticas monárquicas) y la estratificación basada en castas. La civilización védica tardía se extendió sobre la llanura indogangética y gran parte del subcontinente, y fue testigo de surgimiento de estados mayores conocidos como mahajanapadas. En Magadha, uno de estos reinos, Buda Gautama y Mahavira propagaron sus filosofías shramánicas durante los siglos V y VI a.C.

Gran parte del subcontinente fue conquistada por el Imperio Maurya durante los siglos IV y III a.C. Desde el siglo III a.C. la literatura pácrita y pali en el norte y la literatura sangam en el sur comenzaron a florecer. El acero wootz se originó en el sur de la India en el siglo III a.C. y se exportó al extranjero. Durante el período clásico, varias partes de la India fueron gobernadas por numerosas dinastías durante 1500 años, entre los que destaca el Imperio Gupta. Este período, testigo de un resurgimiento religioso e intelectual hindú, se conoce como la "era dorada de la India". En este período varios aspectos de la civilización, administración, cultura y religión indias (hinduismo y budismo) se expandieron a gran parte de Asia, mientras que los reinos del sur de la India mantenías lazos marítimos con el Medio Oriente y el Mediterráneo. La influencia cultural india se extendió a muchas partes del sureste asiático, lo que ocasionó el establecimiento de reinos indianizados en esa región.

El evento más importante entre los siglos VII y XI fue la lucha tripartita centrada enKannauj que duró más de dos siglos entre el Imperio Pala, Imperio Rashtrakuta y Gurjara Pratihara. En el sur de la India surgieron múltiples potencias imperiales a partir de mediados del siglo V, entre los que destacan los imperios Chalukya, Chola, Pallava, Chera, Pandyan y Chalukya occidental. La dinastía Chola conquistó el sur de la India e invadió partes del sureste de Asia, Sri Lanka, Maldivas y Bengala en el siglo XI.

A partir del siglo X, los imperios islámicos se establecieron en el noroeste de la India, culminando con el Imperio mogul.

La invasión británica de la India comienza en el siglo XVII y llega a su apogeo en 1857. La independencia resultó en la división del Raj británico en tres Estados: India, Pakistán y Bangladés.

Índice

Prehistoria (hasta ca. 1750 a.C)Editar

Edad de piedraEditar

 
Pinturas rupestres de Bhimbetka, en Madhya Pradesh, con aproximadamente 30 000 años de antigüedad.
 
Petrogliflos de las grutas de Edakkal, en Kerala, datados hacia 6 000 a.C.

Se tienen pruebas de la presencia de seres humanos modernos (Homo sapiens) en el subcontinente indio desde hace unos 75 000 años. Antes de ellos, el subcontinente fue poblado por homínidos ―entre ellos el Homo erectus― hace unos 500 000 años.[1][2][3]​ Se han hallado restos aislados de Homo erectus en Hathnora, en el valle del Narmada, en el centro de la India. En la parte noroeste del subcontinente se han descubierto herramientas elaboradas por protohumanos que han sido datadas en 2 millones de años.

El sitio arqueológico más antiguo del subcontinente, con restos de homínidos, se encuentra en el valle del río Soan, contiene restos de homínidos. Se han encontrado sitios de industria lítica soaniana en la región de Sivalik, en los actuales Pakistán, India y Nepal.

En el período Neolítico hubo asentamientos más extensivos en el subcontinente después de la última Edad del hielo, hace aproximadamente 12 000 años. Los primeros asentamientos semipermanentes que se han confirmado aparecieron hace 9 000 años en los refugios rupestres de Bhimbetka, en el actual territorio del estado de Madhya Pradesh, India.

Las cuevas de Edakkal son petroglifos de la Edad de Piedra que se cree que datan de al menos 6 000 a.C,[4][5]​ e indican la presencia de una civilización o asentamiento prehistórico neolítico en Kerala.[6]​ Los petroglifos de Edakkal son raros y son los únicos ejemplos del sur de la India.[7]

Las culturas agrícolas neolíticas surgieron en la región del valle del Indo hacia 5 000 a.C., en la parte baja del valle del Ganges hacia 3 000 a.C y están representadas por los hallazgos de Bhirrana (7 570 a.C - 6200 a.C) en Haryana, India, y los hallazgos de Mehrgarh (7000 a.C. - 5000 a.C.) en Baluchistán, Pakistán.[8][9][10]​ La primera civilización urbana de la región fue la civilización del Valle del Indo.

Cultura del valle del IndoEditar

La transición entre comunidades agrícolas a comunidades urbanas más complejas comenzó entre el periodo de Mehrgarh y el 3000 a. C. Este periodo marcó el principio de una sociedad urbana en India, conocida como la cultura del valle del río Indo ―también llamada civilización de Harappa y Mojensho Daro, la cual llegó a su máximo desarrollo en el lapso de mil años entre el siglo XXIX y el XIX a. C.

Estaba centrada entre los ríos Saraswati y el Indo y se extendía hasta las zonas de los ríos Ganges e Iamuná, Doab, Guyarat y el norte de Afganistán.

Esta civilización se hizo notar por las ciudades que construyó con ladrillos, con sistema de drenajes y casas con múltiples habitaciones. Las referencias históricas más antiguas son las de Meluja en los registros de los sumerios. Comparado con las civilizaciones de Egipto y Sumeria (anteriores en varios siglos), la civilización del Indo contaba con una planificación urbana bastante avanzada y con sistemas de medición sorprendentemente uniformes.

Las ruinas de Mojensho Daro fueron en alguna ocasión el centro de esta sociedad. Los poblados de la civilización del Indo se extendían hasta la frontera con Irán (en el oeste), hasta la cordillera del Himalaya (en el norte), hasta Delhi (en el este) y hasta Bombay (en el sur). En su apogeo se estima que esta región tuvo una población de más de cinco millones de habitantes.

Entre las poblaciones existían centros urbanos de cierta importancia tales como los de Mojensho Daro, Dholavira, Ganweriwala, Lothal y Rakhigarhi.

A la fecha, se han encontrado más de 2500 ciudades y poblados, principalmente en la orilla este del río Indo en Pakistán, a lo largo de lo que puede haber sido el río védico Sáraswati. Se piensa que los cambios geológicos y del clima fueron los responsables de haber secado el río Sáraswati, lo que creó la aridez de la región actual y la desaparición de la civilización en esa región.

Estudios arqueológicos sugieren que las civilizaciones del valle del Indo dependían de los suelos de aluvión de los ríos, lo cual producía alto rendimientos en las cosechas de cereales, granos y otros. Para el siglo XXVIII a. C. es evidente la presencia de un Estado organizado, con reglas jerárquicas y obras públicas de mayor envergadura. A mediados del II milenio a. C., la región del valle de los ríos, donde se estaban ubicados las dos terceras partes de los poblados encontrados, se secaron y los poblados fueron abandonados.

El período védico (ca. 1750 a.C - 600 a.C)Editar

El período védico toma su nombre de la cultura indoaria del noroeste de la India, aunque otras partes de la india tuvieron una identidad distinta durante este período. La cultura védica se describe en los Vedas, textos aún sagrados para los hindúes, que fueron compuestos de manera oral en sánscrito védico (un idioma proveniente del indoeuropeo de Asia central). Los Vedas son algunos de los textos más antiguos que se conservan de la India.[11]​ El período védico abarca aproximadamente de 1750 a.C a 500 a.C.[12][13]​ y contribuyó a formar los cimientos de varios aspectos culturales del subcontinente indio. En términos de cultura, en este período muchas regiones del subcontinente pasaron por una transición de la Edad del Cobre a la Edad del Hierro.[14]

La sociedad védicaEditar

Cáliz de cerámica de Navdatoli, Malwa, 1300 a.C.
Indra, dios védico de la luz, el rayo, las tormentas, la lluvia y los ríos.

Los historiadores han analizado los Vedas para proponer una cultura védica en la región del Punyab y la parte alta de la llanura indogangética.[14]​ La mayoría de los historiadores también consideran que este período comprendió varias olas de migraciones indoarias en el subcontinente provenientes del noroeste.[15][16]​ La higuera sagrada y la vaca fueron santificados en la época en que se compuso el Atharvaveda.[17]​ Muchos de los conceptos de la filosofía india que se adoptaron posteriormente, como el dharma, tienen sus raíces en antecedentes védicos.[18]

La antigua sociedad védica se describe en el Rigveda, el texto védico más antiguo, que se cree que fue compilado durante el segundo milenio a.C.[19][20]​ en la región noroccidental del subcontinente indio.[21]​ En esta época, la sociedad aria consistía en grupos esencialmente tribales y pastorales, distintos de la urbanización harappiense del valle del Indo que había sido abandonada.[22]​ La presencia temprana de indoarios probablemente corresponde en parte, en un contexto arqueológico, a la cultura de la cerámica coloreada de ocre.[23][24]

A finales del período rigvédico, la sociedad pastoral aria comenzó a expandirse desde la región noroccidental del subcontinente Indio a la llanura occidental del Ganges. La sociedad se hizo cada vez más agrícola y estaba socialmente organizada en una jerarquía de cuatro varnas o clases sociales. esta estructura social se caracterizó tanto por el sincretismo con las culturas nativas del norte de la India,[25]​ como también por la exclusión de pueblos indígenas cuyas ocupaciones se etiquetaron como impuras.[26]​ Durante este período, muchas de las tribus y los cacicazgos pequeños comenzaron a fusionarse en janapadas (estados monárquicos). [27]

En el siglo XIV a.C,[28]​ la batalla de los diez reyes, entre los reinos tribales védicos de los bharatas, aliados con otras tribus del noroeste de la India y guiados por el sabio Vishvamitra y de los trtsu-barathas, comandados por el rey Sudás, ocasionó la emergencia del reino Kuru, la primera sociedad a nivel de Estado durante el período védico.[29]

SanscritizaciónEditar

Desde tiempos védicos,[30]​ "la gente de muchos estratos de la sociedad del subcontinente siguió una tendencia de adaptar su vida religiosa y social a las normas brahmánicas", un proceso que en ocasiones se llama sanscritización.[30]​ Este proceso se refleja en la tendencia de identificar deidades locales con los dioses de los textos sánscritos.[30]

Los reinos de la Edad del HierroEditar

 
Mapa de finales del período védico que muestra las fronteras de Āryāvarta con los janapadas en el norte de la India: los reinos de la Edad del Hierro Kuru, Panchala, Kosala, Videha.

La Edad del Hierro en el subcontinente indio desde aproximadamente 1200 a.C al siglo VI a.C. se define por el surgimiento de los janapadas, que fueron dominios, repúblicas y reinos, notablemente los reinos de Kuru, Panchala, Kosala y Videha.[31][32]

El reino de Kuru fue la primera sociedad a nivel estatal del período védico que corresponde a los inicios de la Edad del Hierro en el noroeste de la India, aproximadamente entre 1200 a.C y 800 a.C,[33]​ y a la composición del Atharvaveda (el primer texto indio en mencionar el hierro, como śyāma ayas, literalmente "metal negro").[34]​ El estado de Kuru organizó los himnos védicos en colecciones y desarrolló el ritual ortodoxo śrauta para mantener el orden social.[35]​ Dos figuras clave del estado de Kuru fueron el rey Prikshit y su sucesor Janamejaya, quienes transformaron su reino en la potencia política y cultural dominante en el noroeste de la India de la Edad del Hierro.[36]​ Cuando el reino de Kuru declinó, el centro de la cultura védica cambió hacia sus vecinos orientales, el reino de Panchala.[35]​ La cultura de la cerámica gris pintada, que floreció en las regiones de Haryana y el occidente de Uttar Pradesh en el norte de la India en el período entre 1100 y 600 a.C,[23]​ se cree que corresponde a los reinos de Kuru y Panchala.[35][37]

Durante el período védico tardío, el reino de Videha emergió como un nuevo centro de la cultura védica, situado más al oriente (en lo que actualmente es Nepal y el estado indio de Bihar),[24]​ y alcanzaría su prominencia con el rey Janaka, cuya corte patrocinó a brahmanes y filósofos, como Yajnavalkya y Aruni. La parte posterior de este período corresponde a una consolidación de estados y reinos cada vez mayores, llamados mahajanapadas, por todo el norte de la India.

Epopeyas sánscritasEditar

 
Ilustración y manuscrito de la batalla de Kukureshtra, en el Majabhárata.

Además de los Vedas, los textos principales del hinduismo, se dice que los temas principales de los textos épicos Ramayana y Majabhárata tienen sus orígenes durante este período.[38]​ El Majabhárata es actualmente el poema más largo del mundo.[39]​ Anteriormente, los historiadores postularon una "edad épica" como el entorno de estos dos poemas épicos, pero ahora reconocen que los textos (que son familiares entre sí) pasaron por muchas etapas de desarrollo a lo largo de los siglos. Por ejemplo, el Majabhárata podría estar basado en un conflicto a pequeña escala (posiblemente alrededor de 1000 a.C), que después "fue transformado en una gigantesca guerra épica por bardos y poetas". No hay prueba arqueológica concluyente de si los eventos específicos del Majabhárata tienen alguna base histórica.[40]​ Se cree que los textos existentes de estas epopeyas pertenecen al período posvédico, entre 400 a.C y 400 d.C.[40][41]​ Algunos incluso han intentado datar los eventos usando métodos de arqueoastronomía, los cuales han arrojado, según cuáles pasajes se elijan y cómo se interpreten, fechas estimadas que se remontan incluso a mediados del II milenio a.C.[42][43]

La "segunda urbanización" (ca. 600 a.C – 200 a.C)Editar

Durante el período comprendido entre 800 a.C y 200 a.C se formó el movimiento Shramana, del cual se originarían el jainismo y el budismo. En el mismo período se escribieron los primeros Upanishads. Después de 500 a.C comenzó la llamada "segunda urbanización", en la que se originaron nuevos asentamientos urbanos en la llanura del Ganges, particularmente en la llanura central del Ganges.[44]​ Esta región, donde Maghada ganó protagonismo para formar la base el Imperio Maurya, fue un área cultural distinta[45]​ con nuevos estados que se originaron después de 500 a.C[46]​ durante esta segunda urbanización.[47]​ La llanura central del Ganges estuvo influida por la cultura védica,[48]​ pero se diferenciaba notoriamente de la región de Kuru-Panchala.[45]​ Fue "el área del cultivo de arroz más antigua de que se tenga noticia en el sur de Asia y hacia 1800 a.C. fue la ubicación de una población neolítica avanzada asociada con los sitios de Chirand y Chechar.[49]​ En esta región florecieron los movimientos shramánicos y se originaron el jainismo y el budismo.[44]

 
Los Mahajanapadas fueron los dieciséis reinos y repúblicas más poderosos y extensos de la era. Se localizaban principalmente a lo largo de la fértil llanura indogangética. Hubo varios reinos más pequeños que se extendían a lo largo y ancho de la antigua India.

Los MahajanapadasEditar

En el período védico tardío, el subcontinente se había cubierto de pequeños reinos o ciudades estado, muchos de ellos mencionados en la literatura védica, budista y jainista en fechas tan lejanas como 500 a.C. Dieciséis monarquías y "repúblicas" conocidas como Mahajanapadas —Kashi, Kosala, Anga, Magadha, Vajji (o Vriji), Malla, Chedi, Vatsa (o Vamsa), Kuru, Panchala, Matsya (o Machcha), Shurasena, Assaka, Avanti, Gandhara y Kamboja— se extendían a lo largo de la llanura indogangeática desde el actual Pakistán hasta Bengala y Maharashtra. Este período fue testigo del segundo gran origen del urbanismo indio después de la cultura del valle del Indo.[50]

 
Moneda de Kuru, uno de los primeros ejemplos de acuñación en la India.

Muchos clanes más pequeños que se mencionan en las primeras obras literarias parecen haber estado presentes en el resto del subcontinente. Algunos de estos reinos eran hereditarios, mientras que otros elegían a sus gobernantes. Las "repúblicas" tempranas, como la confederación Vajji (o Vriji) se centraron en la ciudad de Vaishali, existieron desde el siglo VI a.C. y persistieron en algunas áreas hasta el siglo IV d.C. La lengua culta en esa época fue el sánscrito, mientras que las lenguas de la población general del norte de la India son llamadas prácritas. Muchos de los dieciséis estados se fusionaron para formar cuatro entidades mayores hacia 500 a.C. o 400 a.C, en tiempos de Buda Gautama. Estos cuatro estados fueron Vatsa, Avanti, Kosala y Maghada. La vida de Buda Gautama estuvo asociada principalmente con estos cuatro reinos.[50]​ Este período corresponde en un contexto arqueológico a la cultura de la cerámica negra pulida norteña.

Los Upanishads y los movimientos shramánicosEditar

Una de las primeras representaciones de Buda, el fundador del budismo.
El ídolo de Mahavira, el 24.° y último Tirthankara del jainismo.

Entre 800 a.C. y 400 a.C. se compusieron los primeros Upanishads.[51][52][53]​ Los Upanishads son textos que forman la base teórica del hinduismo clásico y se conocen como Vedanta (conclusión de los Vedas).[54]​ Los Upanishads más antiguos lanzaron ataques de intensidad creciente al ritual védico. En el Brihadaranyaka-upanishad, cualquiera que adora a una divinidad diferente a la propia es considerado un animal doméstico de los dioses. El Mundaka-upanishad lanza el ataque más mordaz al ritual, al comparar a los que valoran el sacrifico con una embarcación insegura que es continuamente sorprendida por la vejez y la muerte.[55]

La creciente urbanización de la India en los siglos VII a.C. y VI a.C. produjo el origen de nuevos movimientos ascéticos o shramánicos que desafiaron la ortodoxia de los rituales.[52]​ Mahavira (ca. 549 a.C. – 477 a.C.), partidario del jainismo y Buda Gautama (ca. 563 a.C. – 483 a.C.), fundador del budismo, fueron los iconos más destacados de este movimiento. El Shramana dio origen al concepto del ciclo de nacimiento y muerte, el concepto de samsara, y el concepto de liberación.[56]​ Buda encontró un camino medio que mejoró el ascetismo extremo encontrado en las religiones shramánicas.[57]

Por la misma época, Mahavira (24.° Tirthankara del jainismo) propagó una teología que más tarde se convertiría en el jainismo.[58]​ Sin embargo, la ortodoxia jainista cree que las enseñanzas de los Tirthankaras son anteriores a todos los tiempos conocidos. De acuerdo con los investigadores, los últimos dos Tirthankaras, Pashvanatha y Mahavira, fueron figuras históricas. Rashabhanatha fue el primer Tinthankara.[59]​ Se cree que los Vedas documentaron a algunos Tirthankaras y un orden ascético similar al movimiento shramánico.[60]

Las dinastías de MagadhaEditar

 
El Estado Magadha hacia 600 a.C., antes de expandirse desde su capital Rajagriha, durante las dinastías Haryanka y Shishunaga.

Magadha fue uno de los dieciséis Mahajanapadas (en sánscrito: grandes países) o reinos de la antigua India. El área medular del reino fue el área de Bihar, al sur del Ganges; su primera capital fue Rajagriha (la moderna Rajgir), después Pataliputra (la moderna Patna). Magadha se expandió hasta incluir la mayor parte de Bihar y Bengala con la conquista de Licchavi y Anga, respectivamente[61]​ y posteriormente con gran parte del oriente de Uttar Pradesh y Orissa. El antiguo reino de Magadha es muy mencionado en textos jainistas y budistas. También se menciona en el Ramayana, el Mahabharata y los Puranas.[62]​ La referencia más antigua al pueblo maghada se encuentra en el Atharvaveda, donde se listan junto con los angas, gandharis y mujavats. El reino Magadha tuvo un papel importante en el desarrollo del jainismo y el budismo, y dos de los más grandes imperios de la India, el Imperio Maurya y el Imperio Gupta, se originaron de Magadha. El reino Magadha incluía comunidades republicanas, como la comunidad de Rajakumara. Los poblados tenían sus propias asambleas, bajo el poder de jefes locales llamados gramakas. Sus administraciones estaban divididas en funciones ejecutiva, judicial y militar.

 
Monedas de Magadha durante la dinastía Shishunaga.

El poema épico hindú Mahabharata menciona a Brihadratha como el primer gobernante de Magadha. Fuentes tempranas, el Canon Pali budista, los Agamas jainistas y los Pranas hindúes, mencionan que Magadha fue gobernada por la dinastía Haryanka durante 200 años, desde ca. 600 a.C. a 413 a.C. El rey Bimbisara de la dinastía Haryanka llevó a cabo una activa política expansionista y conquistó Aga, en la actual Bengala Occidental. Bimbisara murió a manos de su hijo, el príncipe Ajatashatru. Durante este período, Buda Gautama vivió gran parte de su vida en el reino Magadha. Alcanzó la iluminación en Bodh Gaya, dio su primer sermón en Sarnath y el primer consejo budista se reunió en Rajgriha.[63]​ La dinastía Haryanka fue derrocada por la dinastía Shishunaga. El último gobernante shishunaga, Kalasoka, fue asesinado en 345 a.C. por Mahapadma Nanda, el primero de los llamados Nueve Nandas (Mahapadma y sus ocho hijos).

Conquistas persa y griega del noroeste del subcontinente indioEditar

Asia en 323 a.C., el Imperio Nanda y los Gangaridai en relación con el imperio de Alejandro y sus vecinos.
Moneda que muestra a Alejandro Magno luchando contra el rey Poros.

En 530 a.C., Ciro el Grande, rey del Imperio persa aqueménida, cruzó las montañas del Hindukush para buscar tributo de las tribus de Kamboja, Gandhara y la región transindia (en los actuales Afganistán y Pakistán).[64]​ Hacia 520 a.C., durante el reinado de Darío I de Persia, gran parte de la región noroccidental del subcontinente (Pakistán y oriente de Afganistán) pasó a ser gobernada por el Imperio persa como parte de sus territorios más orientales. El área permaneció bajo control persa durante dos siglos.[65]​ Durante esa época la India suministró mercenarios al ejército persa que después combatirían en Grecia. Bajo el gobierno persa, la famosa ciudad de Takshashila se convirtió en un centro donde se mezclaban las enseñanzas védicas e iranias.[66]​ La dominancia persa en el noroeste de Asia del sur terminó con la conquista de Persia por Alejandro Magno en 327 a.C.[67]

Hacia 326 a.C., Alejandro Magno había conquistado Asia Menor y el Imperio persa y había llegado a las fronteras noroccidentales del subcontinente indio. Ahí derrotó al rey Poros en la batalla de Hidaspes (cerca de la actual Jhelum, Pakistán) y conquistó gran parte del Punyab.[68]​ La marcha de Alejandro hacia el este lo puso en confrontación con el Imperio Nanda de Magadha y el reino Gangaridai de Bengala. Su ejército, exhausto y temeroso ante la perspectiva de enfrentarse a ejércitos indios más numerosos en el río Ganges, se amotinó en el río Hyphasis (actual río Beas) y se negó a avanzar más al este. Alejandro, después de reunirse con su oficial Coeno y saber del poder del Imperio Nanda, se convenció de que lo mejor era regresar.

Las invasiones persas y griegas tuvieron repercusiones en las regiones noroccidentales del subcontinente indio. La región de Gandhara, en el actual occidente de Afganistán y noroeste de Pakistán, se convirtió en una mezcla de culturas india, persa, centroasiática y griega y dio origen a una cultura híbrida, el grecobudismo, que duraría hasta el siglo V d.C. y tendría influencia en el desarrollo artístico del budismo Mahayana.

Imperio MauryaEditar

 
El Imperio Maurya en tiempos de Asoka el Grande.

El Imperio Maurya (322 a.C. – 185 a.C.) fue el primer imperio en unificar el subcontinente indio en un estado, y fue el mayor imperio del mismo. En su mayor extensión, el Imperio Maurya se extendía al norte hasta las fronteras naturales de los Himalayas y al este en lo que actualmente es Assam. Al oeste, se extendía más allá del moderno Pakistán hasta los montes del Hindukush, en lo que hoy es Afganistán. El imperio fue establecido por Chandragupta Maurya, asistido por Chanakya (Kautilya) en Magadha (en la moderna Bihar) cuando derrocó a la dinastía Nanda.[69]​ El hijo de Chandragupta, Bindusara, accedió al trono alrededor de 297 a.C. Al momento de su muerte hacia 272 a.C., una gran parte del subcontinente estaba bajo la soberanía maurya. Sin embargo, la región de Kalinga (alrededor de la actual Odisha) permaneció fuera del control maurya y quizás interfería con el comercio con el sur de la India.[70]

 
Pilar de Asoka en Vaishali, siglo III a.C.

Bindusara fue sucedido por Ashoka. Cuyo reinó duró cerca de treinta y siete años hasta su muerte en ca. 232 a.C. Su campaña contra Kalinga hacia 260 a.C., aunque exitosa, tuvo como resultado una inmensa miseria y pérdida de vidas. Por ello Ashoka, lleno de remordimiento, decidió evitar la violencia y abrazar el budismo.[70]​ El imperio comenzó a declinar tras su muerte y el último gobernante maurya, Brihadratha, fue asesinado por Pushyamitra Shunga, quien estableció el Imperio Shunga.[71]

El Artha-shastra y los Edictos de Ashoka son los principales registros escritos de la época Maurya. Arqueológicamente, este período se sitúa en la era de la cultura de la cerámica negra pulida norteña. El Imperio Maurya se basaba en una economía y sociedad modernas y eficientes. Sin embargo, la venta de mercancías estaba estrictamente regulada por el gobierno.[72]​ Aunque no había banca en la sociedad maurya, la usura era una costumbre. Se han encontrado una cantidad importante de registros escritos sobre esclavitud, lo que sugiere una prevalencia de la misma.[73]​ Durante este período, se fabricó una gran cantidad de acero, llamado acero wootz, en el sur de la India, que sería exportado a China y Arabia.[74]

Período SangamEditar

 
Tamilakam, en el extremos sur de la India, durante el período Sangam, gobernado por las dinastías Chera, Chola y Pandya.

Durante el período Sangam, la literatura tamil floreció desde el siglo III a.C. hasta el siglo IV d.C. Durante este período, tres dinastías tamiles, llamadas colectivamente los Tres Reyes Coronados de Tamikalam: la dinastía Chera, la dinastía Chola y la dinastía Pandya, gobernaron partes del sur de la India.[75]

La literatura sangam aborda temas de historia, política, guerras y cultura del pueblo tamil durante este período.[76]​ Los sabios del período Sangam surgieron de entre la gente común que buscó el patrocinio de los reyes tamiles, pero escribían sobre las personas comunes y sus preocupaciones.[77]​ A diferencia de los escritores sánscritos que en su mayor parte eran brahmanes, lo escritores sangam provenían de diferentes clases sociales y principalmente no eran brahmanes. Pertenecían a diferentes credos y profesiones, como agricultores, artesanos, comerciantes, monjes, sacerdotes e inclusive príncipes, y muy pocos de ellos eran incluso mujeres.[77]

Período clásico (ca. 200 a.C – 1200 d.C)Editar

El período entre 200 a.C. y 1200 d.C. es la “Era clásica” de la India. Puede dividirse en varios subperíodos, según la periodización que se elija. El período clásico comienza después del declive del Imperio Maurya y el correspondiente surgimiento de la dinastía Satavahana, que comienza con Simuka en 230 a.C. El Imperio Gupta (siglo IV-VI d.C.) es considerado la “era dorada” del hinduismo, si bien muchos reinos gobernaron la India en estos siglos. La literatura sangam floreció entre el siglo III a.C. y el siglo III d.C. en el sur de la India. Durante este período, se estima que la India tuvo la mayor economía del mundo y controlaba entre una tercera y una cuarta parte de la riqueza del mundo.[78][79]

Período clásico temprano (ca. 200 a.C. – 320 d.C.)Editar

Dinastía SatavahanaEditar

Izquierda: Relieves de la vida de Buda. Dinastía Satavahana.
Derecha: Barco indio en una moneda del rey Vasisthiputra Sri Pulamavi que muestra las capacidades navales y comerciales de los Satavahana durante los siglos I y II d.C.

El Imperio Satavahana fue una dinastía real india centrada en Amaravati, Andra Pradesh, así como en Junnar (Pune) y Prathisthan (Paithan) en Maharashtra. El territorio del imperio ocupó gran parte de la India desde 230 a.C. en adelante. Los Satavahanas comenzaron como feudatarios de la dinastía Maurya, pero declararon su independencia con el declive de esta última. Son conocidos como patrocinadores del hinduismo y el budismo, lo que dio origen a monumentos budistas de Ellora a Amaravathi. Los Satavahanas fueron uno de los primeros estados indios en acuñar monedas con sus gobernantes grabados. Formaron un puente cultural y tuvieron un rol importante en el comercio y en la transferencia de ideas y cultura entre la llanura indogangética y el extremo sur de la India. Tuvieron que competir con el Imperio Shunga y después con la dinastía Kanva de Magadha para establecer su dominio. Posteriormente, tuvieron un rol crucial en la protección de una gran parte de la India contra invasores extranjeros, como los sakas, yavanas y pahlavas. En particular, sus luchas contra los Kshatrapas occidentales continuaron durante un largo tiempo. Los gobernantes notables de la dinastía Satavahana, Gautamiputra Satakarni y Sri Yajna Satakarni, pudieron derrotar a los invasores extranjeros, como los Kshatrapas occidentales y detener su expansión. En el siglo III d.C., el imperio se dividió en estados más pequeños.

Imperio ShungaEditar

Familia real Shunga, Bengala Occidental (India), siglo I a.C.

El imperio Shunga fue una antigua dinastía india de Magadha que controló vastas áreas del subcontinente indio desde ca. 187 a.C. a 78 a.C. La dinastía se estableció en Pushyamitra Shunga después de la caída del Imperio Maurya. Su capital fue Pataliputra, pero emperadores posteriores, como Bhagabhadra, también tuvieron su corte en Besnagar, en la moderna Vidisha, en el oriente de Malwa.[80]​ Pushyamitra Shunga gobernó durante 36 años y fue sucedido por su hijo Agnimitra. Hubo diez gobernantes shunga. El imperio es notable por sus numerosas guerras contra potencias extranjeras e indígenas. Libraron batallas contra los kalingas, satavahanas, indogriegos y posiblemente los panchalas y mitras. El arte, la educación, la filosofía y otras formas de aprendizaje florecieron durante este período, que incluye pequeñas figuras de terracota, grandes esculturas de piedra y monumentos arquitectónicos como la estupa de Bharhut y la gran estupa de Sanchi. Los gobernantes shunga ayudaron a establecer la tradición del mecenazgo real a la educación y el arte. La escritura usada en el imperio era una variante brahmi y se empleó para escribir el idioma sánscrito. El Imperio Shunga tuvo un rol importante en el patrocinio de la cultura india en una época cuando algunos de los desarrollos más importantes en el pensamiento hindú estaban en marcha. Esto ayudó al imperio a florecer y ganar poder.

Reinos de noroeste y culturas híbridasEditar

 
Demetrio I (ca. 205 a.C. - ca. 170 a.C.), fundador del reino indogriego, con un tocado de elefante, símbolo de sus conquistas en la India. Museo Metropolitano de Arte.

Los reinos del noroeste y las culturas híbridas del subcontinente indio incluyeron a los indogriegos, los indoescitas, los indopartos y los indosasánidas.

Reino indogriego: El indogriego Menandro I, que reinó entre 155 a.C. y 130 a.C., condujo a los grecobactrianos fuera de Gandhara y más allá del Hindukush y se convirtió en rey poco después de su victoria. Sus territorios cubrían Panjshir y Kapisa en el actual Afganistán y se extendían a la región del Punyab, con muchos estados tributarios al sur y al este. La capital Sagala (actual Sialkot) prosperó enormemente bajo el gobierno de Menandro.[81]​ El texto clásico budista Milinda Pañha elogia a Menandro diciendo que no hubo “ninguno igual a Menandro en toda la India”.[82]​ El reino, que duró casi dos siglos, fue gobernado por una sucesión de más de 30 reyes indogriegos, que frecuentemente estuvieron en conflicto entre ellos.

Reino indoescita: Los indoescitas eran descendientes de los sakas (escitas) que migraron desde el sur de Siberia a Pakistán y de Aracosia a la India desde mediados del siglo II a.C. al siglo I d.C. Desplazaron a los indogriegos y gobernaron un reino que se extendía desde Gandhara hasta Mathura. El poder de los gobernantes saka comenzó a declinar en el siglo II d.C., después de que los escitas fueron derrotados por el emperador del sur de la India Gautamiputra Satakarni de la dinastía Satavahana.[83][84]​ Posteriormente, el reino Saka fue completamente destruido por Chandragupta II del Imperio Gupta del este de la India en el siglo IV.[85]

Reino indoparto: El reino indoparto fue gobernado por la dinastía gondofárida, nombrada así por su primer gobernante, Gondofares. Gobernaron partes de los actuales Afganistán, Pakistán y noroeste de la India,[86]​ durante el siglo I d.C. o poco antes. Durante la mayor parte de su historia, los reyes gondofáridas tuvieron Taxila (en la actual provincia pakistaní de Punyab) como su residencia y gobernaron desde ahí, pero durante los últimos años de la existencia del reino, la capital cambió ente Kabul y Peshawar. Estos reyes tradicionalmente han sido llamados indopartos, ya que su acuñación estuvo inspirada frecuentemente por la dinastía arsácida, pero probablemente pertenecían a grupos más amplios de tribus iranias que vivían al este de Partia propiamente dicha y no hay pruebas de que todos los reyes que ostentaron el título de gondófaros, que significa “portador de gloria”, hayan estado relacionados.

Reino indosasánida: El Imperio sasánida de Persia, que fue contemporáneo al Imperio Gupta, se expandió en la región del actual Baluchistán en Pakistán, donde la mezcla de las culturas india e irania dio origen a una cultura híbrida bajo el gobierno de los indosasánidas.

Comercio y viajes a la IndiaEditar

 
Ruta de la seda y comercio de especias, que conectaban la India antigua con el Viejo Mundo.

• El comercio de especias de Kerala atrajo a la India a comerciantes de todo el Viejo Mundo. Fuentes escritas tempranas y grabados de la Edad de Piedra del Neolítico indican que el puerto de Muziris, en Kerala, en la costa suroeste de la India, se había establecido como un gran centro de comercio de especias, o como el “jardín de especias de la India”. Era el lugar a donde comerciantes y exportadores querían llegar, incluidos Cristóbal Colón, Vasco da Gama y otros.[87]

 
Lakshmi de Pompeya, testimonio de las relaciones entre Roma y la India en el siglo I a.C.

• El budismo entró a China a través de la ruta de la seda en el siglo I o II d.C. La interacción de culturas tuvo como resultado que varios viajeros y monjes chinos entraran a la India. Los más notables fueron Faxian, Yijing, Song Yun y Xuanzang. Estos viajeros escribieron informes detallados del subcontinente indio, incluidos los aspectos políticos y sociales de la región.[88]

• Los establecimientos religiosos hindúes y budistas de Asia del sur llegaron a estar asociados con la actividad económica y el comercio ya que sus patrocinadores destinaron grandes fondos que después se utilizarían para beneficiar la economía local mediante la administración de la hacienda, la artesanía y la promoción de actividades comerciales. El budismo en particular viajó con el comercio marítimo y promovió la acuñación, el arte y a alfabetización.[89]​ Los comerciantes indios que trabajaban en el comercio de especias llevaron la gastronomía india al sureste asiático, donde se hizo popular entre los habitantes nativos.

• El mundo grecorromano comerciaba a través de la ruta del incienso y las rutas Roma-India.[90]​ Durante el primer milenio, las rutas marítimas a la India estaban controladas por indios y etíopes, que se convirtieron en la potencia comercias marítima del mar Rojo.

• De acuerdo con Posidonio, posteriormente citado en la Geografía de Estrabón,[91]​ el sistema de vientos monzónicos del océano índico fue navegado por primera vez por Eudoxo de Cícico en 118 a.C. o 116 a.C. Posidonio menciona a un marinero náufrago de la India que fue rescatado en el mar Rojo y llevado ante Tolomeo VIII en Alejandría. Estrabón se muestra escéptico de que lo anterior haya sido verdad. Los estudios modernos lo consideran relativamente creíble. Durante el siglo II a.C., barcos griegos e indios coincidían en puertos árabes como Adén.[92]​ Otro navegante griego, Hippalus, recibe en ocasiones el crédito de haber descubierto la ruta de los vientos monzónicos a la India. En ocasiones se hacen conjeturas sobre sobre la participación de Hippalus en las expediciones de Eudoxo.[93]

Imperio kushánEditar

Territorios kushán (verde) y máxima expansión con Kanishka (amarillo).
Rey o príncipe kushán. Arte grecobudista de Gandhara, siglos II - I d.C.

El Imperio kushán se expandió desde lo que actualmente es Afganistán por el noroeste del subcontinente bajo el liderazgo de su primer emperador, Kujula Kadphises, a mediados del siglo I d.C. Su origen procedía de una tribu de Asia central de lengua indoeuropea llamada los yuezhi,[94][95]​ una rama de los cuales fue conocida como los kushán. En tiempos del nieto de Kujula Kadphises, Kanishka el Grande, el imperio de extendió hasta abarcar gran parte de Afganistán[96]​ y después las partes norteñas del subcontinente indio hasta áreas tan lejanas como Saketa y Sarnath, cerca de Benarés.

El emperador Kanishka fue un gran patrocinador del budismo. Sin embargo, a medida que los kushán se expandían al sur, las deidades de sus monedas terminaron por reflejar su nueva mayoría hindú.[97][98]

Los kushán jugaron un rol importante en el establecimiento del budismo en la India y su expansión a Asia central y China.

Según el historiador Vicent Smith, Kanishka tuvo el papel de un segundo Asoka en la historia del budismo.[99]

El imperio enlazó el comercio marítimo del océano Índico con el comercio de la ruta de la seda e impulsó el comercio de largas distancias, en especial entre China y Roma. Los kushán llevaron nuevas tendencias al período naciente y de florecimiento del arte de Gandhara, que alcanzó su cima durante el gobierno kushán.

Hacia el siglo III, el Imperio kushán en la India se desintegraba y su último gran emperador conocido fue Vasudeva I.[100][101]

Período clásico medioEditar

Imperio Gupta - Era DoradaEditar

Expansión del Imperio Gupta entre 320 y 550 d.C.
Buda de la era Gupta. Siglo V d.C.

La India clásica se refiere al período cuando gran parte del subcontinente indio estuvo unido bajo el Imperio Gupta (aproximadamente de 320 a 550 d.C.). [102][103]​ Se ha llamado a este período la Era Dorada de la India,[104]​ que estuvo marcada por grandes avances en la ciencia, tecnología, ingeniería, el arte, la dialéctica, literatura, lógica, las matemáticas, la astronomía, religión y filosofía que materializaron los elementos de lo que se conoce como cultura hindú.[105]​ Los números indoarábigos, un sistema de notación posicional, se originaron en la India y más tarde serían transmitidos a Occidente por medio de los árabes. Los primeros números indios sólo consistían en nueve símbolos, hasta el período entre los años 600 y 800 d.C., cuando se desarrolló el símbolo de cero para el sistema numeral.[106]​ La paz y prosperidad creadas con el liderazgo de los Gupta permitieron la persecución de empresas científicas y artísticas en la India.[107]

El punto cumbre de esta creatividad cultural son magníficas obras arquitectónicas, escultóricas y pictóricas.[108]​ El período Gupta produjo intelectuales como Kalidasa, Aryabhata, Varahamihira, VIshnu Sharma y Vatsyayana, quienes lograron grandes avances en muchos campos académicos. El período Gupta fue un parteaguas en la cultura india: los Gupta realizaban sacrificios védicos para legitimar su gobierno, pero también apoyaron el budismo, el cual continuó siendo una alternativa a la ortodoxia brahmánica. Las hazañas militares de los tres primeros gobernantes –Chandragupta I, Damadragupta y Chandragupta II– reunieron gran parte de la India bajo su liderazgo.[109]​ La ciencia y la administración política alcanzaron nuevos puntos cumbre durante la era Gupta. Los fuertes lazos comerciales también convirtieron a la región en un importante centro cultural y la establecieron como la base que influiría en reinos y regiones cercanos en Birmania, Sri Lanka, el archipiélago malayo e Indochina.

Los últimos Gupta resistieron con éxito ante los reinos del noroeste hasta la llegada de los hunos alchons, quienes se establecieron en Afganistán hacia la primera mitad del siglo V, con su capital en Bamiyán.[110]​ Sin embargo, gran parte del Decán y el sur de la India no se vieron afectados por estos acontecimientos en el norte.[111][112]

Dinastía VakatakaEditar

 
Las grutas de Ajanta, una serie de treinta monumentos tallados en roca durante la dinastía Vakataka.

El Imperio Vakataka se originó en el Decán a mediados del siglo III d.C. Se cree que su estado se extendía desde los límites sureños de Malwa y Guyarat en el norte hasta el río Tungabhadra en el sur, y desde el mar Arábigo en el oeste hasta los límites de Chhattisgarh en el este. Fueron los sucesores más importantes de los Satavahanas en el Decán y contemporáneos de los Guptas en el norte de la India.

Los Vakatakas son conocidos por haber sido protectores de las artes, la arquitectura y la literatura. Dirigieron obras públicas y sus monumentos son un legado visible. Los viharas y chaytias de las grutas de Ajanta se construyeron con el patrocinio del emperador Vakataka Harishena.[113]

Reino KamarupaEditar

 
Ruinas de Madan Kamdev.

La inscripción del pilar de Allahabad de Samudragupta del siglo IV menciona a Kamarupa (Assam occidental)[114]​ y Davaka (Assam central)[115]​ como reinos vecinos del Imperio Gupta. Davaka fue absorbido por Kamarupa, que creció hasta convertirse en un gran reino que se extendía desde el río Karatoya hasta cerca de la actual ciudad de Sadiya, y comprendía todo el valle del Brahmaputra, el norte de Bengala, partes de Bangladés y en ocasiones Purnea y partes de Bengala Occidental.

Kamarupa fue gobernado por tres dinastías: Varman (ca. 350 - 650), Mlechchha (ca. 655 - 900) y Pala (900 - 1100), quienes tuvieron como capitales Guwahati (Pragiyotishpura), Tezpur (Haruppeswara) y North Gauhati (Durjaya), respectivamente. Las tres dinastías afirmaban ser descendientes de Narakasura, un inmigrante de Aryavarta.[116]​ Durante el reinado del rey varman Bahskar Varman (ca. 600-650), el viajero chino Xuanzang visitó la región y registró sus viajes. Más tarde, después de su decadencia y desintegración, la tradición Kamarupa se extendió en ciertos aspectos hasta ca. 1255 con las dinastías Lunar I (ca. 1120 – 1185) y Lunar II (ca. 1155 – 1255).[117]

Dinastía PallavaEditar

 
El Templo de la Orilla de Mahabalipuram, construido por Narasimhavarman II, de la dinastía Pallava.

Como con los Gupta en el norte, los Pallava fueron grandes patrocinadores del desarrollo sánscrito en el sur del subcontinente indio entre los siglos IV y IX. En el reino Pallava aparecieron las primeras inscripciones sánscritas en escritura Grantha.[118]​ Los primeros Pallava tuvieron diferentes lazos con los países del sureste asiático. Los Pallava utilizaron la arquitectura dravidiana para construir templos y academias hindúes muy importantes en Mamallapuram, Kanchipuram y otros sitios; durante su gobierno emergieron grandes poetas. La práctica de dedicar templos a diferentes deidades se puso de moda y fue seguida por la arquitectura y escultura refinadas de los templos de estilo Vastu shastra.[119]

Los Pallava alcanzaron la cima de su poderío durante el reino de Mahendravarman I (571 – 630) y Narasimhavarman I (630 – 668) y dominaron la región telugu y la parte norteña de la región tamil durante aproximadamente seiscientos años hasta finales del siglo IX.[120]

Dinastía KadambaEditar

 
Torres Kadamba en Doddagaddavalli.

Los Kadamba se originaron en Karnataka, India. La dinastía fue fundada por Mayurasharma en 345 y posteriormente mostraría un potencial de desarrollo de proporciones imperiales, indicios de lo cual se proporcionan por los títulos y epítetos asumidos por sus gobernantes. El rey Mayurasharma derrotó a los ejércitos de los Pallava de Kanchi posiblemente con ayuda de algunas tribus nativas. La fama de los Kadamba alcanzó su punto máximo durante el reinado de Kakushthavarma, un gobernante notable con el que incluso los reyes de la dinastía Gupta tejieron alianzas matrimoniales. Los Kadamba fueron contemporáneos de la Dinastía Ganga Occidental y juntas, ambas dinastías formaron los reinos nativos más antiguos que gobernaron el país con absoluta autonomía. Tras su declive, la dinastía continuó gobernando como feudataria de imperios Kannada mayores, los imperios Chalukya y Rashtrakuta, durante otros quinientos años, tiempo en el que se ramificó en dinastías menores como los Kadamba de Goa, los Kadamba de Halasi y los Kadamba de Hangal.

Los hunos alchonEditar

 
La derrota de los hunos alchon por el rey Yasodharman en 528 d.C.

Los indoheftalitas (o hunos alchon) fueron una confederación nómada de Asia central durante la Antigüedad tardía. Los hunos alchon se establecieron en lo que hoy es Afganistán hacia la primera mitad del siglo V. Encabezados por su líder militar Toramana, invadieron la región norteña de Pakistán y el norte de la India. El hijo de Toramana, Mihirakula, un hindú shivaísta, se trasladó al este hasta cerca de Pataliputra y hasta Gwalior en el centro de la India. Hiuen Tsiang narra la persecución despiadada que Mihirakula hizo de los budistas y la destrucción de sus monasterios, si bien la descripción es discutida en cuanto a su autenticidad se refiere.[121]​ Los hunos fueron derrotados por una alianza de gobernantes indios, el marajá (gran rey) Yasodharman de Malwa y el emperador Gupta Narasimhagupta en el siglo VI. Algunos fueron expulsados de la India y otros se asimilaron en la sociedad india.[122]

El imperio de HarshaEditar

 
Moneda de Harsha, ca. 606-647, con un Garuda a la derecha.

Harsha gobernó el norte de la India desde 606 a 647. Fue hijo de Prabhakarvardhana y hermano menor de Rajyavardhana, quienes fueron miembros de la dinastía Pushyabhuti y gobernaron Thanesar, en lo que actualmente es el estado de Haryana.

Tras la caída del Imperio Gupta a mediados del siglo VI, en el norte de la India volvieron a predominar repúblicas y estados monárquicos pequeños. El vacío de poder ocasionó el surgimiento de la dinastía Vardhana de Thanesar, que comenzaron a unir las repúblicas y monarquías desde el Punyab hasta el centro de la India. Después de la muerte del padre y el hermano de Harsha, los representantes del imperio coronaron a Harsha emperador en una asamblea en abril de 606 y le dieron el título de marajá cuando sólo contaba 16 años.[123]​ En la cima de su poder, el imperio abarcaba gran parte del norte y noroeste de la India, se extendía al este hasta Kamarupa y al sur hasta el río Narmada. Harsha hizo de la ciudad de Kannauj (en el estado de Uttar Pradesh) su capital y gobernó hasta 647.[124]

La paz y prosperidad que dominaron hicieron de la corte de Harsha un centro cosmopolita que atrajo intelectuales, artistas y visitantes religiosos desde lugares muy lejanos.[124]​ Durante esta época, Harsha se convirtió del culto a Surya al budismo.[125]​ El viajero chino Xuanzang visitó la corte de Harsha y escribió juicios favorables de él al elogiar su justicia y generosidad.[124]​ Su biografía, Harshacharita (“Los hechos de Harsha”), escrita por el poeta Banabhatta, describe su asociación con Thanesar, además de mencionar la muralla defensiva, un foso y el palacio con una dhavalagriha (casa blanca) de dos plantas.[126][127]

Período clásico tardío (ca. 650 – 1200 d.C.)Editar

El período clásico tardío en el subcontinente indio comenzó después del fin del Imperio Gupta y el colapso del imperio de Harsha en el siglo VII que ocasionó la lucha tripartita, y terminó en el siglo XIII con el surgimiento del Sultanato de Delhi en el norte de la India y el final de los cholas tardíos en el sur de la India con la muerte de Rajendra Chola III en 1279.

Desde el siglo V al siglo XIII, los sacrificios srauta declinaron, mientras que tradiciones iniciáticas del budismo, jainismo, o más comúnmente el shivaísmo, visnhuísmo y shaktismo se expandieron en las cortes reales. Este período produjo una parte del arte más refinado de la India, considerado el epítome del desarrollo clásico y el desarrollo de los sistemas espirituales y filosóficos que siguieron siendo el hinduismo, el budismo y el jainismo.

El budismo indio del noroeste se debilitó en el siglo VI después de la invasión de los hunos alchon. La invasión de Mohamed ben Qasim en Sind (Pakistán actual) en 711 propició un mayor declive del budismo. El ‘’Chach Nama’’ da testimonio de muchos casos de conversión de estupas a mezquitas, por ejemplo en Nerun.

En el siglo VII, Kumarila Bhatta formuló su escuela de filosofía Mimamsa y defendió la postura de los rituales védicos contra los ataques budistas. Su éxito dialéctico contra el budismo es confirmado por el historiador budista Tathagata, quien reporta que Kumarila derrotó a los discípulos de Buddhapalkita, Bhavya, Dharmadasa y otros.

En el siglo VIII, Adi Shankara viajó por el subcontinente indio para propagar y extender la doctrina de Advaita Vedanta, la cual se consolidó, y recibe el crédito de unificar las características principales de los pensamientos del hinduismo. Fue un crítico del budismo y la escuela Minamsa del hinduismo y fundó mathas (monasterios) en los cuatro puntos cardinales del subcontinente para la expansión y desarrollo de la Advaita Vedanta.

Ronald Ingen escribe que hacia el siglo VIII, “los símbolos de los dioses hindúes remplazaron al Buda en el centro imperial y en la cima del sistema cosmopolítico, la imagen o el símbolo de los dioses hindúes llega a alojarse en un templo monumental y se le ofrece una adoración puya elaborada de estilo imperial. Aunque el budismo no desapareció de la India durante varios siglos después del siglo VIII, la proclividad real a los cultos de Vishnú y Shiva debilitaron la posición del budismo dentro del contexto sociopolítico y contribuyó a hacer posible su debilitamiento”.

Del siglo VIII al siglo X, tres dinastías se disputaron el control del norte de la India: los Gurjara-Pratihara de Malwa, los Pala de Bengala y los Rashtrakutas del Decán. La dinastía Sena tomaría después el control del Imperio Pala y los Gurjara-Pratihara se fragmentarían en varios estados, en especial en los Paramara de Malwa, los Chandela de Bundelkhand, los Kalachuris de Mahakoshal, los Tomaras de Haryana y los Chauhan de Rajputana. Éstos fueron algunos de los primeros reinos rajput. Un rajput gujar de un clan Chauhan, Prithvi Raj Chauhan, fue conocido por sus sangrientos conflictos contra los sultanatos túrquicos en expansión. La dinastía rajput Chandela es reconocida por el complejo de templos de Khajuraho. El Imperio Chola emergió como una gran potencia durante el reinado de Raja Raja Chola I y Rajendra Chola I, quienes de manera exitosa invadieron partes del sureste asiático y Sri Lanka en el siglo XI. Lalitaditya Muktapida, que reinó entre 724 y 760, fue un emperador de la dinastía Karkota de Cachemira, dinastía que ejerció influencia en el noroeste de la India de 625 a 1003 y fue sucedida por la dinastía Lohara. Kalhana en su ‘’Rajatarangini’’ da el crédito al rey Lalitaditya de encabezar una agresiva campaña militar en el norte de la India y en Asia central.

La dinastía Shahi hindú gobernó porciones del oriente de Afganistán, norte de Pakistán y Cachemira de mediados del siglo VII a principios del siglo XI. En tanto, en Odisha, el Imperio Ganga Oriental alcanzó el poder; fueron notables por su avanzada arquitectura hindú —en particular en templo de Jagannath y el templo de Suria de Konark— y por ser protectores del arte y la literatura.

Imperio ChalukyaEditar

 
Templo de Virupaksha de Pattadakal, en estilo dravidiano, construido en 740 d.C.

El Imperio Chalukya gobernó grandes partes del sur y centro de la India entre los siglos VI y XII. Durante este período, los Chalukya gobernaron como tres dinastías relacionadas. La dinastía más antigua, conocida como los Chalukya de Badami, gobernaron desde Vatapi (moderna Badami) desde mediados del siglo VI. Los Chalukya de Badami comenzaron a reivindicar su independencia en la decandencia del reino Kadamba de Banavasi y rápidamente alcanzaron una posición dominante durante el reino de Pulakashin II. El gobierno de los Chalukya marca un hito importante en la historia del sur de la India y una era dorada en la historia de Karnataka. La atmósfera política es el sur de la India cambió de pequeños reinos a grandes imperios con el ascenso de los Chalukya de Badamia. Un reino centrado en el sur de la India tomó control y agrupó toda la región entre los ríos Kaveri y Narmada. El surgimiento de este imperio fue testigo del nacimiento de una administración eficiente, un comercio de ultramar y el desarrollo de un nuevo estilo arquitectónico llamado “arquitectura Chalukya”. La dinastía Chalukya gobernó partes del sur y centro de la India desde Badami en Karnatka entre 550 y 750, y después nuevamente desde Kalyani entre 970 y 1190.

La dinastía Chalukya de Guyarat fue una rama de los Chalukya. Su capital en Anhilwara (Patan actual) fue una de las ciudades más grandes de la India clásica, con una población estimada de 100 000 habitantes en el año 1000.

Imperio RashtrakutaEditar

 
Templo de Kailasanatha en las grutas de Ellora.

Fundado por Dantidurga alrededor de 753,[128]​ el Imperio Rashtrakuta gobernó desde su capital en Manyakheta durante casi dos siglos.[129]​ En su momento cúspide, los Rashtrakuta gobernaron desde el doab entre los ríos Ganges y Yamuna en el norte hasta el cabo Comorín en el sur, una época fructífera de expansión política, hazañas arquitectónicas y contribuciones literarias famosas.[130][131]

Los primeros gobernantes de esta dinastía fueron hindúes, pero los gobernantes posteriores estuvieron fuertemente influidos por el jainismo.[132]​ Govinda III y Amoghavarsha fueron los más famosos de una larga sucesión de administradores producidos por la dinastía. Amoghavarsha, que gobernó por 64 años, fue también escritor y escribió el ‘’Kavirajamarga’’, la primera obra poética conocida en idioma canarés.[129][133]​ La arquitectura alcanzó un hito en el estilo dravidiano, cuyo mejor ejemplo es el templo Kailasanath de Ellora. Otras contribuciones importantes son las esculturas de las grutas de Elefanta en Maharastra, así como el templo hindú Kashivishvanatha y el templo jainista Narayana en Pattadakal en la Karnataka moderna.

El viajero árabe Suleimán describió al Imperio Rashtrakuta como uno de los cuatro grandes imperios del mundo.[134]​ El período Rashtrakuta marcó el comienzo de la edad dorada de las matemáticas en el sur de la India. El gran matemático Mahavira vivió en el Imperio Rashtrakuta y sus textos tuvieron un impacto enorme en los matemáticos medievales del sur de la India que vivieron después de él.[135]​ Los gobernantes rasthrakutas también fueron mecenas de hombres de letras que escribieron en una variedad de idiomas desde el sánscrito hasta los dialectos apabhraṃsas.[129]

Imperio PalaEditar

Nalanda, considerada una de las primeras grandes universidades de la historia. Alcanzó su apogeo con los Pala.
Ruinas de la universidad de Vikramashila, fundada por el emperador Dharmapala.

El Imperio Pala fue fundado por Gopala I[136][137][138]​ y fue gobernado por una dinastía budista de Bengala en la región oriental del subcontinente indio. Aunque los Pala eras seguidores de las escuelas mahayana y tántrica del budismo,[139]​ también apoyaron el shivaísmo y el vishnuismo.[140]​ El morfema pala, que significa “protector”, se usó como un sufijo para los nombres de todos los monarcas Pala. El imperio alcanzó su cúspide con Charmapala y Devapala. Se cree que Dharmapala conquistó Kanauj y extendió su influencia hasta los límites más lejanos del subcontinente indio en el noroeste.[140]​ El Imperio Pala puede considerarse como la era dorada de Bengala en muchos aspectos.[141]​ Dharmapala fundó la universidad de Vikramashila y revivió Nalanda,[140]​ considerada una de las primeras grandes universidades de la historia. Nalanda alcanzó su apogeo bajo el mecenazgo del Imperio Pala.[141][142]​ Los Pala también construyeron muchos viharas. Mantuvieron lazos culturales estrechos con países del sureste asiático y el Tíbet. El comercio marítimo contribuyó ampliamente a la prosperidad del Imperio Pala. El comerciante árabe Suleimán escribió sobre lo enorme del ejército Pala en sus memorias.[140]

Imperio CholaEditar

Imperio Chola y su área de influencia en tiempos de Rajendra Chola.
Templo Brihadisvara, en Thanjavur

Los Chola medievales alcanzaron prominencia a mediados del siglo IX y establecieron el mayor imperio del sur de la India que se hubiera visto.[143]​ Los Chola unificaron exitosamente el sur de la India bajo su égida y por medio de su fuerza naval extendieron su influencia en países del sureste asiático, como Srivijaya.[144]​ Con Rajaraja Chola I y sus sucesores Rajendra Chola I, Rajadhiraja Chola, Virarajendra Chola y Kulothunga Chola I la dinastía se convirtió en una potencia militar, económica y cultural en Asia del sur y del sureste.[145][146]​ Los barcos de Rajendra Chola I fueron incluso más lejos y ocuparían las costas desde Birmania hasta Vietnam,[147]​ las islas Nicobar y Andamán, las islas Laquedivas, Sumatra y la península malaya en el sureste asiático. El poder del nuevo imperio fue anunciado al mundo oriental por la expedición al Ganges que Rajandra Chola I emprendió y por la ocupación de ciudades del imperio marítimo de Srivijaya en el sureste asiático, así como por las embajadas a China.[148]

Los Chola dominaron los asuntos políticos de Sri Lanka durante más de dos siglos por medio de repetidas invasiones y ocupaciones. También tuvieron continuo contacto comercial con los árabes en el oeste y con el Imperio chino en el este.[149]​ Rajaraja Chola I y su hijo Rajendra Chola I dieron unidad política a la totalidad del sur de la India y establecieron el Imperio Chola como una potencia marítima respetada.[150]​ Con los Chola, el sur de la India alcanzó nuevas cimas en el arte, la religión y la literatura. En todas estas esferas, el período Chola marcó la culminación de los movimiento que habían comenzado en un período anterior con los Pallava. La arquitectura monumental en forma de templos majestuosos y escultura en piedra y bronce alcanzaron una refinación nunca antes alcanzada en la India.[151]

Imperio Chalukya OccidentalEditar

 
Relieve de un Kirtimukha (monstruo) en el Templo de Kedareshvara, Balligavi (Karnataka).

El Imperio Chalukya occidental gobernó la mayor parte del Decán occidental, en el sur de la India, entre los siglos X y XII.[152]​ Vastas áreas entre el río Narmada en el norte y el río Kaveri en el sur quedaron bajo control Chalukya.[152]​ Durante este período las otras familias gobernantes del Decán, los Hoysala, los Seuna Yavadas de Devagiri, la dinastía Kaktiya y los Kalachuri del sur, estaban subordinadas a los Chalukya occidentales y ganaron su independencia sólo cuando el poder de los Chalukya declinó durante la segunda mitad del siglo XII.[153]​ Los Chalukya occidentales desarrollaron un estilo arquitectónico transicional entre el estilo de la primera dinastía Chalukya y el del Imperio Hoysala posterior. La mayoría de sus monumentos están en los distritos que rodean el río Tungabhadra en el centro de Karnataka. Ejemplos bien conocidos son el templo Kasivisvesvara en Lakkundi, el templo Mallikarjuna en Kuruvatti, el templo Kallesvara en Bagali y el templo de Mahadeva de Itagi.[154]​ Éste fue un período importante en el desarrollo de las bellas artes en el sur de India, particularmente en la literatura, ya que los reyes chalukyas occidentales estimularon a escritores en lengua canaresa y sánscrita como el filósofo y estadista Basava y el gran matemático Bhaskara II.[155][156]

Primeras incursiones islámicas en el subcontinente indioEditar

 
Templo de Somnath (Guyarat), destruido en múltiples ocasiones por invasores musulmanes, fue reconstruido las mismas veces por los gobernantes hindúes.

La primera literatura islámica indica que la conquista del subcontinente indio fue una de las ambiciones más tempranas de los musulmanes, aunque se reconocía como particularmente difícil. Después de conquistar Persia, el Califato Omeya árabe incorporó partes de lo que ahora son Afganistán y Pakistán alrededor de 720.

El libro Chach Nama narra el período de la dinastía brahmán después de la extinción de la dinastía Rai y el ascenso al trono del chach de Alor hasta la conquista árabe de Mohamed ben Qasim a principios del siglo VIII, cuando derrotó al último monarca hindú de Sind, el rajá Dahir.

En 712, el general árabe musulmán Mohamed ben Qasim conquistó la mayor parte de la región del Indo, en el Pakistán moderno, para el Califato Omeya, y la incorporó como la provincia de “As-Sindh” con capital en Al-Mansurah, 72 km al norte de la actual Hyderabad en Sind, Pakistán. Después de varias incursiones, los reyes hindúes al este del Indo derrotaron a los árabes durante las campañas omeyas en la India y de esa manera detuvieron su expansión y los contuvieron en Sind, Pakistán. Vikramaditya II del Imperio Chalukya, Nagabhata I de la dinastía Pratihara y Bappa Rawal de la dinastía Guhilot, rechazaron a los invasores árabes a principios del siglo VIII.

Varios reinos islámicos (sultanatos) bajo gobernantes tanto extranjeros como rajputs recientemente conversos se establecieron en el noreste del subcontinente (Afganistán y Pakistán) durante algunos siglos. Desde el siglo X, Sind fue gobernada por rajputs de la dinastía Soomra y después, a mediados del siglo XIII, por rajputs de la dinastía Samma. Además, florecieron comunidades musulmanas de comerciantes a lo largo de la costa del sur de la India, es especial en la costa occidental, donde comerciantes musulmanes llegaron en pequeños números, principalmente procedentes de la península arábiga. Esto marcó la introducción de una tercera religión abrahámica, después del judaísmo y el cristianismo, frecuentemente en forma puritana. Mahmud de Gazni a principios del siglo XI incursionó principalmente en las zonas noroccidentales del subcontinente indio en 17 ocasiones, pero no buscaba establecer un dominio permanente en esas áreas.

Los shahi hindúesEditar

Las dinastías Shahi de Kabul gobernaron el valle de Kabul y Gandhara (en los actuales Pakistán y Afganistán) desde la decadencia del Imperio kushán en el siglo III hasta principios del siglo IX. Los shahis se dividen generalmente en dos eras: los shahis budistas y los shahis hindúes, con el cambio entre ellas alrededor de 870. El reino se conoció como el Shahan de Kabul o Ratbelshahan de 565 a 670, cuando las capitales se localizaron en Kapisa y Kabul, y después en Udabhandapura, también conocida como Hund.

Los shahis hindúes, con su rey Jayapala, son conocidos por su lucha para defender su reino contra los gaznávidas, en la región del este de Afganistán y Pakistán. Jayapala vio un peligro en la consolidación de los gaznávidas e invadió su capital de Ghazni, tanto durante el reinado de Sebuktigin como en el de su hijo Mahmud, con lo cual iniciaron los conflictos entre los gaznávidas musulmanes y los shahis hindúes. Sin embargo, Sebuktigin derrotó a Jayapala y lo forzó a pagar una indemnización. Jayapala incumplió el pago y volvió al campo de batalla. No obstante, Jayapala perdió el control de la región completa entre el valle de Kabul y el río Indo. Jayapala reunió un gran ejército de hindúes punyabíes. Cuando Jayapala entró en la región del Punyab, su ejército ascendía a 100 000 unidades de caballería e innumerables unidades de infantería. Sin embargo, su ejército no tuvo oportunidad contra las fuerzas occidentales, en particular contra el joven Mahmud de Ghazni. En el año 1001, poco tiempo después el sultán Mahmud llegó al poder y se mantuvo ocupado contra los qarakánidas al norte del Hindukush, Jayapala atacó Ghazni una vez más, pero sufrió otra derrota de manos de las poderosas fuerzas gaznávidas, cerca de la actual Peshawar. Después de la batalla de de Peshawar, Jayapala se suicidó.

A Jayapala lo sucedió su hijo Anandapala, quien junto con otras generaciones de la dinastía shahi tomó parte en varias campañas contra el poder gaznávida en expansión, pero sin éxito. Los gobernantes hindúes finalmente se exiliaron en los montes Siwalik en Cachemira.

Edad Media tardíaEditar

Las primeras incursiones del islam en el Sur de Asia aparecen en el primer siglo después de la muerte del profeta Mahoma. El califa omeya de Damasco, Walid I, envió una expedición a Beluchistán y Sindh en el año 711 liderada por Muhammad bin Qasim (cuyo nombre fue dado al segundo puerto de Karachi).

La expedición llegó hasta el norte en Multan, pero no logró retener la regencia de dicha región, ni establecer el régimen islámico en otras partes de India. Sin embargo, la presencia de una colonia musulmana en Sindh permitió el desarrollo del comercio y el intercambio cultural, así como la propagación de la religión islámica a través de conversiones en algunas partes de la India.

Tres siglos después, los turcos, persas y afganos intentaron conquistar la India a través de las rutas del noroeste. Mahmud de Ghazni (979-1030) encabezó una serie de expediciones contra los reinos de Rajput y estableció una base en Panyab para futuras incursiones.

El sultanato de DelhiEditar

 
Minarete de Qutub, iniciado por Qutb-ud-din Aibak, de la dinastía de los mamelucos.

Durante los últimos 25 años del siglo XII, Muhammad de Gur invadió la planicie entre los ríos Indo y Ganges, conquistando Ghazni, Multan, Sindh, Lahore y Delhi. Uno de sus generales, Qutb-ud-din Aibak, se proclamó sultán de Delhi.

En el siglo XIII, Shams ud din Iltutmish (1211-1236), anteriormente un traficante de esclavos, estableció el reino turco de Delhi, lo cual permitió a otros sultanes en los 100 años siguientes a extenderse, llegando al este a Bengala y al sur hasta el Decán. Este sultanato estuvo sujeto a continuas conmociones, al punto que cinco dinastías surgieron y sucumbieron; la dinastía de los Esclavos (1206-1290), la dinastía Khilji (1290-1320), la dinastía Tughlaq (1320-1413), la dinastía Sayyida (1414-1451) y la dinastía Lodi (1451-1526).

La dinastía Khalji bajo Alaudín (1296-1315) logró regentar el sur de la India por un tiempo, pero las luchas internas desmembraron las áreas conquistadas rápidamente.

El poder en Delhi frecuentemente se lograba a través de la violencia —16 de los 35 sultanes regentes en esa época fueron asesinados— y legitimados a través de lealtades tribales. Las luchas internas y las intrigas en la corte era tan frecuentes como traicioneras; los territorios que controlaba el sultán se expandían y se reducían dependiendo de su personalidad y fortuna.

Tanto el Corán como el Sharia (ley islámica) trataron de sustituir la religión hinduista, pero sin mucho éxito. El sultán Ala ud-Din trató de instalar un sistema centralizado de gobierno, lo cual no logró. Si bien los musulmanes introdujeron mejoras en la agricultura, mediante la construcción de canales y otros métodos de irrigación, la inestabilidad política y los métodos de cobro de impuestos influyeron negativamente sobre la clase campesina. Sin embargo, los elevados gastos de las clases aristocráticas favorecieron al comercio en esta área, en donde se vieron favorecidos los artesanos que trabajan el metal y la piedra y los textileros. Durante este periodo la lengua persa y muchos aspectos culturales de Persia se hicieron presentes en los centros de poder de la India.

Los sultanatos del SurEditar

El fracaso de los sultanes de asegurarse el dominio del Decán y del Sur de la India resultó en la aparición de una serie de dinastías tales como el Sultanato de Bahmani (1347-1527) y el imperio hinduista de Vijayanagara (1336-1565).

Zafar Khan, un gobernador provincial bajo los Tughluqs, se rebeló contra los turcos y se proclamó Sultán tomando el título de Ala-ud-Din Bahman Shah en 1347. El Sultanato de Bahmani, localizado al norte del Decán, duró cerca de dos siglos, hasta que fue fragmentado en 1527 en cinco Estados menores conocidos como los sultanatos de Decán (Bijapur, Golconda, Ahmednagar, Berar y Bidar). El sultanato de Bahmani adoptó los métodos de cobro de impuestos y de administración establecido por los sultanes de Delhi y su caída fue originada por la competencia y odio entre los inmigrantes musulmanes y hinduistas conversos con extranjeros y oficiales en servicios temporales. El sultanato de Bahmani inició un proceso cultural importante particularmente en la arquitectura y la pintura.

El Imperio de VijayanagaraEditar

 
Estatua de Shivá y su esposa Uma. Tomado del norte de la India, actualmente en el Instituto Smithsoniano (en Washington D. C.)

El Imperio vijayanagara (conocido así por el nombre su capital la cual actualmente se denomina Karnataka) se expandió rápidamente hacia Madurai al sur y Goa al oeste. Sus gobernantes siguieron las prácticas de los Cholas, especialmente en la agricultura y comercio, promoviendo las asociaciones comerciales y honrando los templos con importantes dádivas. Existía, por otra parte, una fuerte rivalidad con el sultanato bahmaní por el control sobre el valle del río Krishna-Tungabhadra, el cual cambiaba de dominio en función al poderío militar del momento. Las asociaciones de mercaderes lograron bajo este imperio un gran auge, al punto que lograron mayor poder que los terratenientes y los brahmanes en la corte. El comercio pasó eventualmente a manos de extranjeros, en donde árabes y portugueses competían para controlar los puertos occidentales. En 1510 Goa pasó a ser colonia portuguesa.

La ciudad de Vijayanagara contenía numerosos templos con ricos ornamentos y diversos altares para los dioses. Entre los más conocidos está el templo dedicado a Virupaksha, una de las manifestaciones de Shiva, el principal dios de los regentes de Vijayanagara. Los templos fueron un núcleo de diversas actividades culturales e intelectuales, si bien estas actividades estaban basadas más en las tradiciones locales que en la realidad política del momento. No había, sin embargo, intercambio cultural con los musulmanes, por cuanto estos eran considerados como impuros y por tanto excluidos de entrar en los templos. Cuando los regentes de los cinco sultanatos del Decán se unieron y atacaron Vijayanagara en 1565, el imperio se derrumbó en la batalla de Talikot.

Potencias regionalesEditar

 
Sala combatiendo al león, emblema del Imperio Hoysala, antecesor político del Imperio de Vijayanagara.
 
Rang Ghar, pabellón deportivo real construido en Rongpur, la capital del Reino ahom, por el rey Pramatta Singha.

Durante dos y medio siglos, desde mediados del siglo XIII, la política en el norte de la India estuvo dominada por el Sultanato de Delhi, y en el sur de la India por el Imperio de Vijayanagara, el cual se originó como heredero político del Imperio Hoysala y el Imperio Pandya. Sin embargo, también hubo otras potencias regionales. La dinastía Reddy derrotó al Sultanato de Delhi y extendió su dominio desde Cuttack en el norte hasta Kanchi en el sur, y sería finalmente absorbida por el Imperio de Vijayanagara. Los reinos rashput fueron la fuerza dominante en el oeste y centro de la India. Su poder alcanzó su cúspide con Rana Sanga, en cuya época los ejércitos rashput obtuvieron constantes victorias contra los ejércitos del Sultanato de Delhi. En el sur, el Sultanato bahmaní fue el rival principal de Vijayanagara, para los que representó frecuentemente una dificultad. A principios del siglo XVI, Krishnadevaraya del Imperio de Vijayanagara derrotó al último reducto de poder del Sultanato bahmaní, después de lo cual éste colapsó y se dividió en los cinco pequeños sultanatos del Decán.

En el este, el Reino Gajapati fue una destacada potencia y estuvo asociado en gran medida con el crecimiento de la cultura y arquitectura regional. Con el rey Kapilendradeva, los Gajapati se convirtieron en un imperio que se extendía desde el río Ganges en el norte hasta el río Kaveri en el sur. En el noreste de la India, el Reino ahom fue una potencia durante seis siglos; liderados por Lachit Borphukan, los ahom derrotaron de manera decisiva al ejército mogol en la batalla de Saraighat durante los conflictos ahom-mogoles. Más al este estaba el Reino de Manipur, en donde se desarrolló un sofisticada cultura hindú de vishnaísmo gaudía.

Inicios de la Edad ModernaEditar

Imperio mogolEditar

 
El Taj Mahal, el monumento más famoso de la arquitectura mogola.
 
El imperio mogol en su máxima extensión, a principios de siglo XVIII.
 
Akbar II en el trono del pavo real.

En 1526, Babur, descendiente de Tamerlán y Gengis Kan y oriundo del centro de Asia, en lo que hoy es Uzbekistán, penetró por el paso Jáiber y estableció el Imperio mogol, que en su punto cúspide cubriría el territorio de los actuales Afganistán, Pakistán, India y Bangladés. El hijo de Babur, Humayún, fue derrotado por el guerrero afgano Sher Shah Suri en 1540 y obligado a retirarse a Kabul. Tras la muerte de Sher Sha, su hijo Islam Sha Suri y su general hindú Hemu Vikramaditya establecieron un gobierno secular en el norte de la India con capital en Delhi hasta 1556. Después de vencer en la batalla de Delhi, Akbar —nieto de Babur— derrotó a Hemu en la segunda batalla de Panipat el 6 de noviembre de 1556.

El emperador Akbar el Grande intentó establecer una buena relación con los hindúes. Akbar declaró el "Amari", o la prohibición de sacrificar animales en los días santos del jainismo y redujo la yizia (impuesto para los no musulmanes). Los emperadores mogoles se casaron con la realeza local, se aliaron con los marajás e intentaron fusionar su cultura turco-persa con los antiguos estilos indios, con lo que crearon una cultura indo-persa y una arquitectura indo-sarracena. Akbar se casó con una princesa rashput, Mariam-uz-Zamani, y tuvieron un hijo, Jahangir, parte mogol y parte rashput, como los serías los futuros emperadores mogoles. Jahangir siguió más o menos la política de su padre. La dinastía mogola gobernaba la mayor parte del subcontinente indio hacia 1600. El reinado de Shah Jahan fue la era dorada de la arquitectura mogola: erigió varios monumentos de gran tamaño, como el Taj Mahal de Agra, el fuerte rojo y la mezquita del Viernes de Delhi, y el fuerte de Lahore.

La era mogola se considera como la "última era dorada de la India". El Imperio mogol fue el segundo mayor imperio que haya existido en el subcontinente indio, y superó a China como la mayor potencia económica mundial al controlar 24.4% de la economía mundial, al mismo tiempo que representaba 25% de la producción industrial mundial. El crecimiento del PIB aumentó durante el Imperio mogol, cuando la India tuvo una tasa de crecimiento más rápida que durante los 1,500 años anteriores a la era mogola. La población de la India también aumentó de 60% a 253% entre 1500 y 1700, el mayor crecimiento del que se tenga noticia en la historia de la India antes de la era mogola. El crecimiento económico y demográfico fue estimulado por las reformas agrarias, que intensificaron la producción agrícola, una economía protoindustrial que comenzó a moverse hacia la fabricación industrial y un grado relativamente alto de urbanización para su época.

El Imperio mogol alcanzó el punto máximo de su expansión territorial durante el reinado de Aurangzeb, y con él también inició su declive debido al resurgimiento militar maratha liderado por Shivaji. Aurangzeb es considerado como el rey más controvertido de la India. Fue menos tolerante que sus predecesores, reintrodujo el impuesto de la yizia y destruyó verios templos históricos, pero también construyó más templos hindués de los que destruyó; empleó muchos más hindúes en su burocracia imperial que sus predecesores y se opuso a la intolerancia religiosa de los musulmanes suníes hacia los hindúes y los musulmanes chiíes. Sin embargo, con frecuencia se le culpa de haber erosionado la tradición sincrética y tolerante de sus antecesores, así como del incremento en la brutalidad y centralización, lo cual pudo haber tenido un rol importante en la caída de la dinastía mogola después de Aurangzeb.

El imperio empezó a declinar a partir de entonces. Los mogoles sufrieron fuertes golpes debido a las invasiones de marathas y afganos. Durante la decadencia del Imperio mogol, surgieron varios estados más pequeños para llenar el vacío de poder y estos mismos fueron factores que contribuyeron a la decadencia. En 1737, el general Bajirao del Imperio maratha invadió y saqueó Delhi y posteriormente derrotó al general mogol Amir Kan Umrao. Ese mismo año, el comandante en jefe del ejército mogol, Nizam-ul-mulk, fue derrotado en Bhopal por el ejército maratha. En 1739, Nader Shah, emperador de Irán, derrotó a los mogoles en la batalla de Karnal. Después de esta victoria, Nader capturó y saqueó Delhi y se llevó muchos tesoros, incluido el trono del pavo real. En 1757, la dinastía mogola quedó reducida a gobernantes títere. Sus últimos miembros fueron derrotados finalmente durante la rebelión india de 1857 y los restos del imperio fueron anexados formalmente por los británicos al tiempo que la Ley de gobierno de la India de 1858 permitía a la Corona Británica asumir el control directo de la India en la forma del nuevo Raj Británico.

Imperio marathaEditar

 
Extensión de la Confederación maratha en 1760.

Los jefes tribales de Maratha estaban al servicio de los sultanes de Bijapur al oeste del Decán en la época en que estaban asediados por los mogoles. Shivaji Bhonsle (1627-1680), un feroz combatiente reconocido como el «padre de la nación maratha» aprovechó este conflicto y estableció su principado cerca de Pune, que posteriormente se convertiría en la capital de Maratha. Adoptando tácticas guerrilleras, atacaba las caravanas para incrementar su poder en dinero, armas y caballos. Shivaji atacó con éxito a enclaves mogoles, incluyendo el puerto de Surat. En 1674 asumió el título de «Señor del Universo» en una pomposa coronación, la cual señaló su determinación de retar al poderío mogol, así como restablecer el reino hinduista en Majarashtra, de donde era originario. Aurangzeb peleó tenazmente a los sucesores de Shivaji entre 1681 y 1705, pero eventualmente retrocedió al norte de la India cuando sus finanzas comenzaron a verse afectadas por esta lucha y los miles de muertos ocasionados por la guerra y otras calamidades. En 1717 un emisario mogol firmó un tratado con los Marathas otorgándoles el dominio sobre el Decán a cambio del reconocimiento del reino Mogol y la remisión de ciertos impuestos anuales. Sin embargo, prontamente los Marathas capturaron Malwa, Orissa y Bangala del dominio Mogol. El sur de la India también cayó bajo el poder de los Marathas.[157]​ El reconocimiento de su poder político finalmente ocurrió cuando el emperador mogol les invitó a que actuaran como auxiliares de los asuntos internos del imperio, así como solicitó su ayuda para sacar a los afganos de Panyab.

Los Maratha a pesar de su poderío militar no parecían demostrar una buena administración de la nación, ni para introducir cambios socioeconómicos necesarios. Una de sus características fue la conquista de nuevos territorios lo que en ocasiones les enfrentó a los campesinos de los territorios conquistados. Los Marathas mantuvieron varias guerras con las fuerzas coloniales británicas (ver Primera Guerra Anglo-Maratha).[157]​ Paulatinamente comenzó a debilitarse su poderío y fueron derrotados por los afganos en la sangrienta batalla de Panipat en 1761. Esto dio origen a una división del reino en cinco Estados independientes. El último Peshwa, Baji Rao II, fue derrotado por las tropas británicas en la Tercera guerra anglo-maratha, pero la memoria de Shivaji dejó las heridas abiertas, y a finales del siglo XIX, una ola de revoluciones sociopolíticas provocaron la transformación completa del Estado y la República de la India.

Imperio sijEditar

 
Templo dorado de Amritsar, el lugar de veneración más importante para los sijes.

La derrota de los maratha a manos de los afganos aceleró la separación de Panyab de Delhi y ayudó en crear el reino sij en el noroeste de la India. El movimiento sij se originó en el siglo II d. C., pero no tuvo mayor relevancia sino en los siglos XV y XVI, cuando las enseñanzas de los gurús sijes atrajeron a los campesinos de las regiones del norte. Siendo perseguidos por los mogoles, los sijes, bajo el mando del Gurú Gobin Singh formaron lo que se dominó el jalsa o Ejército de los Puros. El jalsa se rebeló contra la represión económica y política de los mogoles en Panyab al final del reinado de Aurangzeb. Con tácticas de guerrillas, aprovecharon la inestabilidad política creada por las guerras de los mogoles con los afganos y persas, enriqueciéndose y expandiendo su control territorial. En 1770, la hegemonía sij se extendía desde el río Indo (en el Oeste) hasta el río Iamuna (en el Este) y desde Multan en el sur hasta Jammu en el norte. Pero los sijes, al igual que los majarathas, eran un conglomerado desunido de doce reinos que confrontaban continuas luchas internas. Fue Ranjit Singh (1780-1839) quien promovió la unidad de los sijes y la convivencia con los hinduistas y musulmanes. Ranjit Singh empleó oficiales europeos e introdujo una estricta disciplina militar que le permitió expandir su territorio a partes de Afganistán, Cachemira y Ladaj.

Otros reinosEditar

 
Palacio de Mysore, residencia de la dinastía Wadiyar, gobernantes del reino de Mysore.
 
Palacio Umaid Bhawan, en Rajastán, una de las residencias privadas más grandes del mundo. Fue construido por el marajá Umaid Singh, gobernante de Jodhpur.

Hubo varios otros reinos que gobernaron partes de la India antes de la ocupación británica. Sin embargo, la mayoría de ellos estaban obligados a pagar tributo a los marathas. El gobierno de la dinastía Wodeyar, que estableció el reino de Mysore en el sur de la India hacia 1400, fue interrumpido por Hyder Ali y su hijo Tipu Sultan en la segunda mitad del siglo XVIII. Bajo el reinado de éstos, Mysore libró una serie de guerras contra las fuerzas combinadas de británicos y marathas, pero principalmente contra los británicos; Mysore recibió cierta ayuda o promesas de ayuda de los franceses.

Los nabab de Bengala se convirtieron en los gobernantes de facto de Bengala después de la decadencia del Imperio mogol. Sin embargo, su gobierno fue interrumpido por los marathas, quienes lanzaron seis expediciones a Bengala de 1741 a 1748. Como resultado, Bengala se convirtió en un estado tributario de los marathas.

Hyderabad fue fundada por la dinastía Qutb Shahi de Golconda en 1591. Después de un breve gobierno mogol, Asif Jah, un oficial mogol, tomó el control de Hyderabad y se nombró a sí mismo nizam de Hyderabad en 1724. Hyderabad fue gobernado por un nizam hereditario de 1724 a 1948. Tanto el reino de Mysore como el estado de Hyderabad se convirtieron en estados principescos de la India Británica en 1799 y 1798, respectivamente.

Durante el siglo XVIII la totalidad de la región de Rajputana estuvo virtualmente sometida por los marathas. La segunda guerra anglo-maratha distrajo a los marathas entre 1807 y 1809, pero después de ella su dominio sobre Rajputana continuó. En 1817 los británicos entraron en guerra contra los pindaris, saqueadores provenientes de territorio maratha; la guerra pronto derivaría en la tercera guerra anglo-maratha, y el gobierno británico ofreció su protección a los gobernantes rashput contra los pindaris y los marathas. A finales de 1818 se firmaron tratados similares entre otros estados rashput y el Reino Unido. El gobernante maratha de Gwalior entregó el distrito de Ajmer-Merwara a los británicos y la influencia maratha en el Rajastán llegó a su fin. La mayoría de los príncipes rashput permanecieron leales al Reino Unido en la rebelión de 1857 y hubo pocos cambios en Rajputana hasta la independencia de la India en 1947. La Agencia de Rajputana incluía más de 20 estados principescos, de entre los cuales los más importantes eran el estado de Udaipur, el estado de Jaipur, el estado de Bikaner y el estado de Jodhpur.

Después de la primera guerra anglo-sij en 1846, bajo los términos del tratado de Amritsar, el gobierno británico vendió Cachemira al marajá Gulab Singh, con lo que se creó el estado principesco de Jammu y Cachemira, el segundo mayor estado principesco de la India Británica, gobernado por la dinastía Dogra.

Tras la caída del Imperio de Vijayanagara surgieron estados palaiyakkarar en el sur de la India que lograron resistir a invasiones y florecieron hasta la llegada de los británicos. En el siglo XVIII, el reino de Nepal fue formado por gobernantes rashput.

Exploración y colonización europeaEditar

 
Iglesia de Bom Jesus en Goa. La ciudad de Goa fue la base del colonialismo portugués en el Índico durante 450 años.
 
Eustaquio de Lannoy, de la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales, se rinde ante el marajá de Travancore tras la batalla de Colachel.

La búsqueda en el siglo XIV de la riqueza y el poder atrajo a los europeos a las costas de la India. En 1498, Vasco de Gama, el navegante portugués llegó a Calicut (actualmente Kozhikode, Kerala) en la costa occidental. En la búsqueda de especias y conversos al cristianismo, los portugueses retaron la supremacía árabe en el Mar de Arabia y en el golfo Pérsico.

En 1510 los portugueses se apoderaron de Goa, ciudad que se convirtió en el centro de su poder comercial y político en la India y que controlaron por cerca de cuatro siglos y medio. Incluyendo además los 60 años de unificación de Portugal a España, tras establecerse la Unión Ibérica (1580-1640).

La competencia entre las naciones europeas ocasionó la fundación de compañías de comercio en Inglaterra (la East India Company, fundada en 1600) y en los Países Bajos (la Verenigde Oos-Indische Compagnie ―Compañía Unida del Este de India― fundada en 1602). Estas compañías tenían como misión capturar el comercio de las especias, rompiendo el monopolio portugués en Asia. Si bien los holandeses, con mayor capital y soporte de su gobierno, se adelantaron y eventualmente excluyeron a los británicos del comercio de las especias en las Indias Orientales, principalmente en lo que es hoy Indonesia, ambas compañías establecieron su presencia a lo largo de la costa de India. Ya en 1609 los holandeses usaron varios puertos en la Costa Coromandel al sur de India, especialmente Pulicat, a 20 km al norte de Madrás, en donde comerciaron con esclavos para sus plantaciones en Indonesia y con algodón para sus fábricas de telas.

Los británicos llegaron más tarde y fue en 1639 que se establecieron en Madrás. Los regentes indios de la época vieron con beneplácito la llegada de los holandeses y británicos con la esperanza de enfrentarlos a los portugueses. En 1619, YahanGuir les dio permiso para comerciar en su territorio de Surat (en Guyarat) en la costa occidental y Hughli (en Bengala) en la costa oriental. Estos y otros lugares en la península, se convirtieron en centros de comercio de especias, algodón, azúcar, pimienta e índigo.

Los agentes de las compañías británicas se familiarizaron con las costumbres y lenguas indias, incluyendo el persa (que era el idioma oficial bajo el reino de los mogoles). En diversas formas los agentes británicos en aquella época vivían como los indios, mezclándose en matrimonio y muchos de ellos nunca regresaron a su país de origen. El conocimiento que adquirieron los británicos sobre India y los acuerdos que llegaron con los comerciantes indios le dio a los británicos una ventaja competitiva sobre otros europeos. Los franceses, por su parte, incursionaron en la India en 1664 fundando la Compagnie des Indes Orientales, fundando un enclave en Pondicherry en la Costa Coromandel.

En 1717 el emperador mogol Farrukh-Siyar le dio a los británicos permiso para establecerse en treinta y ocho pueblos cerca de Calcuta, reconociendo la importancia de mantener continuidad en el comercio de la región de Bengala. Al igual que los holandeses y franceses, los británicos pagaban con plata y cobre, favoreciendo las arcas de los mogoles e incrementando el empleo de los artesanos y comerciantes locales. Los poblados fortificados de los británicos les dio poderes extraterritoriales, lo cual les permitía administrar sus leyes criminales y civiles y ofrecer numerosas oportunidades de empleo, así como asilo, a extranjeros e indios. Las fábricas británicas competían favorablemente con sus rivales en tamaño y la población bajo la influencia británica comenzó a aumentar. Las poblaciones originalmente pesqueras de Madrás y Calcuta, así como Bombay cayeron bajo la administración británica. Sus factorías y los lugares adyacentes conocidos como Pueblos Blancos, representaban la preeminencia de los británicos en términos de poder político, social y cultural. Los indios que trabajaban para los británicos vivían en los denominados Pueblos Negros, a varios kilómetros de las factorías.

La compañía británica comenzó a utilizar a los denominados cipayos, los cuales eran soldados entrenados por europeos, pero dirigidos por indios, para proteger su comercio y para resolver disputas de poder entre los jefes locales. La confrontación entre los franceses y los británicos surgió por primera vez en el sur de la India, en donde se enfrentaron tropas dirigidas por Francois Dupleix y Robert Clive. Ambos bandos quería colocar su candidato como «nawab» o regidor de Arcot, en la zona alrededor de Madrás. En la lucha que se extendió entre 1744 y 1763, los británicos obtuvieron las mayores ventajas después de un tratado de paz firmado en París y finalmente colocaron a su regente. Los franceses y británicos también respaldaron diferentes facciones en su lucha por la sucesión en el virreinato Mogol de Bengala, siendo Clive quien ganó esta lucha interviniendo exitosamente al derrocar al Nawab Siraj-Ud-Daula en la batalla de Palashi (a unos 150 km al norte de Calcuta) en 1757. Clive aprovechó astutamente una serie de intereses locales en contra del nawab local incluyendo soldados descontentos y terratenientes y comerciantes que estaban sacando provecho a su relación con los británicos.

Posteriormente Clive venció a las fuerzas mogoles en Buxar, al oeste de Patna en Bihar en 1765 y el emperador Sha Alam confirió a los británicos los derechos administrativos sobre la región de Bengala, Bihar y Orissa, una región con 25 millones de habitantes. Esta concesión estableció de hecho a la compañía británica como el poder soberano sobre la región. Clive fue el primer gobernador de Bengala.

El Raj BritánicoEditar

Es cierto que, en el siglo XVII, Londres reanudó la adquisición de territorios extranjeros suspendida desde la terminación desastrosa de la Guerra de los Cien Años. Pero el "espíritu" de estas conquistas era todavía fundamentalmente el de una época prenacional. Nada confirma esto de manera más asombrosa que el hecho de que la "India" solo se hiciera "británica" veinte años después del ascenso de Victoria al trono. En otras palabras, hasta después del Motín de 1857, la "India" estuvo gobernada por una empresa comercial, no por un estado, y menos por una nación-estado. Pero el cambio se estaba gestando. Cuando debió renovarse la carta constitutiva de la Compañía Británica de las Indias Orientales en 1813, el Parlamento ordenó la asignación de 100.000 rupias anuales para promover la educación local, tanto "oriental" como "occidental". En 1823 se creó en Bengala un Comité de Instrucción Pública, y en 1834, Thomas Babington Macaulay fue designado presidente de este comité, quién declaró que "un solo librero de una buena biblioteca europea vale lo que toda la literatura nativa de la India y Arabia". Macaulay publicó al año siguiente de su designación como presidente del Comité de Instrucción Pública su famosa "Minute on Education", logrando que sus recomendaciones se aplicaran de inmediato. Se introdujo un sistema educativo completamente británico que, en palabras de Macaulay, "crearía una clase de personas, de sangre y color indios, pero de gustos, opiniones, moral e intelecto británicos". En 1836 Macaulay escribió: "Ningún hinduista que haya recibido una educación británica se apegará con sinceridad a su religión. Creo firmemente, y siempre he creído, que si se siguen nuestros planes educativos, dentro de treinta años entre las clases respetables de Bengala no habrá un solo idólatra".

La colonización decisiva de los británicos en India comienza a partir de la batalla de Plassey en 1757 después de derrotar al Nawab Siraj Ud Daulah, lo cual les permitió ocupar la región de Bengala. Esta región se constituyó en un protectorado bajo la administración de la Compañía. Desde este estado los británicos expandieron su influencia hacia otras regiones de la India al punto que en 1850 tenían bajo su dominio la mayor parte del subcontinente indio. En 1857 la rebelión de los cipayos —soldados indios al servicio de los británicos— en el norte y centro de la India y su posterior derrota, causó que el Parlamento británico transfiriera el poder político y administrativo de la Compañía a la Corona, siendo ésta la administradora directa de las colonias británicas en aquella región hasta su independencia.

El movimiento independentistaEditar

Al final del siglo XIX la India, en aquel entonces una colonia británica, dio los primeros pasos hacia la independencia con la designación de consejeros nativos al Virrey de la India y la creación de los concejos provinciales cuyos miembros eran indios. En 1920, el líder indio Mahatma Gandhi (también conocido como Majatma [o ‘alma grande’]) transformó el partido del Congreso Nacional Indio en un movimiento de masas en protesta contra la dominación británica.

El movimiento logró su objetivo a través de acciones parlamentarias, resistencia no violenta y desobediencia civil.

Durante este tiempo también ocurrió la emigración de 12 millones de indios y pakistaníes que se desplazaron a la India o a Pakistán. Solo superada en magnitud por el desplazamiento del pueblo soviético a causa de la invasión nazi a la Unión Soviética, durante la Segunda Guerra Mundial.

Después de la Segunda Guerra MundialEditar

Después de la independencia y la partición de la India en la República de la India y Pakistán, por seis semanas, en agosto y septiembre de 1947, los hinduistas, sijes y musulmanes lucharon entre ellos en una encarnizada pelea que dejó más de 200 000 muertos.

Desde su independencia la India ha intervenido en cuatro guerras contra Pakistán y una contra China. También detonó una bomba nuclear en 1974 y fue declarada como nación nuclear en 1998.

La primera guerra contra Pakistán comenzó en 1947 por el control de Cachemira, al igual que la de 1965. En 1971, la India acogió a refugiados de Pakistán del Este y ayudó a las fuerzas rebeldes de esa región en su lucha por la independencia de la nación que se conoce hoy en día como Bangladés. En 1971, durante la fase final de esa guerra la India intervino directamente en la contienda, lo que originó la derrota de Pakistán y la independencia de Bangladés. En 1962 la India también se enfrentó militarmente a China por problemas fronterizos.

Comenzando con una economía inspirada en ideas socialistas después de la salida de los británicos, la India fue progresando lentamente. Fueron las reformas económicas adoptadas a principios de los años noventa las que impulsaron a la India a un crecimiento económico más agresivo. Actualmente la India se considera como una nación emergente con un gran potencial de desarrollo.

De hecho en términos de PNB es actualmente la décima potencia más grande del mundo. Los economistas predicen que, al ritmo actual de crecimiento, hacia el año 2020 India se convertirá en el país más poblado de la Tierra, y en el 2050 en la tercer mayor economía del mundo.

ReferenciasEditar

  1. Bongard-Levin, G. (1979): A history of India (pág. 11). Moscú (Rusia): Progress Publishers, 1979.
  2. G.S Mudur (21 de marzo de 2005). «Still a mystery». KnowHow (The Telegraph). Consultado el 7 de mayo de 2007. 
  3. «The Hathnora Skull Fossil from Madhya Pradesh, India». Geological Survey of India. 20 de septiembre de 2005. Archivado desde el original el 19 de junio de 2007. Consultado el 7 de mayo de 2007. 
  4. «Edakkal Caves; Places Around in Wayanad». globalvisiontours.com. Consultado el 6 de enero de 2017. 
  5. Protecting megaliths to keep history alive The Hindu daily
  6. «Archaeologists rock solid behind Edakkal Cave». The Hindu (Madrás, India). 28 de octubre de 2007. 
  7. «Edakkal Caves». Wayanad.nic. Archivado desde el original el 29 de mayo de 2006. Consultado el 7 de abril de 2007. 
  8. Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas coppa
  9. C. Jarrige; J. Jarrige, J.-F.; Meadow, R. H.; Quivron, G. (1995). Mehrgarh Field Reports 1975 to 1985 – from the Neolithic to the Indus Civilisation. Dept. of Culture and Tourism, Govt. of Sindh, and the Ministry of Foreign Affairs, France. 
  10. Khandekar, Nivedita (4 de noviembre de 2012). «Indus Valley 2,000 years older than thought». Hindustan Times. Archivado desde el original el 24 de octubre de 2014. Consultado el 12 de julio de 2013. 
  11. Bongard-Levin, 1979, p. 51.
  12. Lynn MacKenzie (1995). Non-Western Art: A Brief Guide. Prentice Hall. p. 151. 
  13. Romila Thapar, A History of India: Part 1, pp. 29–30.
  14. a b U. Singh (2009). A History of Ancient and Mediaeval India: From the Stone Age to the 12th Century. Delhi: Longman. p. 255. ISBN 978-81-317-1677-9. 
  15. B. Stein (27 de abril de 2010). D. Arnold, ed. A History of India (2a. edición). Oxford: Wiley-Blackwell. p. 47. ISBN 978-1-4051-9509-6. 
  16. H. Kulke; D. Rothermund (1 de agosto de 2004). A History of India. 4a. Routledge. p. 31. ISBN 978-0-415-32920-0. 
  17. K. C. Singhal; Roshan Gupta. The Ancient History of India, Vedic Period: A New Interpretation. Atlantic Publishers and Distributors. pp. 150-151. ISBN 81-269-0286-8. 
  18. Terence P. Day (1982). The Conception of Punishment in Early Indian Literature. Ontario, Canadá: Wilfrid Laurier University Press. pp. 42-45. ISBN 0-919812-15-5. 
  19. William Duiker; Jackson Spielvogel (2012). World History. Cengage learning. p. 90. 
  20. James M. Nelson. Psychology, Religion, and Spirituality. Springer. p. 77. 
  21. Gavin D. Flood (1996). An Introduction to Hinduism. Cambridge University Press. p. 37. ISBN 978-0-521-43878-0. 
  22. «India: The Late 2nd Millennium and the Reemergence of Urbanism». Encyclopædia Britannica. Consultado el 12 de mayo de 2007. 
  23. a b Reddy, 2003, p. A11.
  24. a b Michael Witzel (1989), Tracing the Vedic dialects in Dialectes dans les litteratures Indo-Aryennes ed. Caillat, Paris, 97–265.
  25. Samuel, 2010, p. 48–51, 61–93.
  26. Kulke & Rothermund 2004, pp. 41–43.
  27. Singh, 2009, p. 200.
  28. Witzel, Michael (2000). "The Languages of Harappa". In Kenoyer, J.. Proceedings of the conference on the Indus civilization.
  29. Schmidt, H.P. Notes on Rgveda 7.18.5–10. Indica. Organ of the Heras Institute, Bombay. Vol.17, 1980, 41–47.
  30. a b c «Hinduism: Other sources: the process of 'Sanskritization'». Encyclopædia Britannica. 2015. 
  31. Charles Rockwell Lanman (1912). A Sanskrit reader: with vocabulary and notes. Boston, EE.UU.: Ginn & Co. «... jána, m. creature; man; person; in plural, and collectively in singular, folks; a people or race or tribe ... cf. γένος, Lat. genus, Eng. kin, 'race' ...». 
  32. Stephen Potter, Laurens Christopher Sargent (1974). Pedigree: the origins of words from nature. Taplinger. «... *gen-, found in Skt. jana, 'a man', and Gk. genos and L. genus, 'a race' ...». 
  33. Abhijit Basu (2013). Marvels and Mysteries of the Mahabharata. Leadstart Publishing Pvt Ltd. p. 153. 
  34. M. Witzel, Early Sanskritization. Origins and development of the Kuru State. B. Kölver (ed.), Recht, Staat und Verwaltung im klassischen Indien. The state, the Law, and Administration in Classical India. München : R. Oldenbourg 1997, 27–52 = Electronic Journal of Vedic Studies, vol. 1,4, December 1995, [1]
  35. a b c Witzel 1995
  36. Witzel, 1995.
  37. Samuel, 2010, p. 45–51.
  38. Valmiki (marzo de 1990). Goldman, Robert P, ed. The Ramayana of Valmiki: An Epic of Ancient India, Volume 1: Balakanda. Ramayana of Valmiki. Princeton, New Jersey: Princeton University Press. p. 23. ISBN 0-691-01485-X. 
  39. Romila Thapar, A History of India Part 1, p. 31.
  40. a b Singh, 2009, p. 18–21.
  41. J. L. Brockington (1998). The Sanskrit epics, Part 2. Volumen 12. BRILL. p. 21. ISBN 90-04-10260-4. 
  42. Gupta y Ramachandran, 1976, p. 246
  43. Balmiki Prasad Singh. India's Culture: The State, the Arts, and Beyond. Oxford University. p. 44. 
  44. a b Samuel, 2010.
  45. a b Samuel, 2010, p. 48–51.
  46. «The beginning of the historical period, c. 500–150 bce». Encyclopædia Britannica. 2015. 
  47. Samuel, 2010, p. 42–48.
  48. Samuel, 2010, p. 61.
  49. Samuel, 2010, p. 49.
  50. a b Reddy, 2003, p. A107.
  51. Juan Mascaró (1965). The Upanishads. Penguin Books. pp. 7-. ISBN 978-0-14-044163-5. 
  52. a b Gavin D. Flood (1996). An Introduction to Hinduism. Cambridge University Press. p. 82. ISBN 978-0-521-43878-0. 
  53. Patrick Olivelle (2008). Upaniṣads. Oxford University Press. pp. xxiv-xxix. ISBN 978-0-19-954025-9. 
  54. J. Gordon Melton; Martin Baumann (2010). Religions of the World, Second Edition: A Comprehensive Encyclopedia of Beliefs and Practices. ABC-CLIO. p. 1324. ISBN 978-1-59884-204-3. 
  55. T. M. P Mahadevan (1956). Sarvepalli Radhakrishnan, ed. History of Philosophy Eastern and Western. George Allen & Unwin Ltd. p. 57. 
  56. Flood, Gavin. Olivelle, Patrick. 2003. The Blackwell Companion to Hinduism. Malden: Blackwell. pp. 273–4. "The second half of the first millennium BC was the period that created many of the ideological and institutional elements that characterize later Indian religions. The renouncer tradition played a central role during this formative period of Indian religious history. ... Some of the fundamental values and beliefs that we generally associate with Indian religions in general and Hinduism in particular were in part the creation of the renouncer tradition. These include the two pillars of Indian theologies: samsara – the belief that life in this world is one of suffering and subject to repeated deaths and births (rebirth); moksa/nirvana – the goal of human existence....."
  57. Laumakis, Stephen. An Introduction to Buddhist philosophy. 2008. p. 4
  58. Mary Pat Fisher (1997) In: Living Religions: An Encyclopedia of the World's Faiths I.B.Tauris : London ISBN 1-86064-148-2Jainism's major teacher is the Mahavira, a contemporary of the Buddha, and who died approximately 526 BC. Page 114
  59. Doniger, 1999, p. 549.
  60. Mary Pat Fisher (1997) In: Living Religions: An Encyclopedia of the World's Faiths I.B.Tauris : London ISBN 1-86064-148-2 "The extreme antiquity of Jainism as a non-vedic, indigenous Indian religion is well documented. Ancient Hindu and Buddhist scriptures refer to Jainism as an existing tradition which began long before Mahavira." Page 115
  61. Ramesh Chandra Majumdar (1977). Ancient India. Motilal Banarsidass Publishers. ISBN 81-208-0436-8. 
  62. «Magadha Empire». 
  63. «Lumbini Development Trust: Restoring the Lumbini Garden». lumbinitrust.org. Consultado el 6 de enero de 2017. 
  64. Romila Thapar. A History of India: Part 1. p. 58. 
  65. Department of Ancient Near Eastern Art (October 2004). «The Achaemenid Persian Empire (550–330 B.C.)». New York: The Metropolitan Museum of Art. Consultado el 19 de mayo2007. 
  66. Romila Thapar, A History of India, p. 59.
  67. Carl Roebuck, The World of Ancient Times (Charles Scribner's Sons Publishing: New York, 1966) p. 357.
  68. J. F. C. Fuller (3 de febrero de 2004). «Alexander's Great Battles». The Generalship of Alexander the Great (reimpresión edición). Nueva York: Da Capo Press. pp. 188-199. ISBN 0-306-81330-0. 
  69. Romila Thapar. A History of India: Volume 1. p. 70. 
  70. a b Thapar, 2003, p. 178–180.
  71. Thapar, 2003, p. 204–206.
  72. Romila Thapar. A History of India: Volume 1. p. 78. 
  73. Bongard-Levin, 1979, p. 91.
  74. Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas Menon_R.V.G_p.15
  75. Sen, 1999, pp. 204–205.
  76. Ensayos sobre el renacimiento indio de Raj Kumar p.260
  77. a b Abraham Eraly, The First Spring: The Golden Age of India, p. 655
  78. Angus Maddison. «The World Economy (GDP): Historical Statistics» (en inglés). World Economy. Consultado el 21 de mayo de 2013. 
  79. Angus Maddison (2006). The World Economy – Volume 1: A Millennial Perspective and Volume 2: Historical Statistics. OECD Publishing, Organisation for Economic Co-operation and Development. p. 656. ISBN 978-92-64-02262-1. 
  80. Donald Stadtner (1975). «A Śuṅga Capital from Vidiśā». Artibus Asiae 37 (1/2): 101-104. ISSN 0004-3648. JSTOR 3250214. 
  81. Estrabón (1924). William Heinemann, ed. Geographica. Londres: H. L. Jones. pp. Ch. XI. ISBN 978-0-674-99055-5. Consultado el 22 de noviembre de 2007. 
  82. The Milinda-questions. Traducción al inglés de T. W. Rhys Davids. Londres: Routledge. 2000. ISBN 978-0-415-24475-6. Consultado el 22 de noviembre de 2007. 
  83. B.V. Rao (2005). World history from early times to A D 2000. p. 97. 
  84. Daniélou, (2003), p. 136.
  85. Ramesh Chandra Majumdar (2005). Ancient India. p. 234. 
  86. «Parthian Pair of Earrings». Nueva York: Marymount School. Archivado desde el original el 16 de octubre de 2007. Consultado el 22 de noviembre de 2007. 
  87. Donkin (2003), p. 63 69
  88. The Medical times and gazette, Volume 1. Londres: John Churchill. 1867. p. 506. Consultado el 19 de febrero de 2011. (Original de la Universidad de Michigan)
  89. Donkin (2003), p. 63
  90. Fage (1975), p. 164
  91. «Strabo's Geography Book II Chapter 3» (en inglés). 
  92. UNESCO. «Greatest emporium in the world» (en inglés). 
  93. For more on the establishment of direct sailing routes from Egypt to India, ancient knowledge of the monsoon winds, and details about Eudoxus and Hippalus, see: Hourani, George F. (1995). Arab Seafaring in the Indian Ocean in Ancient and Early Medieval Times. Princeton University Press. pp. 24-26. ISBN 0-691-00032-8. ; online at Google Books
  94. «Zhang Qian». Encyclopædia Britannica. 2015. 
  95. «Yuezhi». Encyclopædia Britannica. 2015. 
  96. http://www.kushan.org/general/other/part1.htm and Si-Yu-Ki, Buddhist Records of the Western World, (Tr. Samuel Beal: Travels of Fa-Hian, The Mission of Sung-Yun and Hwei-S?ng, Books 1–5), Kegan Paul, Trench, Trubner & Co. Ltd. London. 1906 and Hill (2009), pp. 29, 318–350
  97. Grégoire Frumkin (1970). Archaeology in Soviet Central Asia. Brill Archive. pp. 51-. GGKEY:4NPLATFACBB. 
  98. Rafi U. Samad (2011). The Grandeur of Gandhara: The Ancient Buddhist Civilization of the Swat, Peshawar, Kabul and Indus Valleys. Algora Publishing. pp. 93-. ISBN 978-0-87586-859-2. 
  99. Oxford History of India – Vincent Smith
  100. «The History of Pakistan: The Kushans». kushan.org. Consultado el 6 de enero de 2017. 
  101. Si-Yu-Ki, Buddhist Records of the Western World, (Tr. Samuel Beal: Travels of Fa-Hian, The Mission of Sung-Yun and Hwei-S?ng, Books 1–5), Kegan Paul, Trench, Trubner & Co. Ltd. London. 1906
  102. «Gupta Dynasty – MSN Encarta». Archivado desde el original el 1 de noviembre de 2009. 
  103. «India – Historical Setting – The Classical Age – Gupta and Harsha». Historymedren.about.com. 2 de noviembre de 2009. Consultado el 16 de mayo de 2010. 
  104. «Gupta Dynasty, Golden Age Of India». Nupam.com. Archivado desde el original el 2 de agosto de 2009. Consultado el 16 de mayo de 2010. 
  105. «The Age of the Guptas and After». Washington State University. 6 de junio de 1999. Archivado desde el original el 6 de diciembre de 1998. Consultado el 16 de mayo de 2010. 
  106. Oystein Ore (1988). Number Theory and Its History. Courier Dover Publications. p. 19. ISBN 978-0-486-65620-5. 
  107. «Gupta dynasty (Indian dynasty)». Encyclopædia Britannica. Consultado el 16 de mayo de 2010. 
  108. «Gupta dynasty: empire in 4th century». Encyclopædia Britannica. Archivado desde el original el 30 de marzo de 2010. Consultado el 16 de mayo de 2010. 
  109. «The Story of India — Photo Gallery». PBS. Consultado el 16 de mayo de 2010. 
  110. Iaroslav Lebedynsky, "Les Nomades", p172.
  111. Early History of India, p 339, Dr V. A. Smith; Ver también Early Empire of Central Asia (1939), W. M. McGovern.
  112. Ancient India, 2003, p 650, Dr V. D. Mahajan; History and Culture of Indian People, The Age of Imperial Kanauj, p 50, Dr R. C. Majumdar, Dr A. D. Pusalkar.
  113. Madan Gopal (1990). K.S. Gautam, ed. India through the ages. Publication Division, Ministry of Information and Broadcasting, Gobierno de la India. p. 173. 
  114. Tej Ram Sharma, 1978, "Personal and geographical names in the Gupta inscriptions. (1.publ.)", página 254, Kamarupa consistía en los distritos occidentales del valle del Bramaputra lo que lo hacía el Estado más poderoso.
  115. Suresh Kant Sharma, Usha Sharma – 2005, "Discovery of North-East India: Geography, History, Culture, ... – Volumen 3", página 248, Davaka (Nowgong) and Kamarupa as separate and submissive friendly kingdoms.
  116. Parmeshwaranand Swami (2001). Encyclopaedic Dictionary of the Puranas. Nueva Delhi: Sarup and Sons. p. 941. ISBN 8176252263. 
  117. H.K. Barpujari, ed. (1990). The Comprehensive History of Assam (1a edición). Guwahati, India: Assam Publication Board. OCLC 499315420. 
  118. «Pallava script». SkyKnowledge.com. 30 de diciembre de 2010. 
  119. Nilakanta Sastri, pp 412–413
  120. Hall, John Whitney, ed. (2005) [1988]. «India». History of the World: Earliest Times to the Present Day. John Grayson Kirk. North Dighton, MA 02764, EE.UU.: World Publications Group. p. 246. ISBN 1-57215-421-7. 
  121. Hiuen Tsiang, Si-Yu-Ki, Buddhist Records of the Western World, (Traducción al inglés por Samuel Beal), Kegan Paul, Trench, Trubner & Co. Ltd. Londres. 1906, pp. 167–168.
  122. N. Jayapalan, History of India, p.134
  123. RN Kundra & SS Bawa, History of Ancient and Medieval India
  124. a b c Trudy Ring, Robert M. Salkin, Sharon La Boda, International Dictionary of Historic Places: Asia and Oceania, p. 507
  125. «Harsha». Encyclopædia Britannica. 2015. 
  126. «Sthanvishvara (historical region, India)». Encyclopædia Britannica. Consultado el 9 de agosto de 2014. 
  127. «Harsha (Indian emperor)». Encyclopædia Britannica. Consultado el 9 de agosto de 2014. 
  128. Romila, 2003, p. 334.
  129. a b c Satish Chandra (2009). History of Medieval India. Nueva Delhi: Orient Blackswan Private Limited. pp. 19-20. ISBN 978-81-250-3226-7. 
  130. Kamath (2001), p. 89
  131. "Mathematical Achievements of Pre-modern Indian Mathematicians", Putta Swamy T.K., 2012, capítulo=Mahavira, p. 231, Elsevier Publications, Londres, ISBN 978-0-12-397913-1
  132. Sen, 1999, p. 380.
  133. Sen, 1999, pp. 380–381.
  134. Daniélou, 2003, p. 170.
  135. William L. Hosch, The Britannica Guide to Algebra and Trigonometry, p. 105
  136. Epigraphia Indica, XXIV, p. 43, Dr N. G. Majumdar
  137. Nitish K. Sengupta (1 de enero de 2011). Land of Two Rivers: A History of Bengal from the Mahabharata to Mujib. Penguin Books India. pp. 43-45. ISBN 978-0-14-341678-4. 
  138. Biplab Dasgupta (1 de enero de 2005). European Trade and Colonial Conquest. Anthem Press. pp. 341-. ISBN 978-1-84331-029-7. 
  139. History of Buddhism in India, Traducción al inglés de A. Shiefner
  140. a b c d Satish Chandra (2009). History of Medieval India. Nueva Delhi: Orient Blackswan Private Limited. pp. 13-15. ISBN 978-81-250-3226-7. 
  141. a b Sen, 1999, p. 278.
  142. PN Chopra; BN Puri; MN Das et al., eds. (2003). A Comprehensive History Of Ancient India (3 Vol. Set). Sterling. pp. 200-202. ISBN 978-81-207-2503-4. 
  143. History of Ancient India: Earliest Times to 1000 A. D., de Radhey Shyam Chaurasia p.237
  144. Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas The_Dancing_Girl_p.129
  145. Kulke and Rothermund, p. 115
  146. Keay, p. 215
  147. «The Last Years of Cholas: The decline and fall of a dynasty». En.articlesgratuits.com. 22 de agosto de 2007. Consultado el 23 de septiembre de 2009. 
  148. K.A. Nilakanta Sastri, A History of South India, p 158
  149. Tansen Sen, Buddhism, Diplomacy, and Trade: The Realignment of Sino-Indian Relations, p. 229
  150. B.V. Rao, History of Asia, p. 297
  151. Suhas Chatterjee, Indian Civilization and Culture, p. 417
  152. a b Salma Ahmed Farooqui, A Comprehensive History of Medieval India, p. 24
  153. Sailendra Nath Sen, Ancient Indian History and Civilization, p. 403–405
  154. ʻAlī Jāvīd, World Heritage Monuments and Related Edifices in India, Band 1, p. 132–134
  155. E.P. Rice, History of Kannada Literature, p. 32
  156. Prabhakar Narayan Kawthekar, Bilhana, p. 29
  157. a b T.R. Raghavan, Admiral Kanhoji Angre (1669-1729), en K. K. N. Kurup, India's naval traditions: the role of Kunhali Marakkars, pág. 72 y siguientes.

Enlaces externosEditar