Historia de una escalera

Obra de teatro

Historia de una escalera es una obra de teatro (1947 y 1948) de Antonio Buero Vallejo, por la que recibió el Premio Lope de Vega. Se estrenó en el Teatro Español de Madrid el 14 de octubre de 1949. En ella se analiza la sociedad española, con todas sus mentiras, a través de la vecindad de una escalera. El tema principal de la obra es la frustración individual y el amor entre jóvenes. Nadie es feliz, todos son egoístas, se perpetúa la propia miseria por el egoísmo que desemboca en infelicidad.

Historia de una escalera
Autor Antonio Buero Vallejo
Género Drama
Actos 3 actos
Publicación
Idioma Español
Puesta en escena
Lugar de estreno Teatro Español (Madrid)
Fecha de estreno 14 de octubre de 1949
Libretista Antonio Buero Vallejo
Producción

ArgumentoEditar

Historia de una escalera transcurre en un viejo inmueble de vecinos de Madrid, hacia 1920. En ese edificio humilde, un grupo de personajes nos presentarán sus esperanzas y frustraciones, sus ilusiones o fantasías y sus pesares. Los personajes principales son Urbano y Fernando, dos jóvenes vecinos y, sin embargo, amigos. Pero mantienen una amistad frágil y llena de diferencias. El segundo tiene muchos "pájaros en la cabeza", pero es inconstante, vago, según otros. Atraído por Carmina, personaje joven y algo tímido, Fernando es capaz de cualquier cosa. Urbano, que también se siente atraído por ella, apuesta, en cambio, por el trabajo bien hecho, el esfuerzo constante y el amor sincero. A pesar de las bellas palabras de Fernando, Carmina acaba casándose con Urbano. Es el final del acto I y el comienzo del acto II. Han pasado unos 15 años y ahora la pareja de Carmina y Urbano tienen una hija llamada también Carmina. Una bella joven de 15 años que abre los ojos en el mismo bloque de vecinos.

Fernando se terminó casando con Elvira, otra chica del edificio, con la que tiene dos hijos, Manolín y Fernando. La amistad de Fernando padre y Urbano se rompe definitivamente cuando Carmina hija y Fernando hijo se enamoran, prometiéndose el mismo amor eterno que sus padres incumplieron al final del acto I.

EstiloEditar

El autor utiliza en sus acotaciones un lenguaje culto, pero completamente accesible a cualquier público. Por el contrario, los protagonistas tienen un lenguaje muy familiar, a veces tosco, vulgar. Los diálogos son muy fluidos y permiten desvelar los sentimientos y las características de cada personaje por su manera de expresarse.

RepresentacionesEditar

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar