Cueva de Spy

(Redirigido desde «Hombre de Spy»)

La cueva o gruta de Spy (en francés, Grotte de Spy; en valón, li Bètche al Rotche, 'Bec-aux-Roches', o 'Pico de las Rocas') es una cueva belga que se encuentra cerca de Spy en el municipio de Jemeppe-sur-Sambre, sobre el río Orneau, al sur de la ciudad de Onoz, en la provincia de Namur, Región Valona.[1]

Cueva o gruta de Spy
Spygrot.jpg
Vista de la entrada de la cueva
Localización geográfica
Continente Europa Central
Valle Río Orneau
Situación Cerca de la localidad de Spy
Localización administrativa
País(es) Flag of Belgium (civil).svg Bélgica
División(es) Flag of Wallonia.svg Región Valona
Subdivisión(es) Flag province namur.svg Provincia de Namur
Municipio(s) Jemeppe-sur-Sambre
Hallazgos
Restos no humanos Restos del «Hombre de Spy»
Condiciones de visita
Acceso Libre
Coordenadas 50°28′57″N 4°40′09″E / 50.4824, 4.6691Coordenadas: 50°28′57″N 4°40′09″E / 50.4824, 4.6691
Mapa(s) de localización
Cueva o gruta de Spy ubicada en Provincia de Namur
link=
Cueva o gruta de Spy
[editar datos en Wikidata]

La gruta se abre sobre un acantilado de 20 metros, de configuración muy abrupta, con un roquedo sólido en el que se abre una gran oquedad de 4 a 5 metros de alto por 6 a 11 metros de profundidad dividido en dos por un pilar masivo con chimeneas. A la izquierda, a media altura, hay una espectacular arcada. La gruta está situada en una propiedad privada, y el acceso se autoriza por el bosque comunal de Spy o por el camino vecinal que sigue el curso del Ornau. La escalada está prohibida.

Debido a su importancia paleontológica, ha sido clasificada como Patrimonio mayor de Valonia.

Índice

Descubrimientos paleontológicosEditar

 
Restos del Hombre de Spy.

Es uno de los yacimientos paleolíticos más importantes de Europa, y ha sido objeto de muchas excavaciones con la recuperación de muchos restos. En 1886 se hizo un descubrimiento que aún representa un episodio importante en la historia de la ciencia. Un equipo procedente de Lieja, consistente en un arqueólogo (Marcel de Puydt), un geólogo (Max Lohest) y un paleontólogo (Julien Fraipont) descubrieron fósiles de lo que se denominó el «Hombre de Spy», y que mostraron a la comunidad internacional como prueba de la existencia de un tipo más antiguo de humano que posteriormente se asoció a la especie Homo neanderthalensis. Al ser uno de los primeros hallazgos, tras el de Gibraltar y el de Neanderthal, fue de gran importancia histórica. El hallazgo consistió en tres esqueletos asociados estratigráficamente a industria musteriense. En otros niveles subyacentes se halló industria auriñaciense y gravetiense.Julien Fraipont publicó información sobre la cueva en una revista estadounidense.[2]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. https://web.archive.org/web/20070312122832/http://users.swing.be/grottedespy/page10.html
  2. La race humaine de Neanderthal ou de Canstadt en Belgique: Recherches ethnographiques sur des ossements d'une grotte à Spy et détermination de leur âge géologique in American Anthropologist, Vol. 1, No. 3 (Jul., 1888), pp. 286-287 (review consists of 2 pages).

Enlaces externosEditar