Abrir menú principal
Hondero baleárico

Los honderos baleares formaron un cuerpo de ejército propio de la edad antigua, integrado por indígenas de las Baleares, presentes tanto en las tropas cartaginesas como romanas, sobre todo durante el período Posttalayótico. Ya estuvieron presentes en las guerras contra los griegos en Sicilia, desde finales del siglo V y IV aC, así como la II Guerra Púnica, concretamente, se sabe que los honderos baleares participaron en la Batalla de Baecula[1]​. Posteriormente sirvieron como tropas auxiliares de infantería ligera en múltiples combates, entre los que cabe mencionar su presencia en las legiones de Julio César en la Guerra de las Galias. La provisión de soldados mercenarios se hacía por levas voluntarias, aunque en la fase final de las guerras púnicas los cartagineses, impelidos a reclutar nuevas tropas, tuvieron enfrentamientos con las poblaciones baleares y parece que, al menos en Menorca, procedieron a levas forzosas.

Índice

HistoriaEditar

Los honderos baleáricos en el ejército cartaginésEditar

Se mencionan por primera vez a mediados del siglo IV aC. en Cerdeña, durante la conquista de Selinunte (409 aC.), en el marco de la Segunda Guerra Siciliana. Diodoro Sículo los coloca entre los combatientes cartagineses durante la toma de Agrigento y, ya comenzada la Tercera Guerra Siciliana, en la batalla de Ecnomo (310 aC), a las órdenes de Amílcar, hijo de Giscó.

Según los cronistas, Aníbal contó con aproximadamente 2.000 honderos baleares, que en los inicios de la campaña en la península Itálica dispuso en primera fila de su ejército, y eran los encargados de empezar la lucha para hostigar a los romanos. Esta disposición de las tropas, que tenía un cierto paralelismo con la de los vélites en el ejército romano, la repitió en Cannas (216 aC). Es significativo el hecho de que los contingentes de honderos baleáricos fueran mencionados expresamente en la distribución de tropas que Aníbal hizo antes de dejar el mando del territorio cartaginés en la península Ibérica a su hermano Asdrúbal , a quien confió 500 baleares. Aníbal daba una gran importancia a estas tropas y las protegió a lo largo de la campaña como soldados irremplazables. El motivo de su eficacia militar residía en el mayor alcance y precisión que la honda tenía sobre el arco.

Los honderos en el ejército romanoEditar

A partir de la conquista romana las fuentes históricas nos vuelven a hablar de los honderos, ahora encuadrados en el ejército romano. Caio Salustio nos informa de honderos baleares entre las tropas romanas que luchaban en Numídia contra el rey Jugurta (111-105 aC). César menciona los honderos baleáricos como combatientes en la guerra de las Galias, hacia el 56 aC, luchando junto a otras tropas de élite como los jinetes númidas y los arqueros cretenses.

Los honderos baleáricos en las fuentes clásicasEditar

Los honderos baleáricos estan documentados en las obras de Estrabón, Diodoro Sículo, Floro, Tito Livio, Polibio y Zonares. Virgilio los menciona en Las geórgicas y Ovidio en Las metamorfosis.

Diodoro de Sicilia dice de ellos que: (...) En la práctica de lanzar grandes piedras con la honda aventajan a todos los otros hombres.

Los honderos baleáricos, mencionados por las fuentes como funditores, en relación al arma que manejaban, la honda, llamada funda en latín, combatían semidesnudos , es decir, con escaso armamento defensivo. Al respecto dice Tito Livio levium armorum Baliares, armados a la ligera, levis Armaturen. También menciona que como armamento defensivo sólo usaban un escudo recubierto de piel de cabra, y como armamento ofensivo un venablo de madera de punta afilada y las célebres hondas. Estas eran elaboradas con una fibra vegetal negra trenzada con crines o con nervios de animales. Empleaban tres tipos de hondas de diferentes longitudes, según la distancia del objetivo a alcanzar. Las que no se usaban eran colocadas alrededor de la cabeza y de la cintura. Por el contrario, según Estrabón y otros autores, llevaban las tres hondas atadas alrededor de la cabeza.

Licofrón de Calcis explica la maestría de los baleares en la honda en su poema épico Alexandra, donde habla así de los fugitivos de Troya que llegaron a las Islas Baleares: después de navegar como cangrejos en las rocas de Gimnesias rodeados de mar, arrastraron su existencia cubiertos de pieles peludas, sin vestidos, descalzos, armados de tres hondas de doble cordada. Y las madres enseñan a sus hijos más pequeños, en ayuno, el arte de tirar; ya que ninguno de ellos probará el pan con la boca si antes, con piedra precisa, no acierta un pedazo puesto sobre un palo como blanco[2]​.

Función militarEditar

Los honderos baleáricos se situaban en la vanguardia de los ejércitos y actuaban como fuerzas de choque[3]​. Se encontraban asociados a menudo con los arqueros cretenses y su misión consistía en hostigar al enemigo antes de llegar al enfrentamiento directo entre los dos ejércitos. Armados ligeramente, una vez finalizada su misión de hostigamiento, dejaban paso a la infantería pesada. Excelentes defensores y asaltantes de fortificaciones, los cartagineses los emplearon sobre todo en el campo de batalla. Normalmente, eran los primeros en intervenir en las batallas, deshaciendo las primeras filas enemigas, rompiendo escudos, yelmos y cualquier tipo de arma defensiva[4]​.

Cuando se les acababan los proyectiles o el enemigo estaba ya muy próximo, se replegaban junto a los arqueros para ceder el paso al grueso de la infantería ligera.

Equipo y armasEditar

 
Posible proyectil de honda en piedra. Museo de Menorca

Estaban equipados con un escudo de piel de cabra y una jabalina de punta de hierro o endurecida al fuego para la lucha cuerpo a cuerpo. En el combate usaban tres hondas: una era más grande, para los tiros más lejanos, ceñida a la cintura; otra de mediana que se llevaba en la mano; y una más pequeña para los tiros más cercanos, que llevaban en la cabeza. El proyectil se podía lanzar de diferentes maneras, pero tenían (básicamente) tres tipos de tiro (uno para cada honda). Las hondas las hacían (y aún se hacen) de cuerda, con seis tramos de cuerda como si se hiciera una trenzas[5]​. Los proyectiles, que lanzaban tras revolotear tres veces sus hondas podían ser de piedra, terracota o plomo. Podían llegar a pesar hasta 500 gramos, y sus efectos sobre las tropas enemigas eran de gran potencia[6]​.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Marcos, E. (2018): Batalla de Baecula (208 Ane). Localización de la contienda y análisis de la participación de los honderos baleáricos. Trabajo de final de Grado en Historia. Universidad de Barcelona. https://www.academia.edu/33549330/La_Batalla_de_Baecula_208_Ane_._Localització_de_la_contesa_i_anàlisi_de_la_participació_dels_foners_baleàrics
  2. Licofrón de Calcis (280 a. C.) Alexandra (versos 633-641)
  3. Gran Enciclopedia de Mallorca vol. 5 </
  4. LLOMPART, G. (1978): "Los honderos baleares y sume Contexto existencial". A MASCARÓ Pasarius, Jose. Geografía e Historia de Menorca, Tomo IV, Alles Aretes Gráficas, Ciutadella, pp. 159-182
  5. VEGA HERNANDEZ, J. (1999a) Historia de la Honda; a http://perso.wanadoo.es/hondero/historia.htm (última visita 05/26/2017). VEGA HERNANDEZ, J. (1999b) Manual de Tiro con Honda; a http://perso.wanadoo.es/hondero/APRENDIZAJE.htm (última visita 05/26/2017).
  6. CONTRERAS, F. et al. (2006). El asentamiento militar romano de Sanitja (1234-45 a.C.): una aproximación a su contexto histórico. Mayurkqa 31, 231-249

BibliografíaEditar

  • Conselleria de Cultura del Govern Balear: La Prehistòria de les Illes de la Mediterrània Occidental. Palma de Mallorca, 1992.
  • ROSSELLÓ BORDOY, Guillem: La cultura talayótica en Mallorca, 1979.
  • NADAL CAÑELLAS, Joan: Els foners balears. Palma de Mallorca: Grup Serra, 2000.
  • BLÁZQUEZ, J. M.; Jaime ALVAR; y Carlos WAGNER: Fenicios y cartagineses en el Mediterráneo. Madrid, 1999.

Enlaces externosEditar