Abrir menú principal

Las Iglesias de Cristo son iglesias independientes que se identifican con un movimiento religioso que tiene por objeto restaurar la Iglesia tal como se muestra en el Nuevo Testamento de la Biblia. No se consideran una denominación cristiana, y sus miembros se denominan a sí mismos «miembros de la Iglesia que Jesús de Nazaret estableció».[cita requerida]

El término también es usado por la Iglesia de Cristo o Iglesia Cristiana, utilizado por los primeros misioneros en América Latina.[cita requerida] Ambas iglesias tienen su origen común en el llamado Movimiento de Restauración,[cita requerida] y comparten sus raíces históricas y doctrinales.[cita requerida]

OrigenEditar

Varias comunidades de creyentes a lo largo de los siglos se han autodenominado «iglesias de Cristo», y el término es usado ampliamente tanto por los llamados padres de la Iglesia como por escritores primitivos y en una amplia literatura religiosa. Autores como Keith Sisman[1]​ han documentado vestigios de comunidades cristianas con esta designación en Francia e Inglaterra desde el siglo VI y con profundas raíces en Escocia e Irlanda.

Concretamente, este grupo tiene su origen, al igual que diversas corrientes religiosas en Estados Unidos, entre las organizaciones restauracionistas de alrededor del siglo XIX, entre las que se cuentan los Hermanos de Plymouth, los Discípulos de Cristo, las Iglesias de Cristo, los adventistas, los cristadelfianos, además de los anabaptistas del siglo XVI.

Iglesias de Cristo en la actualidadEditar

Las Iglesias de Cristo actuales se derivan principalmente del llamado Movimiento de Restauración, que surgió en los Estados Unidos a finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX, y cuyos principales representantes fueron Alexander Campbell y Barton Stone, los cuales revivieron en su época la antigua aspiración de restaurar la Iglesia del Nuevo Testamento. Este grupo es una de las tres ramas principales del Movimiento de Restauración, del cual forman parte las Iglesias de Cristo, los Discípulos de Cristo y la Iglesia Cristiana Independiente.

Históricamente el Movimiento de Restauración ha sido alimentado de cinco fuentes principales: Las «Iglesias Cristianas», de Barton Warren Stone; los «Discípulos», de Alexander y Thomas Campbell; las «Iglesias de Cristo», del movimiento de los hermanos Haldane; las «Iglesias de Cristo» escocesas; y otras iglesias independientes.

A través de los años se han desarrollado movimientos más o menos afines al ideal de la restauración de la Iglesia primitiva. En el mundo religioso se piensa en las Iglesias de Cristo y el Movimiento de Restauración como una institución originada en los Estados Unidos, aunque se han reconocido esfuerzos similares mucho menores (no muy debidamente documentados), de diversas épocas, en Inglaterra, Alemania, Australia, Rusia, Nigeria, España y Chile.

Actualmente cuentan con unas 13 000 congregaciones tan solo en los Estados Unidos, con unos 3 millones de miembros. Tienen presencia en los 5 continentes, siendo Nigeria donde está la Iglesia de Cristo más grande fuera de los Estados Unidos. En Latinoamérica son particularmente más numerosas que en otros lugares, aunque han surgido más congregaciones en el este europeo. Las Iglesias de Cristo han fundado instituciones educativas de primer orden en los Estados Unidos, tales como la Universidad Cristiana de Abilene, en Abilene, Texas, Pepperdine University, en Malibú, California, y Harding University, en Searcy, Arkansas, Freed–Hardeman University en Henderson (Tennessee). También publican un periódico mensual en inglés llamado The Christian Cronicle, con un tiraje de más de 400 000 ejemplares.

Dentro de las Iglesias de Cristo hay diferentes tendencias, que van desde la aceptación de otros grupos religiosos como parte del cristianismo verdadero hasta el extremo de considerarse ellos mismos como los únicos salvos. En los últimos años ha existido un acercamiento entre las Iglesias de Cristo “a cappella” y las Iglesias Cristianas, en busca de una más amplia cooperación y unidad. La cooperación se ha llevado a cabo en África, donde algunos misioneros de Iglesias de Cristo son patrocinados por Iglesias Cristianas.

Iglesias de Cristo en LatinoaméricaEditar

Desde finales del S. XIX muchas Iglesias y organizaciones asociadas al Movimiento de Restauración se interesaron por abrir el campo de misión en América Latina. Lamentablemente, las discrepancias y divisiones entre las distintas corrientes en los Estados Unidos han marcado su influencia en los diversos campos de misión, especialmente en cuanto a la constitución de Sociedades Misioneras, la introducción de instrumentos musicales en la adoración y el cooperativismo en obras de caridad.

Los primeros esfuerzos fueron hechos en Tampico, México (1897), con McNemar, así como en Chihuahua. La Familia Westrup llegó a México para instalar un molino de harina y fueron convertidos por la influencia de un ministro estadounidense. Thomas Martin Westrup es reconocido como el primer predicador de una Iglesia evangélica en Latinoamérica, constituida en Monterrey, México. La comunión de las Iglesias de Cristo (“a capela”) hizo esfuerzos que fueron cristalizados por la influencia de Howard Lesher Schug, maestro de español del entonces Abilene Christian College [2]. El Dr. Schug fue predicador de la Iglesia de Cristo que se reunía en el campus del Abilene Christian College, en 1912. Las congregaciones más antiguas de México se concentran en Coahuila y Tamaulipas. Centroamérica fue alcanzada gracias a la influencia de familias de militares o diplomáticos que llegaron a establecerse en la región. Un importante logro misionero han sido las Iglesias de Cristo en Brasil.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

Enlaces externosEditar