Abrir menú principal

La iglesia de San Mateo se construyó en virtud de una concesión hecha por el rey Carlos III de España, sobre terreno y obras procedentes de los jesuitas.

La construcción es de estilo barroco iniciada a mediados del siglo XVIII. A finales del siglo se cubrieron las naves hasta el crucero y se reanudó la fachada hasta la conclusión de buena parte de la portada. A lo largo del siglo XIX se construye una de las dos torres proyectadas y a finales del siglo se terminan las obras del crucero, presbiterio, camarín, sacristía y dependencias anexas. Por último, entre 1890 y 1897 la esbelta cúpula, debida al proyecto y dirección de obra del arquitecto Justo Millán, formada por un cuerpo de luces poligonal y que decorativamente recoge soluciones renacentistas.

Tiene planta de cruz latina, con cúpula en el centro del crucero y capillas a los lados de la nave con galería sobre ellas y balcones sobre arcos de medio punto

ReferenciasEditar