Abrir menú principal

Se conoce por el nombre de iglesias del Serrablo a un grupo iglesias construidas en la cuenca alta del río Gállego (comarca del Alto Gállego, en Aragón, España), generalmente en la margen izquierda, entre los siglos X y XI según las diversas hipótesis propuestas, y que han sido declaradas monumentos de interés histórico-artístico.

En función de las dos principales corrientes interpretativas acerca de estas iglesias, son consideradas o bien mozárabes construidas desde el siglo X por comunidades cristianas bajo dominio islámico (Antonio Durán Gudiol y la asociación Amigos de Serrablo); o bien (según otros historiadores del arte de la Universidad de Zaragoza) prerrománicas o de un primer románico del siglo XI surgido en los inicios del reino de Aragón. En tal caso sería una arquitectura de una época temprana del románico con elementos del arte mozárabe tomados de la arquitectura musulmana.

Generalmente adoptan una sencilla estructura de tener una sola nave, rectangular, de reducidas dimensiones, rematada en ábside semicircular, a la que se adosa una torre campanario. La cabecera o ábside suele decorarse con un friso superior de gruesos baquetones verticales, bajo el cual aparecen molduradas una serie de arquerías ciegas o lesenas. En la parte superior de la torre se abren vanos con de arcos de herradura apoyados en columnas. Tanto la puerta de acceso al templo como los vanos se suelen enmarcar con alfiz. En ellas está ausente casi por completo la escultura monumental.

Entre las iglesias del Serrablo cabe citar las de Arto, Basarán (que fue llevada a Formigal), Busa, Espierre, Gavín, San Bartolomé de Gavín, San Pelay, Isún, Ordovés, Lárrede, Lasieso, Oliván, Orós Bajo, Otal, Rasal, Satué y Susín. La iglesia de San Pedro de Lárrede está considerada el prototipo de todo este grupo arquitectónico homogéneo.

ReferenciasEditar

Enlaces externosEditar