Abrir menú principal

Ilde Pirovano (Catania, Italia, 189915 de agosto de 1981, San Miguel de Tucumán, Argentina), fue una actriz italiana radicada en Argentina, donde residió desde los 15 años y realizó su carrera profesional en el cine y el teatro.

Ilde Pirovano
Ilde Pirovano.jpg
Ilde Pirovano en 1945
Información personal
Nacimiento 1899
ItaliaFlag of Italy.svg Italia Catania
Fallecimiento 15 de agosto de 1981
San Miguel de Tucumán, Argentina
Nacionalidad Argentina Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Cónyuge
Pareja Orestes Caviglia
Información profesional
Ocupación actriz

Índice

Actividad artísticaEditar

Era hija y nieta de actores; en 1917 filmó la versión de la novela de Hugo Wast, Flor de durazno, dirigida por el dramaturgo Francisco Defilippis Novoa, «donde trabajaba [recuerda la actriz] un muchacho gordito, Carlos Gardel, que cantaba lindo. Él me hablaba en castellano y yo le contestaba en italiano, pero no importaba porque el film era mudo. En los descansos entonábamos canzonetas a dúo, y él me enseñó mi primer tango, Mi noche triste». En 1921 se produjo en Buenos Aires un conflicto entre dos sectores de actores, una de cuyas consecuencias fue obligar a los disidentes a improvisar compañías y emprender giras por el interior del país. El elenco donde revistaba Ilde Pirovano se encontraba varado en Venado Tuerto cuando llegó otro en el que figuraba Orestes Caviglia por lo que decidieron fusionarse y continuar la gira a Rosario, donde representaron El viejo Hucha, de Darthés y Damel. Ese mismo año 1921 se casaron en esa ciudad y al año siguiente tuvieron a su hija, Olga, que más adelante estudiara Odontología.

Siendo comunista, en 1946 integra la lista de "La Agrupación de Actores Democráticos", en pleno gobierno de Juan Domingo Perón, y cuya junta directiva estaba integrada por Pablo Racioppi, Lydia Lamaison, Pascual Nacaratti, Alberto Barcel y Domingo Mania.[1]

Entre su filmografía se destaca No abras nunca esa puerta (1952) dirigida por Carlos Hugo Christensen, en la cual una de las escenas más logradas por el director es una secuencia que se extiende durante unos cinco minutos, en total silencio y envuelta en las sombras. Una mujer ciega, ya mayor, encarnada por Ilde Pirovano, entra a la habitación y la recorre a tientas, buscando el arma que del delincuente dormido. De pronto da la sensación de que está por despertarse, pero no lo hace. La mujer encuentra el arma, la guarda en su delantal y sale cerrando la puerta con llave. De inmediato ingresa al cuarto contiguo donde duerme otro delincuente, su hijo, y repite su accionar, pero justo cuando está por tomar la pistola suena el pitido del tren, helando su sangre y la del espectador.

Sobre esta secuencia se ha expresado:

”Narrada a pura elocuencia visual, demostrando un infrecuente dominio del suspenso y cargándola de un denso clima, brillantemente iluminada por el gran Pablo Tabernero, se trata de una secuencia totalmente insólita en el contexto del cine argentino clásico, siempre infectado de retórica.”[2]

Horacio Bernades opinó que «raramente el cine argentino fue más puramente cine que en películas como ésta».[2]

Falleció el 15 de agosto de 1981 en San Miguel de Tucumán, Argentina.

FilmografíaEditar

TelevisiónEditar

ReferenciasEditar

  • «Orestes Caviglia». Revista Primera Plana del 26.11.1968. Consultado el 22 de noviembre de 2010. 

NotasEditar

  1. López, Marcela (2007). Quiera el pueblo votar. Buenos Aires: Del nuevo extremo. ISBN 978-987-609-056-8. 
  2. a b Bernades, Horacio: ‘’Un clásico del cine policial argentino’’ en diario ‘’Página/12’’ del 30-3-2007. Acceso 6-12-2009

Enlaces externosEditar