Imperio colonial sueco

El Imperio colonial sueco existió de 1638 a 1663, y desde 1785 a 1878. A pesar de formar parte del Imperio sueco, el término "imperio colonial" no es terminología oficial, y su utilización genera controversia, ya que las posesiones coloniales suecas se limitaron a pocas áreas que eran relativamente pequeñas, y que nunca se llegaron a mantener simultáneamente.

Imperio colonial sueco
Colonias suecas de ultramar
Svenska kolonier
Imperio colonial
1638-1663
1733
1784-1878

Flag of Sweden.svg
Arms of the House of Vasa.svg

Swedish Empire.png
Ubicación del Imperio sueco y de las colonias suecas alrededor del mundo.
Capital Estocolmo
Entidad Imperio colonial
Idioma oficial Sueco
 • Otros idiomas Noriego, finés, danés, estonio, ruso, alemán
Religión Iglesia de Suecia
Moneda Riksdaler
Historia  
 • 1638 Establecido
 • 1878 Disuelto
Forma de gobierno Monarquía absoluta

En Europa las conquistas suecas se sucedieron por todo el mar Báltico, ocupando los territorios que ahora son Finlandia y Estonia, y partes de Noruega, Letonia, Rusia y Alemania.

AméricaEditar

Nueva SueciaEditar

 
Mapa de Nueva Suecia, 1650.

A mediados del siglo XVII, el Imperio sueco había alcanzado su mayor extensión territorial. Los suecos buscaron extender su influencia creando una colonia agrícola (tabaco) y de comercio de pieles para evitar a los comerciantes franceses, británicos y neerlandeses. La carta incluía accionistas suecos, neerlandeses y alemanes. Una vez que aterrizaron, establecieron Fort Christina (actual Wilmington, Delaware), que lleva el nombre de la reina Cristina de Suecia. Muchos de los colonos eran finlandeses, ya que hasta 1809 el área de la Finlandia moderna era el tercio oriental del reino de Suecia.

El asentamiento fue en realidad una invasión de Nueva Holanda, ya que era territorio neerlandés. El fundador y primer gobernador, Peter Minuit, había sido director general de Nueva Holanda desde 1626 hasta 1633. Descontento tras ser destituido de su cargo, dirigió una expedición sueca a un lugar que sabía que era estratégico y punto débil de sus antiguos empleadores. Minuit murió en un viaje de regreso desde Estocolmo en un huracán cerca de la isla caribeña de San Cristóbal. La colonia establecería Fort Nya Elfsborg al norte de la actual Salem, Nueva Jersey en 1643.

En mayo de 1654 el fuerte neerlandés Casimir, ubicado en el actual New Castle, Delaware, fue capturado por Nueva Suecia. Como represalia, el gobernador neerlandés Peter Stuyvesant envió un ejército al río Delaware, que obtuvo la rendición de los fuertes suecos.

Posesiones antillanasEditar

San Bartolomé es la única isla caribeña que históricamente ha sido una colonia sueca durante un período de tiempo significativo, Guadalupe también lo fue pero solo brevemente, al final de las guerras napoleónicas.

Como resultado del apoyo de Suecia a los enemigos de Francia durante las guerras napoleónicas, la isla de Guadalupe fue cedida al rey Carlos XIV Juan personalmente, no a su estado sueco. Sin embargo, un año después, la isla fue entregada a Francia por el tratado de París. Suecia luego forzó un acuerdo con Gran Bretaña porque se le había garantizado la isla que estaba estratégicamente cerca de su otra colonia caribeña. Esto llevó al Fondo Guadalupe, que garantizó a Suecia 24 millones de francos. Debido a cómo se utilizó el dinero, Suecia recibió 300 000 Riksdaler adicionales bajo el Riksdag de 1815 todos los años. La última cuota se pagó en 1983.[1]

Además de estos, los suecos intentaron brevemente asentarse en Tobago en 1733, pero fueron expulsados ​​por tribus nativas, y Tobago finalmente fue reclamada por los británicos.

ÁfricaEditar

Costa de OroEditar

 
El rey akan de Futu invita a los suecos a erigir una "casa de piedra" con fines comerciales.

Suecia controló temporalmente varios asentamientos en la Costa de Oro (actual Ghana) desde el 22 de abril de 1650, pero los perdió el 20 de abril de 1663 cuando los asentamientos de Fort Karlsborg y la capital Fort Christiansborg fueron capturados por Dinamarca.

Costa del CaboEditar

En 1652, los suecos tomaron Costa del Cabo (en la actual Ghana), que anteriormente había estado bajo el control de los neerlandeses y antes de los portugueses. Costa del Cabo se centró en el castillo de Karlsborg, que fue construido en 1653 y lleva el nombre del rey Carlos X Gustavo, pero ahora se le conoce como castillo de la Costa del Cabo.

IndiaEditar

La Compañía Sueca de las Indias Orientales no estableció colonias permanentes en la India, pero poseyó brevemente una fábrica en Porto Novo (hoy Parangipettai, Tamil Nadu). El fuerte fue destruido un mes después de su construcción por fuerzas francesas y británicas.[2]

Comercio atlántico de esclavosEditar

Durante este tiempo, comenzó la pequeña trata sueca de esclavos. Sin embargo, después de la caída de Nueva Suecia ante los neerlandeses, el comercio de esclavos terminó. Más tarde se rejuvenecería en 1784, cuando el monarca de Suecia, Gustavo III, inició negociaciones con Francia con miras a crear una nueva alianza entre los dos países. Gustavo ofreció Gotemburgo como entrepôt a los franceses, a cambio de la colonia caribeña de San Bartolomé, además de varias subvenciones. Aunque Suecia tuvo éxito en la adquisición de la isla en 1784, la población de la colonia era de menos de 1000 personas, y ninguno de los dos eran puertos comerciales particularmente propicios: el azúcar y el algodón solo proporcionaban cuatro cargamentos al año, y muchos de los otros recursos solo se producían en cantidades suficientemente grandes para proporcionar la subsistencia a los habitantes.[3]

Sin embargo, las islas estaban cerca de los puestos comerciales británicos y franceses de las islas de Sotavento y Barlovento. También se construyó una nueva ciudad, Gustavia (llamada así por el rey), y esto facilitó el comercio. En un año, la población se había duplicado y el rey consideró oportuno formar la Compañía Sueca de las Indias Occidentales. Las guerras napoleónicas (1803-1815) benefició el comercio, al igual que la apertura del libre comercio con Suecia en 1806; la población había seguido aumentando, alcanzando aproximadamente a 5000 en 1800. Descontando un breve período de ocupación británica de 1801 a 1802, las colonias continuaron prosperando. En 1811, 1800 barcos visitaron San Bartolomé; y desde octubre de 1813 hasta septiembre de 1814, el 20% de las exportaciones estadounidenses pasaron por la isla.[3]

La isla se destacó por su liberalismo, particularmente en lo que respecta a la tolerancia religiosa. En Suecia, se adhirió estrictamente al luteranismo; las personas estaban obligadas a asistir a varios servicios religiosos al año, y la adhesión a otras religiones o denominaciones estaba en contra de la ley (conversión al catolicismo, por ejemplo, a menudo llevó a personas al exilio). Sin embargo, estas dos islas estaban habitadas por un grupo tan diverso de personas de origen europeo, que el francés y el inglés también fueron idiomas oficiales aceptados. En San Bartolomé, en 1787, solo 21 luteranos residían allí, en comparación con más de 500 católicos, así como varios cientos de personas de diferentes denominaciones protestantes. El gobierno no quiso reprimir esto: de hecho, ordenó al gobernador de San Bartolomé, Rosenstein, que pagara a un sacerdote católico para que viniera de San Martín dos veces al mes.[3]

TerritoriosEditar

 
Mapa diacrónico que muestra las áreas que pertenecieron en algún momento al Imperio sueco.

Las colonias que formaron el imperio sueco fueron:

En América

  • Nueva Suecia, en América del Norte (de 1638 a 1655). Fue perdida contra los neerlandeses.
  • Guadalupe, en las Antillas del mar Caribe (1813-1814). Devuelta a Francia.
  • San Bartolomé, en las Antillas del mar Caribe (1785-1878). Vendida a Francia.

En África

En la India

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. «La Guadeloupe fut une île suédoise pendant 15 mois». https://endirectdelascandinavie.wordpress.com (en francés). 29 de marzo de 2013. Consultado el 30 de enero de 2015. 
  2. Lindqvist, Herman. Våra kolonier: de vi hade och de som aldrig blev av. Suecia: Albert Bonniers förlag. pp. 170-172. ISBN 9789174333077. 
  3. a b c Kent, Neil (12 de junio de 2008). A Concise History of Sweden. Reino Unido: Cambridge University Press. pp. 134-138. ISBN 0-521-01227-9. 

FuentesEditar