Imperio de Palmira

Estado de la Antigüedad
Imperium Palmyrenum
Imperio de Palmira

Vexilloid of the Roman Empire.svg

260-273

Vexilloid of the Roman Empire.svg

Ubicación de
El Imperio de Palmira en amarillo bajo el control de Zenobia sobre el 271 d. C.
Capital Palmira
Idioma oficial Latín (oficial)
Otros idiomas Griego y arameo
Religión Pagana
Gobierno Monarquía
Rey de Palmira
 • 260-267 Septimio Odenato
 • 267-272 Zenobia
Período histórico Edad Antigua
 •  260
 •  273

El Imperio de Palmira (en latín: Imperium Palmyrenum) fue un efímero Estado del Oriente Próximo escindido del Imperio romano, formado a partir de la sublevación de la reina de Palmira, próspera ciudad árabe vasalla de Roma, en el año 268 con la supuesta intención de dominar a los dos imperios que le flanqueaban, el romano y el sasánida y a partir de las crisis del siglo III.[1]​ Comprendía las provincias romanas de Siria-Palestina, Egipto y zonas del sureste de Asia Menor. El imperio tomó su nombre de la ciudad capital, Palmira y solamente tuvo una gobernante, la reina Zenobia, ya que el emperador Aureliano retomó el control de la zona para el Imperio romano en el 273.

Zenobia mirando por última vez Palmira.

HistoriaEditar

CreaciónEditar

AntecedentesEditar

Después del asesinato del emperador romano Alejandro Severo en el año 235, general tras general intentaron controlar el imperio, en consecuencia, las fronteras fueron descuidadas y afectadas por frecuentes invasiones de carpos, godos y alamanes. Estos ataques externos eran muy agresivos. Además, en el Oriente, Sapor I, emperador de la Persia sasánida, infringió una desastrosa derrota a los romanos en la Batalla de Edesa en el año 260, con la captura del emperador romano Valeriano y así Quieto y Macriano se rebelaron contra el hijo de Valeriano, Galieno y usurparon el poder en Siria.

Odenato, rey de Palmira, tomó parte por Galieno, el hijo y sucesor de Valeriano, y, en consecuencia, atacó y ejecutó al usurpador Quieto en Emesa, por lo que fue recompensado por su lealtad con una posición excepcional en 262. Ya había asumido el título de rey anteriormente, sin embargo ahora se le nombró totius Orientis imperator, no simplemente un regente, ni un Augusto, sino líder independiente de todo el Oriente.[2]

Odenato intentó sobornar el monarca persa Sapor I, pero, cuando sus presentes fueron rechazados[3]​ decidió apoyar la causa de Roma, e, inmediatamente, atacó a los ejércitos persas que retornaban del saqueo de Antioquía y les infligió una gran derrota antes de que pudieran atravesar el río Éufrates en el año 260, obteniendo una victoria decisiva. Luego, derrotó a los usurpadores en 261 y continuó luchando contra los persas.

En una serie de campañas rápidas y exitosas, durante las cuales dejó Palmira bajo el control de Septimio Vorod,[4]​ atravesó el río Éufrates y capturó Edesa, recuperando Nísibis y Carras. Incluso tomó la ofensiva contra Persia y atacó por dos veces la capital Ctesifonte y, probablemente, también reconquistó Armenia de vuelta para el Imperio romano. Esas victorias restauraron el dominio romano en el Este y Galieno no creyó inconveniente realizar un triunfo con cautivos y trofeos que Odenato había ganado en 264. Odenato celebró sus victorias en el Este, compartiendo el título oriental de «rey de los reyes» con su hijo mayor Hairan (Herodes).[5]

Estaba a punto de atacar a los godos en Capadocia cuando Odenato, junto con su hijo mayor Hairan, fue asesinado en 267 por su sobrino Maconio de acuerdo con la Historia Augusta[6]​ y Zonaras,[7]​ y no hay constancia alguna para suponer que tal acto de violencia hubiera sido instigado por Roma. Maconio fue proclamado emperador por un breve período, antes de ser ejecutado por los soldados.

El sucesor de Odenato fue su hijo menor Vabalato, también llamado de Atenodoro, de tan solo 10 años, por lo que su madre Zenobia se convirtió en regente y consolidó su poder en Oriente. La reina fue muy cuidadosa de no provocar a Roma y tomó para sí misma y su hijo los títulos que tenía su esposo mientras trabajaba en garantizar la seguridad de las fronteras con Persia y pacificar las peligrosas tribus Tanukhid y Hauran.

Establecido el ImperioEditar

Alentada por sus generales Septimio Zabbai y Septimio Zabdas, Zenobia comenzó su expedición contra los tanunidos en la primavera del año 270, durante el imperio de Claudio II. Zabdas entró en Bosra y mató al gobernador romano de la provincia y marchó al sur para asegurar la Arabia Romana. De acuerdo al geógrafo persa Ibn Khordadbeh. Zenobia atacó Al-Jandal pero no pudo conquistar su castillo, pero Ibn Khordadbeh confundió a la reina con Al-Zabba una legendaria reina árabe y cuya historia es frecuentemente confundida con la historia de Zenobia.

En octubre del año 270, un ejército palmirense de 70 000 soldados invadió Egipto y declaró a Zenobia reina de Egipto. El general romano Tenagino Probo fue capaz de recuperar Alejandría en noviembre pero fue derrotado y pudo escapar de la fortaleza de Babilonia, donde fue sitiado y asesinado por Zabdas, quién continúo su marcha hacia el sur y asegurar Egipto. Después en el año 271 Zabbai inició las operaciones en Asia Menor y se unió con Zabdas en la primavera de aquel año. Los palmirenses avanzaron hasta Galacia y ocuparon su capital Ancira (Ankara, Turquía) marcando la máxima extensión de la expansión palmirense, ya que los intentos de tomar Calcedonia fracasaron.

Las conquistas de Palmira fueron hechas bajo la protección de la subordinación de Roma. Zenobia acuñó moneda en nombre de Claudio II y de su sucesor de Aureliano con Vaballato representado como rey, mientras el emperador permitió la acuñación palmirense y conferido el título real de Palmira. Por lo tanto a fines del año 271, Vabalato tomó el título de Augustus (emperador) solo con su madre.

Así, con el incentivo de aprovechar el vacío de poder que el Imperio sasánida aún no había alcanzado a llenar, Zenobia logró deponer al pretendiente que se alzó en Egipto para el trono romano y reclamó la corona del imperio para su hijo. El reino de Zenobia se extendió desde Egipto hasta Asia Menor, abarcando Siria-Palestina, Egipto rico por la producción de cereales para el Imperio romano y amplios territorios en Asia Menor. Al principio, Aureliano había sido reconocido como emperador, mientras que Vabalato, el hijo de Zenobia, disfrutaba del título de rex e imperator («rey» y «comandante militar supremo»), pero Aureliano decidió invadir las provincias orientales en cuanto se sintió suficientemente fuerte.

Reconquista por RomaEditar

Guerra Aureliano-ZenobiaEditar

En el año 272, Aureliano cruzó el estrecho del Bósforo y avanzó rápidamente a través de Anatolia. De acuerdo con las fuentes de Marco Aurelio Probo recuperó Egipto de Palmira, mientras el emperador continuaba su marcha y alcanzaba Tyana. La caída de Tyana lo hizo una leyenda. Aureliano llegó al punto de destruir cada ciudad que se le resistía, pero respetó Tyana después de una visión del gran filósofo Apolonio de Tyana al cual le tenía un gran respeto, en un sueño. Apolonio le imploraba: "Aureliano, si tú deseo es gobernar, abstente de la sangre inocente! Si vas a conquistar, ten misericordia!". Por lo tanto la razón de su clemencia, Aureliano respetó a Tyana. Muchas otras ciudades fueron subyugadas por sus tropas y viendo que el emperador no tomaba venganza contra ellos.

Entrar en cuestiones y rumbo hacia Antioquía, Aureliano derrotó a Zenobia en la Batalla de Immae. Zenobia se retiró de Antioquía huyendo hasta Emesa mientras Aureliano avanzaba y tomaba la primera. Después de reagruparse, los romanos destruyeron una guarnición establecida en Palmira en el fuerte de Daphne y dirigiendo hacia el sur de Apamea, continuando hacia Emesa y derrotando otra vez a Zenobia en la Batalla de Emesa, forzándola a evacuar la capital. Aureliano marchó a través del desierto y fue acosado por los beduinos leales a Palmira, pero llegó a los puentes de la ciudad. Negoció con los beduinos quienes traicionaron a Palmira y suplicaron al ejército de Roma agua y alimentos. Aureliano puso sitio a Palmira en el año 272 y trató de negociar con Zenobia, con la condición de su rendición en persona. Ella respondió con negativa. Los romanos trataron de romper las defensas de la ciudad en varias ocasiones pero fueron rechazados. Por lo tanto, con la situación deteriorada, Zenobia abandonó la ciudad con dirección hacia el este solicitando ayuda a los persas. Los romanos siguieron su empresa siendo capturada cerca del río Éufrates y traída de regreso con el emperador y, poco después, los ciudadanos de Palmira aceptaron la paz y la capitulación de la ciudad. La ciudad de Palmira recibió el perdón en un principio pero, ante un intento de rebelión de sus habitantes, fue completamente destruida.

SecuelasEditar

Aureliano respetó la ciudad y estacionó una guarnición de 600 arqueros liderados por Sandarion, como una fuerza de paz. Las defensas fueron destrozadas y mucho del equipo militar de la ciudad fue conservado y confiscado. Zenobia y su Consejo fueron llevados a Emesa y puestos a prueba. Muchos de los oficiales de alto rango de Palmira fueron ejecutados, mientras el destino de Zenobia y Vabalato era incierto.

En el año 271, Palmira se rebeló bajo el mando de un ciudadano llamado Septimio Apsaio y haciendo contacto con el prefecto romano de Mesopotamia, Marcelino, ofreciendo ayuda para usurpar el poder imperial. Marcelino retrasó las negociaciones y le envió la información al emperador romano, mientras los rebeldes perdieron su paciencia y declarando un pariente de Zenobia, de Antioquía, como Augusto. Aureliano marchó de nuevo contra Palmira y fue auxiliado por la facción de palmirenos que estaba dentro de la ciudad, dirigidos por un hombre que tenía el rango de senador llamado Septimio Haddudan.

Aureliano respetó Antioquía pero arrasó Palmira: Los más valiosos tesoros fueron tomados por el emperador para decorar su Templo del Sol, mientras las construcciones fueron destruidas y el pueblo fue castigado y acallado y el templo más sagrado de Palmira fue saqueado.

Evaluación y legadoEditar

El motivo final del origen de la revuelta es debatido por el ascenso de Palmira y la rebelión de Zenobia. Historiadores y otros eruditos han interpretado que el ascenso fue como una aplicación de factores culturales, étnicos o sociales. Andeas Alföldi vio que la rebelión es completamente de origen étnico contra Roma. Irfan Shahid consideró que la revuelta de Zenobia fue un movimiento pan-árabe considerado como un precursor para la expansión árabe de los califatos, en opinión compartida por Franz Altheim y como una visión universal entre árabes y eruditos sirios como Philip Khuri. Mark Whittow está en desacuerdo que la revuelta fue étnica en su naturaleza y enfatiza que fue una reacción a la debilidad de Roma y su inestabilidad política y militar en proteger a Palmira de los persas. Warwick Bell vio que la rebelión era apuntar hacia el trono de Roma, no solo la independencia de Palmira. Las inscripciones de Vaballathus muestran un estilo como el de un emperador de Roma. De acuerdo a Ball, Zenobia y Vaballathus fueron contendientes por el trono romano, siguiendo un plan similar al de Vespasiano, quién ascendió al trono después de construir su base de poder en Siria. Andrew M. Smith II considera que la revuelta es como una oferta para ambos: independencia y el trono romano. La realeza de Palmira usaba títulos orientales como rey de reyes, que no tenía relevancia en los políticos romanos, mientras los conquistadores estaban interesados en el comercio de Palmira. Finalmente, este fue el único y último año de realeza de Zenobia y Vaballatus cuando el rango dentro del Imperio Romano fue reclamado. Fergus Millar, tiene la impresión que el movimiento de independencia, por la evidencia encontrada en la revuelta de Palmira fue por su población.

Durante la mitad del siglo veinte, el interés se revivió por el imperio de Palmira brevemente por los nacionalistas sirios. Los retratos del imperio por parte de los nacionalistas sirios modernos, la muestran como una civilización única la cual atendió la liberación de las masas en el levantamiento contra la tiranía romana. Una serie de la televisión de Siria fue producido basada en la vida de Zenobia, siendo el objeto de una biografía escrita por el exministro de Siria Mustafá Tlass.


 
Panorama de las ruinas de Palmira en la actualidad.
  • Esta obra es parte original del artículo en inglés de Wikipedia Free Encyclopedia traducido al español.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. La guerra contra el Imperio de Palmira está descrita por Zósimo, 1,50,1-1,61,1, y también en la Historia Augusta, Aurelianus, 22-31.
  2. Mommsen, Provinces, ii. p. 103)
  3. Petr. Patricius, 10
  4. N.S.I. Nos. 127-129
  5. De acuerdo con Gibbon, Herodes era hijo de Odenato, pero no de Zenobia
  6. Historia Augusta, Trig. Tyr. 17
  7. Zonaras, 12, 24.

Coordenadas: 34°33′36″N 38°16′2″E / 34.56000, 38.26722